DEBATE 125: “Extraescolares” (IV de la 2ª Evaluación)

En España, según el último estudio del Instituto Nacional de Calidad y Evaluación (INCE), más del 70% de los alumnos de Primaria y más del 60% de los de Secundaria están apuntados a extraescolares. Hay unanimidad entre los expertos a la hora de afirmar que son beneficiosas para el desarrollo de los niños -mejoran sus capacidades fí­sicas, su creatividad, complementan la formación de la escuela-, pero esta afirmación va aparejada de una seria advertencia: las extraescolares dejan de ser algo bueno para el niño cuando se convierten en un agobio. Para que esto no ocurra, lo primero es buscar un equilibrio y, sobre todo, estar muy atentos a los indicios que da el alumno/a.

También te podría gustar...

28 Respuestas

  1. Carlos Oyanguren dice:

    Las actividades extra escolares son buenas siempre y cuando sepas priorizarlas, como bien se dice primero el deber y después el placer. Ademas deberí­amos decir que si nos resultan un agobio deberiamos dejar de practicarlas porque dejan de ser beneficiosas

  2. Andrea Gallén dice:

    Las actividades extra escolares aportan mayoritariamente beneficios a los alumnos, sirven para relajarse y aprovechar el tiempo libre realizando una actividad que nos guste, además, muchas veces estas complementan la enseñanza impartida en los colegios mejorando aún más la educación de los jóvenes. Sin embargo, no siempre tienen un efecto positivo, sobre todo cuando se convierten en un agobio para la persona que realiza dichas actividades. En caso de darse este último caso creo que lo que deberí­a hacerse es priorizar otras cosas e invertir algo menos de tiempo en las actividades extra escolares.

  3. Iñaki Ruiz dice:

    Desgraciadamente muchas de las actividades extraescolares son elegidas por los padres no en función de los gustos de sus hijos sino de las aspiraciones de aquellos, ya que consideran que así­ los niños tendrán un mejor futuro o incluso sirven para “aparcar” a los menores cuando ellos no pueden hacerse cargo de su cuidado . Clases de inglés, judo, baile, chino… no discuto que sean muy positivas para el desarrollo del menor pero únicamente si es su deseo realizarlas.

  4. Claudia Sueiro dice:

    A dí­a de hoy muchos niños no optan ellos mismos por realizar las extraescolares. Este es un hecho que seguramente a muchos de nosotros nos sea conocido incluso en primera persona. Son los padres los que dedicen qué debe hacer el niño al salir del cole. Por desgracia, hay casos en los que incluso no se hace por el bien del niño, sino por propio gusto de los padres, ademáÅ› de “perder de vista” un rato más a sus hijos. Se que lo que he dicho suena muy duro, pero es la realidad, pero no siempre claro está. Realizar extraescolares siempre viene bien y fomenta muchas cualidades positivas a no ser que se les atosigue a los niños con ellas, por que como todos sabemos, todo en exceso es malo, y la presión tambien influye negativamente.

  5. Naiara Villarías dice:

    Las actividades extraescolares son beneficiosas, sí­, pero en cierta medida. Como pasa con todo lo demás no es bueno en exceso. Está bien que los niños puedan complementar sus estudios del colegio con clases de algún idioma, o practicando un deporte, pero no es esa su única utilidad. Gracias a estas actividades los niños se socializan al conocer a otros niños que son nuevos para ellos y tratar de integrarse en un grupo nuevo. Además, pueden realizar muchas de las actividades que a ellos les gustan y practicarí­an aun no estando apuntados a ninguna actividad, como el fútbol por ejemplo.

  6. Mitxel dice:

    Como dice Claudia, puede sonar duro lo de “perder de vista un rato a los hijos/as”… Sin embargo, coincido con ella. Como ocurre en otras afirmaciones no se puede generalizar pero que existen casos… es más que evidente. Solo hay que escuchar por la calle las expresiones de padres y madres en periodo vacacional….

  7. Aida Lera dice:

    Las extraescolares son un buen método para que los niños puedan desconectar durante unas horas de la rutina del colegio, siempre y cuando el niño o niña disfrute con la actividad que está realizando. Por una parte todo en su medida es beneficioso, pero en cuanto se excede puede traer consecuencias negativas que van a influir tanto en el estado de ánimo del niño como en sus estudios. La triste realidad es que algunos padres intenta que su hijo sea el mejor en alguna actividad solo para complacerse a sí­ mismo. Y esto puede provocar al niño un gran agobio por querer complacer a sus padres y no defraudarlos.

  8. Alba Valero dice:

    Las actividades extraescolares son importantes, porque permiten a los niños probar cosas nuevas. A veces incluso pueden hacerles descubrir un talento que desconocí­an e influir en su futuro.
    Sin embargo, en ocasiones los padres apuntan a sus hijos a demasiadas extraescolares, sean o no del gusto del niño, y una actividad que en principio deberí­a servir para disfrutar acaba convirtiéndose en un agobio. La mayorí­a de las veces no ocurre porque el niño quiera realizarlas todas, sino porque sus padres le obligan, ya sea porque quieren que esté ocupado o porque quieren que le gusten las actividades que ellos no pudieron hacer.

  9. YAIZA VEGA GUTIERREZ dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con el texto. Las actividades extraescolares son muy enriquecedoras independientemente del tipo de actividad que se realice. Además, nos ayudan a desconectar de la rutina del colegio. Sin embargo, en muchas ocasiones nos sentimos agobiados por no saber administrar bien el tiempo y compaginar estudios con otras actividad. Creo que es necesario saber organizarse y tener claro cuáles son nuestras prioridades y nuestras actividades secundarias. Esto es muy subjetivo pues hay personas que pueden llevar a cabo un gran número de extraescolares mientras que otros se sienten agobiados con cualquier actividad que requiera de su tiempo de estudio.

  10. Oihane Lopez dice:

    Las extraescolares son buenas si se hacen con moderación y no es bueno en exceso. También me parecen importantes, si se hace como refuerzo necesario para mejorar alguna asignatura en el colegio, o como hobby para desconectar de la rutina escolar. Además estas actividades ayudan en la socialización de los niños, al tener que integrarse en nuevos grupos.

  11. Álvaro Narváez dice:

    Estoy seguro de que las actividades extraescolares son beneficiosas para la evasión y la formación de los niños. En el momento en el que empiezan a resultar un agobio creo que se debe buscar otra actividad alternativa como complemento al colegio. Preferiblemente dichas extraescolares deben ser aquellas que implican la práctica deportiva, de esta manera se evitarí­a en gran medida las tan preocupantes obesidad y demás problemas alimenticios que impiden llevar una vida saludable.

  12. Jokine Laforga dice:

    Las actividades extraescolares son muy buenas pero si lo haces porque quieres y te gustan. íšltimamente los padres están eligiendo las actividades que quieren hacer sus hijos y eso no esta nada bien,porque en ese caso los niños no hacen lo que quieren sino que lo hacen por obligación. En mi opinión las extraescolares son para poder despejarse un poco y divertirse con diferentes personas y hacer lo que realmente te gusta.

  13. Raquel Carrasco dice:

    Las extraescolares, en mi opinión, son una parte muy importante dentro del desarrollo de un niño. Hacen que el niño se socialice con otros niños y tenga interés por cosas que quizás nunca hubiera tenido interés si no le hubiesen apuntado a dicha actividad. Sin embargo, a veces los padres le dan más relevancia a algunas actividades que a otras. Hacer deporte es una extraescolar que todo niño deberí­a hacer, si le gusta, pero otras extraescolares como los idiomas también son importantes y a veces puede que no se tengan en cuenta. Creo que, aparte de encontrar el equilibrio en la cantidad de extraescolares que deberí­a hacer un niño, también hay que encontrar la proporción correcta del tipo de actividades que debe hacer.

  14. Kepa Llanos dice:

    No cabe duda que las extraescolares puede aportar muchos aspectos positivos a cualquier persona. Existen extraescolares que pueden desarrollar aptitudes fí­sicas y a nivel educativo. Sin embargo, como todo, en exceso puede llegar a perjudicarnos. En caso de tener muchas extraescolares, podemos sentirnos muy agobiados y esto puede acarrearnos perder la motivación. En caso de que esto ocurra, cada vez irí­amos con menos ganas y ya no nos servirí­an para absolutamente nada.

  15. Idoia Izquierdo dice:

    No se puede negar que las extraescolares aportan una gran cantidad de aspectos positivos a los niños. Es más, siempre hemos oí­do que de niños adquirimos más conocimiento que de mayores. Al fin y al cabo, es la etapa en la que más cosas aprendemos: relacionarnos, hablar, andar, entender, estudiar… pero todo en su justa medida.
    Lo que quiero decir es que todas estas cosas no tienen nada negativo aparentemente, pero en el momento en el que se juntan por las tardes en extraescolares o particulares el niño se satura y no atiende a las cosas básicas como atender en el colegio.

  16. Héctor del Corral dice:

    Podemos distinguir entre dos tipos de extraescolares. Por un lado, aquellas que los niños hacen por puro entretenimiento, estas suelen ser deportivas y sociales, y por otro, están las que los niños suelen aborrecer más, las académicas. Lo óptimo serí­a encontrar un equilibrio entre ellas, pero pienso que incluso sufrir algo de agobio puede curtir a los jóvenes, puesto que debemos enseñarles que no todo lo que les rodea es alegrí­a y placer. En conclusión, los niños deben enfocar su tiempo libre a disfrutar de lo que hagan, pero siempre siendo conscientes de cuales son sus obligaciones porque, al fin al al cabo, queremos conseguir educar a niños con una vida plena y seguros de sí­ mismos

  17. Maite Justa dice:

    Considero que las extraescolares completan la educación y puede conseguir que los niños descubran y desarrollen habilidades que de otra manera no podrí­an. Si que es cierto que hay quien enví­a a sus hijos a una extraescolar solo para tener esa hora libre y poder tomarse un café, pero evidentemente no deberí­a ser esa la razón. Debe buscarse el equilibrio, encontrando una actividad didáctica que le guste al hijo o hija y nunca permitir que sientan demasiada presión a raí­z de estas extraescolares. También hay distintos niveles de exigencia en estas actividades, debe buscarse algo acorde con el menor, que le haga desconectar y le permita mejorar.

  18. Koldo Ajuriaguerra Sabando dice:

    En mi opinion las extraescolares considero que son un buena ayuda en nuestros estudios pero creo que deben realizarse si son verdaderamente necesarias, ya pasamos bastantes horas estudiando. Yo creo que es mas satisfactorio para un niño realizar una extraescolar en la que pueda evadirse por unas horas de los estudios y ademas de relajarse demostrar otras aptitudes que igual no habia descubierto.

  19. Jorge Pereira dice:

    Pienso que las extraescolares, independientemente de que tipo sean, son muy beneficiosas en muchos sentidos: ayudan a desconectar un poco de todo, a desarrollar capacidades, a moverse haciendo ejercicio… Bien es cierto que, aunque hay que dedicarles tiempo, no deben ocupar todo nuestro tiempo porque no dejan de ser actividades no obligatorias, que se hacen fuera de la escuela. Para ello, la organización es clave para sacar tiempo para todo: para el colegio, las extraescolares y el descanso. Es importante recordar que deben ser actividades que nos gusten y nos satisfagan, y no para pasar el rato ni que supongan una gran presión para los niños y niñas.

  20. Andrea Pérez Pérez dice:

    Las extraescolares deberí­an ser escogidas con los niños. Cuando los pequeños sientes que son un agobio es cuando han sido forzados a practicar un deporte que no les gusta, cuando son obligados a tocar un instrumento… Sin embargo, las extraescolares tienen que formar parte del crecimiento de un niño, no vale que el hijo diga que no le apetece hacer nada. En las extraescolares los niños conocen gente, aprenden ha trabajar en grupo (si no son actividades individuales) y disfrutan de la compañí­a de sus amigos. Además, para los padres trabajadores supone un tiempo valiosí­simo en el que pueden hacer recados que no han podido hacer con anterioridad.

  21. Naiara Becares García dice:

    Es cierto que las extraescolares nos ayudan a mejorar tanto en estudios como en forma fí­sica, y si uno se esfuerza bastante, se puede llegar a apreciar en los resultados. Por otro lado, al nivel en el que estamos en este curso (2º bachillerato), el tiempo es muy valioso, y debemos aprovecharlo lo máximo posible. Muchos han dejado las extraescolares por falta de interés, por agobio o por tiempo. Otros, en cambio, se han apuntado, sobre todo en academias, para reforzar la asignatura que les resulta más difí­cil. Me parece un buen método, siempre que no se lleve al lí­mite.

  22. Zuriñe Díaz dice:

    Tal y como se dice en el texto, las actividades extraescolares son muy enriquecedoras para favorecer la creatividad y mejorar las capacidades fí­sicas de los niños. Pero en algunos casos no se hacen por gusto, hay muchos padres que fuerzan a sus hijos a practicar extraescolares que no les gustan simplemente por salir de la rutina del colegio. Otros, hacen demasiadas extraescolares y este es el momento en el que nos entra el agobio, ya que no sabemos cómo compaginar estudios con otras actividades. Por esto, es importante una buena organización

  23. Es cierto lo que dice el artí­culo, la mayorí­a de los estudiantes estamos apuntados a alguna actividad extraescolar, ya sean idiomas, deportes o en alguna academia para reforzar las clases del colegio. Para algunos son un entretenimiento porque les gusta lo que hacen, y tienen nuevos amigos, pero para otros es una obligación de los padres y ya no disfrutan tanto. Estas horas a veces quitan tiempo de descanso y al final aparecen los agobios y nervios. Creo que sobre todo cuando los niños son pequeños, y todaví­a no saben lo que les gusta, los padres les apuntan a todo lo que pueden y cuando ya son mayores, casi odian esas actividades. Hay que oí­rles y también dejar que decidan.

  24. Aritz Erkiaga dice:

    También hay que tener en cuenta que algunas extraescolares se realizan con alguna finalidad académica (inglés o euskera para obtener tí­tulos). Incluso las hay que van directamente ligadas al área de estudio que comprenden y los tí­tulos académicos, como una carrera universitaria va ligada a su titulación (por ejemplo, las enseñanzas musicales profesionales). En estos casos, dejar la actividad de lado puede no ser una opción si se desea obtener el tí­tulo en algún momento, incluso si entra en conflicto con el ámbito escolar.

  25. iker gómez dice:

    Una actividad extraescolar debe tener como objetivo la diversión y la mejora de las capacidades del alumno. También es cierto que ayudan a desahogar a los padres, pero ese no debe ser su principal objetivo. En mi opinión deben valorarse en cada caso tanto las necesidades como las capacidades del niño/adolescente en cuestión para decidir cuantas horas dedicará a las extraescolares y cuáles serán estas, pero sobre todo teniendo siempre en cuenta su opinión.

  26. Lorena Saldaña dice:

    Si tuviera que hablar de mí diría que me gusta ir a las extraescolares, independientemente de que se haga en ellas. Son una vía de escape de el día a día, para desconectar de la rutina y los estudios. Aparte que son muy educativos y nos ayuda a relacionarnos con gente. En mi opinión, deberíamos realizar mas, en vez de pasar las tardes estudiando sin parar, creo que sería bueno tener mas actividades extraescolares.

  27. LORENA GIL dice:

    Estoy de acuerdo con lo que dicen los expertos. Creo que cualquier tipo de extraescolar, si es del gusto del niño que la realiza, es beneficiosa. Ya que en ellas a parte de desarrollar algunas aptitudes que no se fomentan en los colegios conoces a más gente y fomentas también tu lado mas social, obligándote a relacionarte con más niños con los que compartes tanto aficiones como situación.

  28. Markel Amo Sanchez dice:

    Las extraescolares, en mi opinión, resultan sumamente benficiosas para el desarrollo del niño, ya sea física o intelectualmente. Sin embargo, en el momento en el que se comienza a sobrecargar al niño en cuestión con actividades de distintos tipo, mermando así su tiempo libre, se produce un agobia y esto lleva a producir la sensación de acudir por obligación a dicha actividad. Finalmente, el niño pierde las ganas de acudir y termina desaprovechando las clases, los entrenamientos…

    Por tanto, resulta inútil obligar o sobrecargar a un niño con actividades extra escolares, ya que, a partir de ese momento, estas pierden todos los efectos beneficiosos que las caracterizan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: