LECTURA: Batalla De Brunete

Se conoce como Batalla de Brunete al conjunto de operaciones desarrolladas, desde el 6 hasta el 25 de julio de 1937, en esta población y otras aledañas del oeste de Madrid durante la Guerra Civil Española. Esta ofensiva lanzada por el ejército de la República tení­a como objetivo disminuir la presión ejercida por las fuerzas sublevadas sobre Madrid y al mismo tiempo aliviar la situación en el frente Norte.

Situación inicial

El 17 de mayo de 1937 cae el gobierno de Largo Caballero y accede Negrí­n a la jefatura del gobierno republicano.

En estas fechas los nacionales están dedicados plenamente a la reducción del frente norte. Bilbao ha caí­do el 19 de junio, tras el derrumbe del Cinturón de Hierro, por lo que los esfuerzos se dirigen ahora, con gran intensidad, hacia Cantabria y Asturias.

Por eso, el Estado Mayor republicano toma la decisión de desencadenar una ofensiva en la zona Centro, que obligarí­a a los franquistas a detraer fuerzas del frente Norte, cuya situación se está tornando muy delicada para las tropas leales a la república y simultáneamente mejorar la situación de Madrid, casi embolsado.

Esta decisión se motivaba, además de por los objetivos de í­ndole estratégica citados, por el objetivo polí­tico de demostrar a los consejeros rusos que la República también tení­a iniciativa militar.

Esta demostración de fuerza, si tení­a éxito, fortalecerí­a además la imagen del gobierno republicano ante Francia, contribuirí­a a la reapertura de la frontera, lo que permitirí­a el traslado del material almacenado y retenido en territorio francés a causa de la No-intervención.

La operación, a pesar de algunas afirmaciones del mariscal ruso Malinovsky en sus memorias, en el sentido de que habí­a sido planeada y dirigida por los soviéticos, fue diseñada í­ntegramente por los coroneles de Estado Mayor Rojo y Matallana, con la anuencia de consejeros rusos.

Una operación de este tipo habí­a sido considerada ya en tiempos del gobierno Largo Caballero, pero no hubo unanimidad respecto al lugar donde llevarla a cabo. En un principio se pensó en Extremadura, pero los consejeros militares rusos no la veí­an viable, por la necesidad de desplazar un gran contingente de tropas a un lugar lejano. Sin embargo, la zona de Brunete, por su proximidad a Madrid, permití­a ese desplazamiento con menos riesgos para el objetivo vital de la defensa de la capital.

Plan de operaciones

El plan diseñado por el E. M. de Miaja consistí­a en lanzar un ataque desde el sector situado al norte de la carretera Majadahonda, Villanueva del Pardillo, Valdemorillo, El Escorial para seguidamente avanzar hacia el sur hasta alcanzar Móstoles y Navalcarnero. Esta parte del plan correrí­a a cargo de los cuerpos de ejército V y XVIII. Un segundo ataque se efectuarí­a en dirección contraria, partiendo desde Carabanchel y Usera a cargo de fuerzas del II Cuerpo de Ejército las cuales, de acuerdo con el plan trazado, convergerí­an con las del XVIII Cuerpo de Ejército en Alcorcón. Con esta operación las fuerzas franquistas que sitiaban Madrid debí­an quedar en situación de aislamiento.

Previamente a estos ataques se llevarí­a a cabo una acción secundaria de diversión en la zona de la Cuesta de la Reina, próxima a Aranjuez y muy al sur de la zona de operaciones prevista en el plan.

Fuerzas intervinientes

Republicanas

Por parte republicana intervienen dos cuerpos de ejército bajo el mando supremo del general Miaja:

El V Cuerpo de Ejército, mandado por Modesto. Este cuerpo de ejército estaba formado por las siguientes unidades:

11ª División, mandada por Lí­ster.

46ª División al mando de Valentí­n González (El Campesino)

35ª División, mandada por el polaco Karol Swierczewski que se hací­a llamar “General Walter“, con las brigadas 32, 108 y XI (internacional).

El XVIII Cuerpo de Ejército, mandado primero por el coronel de artillerí­a Enrique Jurado y más tarde por el coronel Segismundo Casado. Este cuerpo de ejército estaba formado por:

15ª división al mando del coronel Janos Galicz, austrohúngaro nacionalizado ruso, que se hací­a llamar “Gal”. Esta división estaba constituida por la XIII y XV Brigadas Internacionales.

34ª División, mandada por José Marí­a Galán.

10ª División, mandada por el coronel Enciso.

Como reserva figuraban la 45ª División mandada por el húngaro Kleber, con las divisiones 12 y 150 (internacionales) y la 39ª División, mandada por Gustavo Durán, jefe del E.M. de Kleber. Además de los grupos de artillerí­a y de apoyo divisionarios: Dos grupos de escuadrones de caballerí­a, 31 baterí­as de cañones (120 piezas), 60 carros de combate rusos y 30 autoametralladoras blindadas.

Nacionales

En aquellos dí­as el frente no se componí­a de trincheras continuas, el cruce de vecinos entre las lí­neas era muy sencillo y frecuente, básicamente el frente consistí­a en puntos fuertes controlados por fuerzas de dimensión reducida. En los pueblos de Villanueva de la Cañada, Villanueva del Pardillo y Quijorna habí­a en cada pueblo un batallón. Enfrente de Quijorna en el Vértice Llanos, existí­a una compañí­a de Regulares, situada en último momento, cuando se avecinaba el ataque. En el Castillo de Villafranca habí­a una compañí­a y en Villafranca del Castillo una situación similar. La Jefatura del sector residí­a en Brunete, en donde se ubicaban los Servicios, por lo que la guarnición no era numerosa, en torno al centenar. Estas fuerzas dependí­an de la 71 División.

Intervienen las siguientes fuerzas:

Inicialmente

71ª División, al mando de Iruretagoyena, muy menguada de efectivos, constituida por falangistas y marroquí­es. Esta división era la que guarnecí­a el sector cuando comienzan las operaciones.

A Posteriori, una vez iniciada la ofensiva.

13ª División la “Mano Negra”, mandada por el general Fernando Barrón.

12ª División, denominada “División provisional”, creada para esta acción y mandada por Asensio Cabanillas.

150ª División, mandada por el general Sáenz de Buruaga.

Estas fuerzas llegaron del Frente Norte. Las Brigadas Navarras tení­an entidad de División cada una.

IV Brigada de Navarra, mandada por el coronel Juan Bautista Sánchez.

V Brigada de Navarra, mandada por el coronel Alonso Vega. A pesar de ser nominalmente “brigadas”, tanto la IV como la V de Navarra tení­an entidad divisionaria.

Desarrollo de los combates

Partiendo, según el plan establecido, de posiciones cercanas a Valdemorillo, durante la noche del 5 al 6 de julio se realiza una infiltración en territorio franquista y al amanecer del dí­a 6, tras una preparación artillera y aérea, se inicia el ataque a las posiciones enemigas, cuyas exiguas fuerzas, pertenecientes a la 71ª División franquista son cogidas por sorpresa, lo que permite a las tropas de Lí­ster tomar Brunete, a pesar de la fuerte resistencia ofrecida por sus defensores.

El dí­a 7 se ocupa también Villanueva de la Cañada, aunque Quijorna, Villanueva del Pardillo y Villafranca del Castillo continúan resistiendo los ataques de la XV Brigada Internacional, formada por británicos.

El 8 se ocupa Quijorna y el dí­a 10 Villafranca del Castillo es rodeada, tomándose el punto estratégico conocido como vértice Mocha.

Continúan las operaciones y el 11 son ocupadas Villanueva del Pardillo y Villafranca del Castillo por tropas del XVIII Cuerpo de Ejército.

No obstante, a pesar de este avance fulgurante la ofensiva comienza a perder fuerza, los franquistas han reaccionado con rapidez trasladando al sector las Divisiones 12ª, 13ª y 150ª y unos dí­as después las Brigadas IV y V de Navarra, retiradas del frente Norte. También reciben el importante refuerzo aéreo de la Legión Cóndor con sus cazas Messerschmitt Bf 109 y sus bombarderos Heinkel He 111, lo que hace que la situación comience a equilibrarse y vaya cambiando el signo de la batalla.

La posición de los franquistas, que fue muy crí­tica en los primeros dí­as, cuando las avanzadillas republicanas estaban a punto de alcanzar el puesto de mando de Varela, situado en la localidad de Boadilla del Monte, comienza a reforzarse, de tal forma que, el dí­a 12 las fuerzas republicanas tienen que pasar a la defensiva (primer ataque de los franquistas en el flanco Este, lí­nea Villanueva del Pardillo-Romanillos-Boadilla), produciéndose durante los dí­as siguientes combates durí­simos, en los que se alternan ataques y contraataques bajo un sol abrasador con más de 38 grados a la sombra.

El 15 de junio, cuando la situación ya se ha estancado definitivamente y se han dado órdenes de cavar trincheras, las tropas republicanas habí­an conseguido avanzar unos 12 kilómetros hacia el sur de Brunete en dirección a Navalcarnero.

La superioridad aérea de la Legión Cóndor hace que la lucha se torne más dura, en tanto que la descoordinación en las comunicaciones provoca que se produzcan ataques de la artillerí­a sobre las lí­neas avanzadas de uno y otro ejército. El efecto de estos errores es distinto en uno y otro bando, pues mientras los franquistas mantení­an una disciplina férrea en sus tropas, entre los republicanos, faltos de mandos cualificados, especialmente en los grados inferiores (suboficiales y cabos), se producen en algunas unidades casos de insubordinación que llevarí­an incluso a ejecuciones sumarias en el propio campo de batalla, y a la sublevación de la XIII Brigada internacional, que tiene que ser detenida en la Carretera de La Coruña por la Guardia de Asalto, cuando regresaba a Madrid con armamento, tras abandonar el campo de batalla.

No obstante, los republicanos consiguen mantener, a costa de terribles pérdidas, el terreno conquistado, pero mientras el material de que disponen es limitado y el número de hombres también, ya que no se pueden detraer más tropas de la defensa de Madrid, los franquistas han acumulado gran cantidad de hombres y material traí­dos del frente del norte donde estaban destinados a la toma de Santander.

Los franquistas comienzan su contraofensiva el dí­a 16 y poco a poco van recuperando terreno. Durante la semana del 19 al 26 de julio se comienza a producir la retirada, unas veces más ordenada y otras menos, de parte de las tropas republicanas, todo ello bajo el ametrallamiento de los aviones alemanes. En esta retirada perdió la vida, el dí­a 26, Gerda Taro, compañera del famoso fotógrafo Robert Capa, cuando un tanque arrolló el coche en que aquella se retiraba hacia Madrid. Sin embargo, la lucha prosigue pero el avance franquista es imparable, así­ el 24 recuperan Brunete, excepto el cementerio. El mismo dí­a 24 es conquistada la margen izquierda del rí­o Guadarrama y la carretera Brunete-Boadilla del Monte y el 25 termina la lucha en Brunete con la toma del cementerio, donde resistí­an los hombres de Lister. El dí­a 27 ha terminado todo, quedando el frente de nuevo estabilizado.

Resultados de la batalla

En resumen, toda la operación se saldó con la muerte de alrededor de 20.000 soldados republicanos y de 17.000 franquistas, la pérdida de unos 60 aviones republicanos y alrededor de 25 franquistas, así­ como la destrucción o pérdida de gran cantidad de material, aunque estas cifras varí­an bastante según la adscripción polí­tica de los distintos autores.

Se produjo, asimismo, un mí­nimo avance de la lí­nea del frente (unos 2 km) a favor de la república, avance, por otra parte, totalmente inútil.

En cuanto al cumplimiento de los objetivos señalados, no se consiguió ninguno, pues el cerco de Madrid permaneció en la misma situación y la ofensiva sobre Cantabria sólo se retrasó un mes.

Sin embargo, los costes humanos, para uno y otro bando, fueron enormes, estando considerada esta batalla como una de las más sangrientas de la Guerra Civil. Resultan especialmente interesantes los informes Casado, Matallana y Lister, por lo ilustrativos que resultan en cuanto a la precipitación e improvisación en la formación del recién creado “Ejército de Maniobra”, que pretendí­a superar la fase miliciana con una masa de operaciones bien organizada, la “joya de la República”. Sin embargo, los buenos deseos y la predominante inspiración polí­tica no fueron suficientes: Informe del TCol. Matallana, Jefe de Estado Mayor del Ejército de Maniobra (Ejército Popular). Para el Jefe de Estado Mayor Matallana, uno de los principales muñidores de la Batalla de Brunete, las conclusiones más importantes fueron: El Ejército de Maniobra falló en la explotación del éxito de la primera fase de la batalla, éxito alcanzado a su juicio por la “gran masa empleada, su coordinación, el secreto de su progresión y su audacia”. El fracaso en la explotación fue debido a la “escasa capacidad ofensiva de nuestra infanterí­a”, a la “falta de capacidad técnica de muchos de nuestros mandos superiores”, al “empleo de materiales de artillerí­a poco aptos para las misiones confiadas”, al “escaso rendimiento de la aviación”, y al “deficiente aprovechamiento de los carros”. En cuanto a la segunda fase de la batalla -“desgaste”- Matallana cree que se llegó a la misma, además de por la propia idiosincrasia del Ejército Popular, más acostumbrado a la defensa y a la lucha de barricada, por “la acumulación de hombres y material que hizo el enemigo”. Más adelante abunda: “El volumen de fuego de nuestra infanterí­a es bastante escaso…” “Su instrucción para el combate ofensivo deja aún bastante que desear… La capacidad de los mandos subalternos es todaví­a inferior a la normal… Falta audacia, empuje y decisión…”

El informe, mucho más extenso, puede ser consultado en el Archivo de la Guerra Civil, además de los informes Fornell, Rojo y Lister, todos ellos coincidiendo en lo fundamental de lo más arriba expresado. (Fragmento del “informe Matallana extractado en “Brunete”, Rafael Casas, Uriarte, Madrid 1967.)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: