DEBATE 44: Desmitificar a los amigos

La realidad es que muchos padres, «no tienen ni idea de donde van sus hijos cuando salen de casa, y esa dejadez tiene sus consecuencias». Entonces, ¿cómo proceder en casa cuando el joven quiere salir con sus amigos? «Poniendo lí­mites desde el principio, casi desde la cuna. Los chicos agradecen cuando sus padres les someten a una disciplina, porque esto significa que les quieren. Estamos en la sociedad de la permisividad total, que piensa pobrecitos niños, que no se contradigan… pero frustrar es una forma de educar», añade este psicólogo.

Los expertos aseguran que estamos en la sociedad de la permisividad total

Curiosamente, estos expertos aprovechan para desmitificar la influencia que tienen en los adolescentes sus iguales. Según Alberca, «los jóvenes siempre van a celebrar ritos de iniciación con sus semejantes y al margen de sus progenitores para poner en práctica su confianza, seguridad y autoestima. Y esto lo aprenden en primer lugar de los padres, en segundo lugar de los hermanos, si los hubiere, en tercer lugar de los adultos (profesores u otros familiares…) y en último y cuarto lugar de los amigos», afirma. «La influencia de los colegas es importante, pero si tienen un modelo para comparar en casa, sus relaciones personales no serán nocivas, porque tendrán las herramientas para elegir», asiente Castells.

Para la presidenta de AFA, este puede ser un buen momento para cambiar el ocio de nuestros jóvenes. «Aunque somos conscientes de que las familias se sienten avasalladas por los cambios brutales que ha sufrido la sociedad, y de que los dos padres suelen trabajar fuera de casa y llegan muy cansados como para ponerse a la altura del adolescente… Pero no hay duda, a todos nos urge buscar un camino más sólido, sano y eficaz».

La buena noticia es que desde su Fundación han constatado que la demanda de otro tipo de ocio por parte las familias es altí­simo. De hecho, Acción Familiar lleva impartidos más de 400 cursos de ocio responsable, en donde proponen, entre otras cosas, que los padres utilicen fórmulas que están en desuso. «¿Porqué no llevar a sus hijos al Retiro, al campo, a visitar un museo gratis, o simplemente, jugar con ellos a los barcos en el salón en un dí­a de lluvia? Es cierto que para eso hay que empezar desde que son pequeños pero lo más importante –concluye Cortázar– es tener claro que con los hijos no todo vale, y bien merecen un esfuerzo por nuestra parte».

TOMADO de ABCDIGITAL

 

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Julen Garcia dice:

    “Permisividad total” no creo que sea la palabra correcta que debemos utilizar, creo que “pasotismo”seria mas adecuada, ya que los adolescentes, y entre ellos me incluyo, nos da igual muchas cosas, por desgracia. Los padres nos ponen unos limites, pero no solemos hacer caso o solemos intentar que la balanza tienda a nuestro favor.
    El psicólogo dice que “Frustrar es una forma de educar”. Así­ solo nos encontraremos en que todo es imposible o difí­cil de lograr, así­ que no seria la manera correcta.
    Aunque ambos padres trabajen es necesario jugar un poco con los niños, a juegos de mesa o simplemente ver una peli, hablar y pasárselo bien, pero debido a que vienen cansado, pocas veces pasa y las maquinas como la PS3 no arreglan mucho esto.
    Creo que al final cada uno se pone sus propios limites, pero en la juventud los padres deben establecernoslas y en la niñez los padres disfrutar con sus hijos.

  2. Sandra Holgado dice:

    Estoy de acuerdo con el comentario de Julen. Aunque se nos impongan normas “pasamos” de ellas, el problema deberí­a solucionarse desde ese punto. Los padres no deben de permitir que sus normas sean pasivas si no que deben hacer que se cumplan o por el contrario que el hijo se atenga a las consecuencias.
    El problema del tiempo cada vez se da más en las familias. Los padres tienen trabajos que les ocupa gran parte de dí­a o para cuando llegan a casa sus hijos están en su horario de irse a la cama. Es complicado compajinar el trabajo con los hijos, pero siempre que se tenga un poco de tiempo libre hay que aprobecharlo para pasarlo con los niños o jovenes, porque los padres son, como nos dice el texto, el primer modelo de conducta, de quien tomamos las referencias. Por ello, son muy importantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: