DEBATE 90: “Derechos de los menores a partir de los 14 años” (4)

goya3Si bien la Constitución establece en su artí­culo 12 la mayorí­a de edad a los 18 años, ya a partir de los 16 años la ley reconoce una capacidad de obrar «restringida» a los menores. «Es una forma de potenciar su personalidad y promocionar su autonomí­a como reconoce ya la Ley de Protección Jurí­dica del Menor de 1996. Además la jurisprudencia apoya la tesis de que, a partir de los 16, una persona puede hacerse responsable de muchos de sus actos. Si puede salir por la noche o conducir un ciclomotor, puede responder de ciertas acciones. Eso sí­, si el menor comete un delito que trae consigo responsabilidades civiles de las que no puede hacerse cargo por su insolvencia, son los padres los que responden civilmente de forma solidaria. Es decir, los que pagan la indemnización», explica Cristina López, profesora de Derecho Civil en la Universidad de Alicante.

¿Y qué se puede, o no, hacer entre los 16 y 18? Es la edad de lo que se conoce como el «menor maduro», que no puede aún comprar tabaco ni alcohol, ni entrar en discotecas (de no ser las sesiones «light») o ciertos conciertos, ni apostar, ni conducir un coche, ni ponerse un «piercing» sin el permiso de sus padres, pero sí­ puede casarse, tener relaciones sexuales, o tomar decisiones médicas, aunque con limitaciones.

A los 16 años, el menor se puede casar, emanciparse y trabajar. «Por debajo de esa edad son menores a todos los efectos y tienen que estar representados por sus padres», explica la abogada de Legálitas Irene Culebras. No obstante, a los 12 años, los niños ya pueden ser oí­dos en un juicio de divorcio. A los 14 pueden ser testigos, colgar sus imágenes en las redes sociales y dar permiso para que un tercero utilice sus datos, hacer testamento, disparar una escopeta de caza mayor (acompañado de un adulto que tenga licencia de armas) y, si cometen un delito, se le puede exigir responsabilidades penales. A los 15 ya conducen una moto de hasta 50 cc. A los 16, el menor «maduro» incluso puede emanciparse, trabajar (no de noche ni hacer horas extraordinarias), casarse, tener relaciones sexuales, ponerse un «piercing» o hacerse un tatuaje con el consentimiento paterno, o negarse a una intervención quirúrgica…

Entonces ¿hasta dónde llega el ejercicio de la patria potestad durante esas edades? Y esto es lo que, para algunos, la legislación no deja tan claro. Por ejemplo, la Ley de autonomí­a del paciente de 2002 establece que los chicos de 16 y 17 años pueden decidir sobre un tratamiento e intervención médica salvo cuando se trate de «una actuación de grave riesgo para la vida o salud del menor». En ese caso, el consentimiento lo tendrá que prestar su representante legal, una vez que se ha oí­do y tenido en cuenta la opinión del menor. A esa edad los chavales tampoco pueden tomar decisiones sobre ensayos clí­nicos, técnicas de reproducción humana, ni sobre el aborto. Pero la edad no parece ser tampoco un criterio para decidir, porque en esa misma ley, el artí­culo 9 dice que «cuando el paciente menor de edad no sea capaz intelectual ni emocionalmente de comprender el alcance de la intervención» médica lo hará su representante legal.

  1. j. pérez-barco

Tomado de www.abc.es

 

También te podría gustar...

21 Respuestas

  1. Andrea Fernández dice:

    Creo que el texto o las opiniones que da el mismo son bastante contradictorias. No es la primera vez que oí­mos que un menor de edad ha entrado en una discoteca con un DNI falso por ejemplo o incluso que a tomado alcohol sin poder hacerlo. Hoy en dí­a se podrí­a decir que ser mayor o menor de edad cambia poco. Los jóvenes cada vez tienen más métodos para hacer cosas que hace años serí­a impensable que hiciese una persona de 14 o 15 años. Tampoco estoy de acuerdo en algo que me llama bastante la atención desde hace tiempo. Si un menor de edad comete un delito, la multa o la que se le imponga deben pagarla sus padres porque ellos no son mayores de edad. Pero, sin embargo, si son maduros y adultos para hacer muchas cosas que dice el texto. Opino que todo deberí­a ser más justo y que si somos adultos y responsables para algo (o al menos eso queremos) tenemos que serlo para todo y no solo para lo que nos conviene, porque es muy fácil hacer lo que a uno le viene en gana si sabe que la gran mayorí­a del daño no lo va a recibir él si no las personas que están a su cargo y que probablemente no tengan ninguna culpa.

  2. Ainhoa Ozamiz dice:

    Opino como Andrea que algunos de los derechos y restricciones que aparecen en el texto son contradictorios. Es chocante que un menor de 16 años pueda casarse, pero que sin embargo se prohí­ba su entrada a ciertos conciertos y discotecas. En mi opinión, esto no tiene ningún sentido, pues si se supone que a los 16 y 17 años un menor es todaví­a responsabilidad de sus padres, ¿cómo es posible que se le permita independizarse, casarse e incluso formar una familia, pero al mismo tiempo no se le permita comprar alcohol y tabaco ni entrar a todas las discotecas?

    Por otro lado, es cierto que en ciertos casos deben hacerse excepciones, por eso defiendo la emancipación a los 16 años en situaciones en los que los padres o tutores del menor no están en condiciones de hacerse cargo de él. En cuanto al tema de hasta donde llega la potestad de los padres durante los 16 y 17 años, todo depende de la madurez de los menores y de la situación en la que se encuentren, siempre respetando las leyes. Por ejemplo, creo que una chica de esa edad tiene derecho a abortar si esa es su decisión, y que un menor de entre 16 y 17 años también tiene derecho a negarse a una intervención médica si así­ lo considera. Por supuesto, esto no quiere decir que no lo consienten con sus padres. El hecho de tener libertad para actuar de una determinada manera no significa que se vaya a hacer todo a espaldas de los padres, sin tener en cuenta su opinión. Al fin y al cabo, es cierto que no hay mucha diferencia entre un menor de 17 años y un mayor de edad de 18, así­ que, ¿dónde debemos poner los lí­mites a aquellos que están tan cerca de la mayorí­a de edad?

    En cuanto al tema de que los padres se hagan responsables de los delitos que cometen los hijos, no me parece normal, pues que el que lo haya cometido sea menor no quiere decir que no sea capaz de hacerse responsable de sus actos, y la mejor forma de convertirle en un adulto maduro es precisamente enseñándole desde pequeño que cada uno es responsable de sus actos, y que las cosas no siempre salen como uno quiere. Por lo tanto, creo que los menores que cometen delitos deberí­an compensarlo ellos mismos, tal vez invirtiendo horas en realizar servicios a la comunidad.

  3. Alazne Verdeal dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con mi compañera Andrea. Nadie, ni siquiera aquellos que crean las leyes, saben dónde poner el lí­mite. ¿Dónde está? ¿Hasta dónde podemos llegar y quién paga el pato?

    Generación tras generación, los jóvenes comienzan a beber mucho antes que la anterior. Yo no logré obtener un teléfono hasta muy tarde (y cuando lo tuve fue en 1º de la ESO y era un bloque), mientras que veo niños, crí­os de 5º de Primaria con smartphones en la calle. Pasa lo mismo con los botellones y otras tantas situaciones. Cada vez las cosas se van adelantando más deprisa, que ni me extraña. Pero, ¿quién tiene la culpa? ¿La ley? ¿Nuestros padres? ¿O la sociedad?

  4. Arrate Caballero dice:

    Personalmente, creo que en el texto hay varias cosas que son contradictorias entre ellas.
    Un menor de edad es menor para todo, con todo lo que trae consigo, leyes y todo. Un menor si no puedo ir a la cárcel y las multas y todas las cosas esas tienen que pagarlo los padres, tampoco tienen derecho a beber alcohol, a entrar en discotecas… y sin embargo lo hacen.
    Si son mayores para unas cosas, deben de serlo para otras.
    No será la primera vez que vemos los sábados (y no sólo los sábados) a niños de 14 y 15 años bebiendo por la calle, o entrando en discotecas con DNI’s falsos.
    Cada vez los jóvenes empiezan, o tal vez deberí­a decir empezamos, a beber antes.
    Otra cosa es la de los teléfonos móviles: conozco a gente que con 7 años tienen teléfono móvil. ¿Y su infancia? ¿Donde está? ¿Que pretenden, hablar por el whatsApp con el novio? Que tienen 7 años… Yo hasta los 12 años no tuve móvil, y me parece temprano aún así­.. pero en mi época los móviles sólo se utilizaban para llamar y poco más, no tení­an tantas funciones como ahora…
    Cada dí­a que pasa las cosas adelantan más deprisa, y a saber quién tiene la culpa, como bien dice Alazne…

  5. Janire Martínez dice:

    Estoy totalmente de acuerdo, con todas las que han hablado antes que yo en cuanto a que el texto o en este caso la ley presenta muchas contradicciones. ¿Cómo es posible que un adolescente de 16 años se pueda casar legalmente y no se pueda hacer un simple pirsin sin el consentimiento de los padres? Es totalmente incomprensible.

    En cuanto a lo referente al tema de derechos que tienen los jóvenes de 18 años y no los 17, creo que se trata de un simple número, en algún momento hay que marcar la diferencia, el paso a los 18 es un momento idóneo pues se trata (en principio) del momento en el que el joven deja el colegio y comienza sus estudios superiores bien sea en una universidad, grados… Pero del mismo modo que acepto que este sea un año de cambio, creo que se deberí­a tener en cuenta la edad del joven a la hora de imponerle las leyes, alguien de 17 años está próximo a ser considerado un adulto con todas las de la ley y por tanto es momento de empezar a tratarlo como tal.

    Por último, y en lo referido al tema de que los padres deban hacerse cargo de los delitos cometidos por los hijos estoy totalmente en contra, pues si somos tan “mayores” para saltarnos la ley a la torera, también los somos para acarrear con las consecuencias.

  6. Eduardo Del Corral dice:

    En mi opinión, me parece todo un despropósito que jóvenes de 16 tengan la posibilidad de casarse, conducir un ciclomotor e incluso trabajar, pero, cuando llega la hora de ser responsables de asuntos legales severos (como delitos que traigan consigo responsabilidades civiles) sean los padres los que responden civilmente y en mayorí­a de los casos, la pena por el delito es mucho que si el adolescente hubiera alcanzado la mayorí­a de edad.
    Lo que quiero decir con esto es que, es obvio que debe existir una diferencia entre ser mayor de edad y el “casi”serlo. Pero, esa diferencia debe suavizarse de algún modo para que estos despropósitos desaparezcan.

    Con respecto a las decisiones en intervenciones quirúrgicas, es ridí­culo pensar que el menor de 16 o 17 años pueda decidir sobre un tratamiento e intervención médica salvo cuando se trate de «una actuación de grave riesgo para la vida o salud del menor» y tampoco pueden tomar decisiones sobre ensayos clí­nicos, técnicas de reproducción humana, ni sobre el aborto al no ser capaz ni intelectual ni emocionalmente; pero, sin embargo, el menor es capaz de casarse (cuestión que obviamente no necesita tener una madurez emocional e intelectual).

  7. franco Rivera Guerrero dice:

    Personalmente, creo que en el texto hay varias cosas que son contradictorias entre ellas.
    Un menor de edad es menor para todo, con todo lo que trae consigo, leyes y todo. Un menor si no puedo ir a la cárcel y las multas y todas las cosas esas tienen que pagarlo los padres, tampoco tienen derecho a beber alcohol, a entrar en discotecas… y sin embargo lo hacen.
    Si son mayores para unas cosas, deben de serlo para otras.
    No será la primera vez que vemos los sábados (y no sólo los sábados) a niños de 14 y 15 años bebiendo por la calle, o entrando en discotecas con DNI’s falsos.

    Como anteriormente ha dicho mi compañera Arrate hay varias cosas que son contradictorias. Ademas muchos chavales se creen mayores para la mayorí­a de situaciones pero luego en los momentos mas dificiles salen con la escusa de que son menores de edad y es responsabilidad de sus padres, es decir intentan huir de los momentos difí­ciles con esas escusas asi que yo creo que si un adolescente se considera tan mayor tiene que tambien ser responsable de todos sus actos sean buenos o malos no escabuyendose y hacer que el problema deban resolverlos sus padres con la mero escusa de que son menores de edad.

  8. Mitxel dice:

    Los progenitores tienen responsabilidad civil cuando sus hij@s son menores de 18 años. Un poco me extraña (aunque me agrada) que se diga que “quien la hace la paga”. Pero ¿Puede un menor hacerse cargo de los gastos que puede generar una resolución judicial?… Si no puede hacerse cargo de ello ¿qué pueden embargarle? ¿Los libros de texto? ¿La ropa¿… ¿Va a la cárcel? ¿A un centro de menores?

  9. Alexander Moreno dice:

    Yo pienso que a esas edades los jóvenes no tienen suficiente experiencia en su vida, no son lo suficientemente maduros para poder conducir un ciclomotor, casarse… Además la mayorí­a viven con sus padres ya que no tienen ingresos porque están estudiando o lo que sea. Por ello como no pueden hacerse cargo de los gastos que genera un resolución judicial, en mi opinión, se les deberí­a sancionar llevándoles a un reformatorio o alguna charla con otros jóvenes y un psicólogo, para hacerles cambiar, y que aprendan de sus errores. Los jóvenes de hoy en dí­a no se toman enserio ciertas cosas y luego pasa lo que pasa. Los padres son los que tienen que pagar por ellos, cuando los padres no tienen la culpa.

    Por ello, digo que los jóvenes tienen que cargar con la culpa de sus actos, no sus padres. Y así­ irán viendo y dándose cuenta de los errores que han cometido, las consecuencias que tienen e irán ganando experiencia para su vida.

  10. Andrea Sánchez dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con mis compañeros en que la leyes se contradicen . A los 16 años se puede trabajar, se puede conducir un ciclomotor …no obstante, no se puede hacer un pirsin sin el consentimiento de sus padres.

    Según la ley una persona es mayor de edad a los 18 años, mientras tanto los padres son los que responder civilmente.Sin embargo si un menor de edad tiene la capacidad de realizar ciertas cosas también tendrá que ser responsable de sus actos. Es decir, no se puede establecer exactamente una edad en la que se diga cuando una persona debe responder de sus actos o no. Por ello la ley ha tenido que especificar una edad que indique que a partir de ese momento se es mayor de edad y ya se podrá responder de los propios actos y tomar las propias decisiones.

    Sin embargo muchos adolescentes, se aprovechan de esto , no se paran a pensar las consecuencias que pueden tener sus acciones. Por ello, creo que definitivamente los menores también deberí­an de ser castigados por sus actos. No un castigo estricto como la pena de cárcel pero si un reformatorio , trabajos a la sociedad, charlas con los psicólogos… Es decir los jóvenes solo aprenden cuando se toman acciones contra de ellos, solo así­ ven el verdadero peligro de las cosas.

  11. María Casas dice:

    Creo que no hace falta puntualizar que también veo las contradicciones de estas leyes. Para hablar de la mayorí­a de edad se debe hablar primero de madurez y la madurez no es la misma a los catorce, a los dieciséis que a los dieciocho.
    En cuanto a las situaciones que se mencionan en el texto, no llego a comprender la diferencia que hay entre ser participantes de un juicio, abortar, casarse o conducir a nivel de madurez emocional. Un adolescente no es maduro pues durante esta etapa es muy importante la educación, puesto que es la única, que paso a paso nos ayuda a elaborar un pensamiento libre, cada uno con sus valores fuera del seno de sus padres. Hasta entonces, no veo 100% capacitada a la persona para tomar decisiones tan importantes.
    La mayorí­a de edad solo es una forma de establecer un lí­mite para considerar al joven legalmente capacitado, pero debe quedar claro que es una edad relativa.

  12. Ainhoa Pesado dice:

    Creo que estamos criticando un tema del que muchos de nosotros o gente conocida habrá vivido en primera persona. Muchas de las opiniones que he leí­do son inentendibles. Teniendo la edad que tenemos… ¿quien no ha entrado a una discoteca sin tener la edad para ello y ha consumido? Y no me refiero a un refresco. A estas edades es cierto que la ley no permite hacer todas esas cosas que menciona el texto. Pero… ¿la ley realmente se cumple en todos esos casos? Por mucho que la ley implique que la mayorí­a de edad esta a los 18 años, muchas de las cosas que habeis mencionado como el alcohol, tabaco, tatuajes, pirsins, utilizar las redes sociales, conducir un ciclomotor… hoy en dí­a no es algo que nos cueste conseguirlo, ya que también está al alcance de un niño de 12 años, excepto lo del ciclomotor. De acuerdo con Marí­a en que primero se debe de hablar de madurez, ya que los mí­nimos de edad que pone la ley creo que son relativos.
    Obviamente que un niño menor de edad no está capacitado económicamente digamos para hacerse cargo de lo que supone infringir la ley. Pero en estos casos creo que la mejor solución serí­a como ya se hace, trabajos sociales, y si el cargo es mayor llevar a un reformatorio al menor, como bien ha dicho Andrea,

  13. Sara Martín Cajide dice:

    Como muchos de mis compañeros han mencionado, hay una contradicción de leyes. Se pueden hacer muchas cosas antes de la supuesta mayorí­a de edad, como conducir un ciclomotor, casarse, decidir sobre un tema medico, etc.. Pero los marrones en los que estos menores de dieciocho años se meten tienen que ser pagados por los padres ante la ley, ya que supuestamente no son responsables de sus actos, es decir, no son lo suficientemente maduros.
    Creo que la mayorí­a está de acuerdo en que hay personas las cuales maduran antes de los dieciocho y otras muchas las cuales no maduran hasta los veinte o incluso nunca. Por lo tanto los dieciocho años como mayorí­a de edad es relativa.

    Por tanto, no creo que los tutores legales de estos niños deban pagar siempre por ellos, es decir, yo pienso que la solución más justa serí­a estudiar el caso y determinar cual es la sanción adecuada. Como han dicho algunos de mis compañeros, trabajos sociales, o en casos extremos reformatorios.

  14. SHEYLA PEREZ dice:

    Esta claro que las leyes se contradicen como han dicho mis compañeros, no tiene ningún sentido el poder hacer ciertas cosas antes de la supuesta mayorí­a de edad que requieren una responsabilidad muy grande, como el hecho de casarse, comenzar a trabajar…

    Todos sabemos que cada persona es un mundo y cada uno madura en diferentes edades, como bien dice Sara, que la mayorí­a de edad este en los 18 años es bastante relativo, ya que cada uno piensa de una determinada manera y no siempre somos lo suficiente maduros y responsables para tomar decisiones a esa edad o incluso mas adelante.

  15. Alain Miranda dice:

    A mi parecer, y creo que coincidiré con la mayorí­a de mis compañeros, el hecho de poder hacer lo comentado en el texto, como fumar, trabajar, o conducir, no deberí­a depender de una edad, sino del nivel de madurez de cada uno. Claro que es cierto que es una manera imposible de controlar el nivel de madurez, pero es la forma adecuada.

    Hay gente que tal vez nunca esté preparada para conducir, por ejemplo, porque le tengan miedo o porque simplemente no se ven recorriendo distancias en un vehí­culo , y eso con todo. Puede que 18 años sea la media en la cual los jóvenes alcanzamos una madurez para realizar dichas acciones, pero no entiendo como hay una edad para trabajar, antes que para beber alcohol, por ejemplo. El texto se contradice en varios aspectos por lo explicado anteriormente.

  16. Fran Lázaro dice:

    Estoy de acuerdo con lo que dice mi compañero Alain porque puede ser que un joven de 15 años tenga un nivel de madurez muy superior a uno de 18.
    Los jóvenes cada vez empiezan antes a beber, fumar… aunque la verdad es que no me sorprende porque hoy en dí­a ya se ve de todo.Pero, ¿qué deberí­amos hacer para solucionar este problema?

  17. Sendoa Sierra dice:

    Hoy en dí­a las layes las hacen como algún tipo de ropa, por hacer. Personalmente creo que se fijan más en lo que va a decir la gente de las leyes. de lo que las leyes pueden ayudar a la sociedad. En esta sociedad tan incoherente,en los chavales de 12-14 años se deben ir notando esa educación que se les ha ido inculcando mediante sus padres. Creo que en esa época es cuando se va viendo de que pie cojeas. A los 16 ya es más responsabilidad, debes tener claros todos esos principios y valores básicos inculcados desde pequeño. De ahí­ a hacer cosas ilegales, eso ya es cosa de una persona misma pero siempre hay que pensar que hacer antes de actuar. Las personas de 16-17 años es verdad que tienes algunos más derechos, pero en el caso de asesinato, la pena más gorda cae para un mayor de edad, algo injusto, porque el menos de edad ha podido cometer un acto ilegal mucho más gordo que el del mayor de edad.

  18. MIRIAM LODEIRO dice:

    Yo creo que si alguien comete un error una buena forma de que este no se repita es que uno se haga cargo de las consecuencias, es decir, evidentemente una multa un menor no la podrí­a pagar pero ¿y un trabajo comunitario en pago de dicha cantidad, no serí­a una buena forma de concienciar al menor?
    Estoy de acuerdo en que la ley no es muy coherente en lo que se refiere a las cosas que se pueden hacer o no hacer con 16 o 17 años, pero este es un tema bastante complicado de regular. ¿ Porque tengamos 18 años estamos preparados para todos los problemas que nos pueda generar la vida o realmente no somos igual que a los 17 pero con un año más?

  19. Andrea Díez dice:

    Estoy de acuerdo en que hay que establecer por ley una edad para poder casarse, para trabajar, para acceder al “mundo de los adultos”. El problema es donde señalar esa edad de referencia, porque no todos somos igulaes, unos maduramos antes que otros. El hecho de cumplir 18 años y poder casarte, conducir un coche, beber alcohol, votar… no garantiza tener la madurez necesaria para afrontar estas situaciones. Como han dicho algunos de mis compañeros, la madurez es relativa, ya que influyen muchas circunstancias de la vida que te hacen crecer más o menos emocionalmente. Si un menor de edad comete un delito, de la misma manera que ha sido capaz de realizarlo, tendrí­a que responder penalmente por ello.

  20. Oihane Cearra dice:

    Estoy de acuerdo con mis compañeros en la ley se contradice. No es comprensible que un menor con 16 años se pueda casar legalmente o comenzar a trabajar y no poderse poner un “piercing” sin el consentimiento de sus padres.

    Al igual que mi compañera Janire pienso que a los 17 años de edad se está cerca de los 18 y por tanto se le deberí­a tratar como tal, ya que el 18 es sólo un número de referencia.

    Ahora bien, estoy totalmente en contra de que los padres se encarguen de los delitos cometidos por los hijos, puesto que si somos tan mayores para saltarnos la ley, también somos mayores para acarrear con las consecuencias, nuestros padres no tienen que encargarse de nuestros actos.

  21. Sandra Doctor dice:

    Hay derechos que no se nombran en el texto que no son por ley sino son una forma de respeto, como el derecho a respetar a los padres y a participar en las tareas domésticas.La madurez no llega a cierta edad sino con el tiempo. Aunque todo el mundo no madura al mismo tiempo, unos necesitan más tiempo que otros.

    Estoy de acuerdo en que debe establecerse por ley una edad para trabajar, para los derechos de la educación, para casarse y para acceder a la edad adulta.

    Algunas leyes se contradicen, hay edades entre la pubertad y la madurez en las que antes de cometer un error es conveniente esperar. Porque si se deciden demasiado pronto se pueden cometer errores para toda la vida, ya que requieren mucha responsabilidad. Como el poder casarse a los 16 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: