TEXTOS: La Actividad repobladora de Ordoño (siglo IX)

Actividad repobladora de Ordoño I (850-866).

Muerto Ramiro, su hijo Ordoño le sucedió en el reino. Fue éste un varón modesto y paciente. Las ciudades desier­tas por sus antepasados, es decir, León, Astorga, Túy y Amaya Patricia, las amuralló y puso puer­tas. Las pobló con gente tanto de entre los suyos como procedentes de España. Con los caldeos mantuvo guerra frecuentemente y siempre resultó vencedor. En los inicios de su reinado se rebeló la provincia de Vasconia, en donde irrumpió con un ejército. Al instante, desde otra parte, cayeron sobre él de improviso los enemigos sarracenos. Pero, con la ayuda de Dios, puso en fuga a los caldeos y sometió a su autoridad a los vascones.

(Crónica de Alfonso III, en A. LOZANO y E. MITRE, Análisis y Comentarios de Textos Históricos. I. Edad Antigua y Media, p. 165).

I.     CLASIFICACIí“N DEL TEXTO.

1.  Naturaleza del texto: Se trata de un fragmento de la Crónica de Alfonso III (publicado por A. LOZANO y E. MITRE en la página 165 del volumen I de su obra Análisis y Comentarios de Textos Históricos) en que se narran los hechos fundamentales del reinado de Ordoño I. Estas crónicas medievales solí­an escribirse por autores cortesanos para legitimar y exaltar la acción de los reyes.

2.  Circunstancias de tiempo y lugar: Es la última de las tres crónicas escritas durante el reinado de Alfonso III (866-909), inspiradas en la Crónica Profética (883), cuando, fortificada la frontera del Duero, está a punto de trasladarse a León la capital de la monarquí­a.

3.  Calidad del autor: Se trata seguramente de un clérigo mozárabe emigrado de al-Andalus, casi los únicos que en esta época conservan aún la cultura latina y el recuerdo nostálgico de la monarquí­a de los godos, cuando la Iglesia, asociada al trono, gobernaba a los hombres y mujeres de Hispania.

II.    ANíLISIS.

1.  Identificación, comprensión y explicación de todos los nombres…:

Ramiro: Se refiere a Ramiro I (842-850), durante cuyo reinado tuvo lugar la portentosa batalla de Clavijo, donde el apóstol Santiago, montado sobre un caballo blanco, condujo a la victoria a las huestes cristianas.

Ordoño: Hijo del anterior, cuyos hechos narra el texto.

Ciudades desiertas por sus antepasados: Se trata de las ciudades del limes romano citadas a continuación í„í„León, Astorga, Túy y Amaya Patriciaí„í„ cuyas defensas desmanteló Alfonso I llevándose luego a su población.

Con gente tanto de entre los suyos como procedentes de España: Es decir, con montañeses y con mozárabes traí­dos de al-Andalus.

Caldeos: Se utiliza el nombre bí­blico de los enemigos de los israelitas, el pueblo de Dios, para designar a los musulmanes.

La provincia de Vasconia: La monarquí­a asturiana intenta continuamente extender su dominio al territorio de los vascones, en el extremo oriental de la cordillera Cantábrica; pero ellos siguen resistiendo ante cualquier poder polí­tico exterior.

Con la ayuda de Dios: La Crónica destaca siempre la intervención milagrosa de Dios en favor de las huestes cristianas.

2.  Localizar y ordenar sistematicamente todos los conceptos:

  • Ordoño ocupó y reconstruyó las ciudades del limes romano, el futuro Camino de Santiago, que su antecesor Alfonso I habí­a destruido y despoblado.
  • Las repobló con montañeses y con mozárabes procedentes de al-Andalus, método este que también habí­a practicado Alfonso I y practicarán otros reyes.
    • Luchó victoriosamente contra los vascones, rebeldes al imperialismo asturiano, y contra los musulmanes, que atacaban el reino en demanda de tributos.
    • Sus victorias se ven favorecidas por el auxilio divino.

3.  Resumir la idea fundamental:

Se narra la polí­tica expansiva de Ordoño I que cuenta con la ayuda de Dios.

III.  COMENTARIO.

1.  Explicar con detalle la situación histórica a que alude el texto.

El reino de Asturias nace cuando algunos nobles godos, presumiblemente del partido rodriguista derrotado, se refugian con su comitiva de fieles en las montañas cántabras y establecen relaciones con la nobleza de linaje cántabra, ya en proceso de sedentarización. Acaso la fuerza que se deriva de sus fieles, armamento superior y conocimiento de la guerra los alzan a un caudillaje que les permiten dar forma polí­tica a las tradicionales correrí­as depredatorias de los montañeses y a su expansión demográfica y territorial manifestada en las últimas centurias. Aprovechando la retirada de los bereberes de la Meseta Norte, Alfonso I (739-757) serí­a el verdadero fundador del reino al desmantelar las ciudades y fortificaciones del viejo limes romano (hecho al que alude el texto), llevándose a los residentes para repoblar sus estados. En una segunda fase, fortalecido ya el reino, Ordoño I sube a la Meseta y ocupa y restaura estas ciudades. Finalmente Alfonso III (866-909), con la ocupación de Simancas, Zamora y Toro, lleva la frontera hasta el Duero, lo que permitió a su hijo Garcí­a I (909-914) trasladar la capital a León (910), y transforma la monarquí­a, bajo inspiración mozárabe, adoptando el derecho visigodo, el legitimismo godo y el ideal de reconquista.

Paralelamente a este proceso, la nueva nobleza terrateniente ha ido imponiendo unas relaciones de producción feudales a los montañeses libres, que se rebelan durante el reinado de Aurelio (768-774), y a los pueblos limí­trofes, según indican las sucesivas rebeliones de galaicos y vascones.

2.  Explicar el texto en relación a la situación histórica señalada:

La Crónica es un caracterí­stico instrumento ideológico que trata de legitimar la monarquí­a asturiana. Para conseguirlo 1) hace derivar su dinastí­a directamente de las dinastí­as godas; 2) eleva a hito fundacional la escaramuza de Covadonga, donde el auxilio divino se hace fundamental para la victoria cristiana, ya que los musulmanes son tantos que literalmente no cabrí­an en aquel angosto valle, manifestando así­ su apoyo a la causa de la nueva monarquí­a; 3) le propone como destino la recuperación para la Iglesia el territorio que, por sus pecados, perdieron los reyes godos, lo que da origen al mito de la “Reconquista” que sirve para justificar el imperialismo asturiano, y 4) enfatiza la acción de Alfonso I para destacar por contraste la polí­tica expansiva y reconstructora de Ordoño I y de Alfonso III.

La inspiración clerical y eclesiásctica del mito de la Reconquista se pone de manifiesto al preguntarnos por qué los hispanogodos tienen que recuperar Spania frente a los moros y, en cambio, no se alzó ninguna voz para que los hispanorromanos recuperasen Hispania de los invasores godos, sino que el pertener al linaje de los godos se convierte en motivo de orgullo.

En el presente fragmento se destaca el protagonismo del rey, con lo que se exalta la monarquí­a y la dinastí­a; se llama caldeos a los musulmanes, estableciendo así­ un paralelismo entre los asturianos y los israelitas, pueblo elegido de Dios, cuyo favor para con Ordoño I también se destaca, y se da por supuesta la sumisión debida de los vascones.

3.  El texto es testimonio, pero también puede ser agente de la historia:

Aunque aparentemente testimonial, lo es sin duda por las noticias que contine, posee también un fundamental carácter agente por todo lo dicho en el párrafo anterior. De hecho, Covadonga y la Reconquista se convierten en los dos principales mitos de nuestra historia que llegan hasta nuestros dí­as.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: