Científicos e inventores españoles que cambiaron el mundo y fueron borrados por la Leyenda Negra (VIII)

29.º Primer aparato de rayos X portátil

Mónico Sánchez fue un ingenio cluniense que inventó en 1907 un aparato de rayos X portátil, aproximadamente de diez kilogramos, utilizado en numerosos hospitales europeos y americanos. Su invento salvó muchas vidas y le colocó entre los científicos más demandados de EE.UU., donde llegó a trabajar como ingeniero. Fue también un pionero de la telefonía sin hilos.

30.º Inventor del autogiro

El murciano Juan de la Cierva, ingeniero de caminos, canales y puertos, fue el inventor del girocóptero y un pionero del aire a nivel mundial. La empresa The Cierva Autogiro Company LTD, con sede en Londres, suministró estos aparatos por todo el mundo y le convirtió en una figura mediática. En su aterrizaje en EE.UU. se dio el lujo de llegar a los mandos de su autogiro al jardín de la Casa Blanca, donde fue agasajado por el presidente H. C. Hoover. El 18 de septiembre de 1928 aumentó su fama mundial tras conseguir atravesar el Canal de la Mancha por primera vez con su ingenio.

31.º Cirugía pionera del oído

Antolí Candela, cirujano del siglo XX, fue todo un pionero en operaciones de estapedectomía y en devolver el oído a los sordos. El valenciano aportó las primeras actuaciones de cirugía plástica bajo una asepsia y anestesia endonasal, incluyendo novedosos tratamientos de decorticación en el rinofima. Practicó también la faringología.

32.º Un maestro del magnetismo

Blas Cabrera fue un físico español, director del Laboratorio de Investigaciones Físicas entre 1910 y 1937, que se coló entre las grandes mentes de su generación gracias a sus trabajos en magnetismo, que en muchos casos siguen vigentes hoy. Sus dos contribuciones fundamentales a la ciencia mundial fueron la modificación de la ley de Curie- Weiss para las tierras raras y la obtención de una ecuación para el momento atómico magnético que incluía el efecto de la temperatura. Sus investigaciones aparecieron publicadas en las revistas científicas más importantes, se le invitó a los congresos más destacados de física y fue elegido, en 1928, como miembro de la Commission scientifique internationale del Institute Internationale de Physique Solvay (de la que formaban parte Langevin, Bohr, Marie Curie, de Donder, Einstein, Guye, Knudsen y Richardson). Una vez finalizada la Guerra Civil, el Gobierno presidido por el dictador Francisco Franco, que consideraba a Cabrera uno de sus enemigos por su implicación con la Segunda República, le expulsó de su cátedra y presionó a nivel internacional para que Cabrera no ejerciera cargo alguno. Murió en el exilio republicano en México a finales de la Segunda Guerra Mundial.

Tomado de www.abc.es

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: