El Everest ‘crece’ 86 centímetros tras el pacto de China y Nepal

El Everest ha crecido. Ahora mide 86 centímetros más, exactamente 8.848,86 metros según la última medición oficial, que se ha convertido más en una cuestión política que en un asunto meramente topográfico. Nepal y China, en cuyas lindes se sitúa la montaña más alta del mundo, han anunciado conjuntamente este martes la altura del Everest (los citados 8.848,86 metros), tras colaborar en una medición que pone fin a años de polémica y preguntas sobre cuánto se eleva el mítico pico. Es decir: ahora mide oficialmente cuatro metros y 43 centímetros más de lo que decía China, pero 86 centímetros más de lo que decía Nepal y la que era la altura oficialmente aceptada desde hace 65 años. Este pacto del Everest pone fin a la controversia que rodea al techo del mundo desde que fue medido por primera vez en 1849 por los británicos.

“La altura del monte Everest es de 8.848,86 metros”, anunciaron en un acto virtual el ministro de Exteriores de China, Wang Yi, desde Pekín, y el ministro de Exteriores de Nepal, Pradip Kumar Gyawali, desde Katmandú, según recoge la agencia Efe. Hasta ahora, Nepal, país al que pertenece la vertiente sur del Everest fijaba la altura en 8.848 metros, respetando una medición internacionalmente reconocida realizada por la India en 1955, mientras que para Pekín el monte medía 8.844,43 metros, según su última medición efectuada en 2005.

Con este anuncio conjunto, la amistad entre los dos países alcanzará “nuevas alturas”, insistieron las autoridades de los dos países que participaron en el acto, una colaboración estrecha que ha ido aumentando durante los últimos años y es vista con preocupación por el rival de Pekín y gigante del sur, la India. “Para Nepal, este es un momento especial para todos. El monte Sagarmatha (nombre del Everest en nepalí), Chomolungma (en tibetano), se ha mantenido como un símbolo eterno de buena relación y amistad continua entre Nepal y China”, aseguró el ministro Gyawali.

En 2005, la Oficina de Topografía y Cartografía china volvió a calcular el pico utilizando equipamiento GPS y radar y estableció su altura casi cuatro metros por debajo de la ampliamente reconocida, descontando unos tres metros de nieve que cubren la cima de la montaña, argumentando que esa capa varía según las condiciones climáticas.

En este proyecto -que comenzó en 2017 y se concretó durante la visita del presidente chino, Xi Jinping, a Nepal en octubre de 2019- el pequeño país del Himalaya participó por primera vez en la medición de la montaña. En las primeras mediciones, cuando todavía no se sabía que se trataba de la montaña más alta del mundo, se utilizaron cálculos trigonométricos y fue en esta época que se dio al “pico XV” el nombre de Everest, apellido del geógrafo británico que dirigió las mediciones.

Este anuncio zanja también las dudas derivadas de las especulaciones de los geólogos sobre el impacto del terremoto de 2015 en la zona, de una magnitud 7,5 en la escala Richter, en el que murieron más de 9.000 personas, incluyendo 19 que se encontraban en la zona del Everest.

Tomado de www.elpais.com

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: