DEBATE 142: Los txokos y las lonjas juveniles deberán cerrar a la misma hora que los bares (1º de la IIIª Ev.)

El Gobierno vasco ha decretado por primera vez a qué hora deberán cerrar txokos, sociedades gastronómicas y lonjas juveniles. Lo ha hecho a través del nuevo reglamento de espectáculos y actividades recreativas, aprobado hace una semana por el Consejo de Gobierno y que entrará en vigor dos meses después de su publicación en el boletín oficial del País Vasco, a mediados de abril. Por primera vez, la normativa categoriza a las sociedades gastronómicas y a los locales de ocio juvenil en el mismo grupo (el II) que a los bares normales, tabernas y restaurantes. Los mete en el mismo saco. Todos deberán cerrar a la una de la mañana como máximo de lunes a jueves, mientras que los viernes, sábados y vísperas de festivos su horario podrá prolongarse hasta las 2.30 horas. Eso sí, en el periodo comprendido entre el 1 de junio y el 30 de septiembre podrán abrir media hora más que en invierno. Además, van a tener otras dos horas de ampliación en fiestas, Semana Santa, durante los Carnavales o fechas especiales si los ayuntamientos lo autorizan.

La normativa afectará a las cerca de 1.500 sociedades gastronómicas que existen en Euskadi pero también a los más de 62.000 jóvenes que comparten una lonja juvenil, según los últimos datos del Gobierno vasco. Estos locales solo están regulados en algunos ayuntamientos, que en algunos casos, como en Berango, les impusieron también un horario de cierre. Socios de las sociedades gastronómicas consultados por este periódico, así como algunos jóvenes, reaccionaron con sorpresa a esta novedad. «Son espacios privados de reunión», criticaron.

Tomado de www.elcorreo.com

 

También te podría gustar...

13 Respuestas

  1. ALVARO ARANDA dice:

    Esta ley es incongruente totalmente, suponiendo que dichos locales son para el uso privado, no deben tener el horario de un establecimiento de cara al público. Debemos tener en cuenta que es como si tenemos un hogar, no debemos estar limitados a ciertos horarios. Recalcamos que al ser un lugar en el que se paga por un alquiler o es de nuestra propiedad y sin dar un servicio público, no se debe restringir el uso.

  2. Leire Sánchez dice:

    Las lonjas y los txokos son recintos donde los inquilinos pagan un alquiler (o incluso son propietarios de los mismo) para su uso privado, no público. Por lo que meterlos en el mismo campo que los bares y restaurantes no tendría ningún sentido. Teniendo en cuenta que las lonjas y txokos son establecimientos privados, como las casas y pisos, es normal que tengan leyes que regulen la convivencia entre los vecinos de la comunidad y del barrio donde se sitúen (por ejemplo, la prohibición de hacer ruido excesivo a partir de ciertas horas), pero es incoherente el hecho de tener la obligación de cerrar por la misma normativa que los establecimientos públicos, ya que su uso es completamente diferente. En este ámbito, no se puede regular de la misma forma un lugar privado que uno público.

  3. Raúl Alonso dice:

    Restringir el uso es una solución fácil para afrontar el problema de los ruidos generados por estos locales y las quejas que estos suponen por parte de los vecinos. Las lonjas juveniles son de uso privado al igual que las sociedades gastronómicas. Por lo tanto es parecido a restringir el uso a una vivienda. La solución no pasa por prohibir ciertas horas sino por hacer que se cumplan los horarios en los que está permitido hacer ruido( dentro de unos límites legales)

  4. June Robles Martínez dice:

    Las lonjas y los txokos son un espacio privado que se usan como lugar de reunión, ya que a las personas nos gusta tener relaciones sociales y más a los jóvenes. Los espacios privados no se tienen que regular como un espacio público y mucho menos sujetos a un horario estipulado. Eso sí, tienen que estar sujetos a unas normas de buena vecindad que regulan los municipios.
    Entiendo que estos locales planteen problemas a los vecinos por los ruidos, por ocupar espacios públicos inadecuadamente y a veces por el mal estado del local, pero de ahí a poner un horario… También podemos tener en nuestro piso un vecino que no cumple con las normas de convivencia y que hacemos, ¿le ponemos un horario también?
    De todos modos la juventud tenemos pocas alternativas de ocio.

  5. No estoy de acuerdo con la regulación del horario de cierre de lonjas juveniles y sociedades gastronómicas ya que son locales privados y mientras no excedan los decibelios permitidos a mi parecer pueden cerrar cuando quieran.
    Este tipo de locales suelen ser lugares de reunión y ocio donde los jóvenes pasan su tiempo con sus aficiones favoritas, por lo tanto, no suelen armar ruido como un bar donde si tiene que estar regulado porque provocan más ruido al haber terrazas y música alta.
    El Gobierno Vasco no debería regular locales que no son públicos sino que su uno es sólo privado como el caso de una vivienda.

  6. irati bartolome (1bachB) dice:

    Los txokos o lonjas son propiedades normalmente privadas de personas que pagan un alquiler o que simplemente la tienen comprada por eso en mi opinión al no ser algo publico como un bar no deberían de tener hora de cierre, porque si comparamos un txoko o una lonja como propiedad privada es como si fuera una casa y como en este caso las casas no tienen una hora a la que deban de cerrar ni nada por el estilo no se debería poner hora. Aunque muchas veces estos establecimientos tengan un horario peculiar no deben de ser comparados con un lugar público.

  7. Mitxel dice:

    Repetís frecuentemente los términos “privado” y “público” para justificar o condenar el “Decreto”. ¿Acaso el bienestar o las molestias del entorno tiene que ver con ello?… En mi opinión determinados comportamientos deben aplicarse en todos los ámbitos…

  8. Adrián Martínez (2° B) dice:

    En mi opinión, no debe limitarse el uso de una lonja o txoko, ya que tiene una función totalmente distinta a un bar o un establecimiento que da un servicio público, porque es como poner normas sobre horarios en una vivienda, no lo veo apropiado, entiendo que lo que quieren conseguir con esto es limitar dichas actividades de ocio para que haya una mejor convivencia entre los que realizan actividades de ocio en dichas lonjas y los vecinos del edificio, pero no con horarios ya que si estos molestan no deberían de molestar hasta una hora en concreto, sino no molestar. Y en caso de que no molestasen no creo que debiera de haber ningún tipo de horario.

    Yo creo que con esta normativa no van a conseguir que haya ningún tipo de mejora respecto a la relación entre los de la Lonja y los vecinos del edificio, ya que solo limita los horarios, yo creo que debería de haber normas específicas dependiendo de cada lonja, y dependiendo de qué actividades se realizarán en la misma y hasta qué punto podrían llegar a afectar a los vecinos.

  9. Edurne Adrián dice:

    Las lonjas y los txokos son lugares de reunión muy comunes entre los jóvenes de hoy en día.
    Desde mi punto de vista, el uso de una lonja o txoko no debe de tener la misma normativa que un establecimiento público, como por ejemplo los bares. Principalmente porque las lonjas son locales donde se paga un alquiler para su uso privado y los bares para su uso público.
    Comprendo que muchos de ellos generan numerosos problemas debido al ruido, a la rescisión de los contratos, con los vecinos… pero aún así, creo que la “ley” decretada por el Gobierno Vasco no es la mejor solución. Los lugares privados no deben de ser regulados como los públicos.

  10. Paula Fernández dice:

    No estoy de acuerdo en limitar los horarios de apertura o cierre de estos locales si estos no suponen una molestia. Yo creo que se debe limitar el ruido y otros factores que puedan afectar la convivencia, el hecho de que haya alguien en una lonja o en un txoko a las tres de la mañana, por ejemplo, jugando al parchís sin molestar a nadie no creo que sea algo perjudicial para nadie.
    Por otro lado, creo que si no es a base de normas a veces no somos capaces de respetar a los demás y de ponernos en su lugar, así que lo mismo que se regula el nivel de ruido que se puede hacer en nuestras casas dentro de los horarios considerados de descanso, y que si superamos los decibelios permitidos nos pueden denunciar, también es necesario que se regulen los ruidos a determinadas horas en lonjas y txokos sobre todo si tenemos en cuenta que la mayor parte de estos locales no están insonorizados, ni preparados para el uso que se les da y que están rodeados de viviendas.
    Si estos locales están bien preparados o en zonas apartadas creo que se puede ser más flexible con los horarios pero sino si se deben poner unas normas ya que a nosotros nos puede encantar estar escuchando música a todo volumen o hablando a gritos a altas horas de la madrugada pero quizá los vecinos a los que simplemente les apetece descansar no piensen lo mismo y también tienen derecho a hacerlo. Pongámonos en el lado contrario y pensemos si nuestro vecino se pusiese a taladrar a las cuatro de la mañana o le da por hacer fiestas hasta el amanecer ¿no protestaríamos?

  11. Ander Garcia Garcia (2ªBACH B) dice:

    No estoy de acuerdo con el nuevo reglamento , ya que los txokos o los clubs juveniles son de uso privado y deben de tener el poder de cerrar cuando lo deseen los propietarios , aunque no me parece mal que se lleve algun acto policial o legislativo siempre y cuando perjudiquen a los vecinos y entornos, como por ejemplo; demasiado ruido, daños al entorno …

  12. Sandra Antunez dice:

    YO creo que las lonjas y txokos mientras no incumplan las leyes no tienen porque tener este tipo nuevos reglamentos. Que tengan que cerrar a una hora concreta no creo que sea lo más adecuado, de esta manera están pagando todas las lonjas cuando deberían pagar únicamente las que infringen las layes. Si hay una lonja que está pasándose con el volumen de la música a altas horas de la madrugada por ejemplo, si vería normal que se tomarían medidas pero, ¿por qué tienen que pagar todas las lonjas lo que ha infringido una?

  13. June Sanz Barba dice:

    Ya había escuchado algo sobre este asunto anteriormente y por una parte lo apoyo, pero por otra parte creo que no tiene ningún sentido.
    Últimamente es muy típico alquilar un local entre un grupo de amigos, y cada vez la edad a la que se hace es menor. Independientemente de esto, es lógico que en un lugar en el que se concentran jóvenes para divertirse se genere ruido, lo cual es molesto para los vecinos. En el peor de los casos, los vecinos se pueden quejar y de acuerdo con la ley que había anteriormente, si lo hacían llamando a la policía, ésta aparecería y tendría el derecho de echar a las personas que estén en dicho local pasadas las 10 de la noche. Acostumbrados a esto, creo que los jóvenes están de acuerdo con la nueva ley ya que tendrán el derecho de estar en el local por el que están pagando al menos hasta las 2:30 de la madrugada. Pero dejando de lado el hecho de que hasta ahora se han tenido que vaciar estos txokos a partir de las 10 , en mi opinión es ilógico que estos lugares tengan la misma condición que una sociedad gastronómica. Las lonjas deberían ser lugares privados a los que no pueda acceder la policía, como lo son las casas, por las cuales pagamos de la misma manera. Lo cierto es que si se quiere cumplir con ese privilegio, a partir de determinadas horas se deberían respetar ciertos aspectos como lo es el ruido. En mi opinión todo es cuestión de convivencia con el vecindario, saber qué horas son las adecuadas para formar “escándalo” y cuáles no. En general, respeto por parte de los jóvenes hacia los vecinos y viceversa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: