Conceptos de Quí­mica

ícido (según  Brí¶nsted): Sustancia capaz de donar un protón.

ícido (según Lewis): Sustancia capaz de aceptar un par de electrones.

ícidos débiles: ícidos con una parcial ionización en agua.

ícido fuerte: ícido capaz de ionizarse por completo en agua.

ícidos carboxí­licos: ícidos orgánicos que contienen el grupo carboxilo –COOH.

Afinidad electrónica: Tendencia a aceptar electrones; energí­a desprendida cuando se introduce un electrón en un átomo neutro.

Agente oxidante: Sustancia que puede: aceptar electrones de otra sustancia, o aumentar el número de oxidación de otra sustancia.

Agente reductor: Sustancia que puede: donar electrones a otra sustancia, o disminuir los números de oxidación de la misma.

Alcano: Hidrocarburo que tiene la fórmula general CnH2n+2 donde n = 1, 2,…

Alcohol: Compuesto orgánico no aromático, cuyas moléculas contienen uno o más grupos OH.

Aldehí­do: Compuestos con el grupo funcional carbonilo y la fórmula general RCHO. Compuestos orgánicos que tienen grupo -CH=O unido a otro átomo de carbono. Son los primeros productos de oxidación de los alcoholes primarios. Los hay alifáticos y aromáticos.

Aleación: Disolución sólida compuesta por dos o más metales; o por un metal o metales, y uno o más no metales.

Alqueno: Hidrocarburo que contiene uno o más dobles enlaces carbono-carbono. Tienen la fórmula general CnH2n donde n = 2, 3,…

Alquino: Hidrocarburo que contiene uno o más triples enlaces carbono-carbono. Tiene la fórmula general CnHn-2 donde n = 2, 3,…

Amina: Base orgánica que tiene el grupo funcional -NR2, donde R puede ser H, un grupo alquilo o un grupo aromático.

íngstrom: Unidad de medida que equivale a la diezmillonésima parte de un milí­metro. Se emplea para medir longitudes de onda de radiaciones luminosas y distancias interatómicas.

íngulo de enlace: íngulo que forman dos enlaces quí­micos consecutivos de una molécula.

Anión: Es un ion (sea átomo o molécula) con carga eléctrica negativa; con exceso de electrones. Los aniones se describen con un estado de oxidación negativo.

ínodo: Electrodo en el que se llevan a cabo oxidaciones.

ítomo: Unidad más pequeña de un elemento quí­mico, que consiste de un núcleo central rodeado por electrones orbitales. Se mantiene unido por la fuerza electromagnética.

ítomo electronegativo: ítomo que tiene gran capacidad para atraer los electrones hacia sí­.

ítomo electropositivo: ítomo que tiene gran capacidad para ceder los electrones.

ítomos polielectrónicos: ítomos que contienen dos o más electrones.

Atracción dipolo–dipolo: Fuerzas de atracción entre cargas de diferente signo. Son importantes en sustancias en estado lí­quido o sólido, donde la cercaní­a molecular es grande.

Base (de Bronsted): Sustancia con capacidad de aceptar un protón.

Base (de Lewis): Sustancia con capacidad de donar un par de electrones.

Bases débiles: Se disocian parcialmente en agua. Tienen más dificultades para liberar iones hidroxilo (-OH) o aceptar protones, por lo que se ionizan parcialmente.

Bases fuertes: Son aquellas que liberan fácilmente los iones hidroxilo (OH-) y se ionizan completamente en agua.

Calor: Transferencia de energí­a entre dos cuerpos que están a diferente temperatura, con flujo en dirección del cuerpo caliente hacia el cuerpo frí­o.

Calor de combustión: Cantidad de energí­a térmica liberada cuando se quema una cantidad especí­fica de una sustancia.

Calorimetrí­a: Técnica experimental especí­fica que usa un calorí­metro para  medir el calor en una reacción quí­mica, o en un cambio fí­sico.

Cantidad de sustancia (n): Magnitud fí­sica SI básica. Se refiere a la cantidad de partí­culas o de entidades elementales contenidas en un sistema, o constituyentes de una substancia o especie quí­mica.

Capa de valencia: Capa electrónica externa de un átomo que contiene los electrones que participan en el enlace.

Catálisis: Aceleración de una reacción quí­mica producida por la presencia de una sustancia que permanece aparentemente intacta (catalizador).

Catalizador: Agente o sustancia que acelera la velocidad de una reacción quí­mica, sin que se consuma en la reacción quí­mica en que participa. Hay enzimas que actúan como catalizadores biológicos.

Catión: Ion (sea átomo o molécula) con carga eléctrica positiva; con defecto de electrones. Los cationes se describen con un estado de oxidación positivo.

Cátodo: Electrodo en el que tiene lugar la reducción, en una celda electroquí­mica.

Celda electroquí­mica: Dispositivo experimental con capacidad de generar electricidad por medio de una reacción redox espontánea.

Cero absoluto: Teóricamente es la mí­nima temperatura que se puede alcanzar 0K = – 275 °C.

Cetonas: Compuestos con un grupo funcional carbonilo y la fórmula general RR’CO, donde R y R’ son grupos alquilo y/o aromáticos. Las hay alifáticas y aromáticas.

Cicloalcanos: Alcanos cuyos átomos de carbono se unen para dar lugar a estructuras geométricas como los anillos.

Cinética quí­mica: írea de la quí­mica relacionada con la velocidad o la rapidez a la que se llevan a cabo las reacciones.

Combustión: Proceso quí­mico en el que se produce desprendimiento de calor y en algún caso, de luz y de ruido. Comúnmente se refiere a la combinación de oxí­geno con una substancia, sin embargo, hay otros procesos de oxidación que ocurren sin presencia de oxí­geno, como la reacción entre el fósforo o el sodio en atmósfera de cloro.

Complejo activado: Especie formada temporalmente por moléculas del reactivo, como resultado de los choques previos a la formación del producto.

Compuesto aromático: Compuestos cuyas moléculas son cí­clicas y poseen electrones deslocalizados. Se pueden representar como si tuvieran enlaces dobles y sencillos alternados entre los átomos de carbono.

Compuesto de coordinación: Especie neutra que contiene uno o más iones complejos.

Compuesto orgánico: Compuesto quí­mico formado principalmente por átomos de carbono, y otros átomos como hidrógeno y oxí­geno.

Concentración de una disolución: Cantidad de soluto presente en una determinada cantidad de disolvente o de disolución.

Concentración molar: Véase molaridad:

Conductividad eléctrica: Medida de la capacidad que tiene un material para conducir la corriente eléctrica.

Conductividad térmica: Capacidad de un material para transmitir el calor. La conductividad térmica se expresa en unidades de W/m·K (J/s m ºC).

Configuración electrónica: Distribución de los electrones entre los diversos orbitales de un átomo o de una molécula.

Constante de Avogadro: Constante de proporcionalidad entre el número N de partí­culas constituyentes de una especie quí­mica y la cantidad n de dicha especie.

Constante de equilibrio (K): Número igual a la relación de las concentraciones de equilibrio de los productos, entre las concentraciones de equilibrio de los reactivos; cada una elevada a una potencia igual a sus coeficientes estequiométricos.

Constante de ionización ácida (Kq): Constante de equilibrio de la ionización de un ácido.

Constante de ionización básica (Kb): Constante de equilibrio de la ionización de la base.

Constante de los gases (R): Constante que aparece en la ecuación del gas ideal: Generalmente se expresa como 0.08206 L atm/K mol, o como 8.314 J/K mol.

Constante de velocidad (k): Constante de proporcionalidad entre la velocidad de la reacción y las concentraciones de los reactivos.

Constante del producto iónico: Producto de las concentraciones de los iones hidrógeno e hidróxido (ambas expresadas en molaridad) a una temperatura determinada.

Corteza: Parte externa de un átomo, formada exclusivamente por electrones.

Cristal: Sólido homogéneo, que presenta una estructura interna ordenada de sus partí­culas reticulares, sean átomos, iones o moléculas.

Cuanto: Mí­nima cantidad de energí­a que puede ser emitida (o absorbida) en forma de radiación electromagnética.

Densidad: Relación entre la masa y el volumen. Depende tanto del estado en el que se encuentre el elemento como de la temperatura del mismo.

Densidad electrónica: Probabilidad de que un electrón se encuentre en una región particular de un orbital atómico.

Dilución: Procedimiento para preparar una disolución menos concentrada a partir de otra más concentrada.

Dipolo: Centro donde se ubican la carga negativa y la carga positiva.

Dipolo inducido: Separación de las cargas positiva y negativa en un átomo neutro (o en una molécula no polar), causada por la proximidad de un ion o una molécula polar.

Disolución: Mezcla macroscópicamente homogénea de dos o más componentes.

Disolución estándar: Disolución cuya concentración se conoce con exactitud.

Disolución ideal: Cualquier disolución que obedece la ley de Raoult.

Disolución no saturada: Disolución que contiene menos soluto del que puede disolver.

Disolución reguladora: Disolución de a) un ácido débil o una base débil y b) su sal; ambos componentes deben estar presentes. La disolución tiene la capacidad de resistir cambios de pH cuando se le adicionan pequeñas cantidades de ácido o de base.

Disolución saturada: Disolución que resulta cuando, a una temperatura determinada, se disuelve la máxima cantidad de una sustancia en un disolvente.

Disolución sobresaturada: Disolución que contiene más soluto del que está presente en una disolución saturada.

Dualismo onda-partí­cula: Se explica este efecto, por la naturaleza corpuscular de toda radiación electromagnética. Los corpúsculos se llaman fotones, y cada fotón tiene o es una cantidad elemental de energí­a, el quantum o cuanto de energí­a E = hv; donde h es la constante de Planck y v la frecuencia de la radiación.

Ecuación de Nernst: Relación entre la fem de una celda electroquí­mica, la fem estándar y la concentración del agente oxidante y del agente reductor.

Ecuación del gas ideal: Ecuación que expresa las relaciones entre presión, volumen, temperatura y cantidad de gas PV = nRT, donde R es la constante de los gases.

Efecto fotoeléctrico: Emisión de electrones por un metal, cuando sobre él incide radiación electromagnética de energí­a, es decir, de frecuencia suficiente.

Electrodos: Dos tiras de metal o de otros conductores que actúan como contacto entre la disolución o la sal fundida y el circuito externo en una celda electroquí­mica, la reacción tiene lugar en ambos electrodos.

Electrólisis: Proceso no espontáneo mediante el cual un compuesto quí­mico se descompone en sus elementos o compuestos más simples, por acción de la corriente eléctrica.

Electrolito: Sustancia que, al disolverse en agua, produce una disolución que puede conducir la electricidad.

Electrón: Partí­culas de masa despreciable que rodea al núcleo, prácticamente nula, y con carga eléctrica negativa; la carga eléctrica del electrón se toma como unidad fundamental de carga eléctrica.

Electronegatividad: Según Linus Pauling, es la tendencia o capacidad de un átomo, en una molécula, para atraer hacia sí­ los electrones. Ni las definiciones cuantitativas ni las escalas de electronegatividad se basan en la distribución electrónica, sino en propiedades que se supone reflejan la electronegatividad.

Electrones de valencia: Electrones externos de un átomo, que se utilizan en los enlaces quí­micos.

Electrón-volt (eV): Energí­a cinética adquirida por un electrón al que se le aplica la diferencia de potencial de un volt en el vací­o.

Electrólisis: Descomposición mediante una corriente eléctrica, de sustancias ionizadas denominadas electrolitos. La palabra electrólisis procede de dos radicales: electro que hace referencia a electricidad y lisis que quiere decir ruptura. En el proceso se desprenden el oxí­geno (O) y el hidrógeno (H).

Electroquí­mica: Rama de la quí­mica que estudia la interconversión de la energí­a eléctrica y la energí­a quí­mica.

Elemento: Sustancia que no puede separarse en sustancias más sencillas por métodos quí­micos.

Elementos representativos: Elementos de los grupos 1A a 7A, que tienen incompletos los subniveles s ó p del número cuántico principal más alto.

Enantiómeros: Isómeros ópticos, es decir, compuestos que representan imágenes especulares que no se pueden superponer.

Energí­a: Capacidad para realizar un trabajo o producir un cambio.

Energí­a cinética: Energí­a disponible como consecuencia del movimiento de un objeto.

Energí­a de activación (Ea): Mí­nima cantidad de energí­a que se requiere para iniciar una reacción quí­mica.

Energí­a de disociación de enlace: Cambio de entalpí­a que se requiere para romper un enlace en un mal de moléculas gaseosas.

Energí­a de ionización: Energí­a mí­nima que se requiere para separar un electrón de un átomo aislado (o un ion) en su estado basal.

Energí­a libre de Gibbs: En termodinámica, es un potencial termodinámico, es decir, una función de estado extensiva con unidades de energí­a, que da la condición de equilibrio y de espontaneidad para una reacción quí­mica (a presión y temperatura constantes).

Energí­a libre estándar de formación (DG°f): Cambio de energí­a libre cuando se sintetiza un mol de un compuesto a partir de sus elementos en estado estándar.

Energí­a libre estándar de reacción (DG°reacción): Cambio de energí­a libre cuando la reacción se lleva a cabo en condiciones estándar.

Energí­a potencial: Energí­a disponible en virtud de la posición de un objeto.

Energí­a reticular: Energí­a que se requiere para separar completamente un mol, de un compuesto sólido iónico, en sus iones gaseosos.

Enlace coordinado: Enlace covalente en el que el par de enlaces se visualiza como aportado por una sola de las especies que lo comparten; la otra se comporta como aceptor de electrones.

Enlace covalente: En este tipo de enlace no hay cesión total ni aceptación total de electrones, sino que comparten un par o más pares de electrones, por cada uno de los átomos que forman la molécula. Un par de electrones, compartidos o no, constituye un doblete.

Enlace covalente apolar: Enlace formado por átomos iguales donde no existen centros de carga positivos y negativos, ya que ambos átomos al ser iguales, atraen con la misma fuerza a los electrones hacia sí­.

Enlace covalente coordinado: Enlace en el que uno de los dos átomos enlazados proporciona el par de electrones; también se llama enlace dativo.

Enlace covalente polar: Enlace formado por átomos distintos que generan centros de carga positiva y carga negativa, como consecuencia de la distinta atracción de electrones por su núcleo.

Enlace iónico (electrovalente): En este tipo de enlace hay transferencia completa de electrones de un átomo a otro; un átomo cede uno o más electrones y otro los acepta. El átomo que ha cedido sus electrones se ha transformado en ion positivo o catión, y el átomo que ha aceptado electrones se ha transformado en ion negativo o anión, donde el número de electrones cedidos o aceptados es la valencia iónica.

Enlace pi (p): Enlace covalente formado por el traslape lateral de los orbitales; su densidad electrónica se concentra arriba y abajo del plano de los núcleos de los átomos que están unidos.

Enlace sencillo: Dos átomos se unen a través de un par de electrones.

Enlace sigma (s): Enlace covalente formado por orbitales que se traslapan por los extremos; tienen su densidad electrónica concentrada entre los núcleos de los átomos que se unen.

Enlace triple: Dos átomos están unidos a través de tres pares de electrones.

Enlaces múltiples: Enlaces formados cuando dos átomos comparten dos o más pares de electrones.

Entalpí­a (H): Cantidad termodinámica que se utiliza para describir los cambios térmicos que se llevan a cabo a presión constante.

Entalpí­a de reacción (DHreaacción): Diferencia entre las entalpí­as de los productos y las entalpí­as de los reactivos.

Entalpí­a estándar de formación (DH°f): Cambio de calor que resulta cuando se forma un mol de un compuesto a partir de sus elementos en estado estándar.

Entalpí­a estándar de reacción (DH°reaacción): Cambio de entalpí­a cuando se lleva a cabo una reacción en condiciones estándar.

Entidades elementales: Constituyentes microcósmicos discretos de la materia y la energí­a.

Entidades elementales quí­micamente distinguibles: Difieren quí­micamente entre sí­, como los átomos, las moléculas, los iones y las unidades fórmula de especies quí­micas diferentes.

Entidades elementales quí­micamente indistinguibles: No difieren quí­micamente entre sí­, como son: los protones, los electrones, los positrones, los neutrones, los fotones, etc.

Entropí­a estándar de reacción (DS°reaacción): Cambio de entropí­a cuando la reacción se lleva a cabo en condiciones estándar.

Equilibrio quí­mico: Denominación que se hace a cualquier reacción reversible cuando se observa que las cantidades relativas de dos o más sustancias permanecen constantes, es decir, el equilibrio quí­mico se da cuando la concentración de las especies participantes no cambia. De igual manera, en estado de equilibrio no se observan cambios fí­sicos a medida que transcurre el tiempo; siempre es necesario que exista una reacción quí­mica para que exista un equilibrio quí­mico; sin reacción no serí­a posible.

Escala de temperatura Kelvin: Véase escala de temperatura absoluta.

Especie oxidada: Especie que libera electrones y por lo tanto aumenta su estado de oxidación.

Espectro electromagnético: Resultado obtenido al dispersar un haz heterogéneo de radiación electromagnética, al hacerlo pasar por un medio dispersante y transparente a dicha radiación. También se puede provocar la separación de las radiaciones de distintas frecuencias que componen el haz, al reflejarlo en una rejilla de dispersión de tallado adecuado.

Espectros de emisión: Espectros continuos o de lí­neas, emitidos por las sustancias.

Espectroscopia: Estudio de la interacción entre la radiación electromagnética y la materia, con aplicaciones en quí­mica, fí­sica y astronomí­a, entre otras disciplinas cientí­ficas. El análisis espectral en el que se basa, permite detectar la absorción o la emisión de radiación electromagnética a ciertas longitudes de onda, y relacionar éstas con los niveles de energí­a implicados en una transición cuántica.

Estado (o nivel) basal: Estado de mí­nima energí­a para un sistema.

Estado (o nivel) excitado: Estado que tiene mayor energí­a que el estado basal.

Estado de oxidación o número de oxidación: Número de cargas que tendrí­a un átomo en una molécula (o en un compuesto iónico), si los electrones fueran transferidos completamente.

Estado de transición (complejo activado): Estructura intermediaria de una reacción. Su contenido de energí­a corresponde al máximo de la curva. Es sólo una disposición pasajera de átomos que por su naturaleza no puede ser aislado y examinado, al encontrarse en la cima de la colina energética.

Estado de un sistema: Valores de todas las variables macroscópicas pertinentes (composición,

Estequiometrí­a: Relaciones entre el número mí­nimo de moles, reactivos y productos de las reacciones quí­micas.

Estereoisómeros: Compuestos formados de la misma clase y número de átomos unidos en la misma secuencia, pero con una distribución espacial diferente.

í‰steres: Compuestos que tienen la fórmula general R’COOR, donde R’ puede ser H, un grupo alquilo o un grupo aromático y R es un grupo alquilo o un grupo aromático.

Estructura de Lewis: Representación de los enlaces covalentes utilizando los sí­mbolos de Lewis. Los pares electrónicos compartidos se representan como lí­neas o como pares de puntos entre dos átomos, y los pares electrónicos libres se muestran como pares de puntos en los átomos individuales.

í‰ter: Compuesto orgánico que contiene el enlace R-O-R’, donde R y R’ son grupos alquilo y/o aromáticos.

Fase: Parte homogénea de un sistema que está en contacto con otras partes del mismo, pero separada de ellas por una frontera bien definida.

Fem estándar (E°): Fuerza electromotriz, proveniente de una diferencia de potencial estándar de reducción de la sustancia que se reduce, y el potencial estándar de reducción de la sustancia que se oxida.

Fórmula empí­rica: Expresión que muestra los elementos presentes y las relaciones existentes de las diferentes clases de átomos en una solución molecular.

Fórmula estructural: Fórmula quí­mica que muestra cómo están unidos los átomos entre sí­, en una molécula.

Fórmula molecular: Expresión que muestra los números de átomos exactos de cada elemento en una molécula.

Fórmula quí­mica: Expresión simbólica de la composición de una especie quí­mica cuyos elementos componentes están representados por sus correspondientes sí­mbolos, afectados por subí­ndices numéricos (subí­ndices estequiométricos) que indican la proporción en que se hallan las cantidades de cada uno de ellos, combinados en la especie.

Fotón: Cuanto de energí­a de la radiación electromagnética. Partí­cula corpuscular con radiación electromagnética que transfiere a la materia en unidades o cuantum; su energí­a depende de la frecuencia de radiación, y es una cantidad indivisible de energí­a.

Fracción molar: Relación del número de moles de un componente dentro de una mezcla, con el número total de moles de todos los componentes de ella misma.

Frecuencia (n): Número de ondas que pasan por un punto especí­fico, por unidad de tiempo.

Fuerza electromotriz (fem): Toda causa capaz de mantener una diferencia de potencial entre dos puntos de un circuito abierto, o de producir una corriente eléctrica en un circuito cerrado. Diferencia de voltaje entre electrodos.

Fuerzas de dispersión: Fuerzas de atracción que surgen como resultado de dipolos temporales inducidos en los átomos o moléculas; también se denominan fuerzas de London.

Fuerzas de van der Waals: Fuerzas de estabilización molecular; forman un enlace quí­mico no covalente en el que participan dos tipos de fuerzas o interacciones: las fuerzas de dispersión (que son fuerzas de atracción) y las fuerzas de repulsión entre las capas electrónicas de dos átomos contiguos.  Fuerza de atracción entre moléculas no polares o poco polares, del tipo dipolo-dipolo o dipolo-dipolo inducido.

Fuerzas dipolo-dipolo: Fuerzas que actúan entre moléculas polares.

Fuerzas intermoleculares: Fuerzas de atracción existentes entre moléculas.

Fuerzas intramoleculares: Fuerzas internas que mantienen unidos a los átomos en una molécula.

Fuerzas ion-dipolo: Fuerzas que operan entre un ion y un dipolo.

Función de estado: Propiedad determinada por el estado del sistema.

Gas ideal: Gas hipotético cuyo comportamiento presión-volumen-temperatura puede explicarse completamente mediante la ecuación del gas ideal. Gas cuyas moléculas no ocupan volumen y no ejercen ninguna influencia entre sí­.

Gases nobles: Elementos no metálicos del grupo 8A (He, Ne, Ar, Kr, Xe y Rn).

Grupo: Columna vertical de elementos en la tabla periódica; indica la cantidad de electrones que existen en el último nivel de energí­a. Los elementos de un grupo determinado poseen propiedades similares.

Grupo funcional: Parte de una molécula que se caracteriza por un acomodo especial de los átomos; es responsable en gran medida, del comportamiento quí­mico de la molécula base.

Halógenos: Elementos no metálicos del grupo 7A (F, Cl, Br, l, y At).

Hibridación: Se habla de hibridación cuando en un átomo se mezcla el orden de los electrones entre orbitales, y se crea una configuración electrónica nueva; un orbital hí­brido que describe la forma en que en la realidad se disponen los electrones, para producir las propiedades que se observan en los enlaces atómicos. La teorí­a fue propuesta por el quí­mico Linus Pauling y describe con eficacia la estructura de ciertos compuestos orgánicos, como los enlaces dobles de los alquenos.

Hidrocarburo: Compuestos orgánicos formados únicamente por carbono e hidrógeno.

Hidrocarburo alifático: Hidrocarburos que no contienen el grupo benceno o el anillo bencénico.

Hidrocarburo aromático: Hidrocarburo que contiene uno o más anillos bencénicos.

Hidrocarburo insaturado: Hidrocarburo formado por moléculas que contienen enlaces dobles o triples tipo carbono-carbono.

Hidrocarburo saturado: Hidrocarburo formado por moléculas que contienen enlaces simples carbono–carbono.

Hidrogenación: Adición de hidrógeno, especialmente a compuestos con dobles y triples enlaces carbono-carbono.

Hidrólisis: Proceso mediante el cual se descompone el agua en sus elementos constituyentes hidrógeno y oxí­geno, por acción de la corriente eléctrica, o se rompe una molécula por la acción del agua.

Hidróxido: ílcali o base, compuesto que en su molécula contiene uno o más grupos hidroxilo.

Hidroxilo: Radical monovalente compuesto de un átomo de oxí­geno y uno de hidrógeno, -OH.

Interacciones electrostáticas: Fuerzas responsables de la atracción o la repulsión entre objetos con carga eléctrica. Establece que dos cargas del mismo signo se repelen, mientras que dos cargas de signos opuestos se atraen.

Ion: Entidad elemental o partí­cula mono o poliatómica cargada de electricidad positiva o negativa, su composición está dada por su fórmula quí­mica y su carga eléctrica.

Ion hidronio: Protón hidratado H3O.

Ion monoatómico: Ion que contiene sólo un átomo.

Ion poliatómico: Ion que contiene más de un átomo.

Ionización: Energí­a de excitación de un electrón que le permite saltar de un nivel energético atómico a otro superior, más alejado del núcleo.

Isóbaros: Son isótopos que tienen el mismo número de masa y el mismo peso atómico, pero que pertenecen a elementos quí­micos diferentes.

lsoelectrónico: Se dice que los iones, o los átomos y los iones que poseen el mismo número de electrones, y por tanto la misma configuración electrónica del estado basal, son isoelectrónicos.

Isómeros estructurales: Dos o más compuestos diferentes que tienen la misma fórmula molecular, pero diferente fórmula estructural, y diferentes propiedades fí­sicas o quí­micas.

Isómeros geométricos: Compuestos con el mismo tipo y número de átomos y los mismos enlaces quí­micos, pero con diferente arreglo espacial; dichos isómeros no pueden inter convertirse sin romper un enlace quí­mico.

Isómeros ópticos: Compuestos que son imágenes especulares que no se pueden superponer.

Isótopo: Forma de un elemento quí­mico que tiene un número especí­fico de neutrones en los núcleos de sus átomos. Los isótopos de un elemento quí­mico determinado tienen el mismo número atómico pero diferente número de masa atómica.

Joule (J): Unidad del Sistema Internacional para medir el trabajo y todas las demás formas de energí­a. Se realiza 1J de trabajo cuando se ejerce una fuerza de un newton sobre un objeto que se desplaza un metro en la dirección de la fuerza.

Kelvin: Unidad básica del SI para la temperatura. Escala absoluta de temperaturas (0 ºC =  273.15 K).

Ley de acción de masas: Establece que para una reacción reversible en equilibrio, a una temperatura constante, una relación determinada de concentraciones de reactivos y productos tienen un valor constante, K (constante de equilibrio).

Ley de Hess: Cuando los reactivos se convierten en productos, el cambio en la entalpí­a es el mismo, independientemente de que la reacción se lleve a cabo en un paso o en un conjunto de pasos.

Longitud de enlace quí­mico: Distancia entre los centros de dos átomos enlazados quí­micamente en una molécula.

Longitud de onda (l): Distancia entre dos puntos idénticos de ondas sucesivas.

Masa: Medida de la cantidad de materia que contiene un objeto.

Masa atómica: Actualmente se define la unidad de masa atómica (uma) como 1/12 de la masa del 12C. La masa atómica relativa, también llamada peso atómico de un elemento, es la relación entre su masa y la unidad de masa atómica.

Masa atómica media: Es la masa media de un átomo del elemento natural, igual a la media aritmética de las masas isotópicas de la mezcla natural de los isótopos componentes del elemento.

Masa molar (M): Constante de proporcionalidad entre la masa m y la cantidad n de substancia. m = Mn ecuación según la que, la masa m de la substancia es proporcional a la cantidad n de sus entidades elementales constituyentes. Masa (en gramos o kilogramos) de un mol de átomos, moléculas u otras partí­culas.

Masa molecular o peso molecular: Suma de las masas atómicas de cada uno de los átomos que constituyen a una molécula. El peso molecular en unidades de masa atómica, es numéricamente igual al peso molar (mol) (en gramos) de un compuesto.

Materia: Cualquier cosa que ocupa espacio y posee masa.

Mecanismo de reacción: Secuencia de pasos elementales que conduce a la formación del producto.

Metal: Elemento quí­mico con gran facilidad para perder electrones, de alta conductividad térmica y eléctrica, con brillo, maleabilidad y ductibilidad.

Metales alcalinos: Elementos del grupo 1A (Li, Na, K, Rb, Cs y Fr).

Metales alcalinotérreos: Elementos del grupo 2A (Be, Mg, Ca, Sr, Ba y Ra).

Metales de transición: Elementos que tienen incompletos los subniveles d o que forman fácilmente cationes que tienen incompletos los subniveles d.

Metales pesados: Metales de masa atómica elevada por lo general del quinto o sexto perí­odo de la tabla periódica.

Mineral: Elemento o compuesto quí­mico que se expresa a través de una fórmula quí­mica. Se forma por un proceso natural.

Modelo de la repulsión de los pares electrónicos de la capa de valencia (RPECV): Modelo que explica la distribución geométrica de los pares electrónicos compartidos y no compartidos alrededor de un átomo central en términos de las repulsiones entre los pares de electrones.

Mol (sí­mbolo, mol): Unidad SI básica elegida para la magnitud; cantidad de substancia o cantidad de entidades elementales. Por definición, es la cantidad de substancia de un sistema que contiene tantas entidades elementales como átomos hay en 0.012 kg de carbono 12. Es una unidad análoga a la docena o la resma. Sólo se diferencian en el número utilizado. La docena usa el número 12; la resma, el número 500; el mol el número 6.022 x 1023, aproximadamente. Cuando se usa esta unidad debe especificarse el tipo y naturaleza de las entidades elementales.

Molaridad (M): Número de moles de soluto en un litro de disolución.

Molécula: Partí­cula más pequeña en que se puede dividir un compuesto y continúa siendo el compuesto; se constituye por dos o más átomos de un mismo elemento o de elementos diferentes; su composición se da, simbólicamente, por medio de su fórmula quí­mica (o fórmula molecular).

Molécula diatómica: Molécula formada por dos átomos.

Molécula diatómica homonuclear: Molécula diatómica que contiene átomos del mismo elemento.

Molécula no polar: Molécula que no posee un momento dipolo.

Molécula polar: Molécula que posee un momento dipolo; presenta dos centros de gravitación de carga positiva y negativa.

Molécula poliatómica: Molécula formada por más de dos átomos.

Monómero: Unidad sencilla que se repite en un polí­mero.

Neutralización: Proceso por el que una disolución, ya sea básica o ácida, pasa a ser neutra.

Neutrón: Partí­cula subatómica elemental, eléctricamente neutra y con masa ligeramente superior a la del protón, que se encuentra formando parte de los núcleos atómicos.

Newton (N): En el sistema internacional de unidades, es la unidad derivada de fuerza. Un newton es la fuerza requerida para acelerar una masa de un kilogramo-metro, por segundo, al cuadrado.

Nivel de valencia: íšltimo nivel de energí­a que posee un átomo.

No-metal: Elemento que por lo general es mal conductor de calor y electricidad.

Núcleo: Centro del átomo, con carga positiva, que contiene protones y neutrones y casi toda la masa del átomo, aunque representa sólo una pequeña fracción de su volumen.

Número cuántico de spin o rotacional, s: Define al movimiento rotacional que puede adquirir un electrón.

Número cuántico magnético, m: Por ser el electrón, una partí­cula con carga eléctrica en movimiento, crea un campo magnético, y es un pequeño imán, y por tanto se orienta en cualquier campo magnético externo; las diferentes orientaciones que puede tomar están definidas por el tercer número cuántico.

Número cuántico orbital o secundario, l: Puede tomar n valores, empezando por 0; su valor máximo es n-1; luego, estos valores son 0, 1, 2, … n – 1, a los que se asignan las letras s, p, d, f, … y nos indican la forma y el tamaño del orbital.

Número cuántico principal, n: Nivel energético principal o fundamental, se le asigna un número entero1, 2, 3, que nos da información acerca de la energí­a del electrón en su nivel energético principal; también indica el número máximo de electrones que puede contener una capa o nivel energético.

Número de Avogadro: Número o constante de Avogadro, se utiliza en quí­mica para establecer una relación entre la masa o volumen y la cantidad de materia (entidades). Se define originalmente como “la cantidad de átomos de 12C contenidos en 0,012 kg (12 gramos) de este elemento”. NA = 6,022 x 1023 (valor recomendado IUPAC).

Número de coordinación: En una red cristalina se define como el número de átomos (o iones) que rodean un átomo (o ion). En los compuestos de coordinación se define como el número de átomos donadores que rodean al átomo metálico central en un complejo.

Número de oxidación: Número de cargas que tendrí­a un átomo en una molécula si los electrones fueran transferidos completamente en la dirección indicada por la diferencia de electronegatividades.

Números cuánticos: Las caracterí­sticas de cada electrón están  definidas por cuatro números llamados números cuánticos (número cuántico principal: n, número cuántico orbital o secundario: l, número cuántico magnético: m, número cuántico de spin o rotacional: s). Los electrones están distribuidos en capas o niveles electrónicos; en cada nivel energético la energí­a total de los electrones que lo ocupan es aproximadamente la misma y se le asigna un número entero.

Onda: Perturbación vibratoria mediante la que se transmite energí­a.

Onda electromagnética: Onda que tiene un componente de campo eléctrico y un componente de campo magnético.

í“rbita: En el modelo de Niels Bohr, cí­rculo descrito por los electrones. A cada una se le asocia un sólo número cuántico “n”. Posteriores modelos atómicos le permitieron ser elipses, y aparecieron otros números cuánticos (l y m).

Orbital: Se denomina así­ a los estados estacionarios en un átomo de un electrón. Viene dada por una función cuyo cuadrado representa la probabilidad de encontrar a éste, en un momento dado, en una pequeña región del espacio. Se define mediante tres números cuánticos: n, l y m. En cada orbital entran dos electrones con espines distintos.

Orbital atómico: Función de onda (Y) de un electrón en un átomo.

Orbital molecular: Orbital que resulta de la interacción de los orbitales atómicos de los átomos que se unen.

Orbital molecular de antienlace: Orbital molecular que tiene mayor energí­a y menor estabilidad que los orbitales atómicos de los que proviene.

Orbital molecular de enlace: Orbital molecular que tiene menor energí­a y mayor estabilidad que los orbitales atómicos de los que proviene.

Orbital molecular pi: Orbital molecular en el que la densidad electrónica se concentra arriba y abajo de la lí­nea que une los dos núcleos de los átomos unidos.

Orbital molecular sigma: Orbital molecular cuya densidad electrónica está concentrada alrededor de una lí­nea entre los dos núcleos que se unen.

Orbitales degenerados: Orbitales que tienen la misma energí­a.

Orbitales hí­bridos: Orbitales atómicos que se obtienen cuando se combinan dos o más orbitales no equivalentes del mismo átomo.

Orbitales moleculares deslocalizados: Orbitales moleculares que no se encuentran confinados entre dos átomos adyacentes unidos entre sí­, sino que en realidad se extienden sobre tres o más átomos.

Orden de enlace: Diferencia entre el número de electrones que están en los orbitales moleculares de enlace y los que están en los orbitales moleculares de antienlace, dividida entre dos.

Oxiácido: ícido que contiene hidrógeno, oxí­geno y otro elemento (el elemento central).

Oxidación: Cualquier reacción quí­mica en la que hay pérdida de uno o más electrones en un átomo o en un anión. Aumento algebraico en el número de oxidación de una substancia.

Oxidante: Ambiente o substancia que provoca la oxidación y como resultado su número de oxidación disminuye. El agente oxidante acepta electrones y se reduce.

Par conjugado ácido-base: Un ácido y su base conjugada; o una base y su ácido conjugado.

Pares libres: Electrones de valencia que no están implicados en la formación de enlaces covalentes.

Partí­cula alfa: Núcleo de helio, formado por dos protones y dos neutrones.

Partí­cula beta: Electrón de alta velocidad, o positrón emitido desde un núcleo durante el proceso de decaimiento radiactivo.

Partí­cula elemental: Partí­cula que, hasta donde se conoce, no posee una estructura interna. Los leptones, los quarks y los bosones vectoriales elementales son partí­culas elementales.

Pascal (Pa): Unidad básica del SI para la presión. Newton por metro cuadrado (1 N/m2).

Periodo: Lí­nea horizontal en la tabla periódica.

Peso: Fuerza que ejerce la gravedad sobre un objeto.

pH: pH = -log [H+]. Menos el logaritmo de base 10 de la concentración molar de iones hidrógeno o hidronio. Indica la concentración de hidrogeniones o de iones hidroxilo en una solución acuosa. Puede tener valores de 0 a 14. Un pH de 7 corresponde a la neutralidad, la acidez a un pH menor de 7 y la alcalinidad a un pH mayor de 7.

Polaridad (quí­mica): Polaridad quí­mica o sólo polaridad es una propiedad de las moléculas que representa la desigualdad de sus cargas eléctricas. Esta propiedad se relaciona con otras propiedades quí­micas y fí­sicas como la solubilidad, el punto de fusión, el  punto de ebullición, la fuerza intermolecular, etc.

Polí­mero: Sustancia constituida por moléculas grandes compuestas de muchas unidades idénticas que se repiten.

Positrón: Partí­cula que tiene la misma masa que el electrón, pero tiene una carga +1.

Potencial de ionización: Es la energí­a que hay que suministrar a un átomo neutro, gaseoso y en estado fundamental, para arrancarle el electrón más débil retenido (X + Energí­a (E.I.) í  X+ + e).

Potencial estándar de reducción: Voltaje medido cuando se lleva a cabo una reducción en el electrodo, y todos los solutos son uno molar, y todos los gases están a una atm.

ppm: Partes por millón: Forma de medir concentraciones pequeñas (300 ppm equivalen a 0,03%).

Precipitado: Sólido insoluble que se separa de la disolución.

Presión atmosférica estándar (1 atm): Presión que mantiene una columna de mercurio exactamente a una altura de 76 cm a O°C a nivel del mar. Presión ejercida por la atmósfera terrestre.

Presión parcial de un gas: Presión de uno de los componentes en una mezcla de gases. Es la presión que ejercerí­a si estuviera sólo en un recipiente.

Primera ley de la termodinámica: La energí­a se puede convertir de una forma a otra, pero no puede crearse ni destruirse.

Principio de Aufbau: Del mismo modo que se agregan los protones de uno en uno al núcleo para construir los elementos, los electrones se agregan de manera semejante a los orbitales atómicos.

Principio de exclusión de Pauli: Dos electrones de un mismo átomo no pueden tener los cuatro números cuánticos iguales; al menos diferirán en uno de ellos.

Principio de Indeterminación de Heisengberg: No es posible conocer simultáneamente la posición y la cantidad de movimiento; la velocidad, del electrón.

Principio de Le Chatelier: Si se aplica una fuerza externa sobre un sistema en equilibrio, el sistema se adaptará de tal manera que anule parcialmente el efecto de la fuerza para alcanzar una nueva posición de equilibrio.

Proceso exotérmico: Proceso que libera calor hacia los alrededores.

Procesos endotérmicos: Procesos que absorben calor de los alrededores.

Producto: Sustancia formada como resultado de una reacción quí­mica.

Protón: Partí­cula subatómica que tiene una carga eléctrica positiva unitaria. La masa de un protón es aproximadamente 1840 veces la de un electrón.

Puente de hidrógeno: Tipo especial de interacción dipolo-dipolo entre un átomo de hidrógeno; unido a un átomo de un elemento muy electronegativo (F, N, O), y otro átomo de uno de los tres elementos electronegativos.

Punto de equivalencia: Punto en el que un ácido ha reaccionado completamente con una base, o ha sido neutralizado por ésta.

Quí­mica: Estudio de la materia y de sus cambios.

Radiación electromagnética: Emisión y transmisión de energí­a en forma de ondas electromagnéticas. Combinación de campos eléctricos y magnéticos oscilantes, que se propagan a través del espacio transportando energí­a de un lugar a otro. A diferencia de otros tipos de onda, como el sonido, que necesitan un medio material para propagarse, la radiación electromagnética se puede propagar en el vací­o.

Radiación gamma: Radiación de rayos gamma, cuya longitud de onda es aproximadamente de 0.001 nm (nanómetro).

Radiación ionizante: Cualquier radiación que transforma a los átomos en iones (partí­cula con carga positiva o negativa) al pasar a través de ellos. Radiación cuya energí­a es suficiente para arrancar a los electrones de los átomos y moléculas, transformándolos en partí­culas con carga eléctrica o iones.

Radiactividad: Ruptura espontánea de un átomo que emite partí­culas o radiación.

Radical: Cualquier fragmento neutro de una molécula que contenga un electrón desapareado.

Radio atómico: Mitad de la distancia entre los núcleos de dos átomos adyacentes del mismo elemento de un metal. Para elementos que existen como unidades diatómicas, el radio atómico es la mitad de la distancia entre los núcleos de los dos átomos, en una molécula especí­fica.

Radio covalente: Mitad de la distancia entre dos núcleos de átomos iguales, que están unidos mediante un enlace simple en una molécula neutra.

Radio iónico: Radio que tiene un átomo cuando ha perdido o ganado electrones, y adquiriere la estructura electrónica del gas noble más cercano.

Razón estequiométrica: Razón entre las cantidades de dos especies participantes (A y B) cualesquiera de una reacción quí­mica, e igual a la razón entre los respectivos coeficientes estequiométricos de la ecuación quí­mica ajustada.

Reacción quí­mica: O cambio quí­mico, es todo proceso quí­mico en el que una o más sustancias (reactivos o reactantes) sufren transformaciones quí­micas para convertirse en otra u otras (productos). Esas sustancias pueden ser elementos o compuestos. A la representación simbólica de las reacciones se les llama ecuaciones quí­micas.

Reactivo: Sustancia de partida de una reacción quí­mica.

Reactivo limitante: Reactivo que se consume primero en una reacción.

Reducción: Proceso en el que se ganan electrones.

Reductor: Ambiente o sustancia quí­mica que induce la reducción y como resultado, su número de oxidación aumenta. El agente reductor suministra electrones y se oxida.

Regla de Hund: La distribución más estable de electrones en los subniveles, es la que corresponde al máximo número de espines paralelos.

Regla del octeto: Un átomo diferente del hidrógeno tiende a formar enlaces hasta estar rodeado por ocho electrones de valencia.

Sal: Compuesto iónico formado por un catión diferente a H+ y un anión diferente a OH- o O2-.

Saponificación: Reacción quí­mica entre un ácido graso (o un lí­pido saponificable, portador de residuos de ácidos grasos) y una base o álcali, en la que se obtiene como principal producto la sal de dicho ácido y la base. Manufactura de jabón.

Segunda ley de la termodinámica: La entropí­a del universo aumenta en un proceso espontáneo y permanece constante en un proceso en equilibrio.

Sí­mbolo atómico o sí­mbolo quí­mico: De un elemento es la representación simbólica que lo identifica universalmente y corresponde a la letra inicial mayúscula de su nombre latino, seguida de una segunda letra minúscula, cuando es necesario.

Sistema: Parte especí­fica del universo bajo estudio.

Sistema abierto: Sistema que puede intercambiar masa y energí­a (por lo general en forma de calor) con sus alrededores.

Sistema aislado: Sistema que no permite la transferencia de masa ni de energí­a hacia, ni desde sus alrededores.

Sistema cerrado: Sistema que permite el intercambio de energí­a (por lo general en forma de calor) pero no permite el intercambio de masa con los alrededores.

Sistema Internacional de Unidades (o unidades “SI”): Sistema coherente de unidades de medida, en el que las unidades derivadas se obtienen a partir de siete unidades básicas: el metro, el kilogramo, el segundo, el ampere, el kelvin, el mol y la candela. Más que un sistema coherente de unidades, es un sistema que pretende una sistematización y normalización de las magnitudes fí­sicas y sus unidades de medida sobre la base de siete magnitudes y unidades básicas o fundamentales.

Sólido amorfo: Sólido que carece de organización tridimensional regular de sus átomos o moléculas.

Sólido cristalino: Sólido que posee un alto grado de orden; sus átomos, moléculas o iones ocupan posiciones especí­ficas.

Soluto: Componente de una solución que se encuentra en menor cantidad y corresponde al componente que se disuelve en el solvente.

Solvatación: Proceso de disolución en el que las moléculas de solvente rodean a las moléculas de soluto de una manera uniforme y está determinado por la polaridad del soluto y del solvente.

Tabla periódica: Tabla en la que los elementos, clasificados en orden de número atómico creciente, se sitúan de manera tal que los que poseen propiedades similares se hallan cerca unos de otros.

Temperatura: Grado de calor que posee una sustancia. Nivel térmico de un cuerpo.

Tercera ley de la termodinámica: La entropí­a de una sustancia cristalina perfecta, es cero a la temperatura de cero absoluto.

Termoquí­mica: Estudio de los cambios de calor en las reacciones quí­micas.

Unidad de masa atómica (uma): Unidad “SI” de masa, elegida especialmente para expresar adecuadamente los valores de las masas de entidades elementales y es igual a 1/12 de la masa de un átomo de Carbono-12. Ecuación que la define: 1 u = mu = ½ mC-12.

Velocidad de reacción: Las reacciones siempre necesitan un cierto intervalo de tiempo para verificarse; este tiempo varí­a ampliamente; unas reacciones se realizan en unas fracciones de segundo, otras duran horas, dí­as, incluso años. La velocidad de reacción viene definida por la cantidad de sustancia reaccionante que se transforma o desaparece en la unidad de tiempo y se encuentra influenciada por la naturaleza de los reactivos, la temperatura y la concentración.

Voltaje de celda: Diferencia del potencial eléctrico entre el ánodo y el cátodo de una celda electroquí­mica.

 

 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. sare dice:

    gracias aunque con ejercicios serí­a mejor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: