TEMA 10: Consolidación y crisis de la Dictadura franquista (1959-1975)

Pasados los años de “posguerra” (década de los 40) y del “aperturismo” (década de los 50), el régimen Franquista afronta una segunda etapa de consolidación (años 60) y posterior crisis (años 70).

Recordaremos las principales bases que hicieron posible la creación y mantenimiento del régimen. Entre las ideológicas (falangismo de conveniencia, fundamentalismo religioso, autoritarismo feroz, componente nacionalista español, “nacionalsindicalismo“, partido único y democracia orgánica), entre las sociales (el ejército, la Falange, el Carlismo, la Iglesia y determinados grupos sociales que, por diferentes motivos se alinearon junto al franquismo) y entre las jurí­dicas (la Ley de Responsabilidades Polí­ticas (1939), el Fuero del Trabajo (1938), la Ley de Cortes (1942), el Fuero de los Españoles (1945),  la Ley de Referéndum (1945), la Ley de sucesión (1949), la Ley de Principios del Movimiento Nacional (1958)  y la Ley Orgánica del Estado (1967).

La nueva situación se caracteriza por:

 1.- Polí­tica interior

En 1958 se promulga una nueva Ley Fundamental: La Ley de Principios Fundamentales del Movimiento Nacional, que significaba el fin de la influencia falangista en la polí­tica franquista y la proclamación de un futuro polí­tico monárquico: España era una monarquí­a tradicional, católica, social y representativa.

Pero ¿qué monarquí­a? ¿qué monarca?. No podí­a ser una monarquí­a liberal, como la de 1875. En este caso, el Rey hubiese sido Don Juan de Borbón, pero Franco lo tení­a excluido. En 1959, Franco y Don Juan acordaron la elección y “preparación” de Don Juan Carlos como el sucesor y continuador del franquismo.

En 1967 se promulgó la Ley Orgánica del Estado, tras haber sido aceptada por los españoles en referéndum (¡95,9% de los votos!). Era algo parecido a una constitución. Un Consejo Nacional hací­a también las veces de Parlamento. Se confirma el ascenso polí­tico de Luis Carrero Blanco y el mantenimiento de los ministros tecnócratas (López Bravo, López Rodó, Manuel Fraga Iribarne).

En 1969 Franco declara oficialmente a Don Juan Carlos de Borbón su sucesor y continuador polí­tico. El Almirante Carrero Blanco pasaba a ser vicepresidente del Gobierno. El régimen franquista parecí­a estar consolidado. Un Estado fruto de un golpe militar y de una sangrienta guerra civil, se habí­a convertido en un Estado de derecho que a sus ojos, era legí­timo.

2.- Polí­tica exterior

Tras los acuerdos con los Estados Unidos de 1953, la firma del Concordato con la Santa Sede y el ingreso de España en la ONU en 1955 el franquismo trató de confirmar la aceptación de su sistema entre las democracias occidentales.

En 1959 España es admitida en la OECE (Organización Europea para la Cooperación Económica) y logra firmar acuerdos económicos con paí­ses como Alemania Federal o Francia. Sin embargo, no logró que fuera aceptada su petición de ingreso en la CEE (Comunidad Económica Europea). De suma importancia fue, en este sentido, la Declaración de Munich firmada por toda la oposición y fuertemente contestada por el Régimen. El mismo año, el presidente norteamericano Eisenhower visitó oficialmente España, lo que supuso un importante espaldarazo polí­tico para Franco.

Por otra parte, estos años fueron de descolonización en el contexto internacional. España tuvo que conceder la independencia a Guinea Ecuatorial de forma precipitada y ceder a Marruecos Ifni. Aún nos quedaban Ceuta, Melilla y el Sahara.

Aprovechando la situación España reclamó la devolución de Gibraltar. La ONU llegó a dar la razón a España, pero Gran Bretaña no cedió, presionada por la población gibraltareña que se negaba a cambiar de nacionalidad. Las presiones y medidas del Gobierno español dificultando el acceso a Gibraltar fueron contraproducentes.

 3.- Economí­a y sociedad

Los años 60, conocidos como los años del “desarrollismo”, supusieron cambios en todos los campos de la sociedad. En el plano económico se diseñaron los primeros “planes de desarrollo” consistentes en la planificación de la economí­a cada tres años con diferentes objetivos y métodos. Dentro de estos planes destacan los llamados “polos de desarrollo” que hacen referencia a determinados lugares en los que se favorecí­a la instalación de las industrias, normalmente ciudades que habí­an apoyado desde el primer momento al “Alzamiento Nacional”. Estas medidas llevaron a alcanzar tasas de crecimiento cercanas al 19%. El desarrollo industrial motiva, a su vez, la necesidad de importar bienes de equipo que eran pagados con las divisas extranjeras procedentes de la inmigración y una fuerte inversión de capital extranjero. Con todo, los grandes beneficiarios de este “boom” económico fueron los bancos y los grandes grupos industriales.

En el plano social, la década de los sesenta significó un aumento de las desigualdades personales por el enriquecimiento  de unas minorí­as y, al mismo tiempo, serias desigualdades territoriales. La industrialización se centró en determinadas zonas que atrajeron a una masa enorme de “mano de obra” con necesidad inmediata de vivienda. Esta situación provocó un urbanismo especulativo (alza del precio de las viviendas) y una explotación costera desmesurada.  Por otra parte, por la incidencia del turismo, aparecieron nuevas formas de vida con numerosos cambios en las costumbres, la comida, la ropa, las creencias etc…. Importantes fueron, además, la extensión de la Seguridad Social a toda la población, la Ley General de Educación de 1970, la apertura intelectual motivada por cierta relajación de la censura, los inicios de la televisión, etc…

En los años 70, finales del franquismo, dio fin a la etapa del desarrollismo. El régimen se vio afectado por el “caso Matesa” (cuestión económica con tintes polí­ticos) y la polarización polí­tica en torno al aperturismo y el inmovilismo. Los Gobiernos de Carrero Blanco (asesinado por ETA) y de Arias Navarro fueron todo un ejemplo de lo segundo. Una profunda crisis económica se cernió sobre el horizonte español. La muerte de Franco supuso, a pesar de muchas reticencias, el paso de la dictadura a la democracia. Se abrí­a paso un muy interesante periodo, conocido como “transición”, protagonizado por Adolfo Suárez y el propio Rey.

 4.- La oposición

Por último, en los años 60, se dieron atisbos de organización especialmente en torno al Partido Comunista de España. La conflictividad fue general, tanto eclesiástica, estudiantil, laboral, regional … La reacción del régimen fue la siguiente: con medidas policiales se dieron los estados de excepción el cual era un mecanismo legal mediante el cual en determinadas circunstancias se suprimen algunos derechos. Con medidas polí­ticas, y con la Ley de Prensa de Fraga el cual elimina la censura precia y mantiene la censura posterior.

En los años inmediatamente anteriores a la muerte del Dictador lo más significativo de la oposición fue su preocupación por el “dí­a después”. Motivados por ello se unirán en diversas coaliciones siendo las más significativas la Junta Democrática y la Plataforma de Convergencia.

También te podría gustar...

9 Respuestas

  1. montero26 dice:

    es igual que el tema 9, podrias hacerlo otra vez por favor

  2. mitxel dice:

    Está hecho de nuevo aunque, la primera parte, “Bases del sistema” se repite porque creo que le da un poco más de contenido.

  3. Marta dice:

    No falta la crisis de la dictadura franquista? Si pongo esto en selectividad esta bien?

  4. Mitxel dice:

    Buenas noches. La crisis corresponde a la primera mitad de los años setenta. Creo que, a partir de lo que se indica (especialmente la oposición) puede bastar. No olvides que el tiempo es limitado y debes hacer un comentario de texto.

  5. Gabriela dice:

    Es necesario poner en esta pregunta en selectividad las bases del franquismo?

  6. Mitxel dice:

    En mi opinión sí­ es necesaro incluir, a modo de presentación, estas bases. Quizá sin tanto detalle como en el tema anterior.

  7. Urko dice:

    Un comentario: ¿No está demasiado resumida la 2ª parte del tema, es decir, la que habla de la crisis?.

    La década de los 60 ocupa unas 3 caras, pero el lustro de crisis, únicamente una.

    Estoy de acuerdo en que para selectividad puede ser correcto, pero, en mi instituto, con el nivel de estos temas, sólo podrí­a obtener un 5 o 6.

    Muchas gracias por tu trabajo, el cual aprecio.

  8. Izate Julian Larrauri dice:

    Hola Mitxel,

    Saludos desde Francia. Anos (lo siento, teclado francés) despues, vuelvo a este blog para utilizar – con todo el respeto del mundo – tus apuntes con mis alumnos de espanol de “4ESO”. Inevitable volver a él recordando la esquemizacion y la claridad de tus capitulos de selectividad. Que conste que ya en la universidad encontré varios companeros de diferentes lados de EH, Navarra y La Rioja que habian hecho uso de ellos.

    Espero que todo te vaya genial por Barakaldo. Sinceramente, “gracias por tus clases” con un cierto retraso,

    Un beso

  9. Mitxel dice:

    Gracias por tu recuerdo y saludos. Espero que nuestro trabajo os sirva para el aprendizaje…
    Mitxel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: