DEBATE 130: Detenida una pareja por negarse a pagar una cena de casi 4.000 euros (IV de la 3ª Ev.)

La Policía Nacional ha detenido a una pareja –un hombre de 34 años y una mujer de 43, ambos italianos– como presuntos autores de un delito de estafa después de que se gastaran 4.000 euros en el restaurante de un hotel del sur de Gran Canaria y negarse a pagar.

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA. Fue el responsable del establecimiento de restauración el que denunció que una pareja había cenado en el restaurante pidiendo dos botellas de vino de alta calidad cuyo precio por unidad era de 1.950 euros y que luego se habían negado a pagar la cuenta alegando que esas botellas de vino no eran las que habían pedido.

De esta manera, la Jefatura Superior de Policía ha explicado que los agentes que se desplazaron al lugar se entrevistaron con los empleados, quienes confirmaron los hechos.

Asimismo, los policías comprobaron que el vino servido se correspondía con el que la pareja había pedido, por lo que procedieron a su detención como presuntos autores de un delito de estafa.

Tomado de www.DEIA.es

También te podría gustar...

16 Respuestas

  1. Carlos Oyanguren dice:

    Bajo mi punto de vista, me parece una situación más bien comics e incluso de película. Por parte de la pareja creo que razón pueden tener ya que igual no sabían el precio o a la hora de elegir en la carta no lo leieron bien. Pero hacer que la policía tenga que intervienir en el asunto lo veo excesivo, por esa razón no sé muy bien que decir en esta situación así que veo mejor no mojarme y callar

  2. Alba Valero dice:

    En mi opinión, si se logra demostrar que la pareja pidió esos productos, es lógico que los arresten. Al comer en un restaurante es importante mirar bien los precios antes de pedir, por si algo es demasiado caro. Además en este caso, siendo italianos, deberían haber sido conscientes de cuanto costaba, ya que en Italia se utiliza la misma moneda.
    Por otro lado, en caso de que haya habido una confusión, deberían tratar de demostrarlo o llegar a un acuerdo con el propietario del bar.

  3. Maite dice:

    Coincido con Carlos en que parece una situación cómica. No estamos acostumbrados a ver policías en los restaurantes y mucho menos a disponernos a pagar ese precio por unas botellas de vino. Pero siendo objetivos, no deja de ser un delito. Si la pareja no paga sucuenta, el restaurante tiene que correr con el coste de esas botellas y asumir esa deuda. Por tanto, sería como si esa pareja hubiese ido al almacen del restaurante y la hubiese robado. Existe la posibilidad de que haya sido una confusión, pero considero que tratando de un vino tan exclusivo no puede haber lugar a error tanto por quien la pide por como quien la ofrece. Así que, veo adecuado que esta pareja sea multada por el escándalo y obligada a pagar la deuda.

  4. Ainhoa Caldera dice:

    Si está demostrado que pidieron ese vino, tienen que pagarlo. Si se niegan, el dueño del local está en su derecho de denunciarlo.
    Ultimamente se han dado varios casos de personas, incluso familias completas que han huído de un restaurante sin pagar. Hicieron la reserva para celebrar un bautizo o comunión y en el momento de los postres desaparecieron todos sin pagar.
    Cuando sucede algo así, hay desconfianza. Además una persona, como cliente tiene que ser responsable y si pide algo, luego abonarlo. La obligación de todo cliente es mirar la carta de precios o preguntar antes de pedir.

  5. Jorge Pereira dice:

    En mi opinión, en caso de que demuestre que pidieron esas dos botella vino, considero lógico que la pareja deba pagarlas y que si se niegan, sean detenidos. No dudo de que pudiese llegar a ser una confusión, pero creo que en ese tipo de eventos es importante tener en cuenta los precios porque sin darse cuenta se pueden disparar. Además, tratándose de un producto exclusivo (cuyo precio me parece desorbitado), dudo que el restaurante lo ofrezca a cualquiera como algo común. Como dice Ainhoa, este tipo de casos en los que la gente se va sin pagar son algo frecuentes en los últimos años, por lo que este puede ser otro caso más. Me pregunto como eligieron en ese restaurante, teniendo en cuenta el precio del vino…

  6. Claudia Sueiro dice:

    Coincido totalmente con lo que han comentado mis compañeros. Considero que habríá sido casi imposible que los clientes salieran impunes de esa situacióń, que de mayor o menos gfravedad es un delito. Además, en los úĺtimos años se han escuchado delitos mucho menores con consecuencias semejantes. Por otra parte, la excusa presentada por los clientes me parece que carece de sentido pero que es bastante ingeniosa ya que es díficil probar que hayan pedido tal producto. No me cabe ninguna duda de que es problable que en algunestablecimiento se haya podido dar una caso de tal estafa, pero no tan extema. Creo que la culpa es simplemente de ellos, seguramnete ellos ya sabían a lo que se enfertaba, y si no su problema es. Al fin y al cabo, no es el establecimiento es que se tiene que adaptar a las posibilidades econocmicas de cada cliente, sino al contrario. Yo, personalmente, si sé que no me lo puedo permitir no iría a sitios así e intentar, echandole cara, salir beneficiosa.

  7. IÑAKI RUIZ GARCIA dice:

    Si en el juicio se demuestra que realmente la pareja pidió el vino que les fue servido deberán ser castigados con la pena que imponga la ley por cometer el delito de estafa. Estas personas habrían utilizado el engaño para conseguir su beneficio (el disfrute del vino) produciendo un perjuicio en el patrimonio del dueño del restaurante y por lo tanto deben responder por su comportamiento ya que el caso cumple los requisitos que se precisan para constituir un delito de estafa (disminución patrimonial como consecuencia de un engaño).

  8. Yaiza Vega dice:

    Si hay pruebas de que esa pareja realmente pidió esas botellas es lógico que la pareja sea arrestada. Los asuntos de estafas y otros delitos del estilo son casos difíciles pues en muchas ocasiones no existen pruebas suficientes como para arrestar a los sospechosos. Sin embargo, en este caso se ve claramente cuáles son las intenciones de los estafadores a mi parecer. No creo que haya confusiones en un restaurante que venda un producto de un precio tan alto pues sería un fallo garrafal.

  9. Andrea Gallén dice:

    Bajo mi punto de vista es normal que está pareja haya sido arrestada. Las escusas utilizadas por esta pareja de italianos no tienen ninguna base justificable.
    Por una parte, se ha confirmado que el vino era el que ellos pedían, por lo tanto lo que ellos habían alegado que era un vino falso, no lo era.
    Por otra parte, teniendo en cuenta el precio como bien ha concretado Alba hay que tenerlo en cuenta antes de pedir cualquier cosa en un restaurante, no todo el mundo tiene dinero suficiente como para permitirse pagar lo que hay en un lugar donde se vende comida, y menos todavía cuando se trata de productos de calidad, como puede suponerse que era este vino por su precio tan alto.
    No obstante, la reacción de la pareja puede llegar a ser comprensible, a nadie le parece comprensible que haya que pagar tal cantidad de bebida, aunque sea de calidad. De todos modos, esto no perdona que se hayan saltado las normas y que vayan a recebir su castigo.

  10. Naiara Villarías dice:

    Yo creo que la excusa que pusieron los clientes del restaurante fue bastante inteligente, en el sentido de que es difícil demostrar si realmente fue ese vino el que pidieron o los empleados se equivocaron. Sin embargo, resulta curioso que, casualmente, se equivocaran con el vino más caro. Esta es una de todas las razones por las que creo que simplemente es un caso de intento de estafa al restaurante, y por lo tanto, deberían ser castigados con la pena correspondiente. En mi opinión, lo que consiguen estos tipos de delincuentes es que los restaurantes dejen de confiar en los clientes.

  11. Raquel Carrasco dice:

    Coincido con la mayoría de mis compañeros en que la pareja era consciente de que tipo de vino estaban pidiendo y por tanto, cuanto tendrían que pagar. Aunque, en algunas ocasiones puede que sea culpa del camarero por no haber apuntado bien la comanda, en este caso, es demasiada casualidad que se equivocaran justo con unos de los vinos más caros de toda la carta. Creo que la pareja de italianos actuaron intencionadamente y no pensaron bien las consecuencias que les iba a acarrear la estafa.

  12. Unai López dice:

    En mi opinión la pareja merece ser detenida ya que en todas las cartas de los restaurantes junto al producto viene su precio y han intentado acusar de fraude a un restaurante. Sabían claramente que el producto tenía ese precio y estoy seguro de que reconocieron la calidad del vino ya que una diferencia tan abismal en el precio de un producto tiene que ser notada en su sabor.

  13. ANDER VERDEAL SAINZ dice:

    La mayoría de las personas, a la hora de entrar en un restaurante, nos fijamos sobre todo en el precio, dándole también importancia a la calidad y servicio. Desde mi punto de vista, es incierto que les sirviesen otro vino ya que a la hora de probarlo se hubiesen dado cuenta que no era lo que habían pedido, porque creo que si era tan caro, tendrían que entender mucho de vinos, y si no les gustaba no haber pedido la segunda botella. Esta pareja italiana, lo que quería era aprovecharse del restaurante, y me parece estupendo que hayan sido detenidos por creerse tan listos.

  14. Koldo Ajuriaguerra dice:

    Podría haber sido un fallo del camarero al apuntar el pedido pero pienso que el propio camarero se aseguraría advirtiendo a los clientes del precio de ese vino y si realmente era lo que querían. Una vez asegurado no creo que pueda caber la posibilidad del error sino de la cara dura de esos clientes que disfrutaron de un buen vino sin pagarlo. Hay gente con mucha cara dura y me parece muy bien que sean detenidos y juzgados porque ponen al pobre camarero en duda cuando el hace su trabajo honradamente y seguro por un sueldo bajo.

  15. Naiara Becares García dice:

    En mi opinión, es justo que sean detenidos por dicho acto. Debemos controlar nuestros impulsos, y pensar en las consecuencias que puede haber al hacer la acción. Por mi parte, a pesar de que hay ciertas bebidas que son de alta cantidad, no tienen por qué llevar unos precios tan elevados. Aunque esto no suprime la culpa que tienen los dos. Además, otra de las situaciones en las que han fallado ha sido a la hora de mentir, ya que tarde o temprano, la verdad siempre sale a la luz.

  16. Idoia Izquierdo dice:

    No coincido con la mayoría de mis compañeros, la intención de esta pareja dudo mucho que hubiera sido engañar al dueño del restaurante. Yo, desde mi ignorancia en bebidas alcohólicas, y mucho más las sofisticadas, no hubiera sido capaz de distinguir la diferencia entre un vino bueno y uno malo, y teniendo en cuenta que en los restaurantes de este tipo no suele aparecer el precio en la carta… yo me hubiera visto en el lugar de la pareja.
    Como consecuencia de esta situación, la próxima vez se asegurarán de conocer el precio de los productos que consumen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: