DEBATE 124: Las Palmas B apabulló ¡47-0! a Las Coloradas B en la categorí­a aleví­n (III de la 2ª Evaluación)

La palabra goleada parece no ser suficiente para describir el resultado del partido del pasado sábado entre Las Palmas B y Las Coloradas B en la categorí­a aleví­n: 47-0. Una categorí­a en la que juegan niños de 10 y 11 años y que, una vez más, vuelve a debatir si habrí­a que cambiar algo para evitar semejante bochorno en un fútbol donde los chicos todaví­a están aprendiendo.

“Vergí¼enza tendrí­a que daros meter 20 y 40 y tantos goles en categorí­a base. ¡Qué falta de deportividad de vuestros entrenadores!”, fueron algunas de las reacciones en las redes sociales tras saber el resultado del partido entre Las Palmas y Las Coloradas. El equipo amarillo, lí­der en la tabla de posiciones, enfrentaba al colista que en 10 partidos jugados no habí­a sumado ni un solo punto, llevaba 12 goles a favor y 147 en contra. Al descanso ya ganaban 24-0 y en la segunda parte casi duplicaron esa cifra hasta llegar a los 47 goles en los 70 minutos que dura un partido de esa categorí­a.

En junio de este año, un técnico de un equipo aleví­n valenciano -el CD Serranos- perdió el puesto tras ganar 25-0. Fue la directiva quien le exigió que dejara el cargo. No les habí­a gustado lo que vieron como una humillación. “Nosotros fomentamos el respeto al rival. Ha sido una decisión consencuada. Después del revuelo por el resultado, entendimos que el entrenador debí­a dejar su puesto”, explicó en su momento Pablo Alcaide, uno de los responsables de la cantera del CD Serranos. Allí­ plantearon una pregunta que vuelve a surgir en estos dí­as: ¿Qué hacer cuando hay tantas diferencias entre equipos en edad de formación?

En España, la mayorí­a de ligas autonómicas y los campeonatos estatales de baloncesto establecen hasta infantil (13 años) que el acta se cerrará cuando un equipo gane por más de 50 puntos; se sigue jugando, pero el marcador no se mueve. En el fútbol, estas medidas son muy minoritarias y consisten en no registrar en la clasificación goleadas de más de 10 goles (así­ lo hacen, por ejemplo, en la Federación Balear, en Asturias y en la Comunidad Valenciana). En la de Las Palmas, a la que pertenece la UD Las Coloradas, no existe un reglamento especí­fico al respecto.

 

Tomado de www.elpais.com

También te podría gustar...

31 Respuestas

  1. Naiara Becares Garcia dice:

    El resultado del partido entre Las Palmas y Las Coloradas me ha impactado bastante, porque nunca habí­a visto una disimilitud tan abismal. Es cierto que el entrenador puede que tenga una mera culpabilidad, pero eso no significa que sea exclusiva. Los jugadores también intervienen en este problema, ya que, a mi parecer, por muy desmañado que seas en un deporte o en algún otro asunto, no puede haber una diferencia tan radical como se puede ver en este partido. Dicho todo esto, estoy a favor de la expulsión del entrenador, y animarí­a a los jugadores a plantearse el esforzarse/implicarse un poco más.

  2. Idoia Izquierdo García dice:

    A diferencia de Naiara yo si he presentado un partido con una gran diferencia en el marcador, pero en este caso el entrenador del equipo ganador no mostró la pasividad que se muestra en el artí­culo. Llamó la atención de sus jugadores para cambiar el modo de juego, y en vez de centrarse en atacar lo hicieran en defender.
    Si hay que buscar algún culpable, yo dirí­a que es el entrenador, a los 10 años los niños quieren divertirse (y eso lo relacionan con ganar) mientras que el entrenador ya deberí­a haber alcanzado una madurez y una empatí­a para pensar en los sentimientos y en la humillación de los niños del equipo contrario. Si un entrenador no es capaz de hacer esa labor y poner un lí­mite, no creo que merezca el puesto que ocupa.

  3. Maite Justa dice:

    En mi opinión, en la enseñanza de un deporte dirigida a niños, se debe fomentar que ambos equipos se diviertan y no el que uno de los dos gane a toda costa. Leí­do este artí­culo, es obvio que el entrenador del equipo era lo único que fomentaba. No considero que sea culpa de los pequeños haber seguido metiendo goles; sino responsabilidad de quienes les han educado en ese campo. No veo mal que hayan ganado y hayan seguido demostrando que son mejores, pero creo que en una actividad que deberí­a considerarse educativa, esta competitividad no tiene cabida.

  4. Mitxel dice:

    ¿Tiene alguna similitud al alumno/a que con la finalidad de obtener “la mejor nota” utiliza cualquier método?

  5. Ainhoa Caldera dice:

    En mi opinión el deporte en estas edades tendrí­a que tener como objetivo ser una distracción y un momento de descanso para que los niños puedan realizar ejercicio, estar con amigos y divertirse. Situaciones como las que describe el articulo les hacen sentirse muy mal e incluso querer abandonar el deporte que les gusta. En estas situaciones quienes deben tomar decisiones son las personas adultas, tanto padres como entrenadores, que deben dar ejemplo de no competitividad y además las federaciones poner normas para que no vuelva a suceder una situación como esta.

  6. En mi opinión, el resultado es el reflejo del método que trabaja cada equipo, es decir, unos puede que trabajen mucho y se esfuerzen y otros lo tomen más como un pasatiempo. Eso sí­, a la hora del resultado, es bastante impactante ya que 47 goles a 0 puede desanimar a los pequeños. Desde un principio hay que concienciarles que el fútbol es diversión y no del todo competitividad, pero que se tienen que esforzar.
    Posicionándome como árbitro, con una diferencia de 10 goles pararí­a el contador, pero lo reflejarí­a en el acta tal como es la realidad para no hundir a los chavales. El resultado real puede que a los chavales les desanime , incluso con el abandono de los deportes extra-escolares, pero a lo largo de su vida no todo se les va a hacer fácil.

  7. Kepa Llanos dice:

    En mi opinión, habrí­a que seguir el método que se emplea en baloncesto. Cuando haya un número de goles determinado de diferencia, se deberí­an dejar de seguir valiendo los goles. De este modo, aunque no haya excesiva diferencia de goles en el marcador, ambos equipos jugarí­an totalmente en serio. Esto por otro lado ayudarí­a a los niños de todas las edades a darse cuenta de que no siempre van a ganar así­ que lo más importante es la deportividad y el saber perder.

  8. Alba Valero dice:

    En mi opinión, se deberí­an tomar más medidas para evitar esto. No es culpa de los niños, ya que lo único que han hecho es jugar lo mejor que han podido, pero su entrenador deberí­a haber hablado con ellos para que tuviesen en cuenta los sentimientos del otro equipo y no se pasaran tanto.
    Por otro lado, no es solo culpa del entrenador, porque en esas ligas en las que juegan niños tan pequeños deberí­an existir siempre ciertas medidas para que no se den situaciones como esa. Un resultado así­ puede afectar enormemente a la autoestima del equipo perdedor.

  9. Andrea Villar dice:

    Yo creo que se deberí­an apuntar todos los goles que se hayan marcado ya que han estado entrenando y trabajando para eso y el hecho de que el otro equipo no se esté luciendo en el partido no significa que se deberí­a frenar al otro ya que eso significarí­a dar ventajas. También es verdad que a esas edades los niños hacen deporte por diversión y no deberí­an sentirse agobiados por el resultado de un partido.

  10. Jorge Pereira dice:

    Bajo mi punto de vista, a nadie nos gustarí­a ver como nuestro equipo queda humillado debido a este tipo de resultados que pueden dar a entender que el otro equipo es muchí­simo mejor que el nuestro. Entonces sentirí­amos que todo el esfuerzo realizado no ha valido la pena. En este caso, se trata de niños pequeños a los que este tipo de resultados les puede desmotivar y desanimar, y se deberí­an tomas medidas para evitarlo, ademas de para evitar posibles encontronazos posteriores como insultos o agresiones. En otros deportes, ya se establece un número máximo de goles o puntos para evitar esa gran diferencia de un equipo a otro. Creo que esta medida serí­a muy efectiva, para que los niños se centren mucho más en el deporte y dejen de lado la competitividad.

  11. Carlos Oyanguren Romero dice:

    Bajo mi punto de vista, en el fútbol no se si se hará, pero en el baloncesto se exige que los chavales lleven en algunos casos los documentos que verdaderamente demuestren que pueden participar en esa competición en base a su edad, ya que muchas veces las diferencias entre los equipos se debe a que se tiene en el equipo chavales mayores a la edad (siempre cabe la posibilidad de tener a una futura gran estrella de ese deporte,pero suele ser muy poco peculiar) Esta medida de controlar la edad me parece la mas acertada, y en cuanto a victorias muy abultadas la humillación es muy relativa, algunos se lo tomaran de una manera y otros de otra. Unos aprenderán y otros se sentirán unos “inútiles”. Yo sigo pensando que algunos padres suelen hacer un mundo de estas situaciones por eso todo es cuestión de debatirlo y ponerlo en común entre todos los equipos de la competición.

  12. Jon Novoa dice:

    Yo creo que todo lo mencionado anteriormente es cierto, pero añadirí­a que ni los chavales ni el entrenador tienen la culpa de “golear”, si existen diferencias entre los equipos es en lo que se basa la competición. Qué prefieren que no se juegue el partido por miedo a una humillación? Entonces los chavales estarí­an peor, es una manera de aprender. Y al que no le guste pues que no participe.

  13. Claudia Sueiro dice:

    En mi opinión, lo de dejar de anotar los goles una vez alcanzado el lí­á¸¿í­te de diferencia es totalmente absurdo, ya que eso no conllevarí­a que los niños del equipo perdedor se sientan mejor, sino igual, ya que el hecho de no apuntarlos no significa que ese suceso no haya tenido lugar. En cuanto al hecho de tener que echarla la culpa a alguien, no considero que la culpa sea única y exclusivamente del entrenador, sino de todos en general. Es evidente que este deberí­a fomentar la diversión y la participación ante los goles marcados, pero el fútbol y ese tipo de deportes no dejan de ser competitivos y por mucho que la educación impartida proponga sensibilizar con los contrarios, los niños no van a dejar de querer marcar goles. Al fin y al cabo, por desgracia, eso es lo que realmente se valora en la sociedad de hoy en dí­a con los partidos de más mayores.

  14. Aida Lera dice:

    En mi opinión, los deportes son una buena manera de enseñar a os niños trabajo en equipo y a saber manejar la victoria o la derrota. Por lo que no se le deberí­a de dar tanta importancia a los goles marcados durante el partido. Creo que las medidas que se han tomado en algunas comunidades como Asturias o Las Baleares son la mejor forma de resolver el problema que se nos presenta.
    Por parte del entrenador, yo creo que él no tiene todo la culpa ya que hay padres que lo único quieren es que su hijo o hija gane todos los partidos. Por lo que por parte tanto de la familia como del entrenador deberí­an hacer ver el partido como una ocasión para pasar un buen rato con sus amigos. Y no dar tanta importancia a ganar o perder un partido.

  15. YAIZA VEGA GUTIERREZ dice:

    Son los entrenadores los que deben hacer ver a los niños que los primordial en el deporte es divertirse y aprender los valores que este enseña. Cuando el único objetivo que tiene el equipo es ganar a toda costa, se convierte en un juego sin deportividad alguna, como sucede en algunos de los ejemplos que expone el texto. A pesar de no haber vivido en primera persona experiencias como estas, considero que ,en primer lugar, se deben organizar mejor los partidos de manera que no haya tanta diferencia entre un equipo y otro, Y, en segundo lugar, saber inculcar los valores propios del deporte.

  16. Oihane Lopez dice:

    Yo empatizo con el equipo perdedor y me parece innecesario esa humillación. En mi opinión la culpa no la tiene el entrenador, sino las normas que hace que puedan ocurrir esos marcadores tan desproporcionados. Yo creo que se deberí­a de dejar de contabilizar los goles a partir de un número razonable en todos los campos y sobre todo educar a los niños, tanto los padres como el entrenador, para que se tomen el partido como un juego con cierta competitividad, pero sin importar los resultados para que esto no les pueda afectar a su autoestima.

  17. Aritz Erkiaga dice:

    Obviamente, a partir de un cierto número de goles ya no es ventajoso para el equipo seguir anotando, y no representa más que una clara humillación para el rival. En mi opinión, deberí­an implantarse medidas como que el partido finalice al alcanzar cierta diferencia en el marcador, como 10 tantos, que ya representan una clara victoria de un equipo sobre el otro. Esto no serí­a importante en categorí­as más altas, pero en esta, en la que los jóvenes jugadores están aún en desarrollo, el entrenador deberí­a haber sido moralmente responsable y detener la goleada.

  18. Naiara Villarías dice:

    Yo creo que a partir de un cierto número de goles no deberí­an seguir sumándose; ya que, el único resultado de esto es la humillación del equipo que va perdiendo. Me parece muy buena la medida que se toma en baloncesto y creo que deberí­a ser aplicada a más deportes en estas categorí­as todaví­a muy bajas, donde los niños aprenden mientras juegan para divertirse. Teniendo en cuenta que uno de los objetivos de practicar deporte es aprender, de esta forma podrí­a aprender deportividad y respeto por los demás jugadores.

  19. Raquel Carrasco dice:

    El deporte es muy importante en el desarrollo de un niño. Le ayuda a desarrollarse tanto fí­sica como psicológicamente. Hace que el niño aprenda a esforzarse para conseguir méritos y a saber que de las derrotas también se puede aprender. Sin embargo, la derrota tan aplastante que sufrió este equipo creo que no se deberí­a tolerar. En otros deportes, como en el baloncesto, existen reglas que dicen que llegados a una diferencia en el marcador se deja de contar. Esto me parece que serí­a lo lógico. Realmente la culpa no la tienen ni el entrenador ni los jugadores, sino quienes se encargan de crearlo ya que, a mi juicio, no está actualizado. Deben establecer unas reglas para que los partidos sigan siendo partidos y no humillaciones, sobre todo en estas categorí­as.

  20. Iñaki Ruiz dice:

    Bajo mi punto de vista, una derrota tan abultada como la que se muestra en este artí­culo no deberí­a ocurrir. Entiendo que los jugadores del equipo B de las Palmas traten de anotar y de ganar el partido pero por deportividad y respeto al rival, pienso que no deberí­a permitirse un resultado tan abultado.
    Por otro lado cabe recordar que esto ha ocurrido en una categorí­a aleví­n y por tanto no habrí­a que darle mucha más importancia. Sólo son niños y creo que todaví­a tienen tiempo de sobra para aprender.

  21. Miriam Ruiz dice:

    Una diferencia tan abismal en los resultados deberí­a prohibirse ya que, en mi opinión, con esto solo se consigue humillar y hacer pensar a las jóvenes mentes en crecimiento del equipo perdedor que son unos inútiles y deberí­an dejar algo que les hace felices.

    En otros deportes como han citado algunos compañeros, estas situaciones se evitan mediante algunas normas, y creo que esa es una buena solución para este problema. Tomando esas medidas, se consigue que los niños aprendan desde pequeños que no está bien ejercer estas actitudes sobre otras personas ya que pueden dañar notablemente la autoestima ajena.

  22. Iker Gómez dice:

    El fútbol infantil es una forma de ayudar a los niños a ocupar su tiempo libre, hacer ejercicio, aprender a hacer amigos y pasarlo bien. Por eso deberí­a organizarse de tal forma que esto no fuera posible. Bien es cierto que por respeto tanto el entrenador como los jugadores deberí­an haber cambiado su actitud, pero al fin y al cabo se trata de una competición y se ve que anteponen la victoria al respeto, allá ellos…
    Lo que realmente no entiendo es por qué dos equipos tan desiguales se encuentran en la misma categorí­a. Las categorí­as de fútbol sirven para enfrentar a equipos de caracterí­sticas similares, siempre va a haber desigualdades y goleadas entre los primeros y los últimos de cada categorí­a, pero si se meten más de 10 goles en un partido esa categorí­a está mal diseñada.

  23. Andrea Díaz dice:

    En mi opinión, es cierto que resulta una humillación semejante resultado, y más cuando se trata de niños a edades tempranas, que no tienen el concepto de perder aún asimilado. Creo que es tarea del entrenador hacer saber a los participantes que perder forma parte del juego, “enseñarles” a perder, porque no todas las veces se gana, que a veces se pierde. Además, considero que el hecho de dejar de anotar los goles cuando se alcanza un número considerable, es una estupidez, ya que los niños son conscientes de que esos goles siguen estando ahí­, aunque no se anoten. Al fin y al cabo, aunque resulte un poco triste, en esta sociedad lo importante es ser el mejor en todo…..

  24. Koldo Ajuriaguerra Sabando dice:

    Es cierto que una goleada así­ es humillante, pero tenemos que aprender a que no siempre se gana y mejor empezar a asimilarlo desde pequeños ya que la vida nos pondrá muchos retos, los cuales unas veces ganaremos y otras perderemos. El entrenador yo creo que tiene un papel importante a la hora de enfrentarse a una derrota así­ para que sus jugadores no se hundan y al siguiente partido jueguen mejor.

  25. Markel Amo Sanchez dice:

    Yo,sinceramente, no veo en esta situación un motivo para echar culpas o para obligar a un entrenador a marcharse. Por lo que a mí­ respecta, esos jugadores tan solo trataban de divertirse sin querer hacer ningún mal a nadie y, supongo, que el entrenador harí­a lo mismo. Me parece erróneo, además, el enfoque que se le esta dando al asunto del entrenador: el, seguramente, no haya querido humillar a ningún equipo de niños de diez años, solamente ver disfrutar a sus jugadores.

    Y de aquí­ me surge otra pregunta, ¿por qué deberí­a alguien parar de hacer algo en lo que es bueno simplemente porque hay otro que es peor? Podrí­amos extrapolar esta pregunta a las aulas, por ejemplo. Si en una misma clase hay un chico que saca dieces y otro que suspende, ¿se le pide al que saca dieces que deje de hacerlo porque esta humillando a su compañero? No, esto no ocurre y me parece que deberí­a ser igual en el ámbito deportivo.

  26. Jokine Laforga dice:

    Estoy de acuerdo con algunos de mis compañeros, ya que a partir de un determinado número de goles se deberí­an dejar de contar o dar como terminado el partido. Me parece un buen método el del baloncesto. El deporte no es una competición para saber quien es mejor o peor, ya que solo tratan de divertirse y pasar un bueno rato con sus compañeros y no para llevarse un mal rato.

  27. Álvaro Narváez dice:

    Estoy seguro de que a nadie le sienta bien perder por diferencias tan abultadas, pero es lo que tiene competir. Si el rival es infinitamente superior al equipo en cuestión no queda otra que admitirlo. Es cierto que son niños de 11 años pero el deporte es lo que tiene, no puedes poner lí­mites al mejor, cada cual muestra su potencial máximo. Lo que no se debe tolerar son los vaciles y burlas que traen estas “palizas”, pero en cuanto al ámbito deportivo no se puede reprochar nada a nadie.

  28. Héctor del Corral dice:

    Pienso que a pesar de tal humillación ni los jugadores ni el entrenador han mostrado un comportamiento del todo injusto. Es cierto que el resultado denota que el equipo ganador no ha tenido piedad alguna con el rival, pero al fin y al cabo es una competición en la que gana el que más goles anota. Al fin y al cabo el entrenador fue el que decidió no reducir el ritmo de su equipo y quien sabe, quizás fue ocasión para que una futura estrella se luciera ante sus rivales y demostrara su talento.
    Moralismos aparte, para evitar que ocurra este tipo de controversias se deberí­a establecer una ventaja máxima de goles a partir de la cual se le diera al equipo perdedor la oportunidad de abandonar el partido

  29. Andrea Pérez Pérez dice:

    La verdad es que yo no soy experta en fútbol, pero sí­ he visto la moral que le queda a mi hermano tras perder 8-0. Muchas veces los propios jugadores se dejan llevar por la felicidad del momento y no se dan cuenta de que sus acciones pueden estar dañando al otro equipo. En estas situaciones, los entrenadores, que son adultos y en teorí­a, la voz de la razón, deberí­an tratar de establecer un lí­mite (si no está ya establecido) para que situaciones como esta no se repitan y se juegue de manera respetuosa.

  30. Zuriñe Diaz dice:

    Creo que en cualquier ámbito debemos de saber perder. En estas edades perder o ganar no debería de ser lo más importante, creo que aprender a jugar y pasar un buen rato sería lo esencial, aunque esto implique perder,no obstante, si se gana mejor. Perder, en algunas ocasiones nos ayuda a mejorar y en la próxima ocasión hacerlo mejor. Me parece absurdo el hecho de dejar de anotar los goles aunque haya mucha diferencia de un equipo a otro ya que se pueden dar ocasiones en que se puede remontar por muy difícil que parezca.

  31. LORENA GIL dice:

    En mi opinión si que deberian estimarse unos limites como en el baloncesto para intentar que los jovenes que juegan ilusionados a un deporte que les fascina no se desmoralicen. Cierto es que lo justo seria que se vieran claramente los resultados y que los entrenadores y los jugadores de los equipos, por pequeños que sean, utilizasen las derrotas como aprendizaje para no repetir sus errores. Porque yo creo que se debe utilizar este tipo de extraescolares como una via para enseñarles a los niños valores que es mejor inculcarles desde pequeños.
    Por otro lado, aunque no conozca el caso con exactitud ni la postura que adoptó el entrenador del equipo ganador, no veo adecuada su destitución, ya que el ha preparado a su equipo para hacerlo lo mejor posible y es lo que ellos intentaban haced, en ningun momento creo que intentaran humillarles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: