DEBATE 77: La mitad de los menores de edad ven pornografí­a en internet (1)

menoresLa curiosidad y la vergí¼enza ante una duda de carácter sexual son dos de los factores que hacen que internet se haya convertido en la primera fuente de información a la que acuden los jóvenes. Y lo hacen, según un estudio presentado durante la 41º Edición del Symposium Internacional que organiza la Fundación Dexeus Salud de la Mujer, tanto para informarse sobre temas relacionados con el sexo, los anticonceptivos o las enfermedades de transmisión sexual. Así­ lo ha afirmado este jueves la doctora Marí­a Suárez, de la Unidad de la Infancia y la Adolescencia de Salud de la Mujer.
La gran mayorí­a de adolescentes buscan en internet, desde el confort del anonimato, y muchas veces por curiosidad, pero hay que tener en cuenta que «no todo lo que se van a encontrar es cierto», alerta Suárez. No obstante, la educación sexual 2.0 está propiciando la «concienciación de los adolescentes» ante las enfermedades de transmisión sexual y los embarazos no deseados.
«Son más conscientes de todo lo que hay» porque tienen más información a su alcance. Conocen los beneficios de las relaciones sexuales pero «también los riesgos», saben perfectamente que si mantienen relaciones sin protección están expuestos a enfermedades como el VIH, explica la doctora.
Sin embargo, asegura, es también «una puerta de entrada a contenidos eróticos y pornográficos no adecuados para los adolescentes». Estudios recientes aseguran que más de la mitad de los menores de edad han visto pornografí­a por internet, y un cuatro por ciento de menores de entre 11 y 12 años reciben contenidos sexuales en su teléfono móvil. «Las redes sociales de contactos también han contribuido a sexualizar las relaciones», señala.
Por su parte, la jefe de Servicio de Ginecologí­a de Salud de la Mujer Dexeus, Alicia íšbeda, revela que más de 1.200 mujeres visitan anualmente la Unidad de Adolescencia (hasta 21 años) de Salud de la Mujer Dexeus. Los principales motivos de acudir a la consulta del ginecólogo a esta edad son «los trastornos de la regla y el asesoramiento en anticoncepción».
Asimismo, señala que más del 60 por ciento tienen de estas jóvenes tienen relaciones sexuales y, de éstas, un 65 por ciento optan por los anticonceptivos hormonales. Así­, el método más utilizado es la pí­ldora (51,5%) seguido del preservativo (37%) y el anillo vaginal (12%). Un 3,4 por ciento de las pacientes reconocen emplear el doble método, preservativo y anticonceptivo hormonal.
Tomado de ABC.es

También te podría gustar...

22 Respuestas

  1. Janire Martínez dice:

    Internet se ha convertido en un puerto de información esencial para lo jóvenes, tanto en este tema, como en muchos otros. Lo que se ha de tener en cuenta, es que no toda la información que aparece o se recibe ví­a Internet es verdadera, por lo que la conversación sin tabús con los padres es la mejor opción y no hay nada que la supere.

  2. Unai Martínez Carou dice:

    Es cierto que Internet es una fuente de información en la que tanto jóvenes como no tan jóvenes pueden obtener infinidad de conocimientos, pero siempre de debe tener en cuenta que no todo lo que lean o vean en la red va a ser cierto. Gracias a Internet los jóvenes están más infromados sobre los riesgos que acarrea mantener relaciones sexuales sin tomar las debidas precauciones.

    Sin embargo, los contenidos de la red pueden ser inapropiados para aquellos menores de edad aún en pleno desarrollo. Hay que recordar en todo momento que cayendo se aprende a caminar.

  3. Miguel Ángel Ruiz dice:

    Hoy en dí­a puede que Internet, y casi seguro, sea la fuente de información más utilizada. Con un simple click tenemos a nuestro alcance una infinidad de información con la que podemos trastear, investigar, estudiar… pero obviamente, como todo, tiene sus peligros.

    Respecto al texto, es cierto que un alto porcentaje de jóvenes recurren a la red para asesorarse sobre temas sexuales y pequeñas dudas que por vergüenza o por pasividad, no acuden a un especialista y/o padre/madre. Claro que parte de la información que haya en Internet puede no ser cierta a pesar de estar contrastada por un grupo de personas. Este es uno de los riesgos a los que se puede someter un adolescente y que este conocimiento erróneo puede derivar en un grave problema.

    En el texto se habla de que una alto número de menores de edad visitan páginas con contenidos sexuales e interactúan con éstos, ya sea personalmente, compartiéndolos con amigos… No voy a criticar a nadie ya que pienso que cada uno es libre de hacer lo que quiera. Creo que un adolescente de 15-18 años está suficientemente concienciado (o deberí­a) para saber lo que está haciendo.

  4. Raul Calvo dice:

    Es cierto que durante los ultimos años el uso de internet para buscar cualquier tipo de informacion ha aumentado notablemente. Por consoguiente, este avanze trae unas consecuencias. Puesto que el internet es el metodo mas facol que sobretodo para los estudiantes, en este caso adolescentes, de buscar informacion para un trabajo tambien se debe tener encuenta la peligrosidad de este. Si que es cierto que gracias al internet estamos capacitados para obtener informacion suficiente de todo tipo de requisito sexual que sea necesario a pesar de que la mayoria de lo publicado en las paginas web sea mentira.

    Respecto al texto, opino que es cierto que la aparicion de anuncios sexuales en las paginas de internet ha aumentado considerablemente y por lo cualse debe navegar con cuidado. El tema de estos menores de edad que estan casi “obligados” a ver esat s spots de redes eroticas necesita una supervision la cual podrian ser los padres a pesar de que creo que no seria muy comodo para ambos ni seria muy productivo. Observandoeprofundamente el texto he reflexionado sobre una frase que me ha llamado la atencion y es la frase que dice que en las redes sociales pueden encontrar anuncios sexuales, respecto a esto me gustaria decir que es cierto pero que esos adolescentes no tienen la edad suficiente para tener una cuenta en las redes por lo cual no veo ningun problema.
    s

  5. Éaco dice:

    Yo creo que si buscan en internet es porque en casa no les dan esa información o porque les da vergüenza pedirla. En parte es bueno que sepan el problema y las consecuencias de las relaciones. Gracias a saber o tener información de las protecciones no se crean mas hijos por accidentes. El tema de ver porno en el ordenadores es por no hacerlo con otra persona.

  6. Mikel. Rodeño. dice:

    Personalmente, al igual que algunos compañeros, pienso que los menores recurren a Internet debido a que además de ser una fuente inmediata de información, también permite reservar el anonimato. No obstante, aunque saben que no es una fuente totalmente fiable, prefieren ceñirse a este tipo de búsquedas antes de recurrir a un profesional o incluso a los padres.

    Dicho esto, puede parecer que Internet no es más que una herramienta perjudicial, pero nada más lejos de la realidad; como bien dice el texto, gracias a Internet se ha conseguido concienciar a los más jóvenes de los peligros que tiene mantener relaciones sexuales sin protección.

    Respecto a la afirmación de que una gran cantidad de menores recibe y ve contenidos pornográficos en Internet, he de cir que es un fenómeno que está completamente en auge ya que tanto las nuevas tecnologí­as, como redes sociales (Whatsapp, Facebook, Twitter..) favorecen a ello. ¿Quién no ha recibido nunca en un grupo de Whatsapp, por ejemplo, una foto de contenido sexual que bromea sobre alguna situación?

    Por tanto, para finalizar, me gustarí­a decir que aunque Internet puede resultar una herramienta muy útil, debemos saber que ciertos temas que son de gran importancia, también requieren que los hablemmos con profesionales o padres. Así­ que debemos diferenciar en que punto Internet deja de ser una ayuda y se convierte en un factor de peligro.

  7. Joseba Álvarez dice:

    No podemos dudar de que Internet sea una fuente de información para todo el mundo, pero sí­ que es cierto que no todo lo que aparece es cierto, con esto no digo que sea mentira. Por otro lado, nos encontramos el tema de la pornografí­a, que hoy en dí­a cada vez es más habitual a una edad más temprana. Debido a esto, podemos ver como, según va pasando el tiempo, las fuentes de pornografí­a son más amplias.

  8. Itoiz Almaraz dice:

    En los ultimos años y con el enorme avance tecnológico que hemos sufrido respecto a generaciones anteriores, cada vez son mas frecuentes los diferentes problemas que existen relacionados con las nuevas tecnologias.

    Entre ellos, se encuentra el de el uso de internet por menores de edad para ver pornografí­a.

    Como se cita en el texto, es posible que muchos de ellos realicen estas consultas gracias a que son capaces de mantener su anonimato, que inevitablemente es un factor importante para un joven que está comenzando a madurar, y por ello tiene inumerables dudas, que normalmente esconden por verguenza a comentar a sus mayores.

    Otro de los motivos, es que hoy en dí­a los jovenes tienen acceso desde muy tempraña edad a la red, y por ello les resulta aún más sencillo realizar este tipo de búsquedas.

    Para intentar evitarlo serí­a conveniente un mayor control parental especialmente en jóvenes entre 11 y 15 años ya que con esa medida si lo realizan los padres serán conscientes de ello y podrán asesorarles.

    Por lo tanto los padres y personal educativo tienen un papel fundamental en esta etapa de los chavales, ya que con una buena información y preferiblemente en abundancia, para solucionar todo tipo de dudas, los adolescentes lograrí­an romper ese tabu del sexo, sin tener que recurrir a funtes externas ni a internet.

  9. Miguel Ángel Ruiz dice:

    Estoy de acuerdo con Joseba, una de las causas de que la pornografí­a aumente es el uso de ella fomentando su producción. Mucha gente bien sea por falta de dinero y trabajo o bien por probar nuevas experiencias en un mundo tan conocido, se deciden a hacer ví­deos de carácter sexual, ya que gozan de total garantí­as de que éstos sean vistos.

    Prueba de ello es un simple click en una página de estas y ver las visitas.

  10. Alazne Verdeal dice:

    Todos nos damos cuenta que el Internet se ha convertido fuente primaria de información. La alta tecnologí­a como el Internet ha pasado a ser la cúspide del s.XXI; pero, todo lo que brilla no es oro. Internet es sin duda alguna la mayor fuente de información hasta nuestros dí­as, y la que más información falsa o incorrecta posee. Muchos de nosotros ni nos acordamos de los diccionarios y mucho menos de las enciclopedias. ¿No es de suponer que los adolescentes, los cuales somos unos ignorantes sobre ciertos aspectos de la vida, tengamos curiosidad sobre nosotros mismos y lo que nos rodea?

    La opción más fácil y rápida: meterse en Google o en otro servidor y miles de páginas a nuestro servicio. Hay temas como la sexualidad o relacionado a la etapa de la adolescencia que no deben ser jamás consultados por esta fuente tan dispar.

    Como sabiamente ha comentado mi compañera Janire, la fuente más viable son los padres. Ellos ya han pasado por esto y seguro que estarán encantados de ayudarnos. Es la fuente más viable, cercana y segura que podemos encontrar. Olvidémonos del Internet y abracemos al conocimiento verdadero y cercano.

  11. Iker Abadía dice:

    Una herramienta como Internet, a pesar de mostrar alguna información falsa y errónea, es una fuente informativa muy extendida entre nosotros y que, por tanto, utilizamos a menudo para cualquier consulta. El ámbito de la sexualidad no iba a ser menos, por lo que resulta completamente normal que los adolescentes recurran a estas tecnologí­as para tratar de informarse sobre este ámbito.

    En mi opinión, la timidez es lo que provoca estas búsquedas en la red, aunque la curiosidad adolescente también influye. No obstante, no todo lo hallado es verdadero. Hay que fomentar un uso correcto de Internet, evitando que navegar de forma libre termine realmente mal.

    En conclusión, es normal que los adolescentes curioseen en Internet acerca de la sexualidad, puesto que de esta forma logran informarse y concienciarse sobre las enfermedad de transmisión sexual, entre otras cosas. Sin embargo, se deberí­a hacer siempre desde la supuesta madurez que personas prácticamente adultas tienen.

  12. Egoi Orobio Vázquez dice:

    Este texto refleja la gran cantidad de información que hay en Internet. Aunque una gran parte pueda ser falsa, los adolescentes no dudan en consultarla debido a que es fácilmente accesible.

    El sexo es un tema cuando menos controvertido y del que cuesta hablar en familia. En mi opinión, los adolescentes no se ven preparados para discutir con sus padres y por eso visitan estas páginas, para informarse sobre el tema. Me parece totalmente normal a esas edades ya que la curiosidad los asalta dí­a a dí­a.

    En cuanto a la pornografí­a, opino que es un efecto colateral de la mencionada curiosidad de los adolescentes y que es prácticamente inevitable. Sin embargo, a lo mejor convendrí­a que sus progenitores bloquearan ciertas páginas, por si acaso.

  13. Tamar Blanco Prieto dice:

    Casi todos los dias podemos escuchar en la television casos de adolescentes que son engañados en internet. Se puede encontrar informacion de cualquier cosa pero no siempre es verdadera y en la adolescencia hay mucha curiosidad por ver cosas nuevas.

    Creo que si tus padres te dan confianza para poder hablar con ellos de estos temas seria lo mejor porque ellos no te van a engañar, aunque a veces queramos tambien enterarnos por nuestra cuenta, en la red o por los amigos.

    El tema de la pornografia deberia de estar mas vigilado y nosotros tener una buena informacion para evitar problemas.

  14. Asier Celada dice:

    En los últimos años Internet se ha convertido en una herramienta multiusos, en una enciclopedia masiva de fácil acceso para la mayorí­a de nosotros. Los jóvenes, dada nuestra mayor afinidad a las nuevas tecnologí­as, somos usuarios habituales de esta red a la que acudimos en busca de información de todo tipo. La curiosidad acerca de temas de carácter sexual es muy común entre los adolescentes en pleno desarrollo y al tratarse el sexo de un tema casi tabú, Internet es su primera fuente de información.

    Gracias a la web es posible consultar prácticamente cualquier duda relativa al sexo y buena prueba de ello es que nuestra generación está mucho mejor informada de lo que lo estaba la de nuestros padres. Además, si tenemos en cuenta el anonimato que brinda Internet es comprensible que los adolescentes acudan a él en lugar de preguntar a sus padres o a un experto, ya sea por vergüenza o por falta de seguridad.

    Del mismo modo, la curiosidad de los adolescentes los hace propensos a querer indagar más sobre las relaciones sexuales, y muchos de ellos acuden a sitios pornográficos que en muchos casos no son adecuados para los jóvenes.

    No obstante, es importante saber que no todo lo que vemos en Internet es 100% verí­dico y por ello debemos tener cuidado de dónde y cómo buscamos. Información sin contrastar puede acarrear problemas importantes si se aplica en la realidad.

  15. Iker santibañez dice:

    En mi opinion, la busqueda de menores en internet para ver pornografia aumenta cada vez mas, ya que,quieren recibir esa informacion cuanto antes y no estan dispuestos a pedirla en casa por verguenza.
    En el caso en el que tus padres te dieran esa confianza como para hablar de ese tema con ellos seria bastante mejor ya que ellos no te engañarian, aunque en algunas ocasiones nos cege la ansia de buscarlo por nostros mismos en las redes o por los amigos.
    El tema de la pornogradia en internet deberia estra mas vigilada de alguna manera y tener nostros buena informacion para no tener problemas de ningun tipo.

  16. Javier Pérez Mato dice:

    ¿Hasta que punto debe de llegar la educación sexual de un niño? Hay muchas opiniones y todas las personas tales como pedagogos o psicólogos, encargados de velar por las mentes de los niños, deben de trazar una lí­nea que debe de marcar el nivel de educación sexual que se les da a los niños.

    Pero parece que este estudio desvela que la mitad de los alumnos una vez van creciendo deciden ‘hacerse autodidactas’ y recurren a esta expresión de dudoso arte, la pornografia. Asi que con esto de Internet, el adolescente puede por lo general, acceder a estos medios. Si esto es bueno o malo, el tiempo lo dirá, mientras tanto, vemos como nos cuentan que este hecho no tiene por que ser malo sino que puede concienciar a los adolescentes sobre los metodos anticonceptivos existentes. Personalmente opino que el que los adolescentes estén mas informados y concienciados sobre educación sexual esta ligado mas a la educación sexual que recibimos en los colegios que a la pornografí­a, la cual no busca formar sino lucrarse a costa de los instintos y placeres de las personas.

  17. mitxel dice:

    Una sóla pregunta: Cuándo habláis de menores de edad ¿os referí­s a vosotros mismos?… Vuestros padres y madres ¿no están tanto o más formados que los profesores o profesoras en este tema?… ¿Por qué debe haber más confianza con con un profesor/a que con un padre o madre?…

  18. Andoni Fernández González dice:

    Internet es una fuente de información de gran utilidad pero de gran riesgo a su vez. Facilita a todo el mundo hallar una gran cantidad de contenidos, muchos de ellos quizá poco inadecuados.

    Como dice el dicho, la curiosidad mató al gato, y la cantidad de gente que accede a dichos contenidos es cada vez mayor, aunque realmente carezca de explicación. En el caso de la pornografí­a, debo decir que existen demasiadas connotaciones sexuales en nuestra sociedad. Con esto quiero decir que, no solo en este ámbito, lo prohibido llama la atención sobre las personas. Lo ilegal supone una tentación para el común de las personas, y creo que esa es la principal razón para la realización de la mayor parte de actos poco ortodoxos.

    En lo que se refiere a la falta de conversación entre padres e hijos sobre dichos temas, opino que los jóvenes tienden a la búsqueda de autonomí­a, a intentar realizar aquello que pretenden por si solos, demostrándose a sí­ mismos y a los demás la madurez alcanzada.

  19. Eder González Olmo dice:

    Son indiscutibles las numerosas posibilidades y ventajas que ofrece el uso de internet en todos los ámbitos. Sin embargo, no se deben ignorar los peligros y riesgos que pueden conllevar el hacer un mal uso del mismo, como por ejemplo el acceso a contenidos no contrastados, poco fiables o falsos.

    Los adolescentes cuentan con mucha información sexual en la Web, pero no siempre es la información más adecuada; esta información deberí­a ir acompañada de educación y formación adecuada. Los padres no son los mejores informantes, ni adecuados, ni calificados; los padres se muestran tí­midos y llenos de vergüenza cuando se tocan temas relativos a la sexualidad. A los hijos nos resulta también engorroso acercarnos a nuestros padres por idénticas razones.

    Opino que hablar con un adolescente sobre sexualidad de forma repentina puede ser difí­cil, se suele tener cierto reparo, pero si los padres han sido comunicativos desde la infancia con ellos, será más fácil ahora hablar de sexo. Deberí­an crearse centros especí­ficos, consultas o espacios de anticoncepción y sexualidad para la etapa adolescente.

  20. Eneko Cajigas Ordóñez dice:

    Internet es una herramienta que se ha vuelto prácticamente indispensable para las personas en los últimos años. Permite la comunicación entre las personas y nos da la posibilidad de obtener todo tipo de información en cualquier momento y aunque esta información en determinadas ocasiones pueda ser falsa, no creo que acudir a Internet para informarnos sobre algún tema sea algo malo.

    Aplicando lo dicho al texto, si que es verdad que habrá información sexual incorrecta pero también habrá mucha información que será muy útil para el adolescente y , ya que el adolescente por verguenza o por comodidad no consulta sus dudas sobre el sexo con las personas de confianza, mejor que tenga información de Internet a no saber nada. Por lo tanto, que el adolescente obtenga información sexual de la red no es malo.

    Sin embargo, creo que la mejor manera de obtener información sexual es recurriendo a personas de confianza, ya que ellos son los que mejor nos van a informar y los que nos van a resolver mejor las dudas, por lo que no creo que deba tratarse el sexo como un tema tabú, del que nos da verguenza hablar.

    Respecto a que es cada vez menor la edad en la que se recibe contenido sexual, creo que son los padres los que deberí­an de encargarse de que su hijo no vea cosas inadecuadas para su edad. Aunque muchas veces sea inevitable que el niño o la niña vea cierta información (por ejemplo, las redes sociales, que aunque no sean sitios dedicados a temas sexuales siempre hay algo relacionado con este tema) los padres deberí­an supervisar la utilización que hace su hijo o hija de Internet, incluso para ello, cada vez son más los móviles, ordenadores, etc que cuentan con el “control parental”.

    En conclusión, Internet no es una herramienta de la que debamos prescindir ya que es muy útil pero siempre es mejor hablar con personas de confianza que son las que mejor nos van a aconsejar.

  21. Arrate Caballero dice:

    Internet está cada dí­a más avanzado en la búsqueda de todo tipo de elementos, algunas veces útiles, otras no tanto.
    Los jóvenes de hoy en dí­a, tienden, o mejor dicho tendemos, a informarnos por nuestra cuenta de todo sin preguntar por ahí­, sin pedir consejo ni nada.
    Son cada vez más los jóvenes que ven pornografí­a en internet, ya que quieren recibir información sobre ese tema por ellos mismos sin ayuda de nadie, quizá por vergüenza a hablarlo con sus padres, profesores…
    Si los padres hablaran de ese tema serí­a mejor, ellos no te engañarí­an y te avisarí­an de todos los problemas que puede contraer, pero nos creemos tan mayores…
    Aún así­, pienso que deberí­a estar más vigilado y sin tantas “mentiras”, ya que no todo lo que hay en internet es siempre verí­dico.

  22. Pablo Martín dice:

    Estoy de acuerdo con el texto y los comentarios de mis compañeros, internet es una fuente de información útil y accesible aunque hay que tener cuidado con las fuentes.

    En cuanto a la pornografí­a (curioso que muchos no hayan hablado de este tema o solo lo hayan mencionado, supongo que es otra muestra de la timidez al tratar temas sexuales), la cantidad de adultos que hacen uso de ella también es muy elevada. El cuerpo no entiende de mayorí­a de edad, los adolescentes tienen los mismos deseos sexuales. Mi opinión sobre esto es similar a la que tengo del consumo de alcohol, si no quieren que los menores lo hagan que prediquen con el ejemplo.

    Para evitar que los menores vean material pornográfico lo más efectivo es que los padres se encarguen de controlarlo. Aunque si el menor ya tiene una edad razonable quizás sea mejor dejar que él mismo decida que uso quiere hacer de su sexualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: