DOMINGO: día 17 de Octubre

En todas las Iglesias católicas del mundo (y en países donde no se permiten, de forma clandestina) se va a leer el Domingo, en la Eucaristía, el siguiente Evangelio:

“En aquel tiempo, se acercaron a Jesús los hijos de Zebedeo, Santiago y Juan, y le dijeron:

  • «Maestro, queremos que hagas lo que te vamos a pedir.»
  • Les preguntó: «¿Qué queréis que haga por vosotros?»
  • Contestaron: «Concédenos sentarnos en tu gloria uno a tu derecha y otro a tu izquierda.»
  • Jesús replicó: «No sabéis lo que pedís, ¿sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber, o de bautizaros con el bautismo con que yo me voy a bautizar?»
  • Contestaron: «Lo somos.»
  • Jesús les dijo: «El cáliz que yo voy a beber lo beberéis, y os bautizaréis con el bautismo con que yo me voy a bautizar, pero el sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo; está ya reservado.»

Los otros diez, al oír aquello, se indignaron contra Santiago y Juan.

Jesús, reuniéndolos, les dijo: «Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen. Vosotros, nada de eso: el que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por todos.»

NOTAS de MITXEL

  1. Me parece claro que este Evangelio lo puede leer cada uno cuando le venga en gana y donde le venga en gana. No tengo muy claro que, entre mis lectores, ocurra y lo siento, porque se pierden cuestiones muy interesantes para su vida y la vida social.
  2. Pero si es bueno leerlo personalmente no lo es menos, yo diría que más interesante, leerlo en un grupo, en una Comunidad (no necesariamente en una iglesia, aunque también). Si no hay oyentes difícilmente habrá “indignados”.
  3. Una preguntita: nosotros, cada uno… ¿dónde estamos? ¿en los pedigüeños? ¿en los cabreados?… Porque no me digáis que “nunca” habéis pedido, por ejemplo, una mejora de nota sin importaros un comino ni la justicia ni a los demás… No me digáis que, comparando vuestra nota con la de otro, no os habéis sentido indignados…
  4. Como veis la primera parte de la lectura se puede aplicar a nuestras vidas. Sin embargo, ¿qué decir de la segunda? ¿qué decir de la respuesta del maestro de Galilea, de Jesús?….¡Ahí queda! “El que quiera ser el primero que sea esclavo de todos”… ¿Algún filósofo, algún político, alguno de vuestros referentes…es capaz no tanto de afirmarlo sino de cumplirlo?… ¡Buen Domingo y, mejor, si nos vemos en san Ignacio!

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: