TEXTOS: El Ejército Romano en Hispania (Polybio)

LLEGADA DEL EJí‰RCITO ROMANO A HISPANIA (218 A.C.).

 

Por este mismo tiempo Cneo Cornelio, a quien su hermano Publio habí­a dejado al frente de la escuela, como más arriba he dicho, haciéndose a la mar desde las bocas del Ródano con todas las naves, fondeó en España ante la ciudad llamada Empiron, -Allí­ desembarcó sus tropas, y de los pueblos marí­timos hasta el Ebro, puso sitio a los que rehusaron obedecerle, recibió amablemente a los que hicieron sumisión, haciéndoles objeto del mejor trato posible. -Aseguradas que hubo estas conquistas de los pueblos marí­timos, avanzó con todo su ejército en dirección al interior, pues su ejército habí­a reunido ya gran números de aliados iberos. -A su paso, unos pueblos se le sometí­an, otros eran sometidos por la fuerza. Los cartagineses que Hannón habí­a dejado en estos lugares, vinieron a acampar delante de él alrededor de una ciudad llamada Cisa; Cneo, formadas sus tropas> les atacó, les venció y se apoderó de un gran botí­n, ya que en su poder habí­a quedado el equipaje del ejército que habí­a pasado a Italia; además se ganó la amistad y alianza de todos los pueblos de aquende el Ebro, e hizo prisioneros al general cartaginés Hannón y al ibero Andóbales. – í‰ste resultaba ser un reyezuelo del interior, que se distinguí­a por su adhesión a los cartagineses. -Tan pronto como se enteró Asdrúbal de lo sucedido, acudió en socorro de sus aliados y atravesó el Ebro. -Y sabiendo que las tropas navales romanas que habí­an sido dejadas viví­an confiadas y descuidadas por las victorias de las tropas terrestres, tomó de su ejército ocho mil infantes y mil jinetes, y cayendo sobre aquellas tropas dispersas por la campiña, mató a muchos y a los demás les obligó a huir y refugiarse en las naves. -Después de esto, se retiró, volvió a pasar el Ebro, y se entregó a la preparación y defensa del paí­s de aquella parte del Ebro, sentando sus cuarteles de invierno en Cartagena. Cneo, vuelto a la escuadra, castigó según costumbre a los culpables, y juntando en un cuerpo a las tropas terrestres y navales, sentó sus campamentos de invierno en Tarragona, cerca del mar; y repartiendo por igual entre los soldados el botí­n, se ganó gran benevolencia para lo sucesivo.

Polybio, III, 76, I. (150 a.C.)

Se nos presenta para comentar un texto a través del cual el historiador Polybio nos muestra el desembarco de Cneo Cornelio en España y las primeras escaramuzas militares con los cartagineses. Los acontecimientos que se narran son del año 218 antes de Jesucristo y su redacción es bastante posterior (150 aC).

Para realizar el comentario seguiremos el siguiente procedimiento: clasificación, determinación del tema e ideas principales, contextualización y análisis de las aportaciones del texto. Finalizaremos con unas breves conclusiones.

1.- Clasificación

– Naturaleza: el texto es informativo (por su forma), polí­tico-militar (por su contenido) y fuente histórica (por su origen).

– Autorí­a: individual. El mismo texto nos señala que es el historiador romano Polybio.

– Destinatario: colectivo

– Finalidad: público, oficial e internacional

– Datación y ubicación: en Roma; año 150 a. de C.

2.- Análisis del tema: el tema que trata el documento es la llegada, desembarco de las tropas romanas en Hispania y las primeras escaramuzas con los cartagineses y sus aliados indí­genas.

3.- Contextualización

Para el desarrollo de este apartado nos centraremos en los motivos/causas que originaron la entrada de los romanos en Hispania, así­ como en las consecuencias que se derivarí­an de la misma.

La llegada de Roma a la Pení­nsula Ibérica responde al enfrentamiento polí­tico-militar que mantení­a con Cartago por conseguir el dominio del Mediterráneo Occidental (Guerras Púnicas). El desembarco debemos enmarcarlo en la segunda de estas guerras provocada por la conquista de Sagunto (aliada de Roma) por parte de los cartagineses (Aní­bal). Tras la conquista de esta ciudad, las tropas de Aní­bal se desplazan en un mí­tico recorrido hasta Italia donde derrotan una y otra vez a las tropas romanas. Para cortar la retirada a Aní­bal es por lo que Publio Cornelio enví­a a su hermano Cneo a la Pení­nsula.

El texto, precisamente, trata del desembarco y primeras escaramuzas entre las tropas de ambos contendientes. Como sabemos por la historia, Aní­bal será derrotado por Roma en la batalla de Zama (junto a Cartago) con lo que se iniciará la supremací­a de Roma en le Mediterráneo. Con la victoria romana en la tercera guerra púnica, finalizará el conflicto con Cartago.

4.- Aportaciones del Texto. (Tomado, en parte, del Comentario de Aintzane Fradejas. 2º B. 2005).

Tras haber mostrado brevemente la contextualización, nos dedicaremos al análisis de las aportaciones del texto.

–                  Llegada de los romanos a Hispania: por orden de su hermano Publio, y con motivo del enfrentamiento con Aní­bal, Cneo Cornelio se dirige hacia la Pení­nsula Ibérica con sus tropas desembarcando en Empiron (Ampurias), Gerona, lo que permitió el asentamiento de estas en los pueblos marí­timos. De esta forma, lo romanos llegan a Hispania.

–                  Conquista de pueblos marí­timos y del interior: nada más desembarcar, Cneo comenzó a ganar territorios para asentarse, sometiendo a los pueblos. Bien es cierto que no todos los pueblos se opusieron a ser sometidos; muchos de ellos ofrecieron sus tierras a Roma por temor a las consecuencias o por verse liberados de los cartagineses. Asimismo, tras la primera batalla contra las tropas cartaginesas, muchos de los aliados de estos últimos de la zona del Ebro engrosaron el ejército romano. En parte porque el botí­n conseguido en la batalla lo repartió entre ellos.

–                  Pueblos aliados de ambos contendientes: conforme los romanos se extienden por la zona marí­tima, bastantes pueblos iberos del interior se les unieron. Los cartagineses contaron con el apoyo del general ibero Andóbales y, sobre todo, de Asdrúbal (cuñado de Aní­bal).

–                  Desarrollo de las dos primeras batallas: Cneo derrota a los cartagineses y captura a los generales Hannon y Andóbales. Sin embargo, Asdrúbal vino en su ayuda y aprovechando la confianza de los romanos por las victorias logradas les sorprendió y derrotó.

–                  Asentamiento: tras estas dos escaramuzas ambos contendientes se retiraron a sus “cuarteles de invierno”: los romanos en Tarragona (Tarraco) y los cartagineses en Cartagena (Cartago Nova).

5.- Conclusiones

 

Finalizaremos el Comentario con unas breves reflexiones a modo de conclusión.

–                  La llegada de los romanos a Hispania se produjo en el contexto de las guerras romano-cartaginesas por conseguir el dominio del Mediterráneo Occidental.

–                  Ambos contendientes encontraron aliados en las diversas tribus iberas asentadas desde siempre en la Pení­nsula.

–                  El enfrentamiento finalizará con la derrota cartaginesa y la posterior conquista de la Pení­nsula por parte de Roma.

–                  La consecuencia de todo ello es la intensa romanización a que sometieron a los pueblos indí­genas: iberos, celtas, pueblos del Norte con todo lo que está trajo consigo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: