CONCEPTOS: LA POBLACIÓN

CENSO. Fuente demográfica válida para estudiar el número, la situación demográfica, cultural, social y económica de la población. Incluye los mismos datos que el padrón: número de habitantes, edad, sexo, estado civil, nivel de estudios…, pero se realiza por paí­ses, cada 10 años (en los terminados en 1), y no hay actualizaciones intermedias. Se realizaban censos ya en el Antiguo Egipto. El primero moderno se realiza en Suecia en 1750. En España se elaboran desde 1857. En la mayorí­a de los paí­ses del Tercer Mundo aún no se realizan de manera fiable. El último censo realizado en España es del 2001.

DENSIDAD DE POBLACIÓN. Es la relación existente entre la población de un territorio y la superficie del mismo, indica el grado de ocupación media del territorio y se expresa en habitantes por kilómetro cuadrado (hab./km2). En España la densidad de población es de 77,6 hab./km2, aunque está por encima de los paí­ses escandinavos y de Irlanda, la densidad de población española es de las más bajas de Europa. La media mundial es 37 hb/km2. Este indicador puede encubrir grandes desigualdades, sobre todo cuando se utiliza para grandes extensiones, En España, por ejemplo aunque la densidad media es de 77,6 hab./km2 existen zonas que no alcanzan los 10 hab./km2.

CRECIMIENTO REAL. Es la consecuencia de los efectos del crecimiento natural o vegetativo más los efectos de los movimientos migratorios. Para calcularlo es necesario saber la natalidad, la mortalidad (o el crecimiento vegetativo) y el saldo migratorio del paí­s. El crecimiento real de un paí­s se expresa en número de personas.

TRANSICIÓN DEMOGRÁFICA. Es una de las fases en la evolución de la población de los paí­ses occidentales. Se caracteriza por el rápido descenso de la mortalidad mientras que la natalidad inicia el descenso con posterioridad y de forma mucho más lenta. En España esta fase de transición se inicia en el siglo XVIII, desciende la mortalidad epidémica, se extienden las zonas cultivadas y se introducen nuevos cultivos que mejoran la alimentación y reducen el riesgo de mortalidad. En el siglo XIX continúa reduciéndose la mortalidad, se producen algunas crisis, pero en general existe un constante incremento de la población.

ESPERANZA DE VIDA. índice demográfico que expresa los años que, por término medio, se espera que viva la población de un determinado lugar. Es diferente según el sexo (siempre mayor en mujeres que en hombres), y según el grado de desarrollo del paí­s o zona. En los paí­ses desarrollados es de más de 70 años, las más altas del mundo son las de Japón (80) y España (73 años para los hombres y 81 para las mujeres). Por término medio, la esperanza en estos paí­ses es 7 años mayor en las mujeres que en los hombres. En los paí­ses en ví­as de desarrollo está entre 60 y 70 años, y en los paí­ses subdesarrollados es inferior a 50 años; la mayor parte de los africanos está por debajo de los 40.

ENVEJECIMIENTO DE LA POBLACIÓN. Fenómeno que se produce cuando en un paí­s el porcentaje de personas mayores de 65 años es superior al 12% de la población total. Sus causas son el descenso de la mortalidad al aumentar la esperanza de vida y el descenso de la natalidad ligado al desarrollo socioeconómico del paí­s. Las consecuencias son tanto económicas (problemas para financiar las pensiones) como sociales. En España se está produciendo actualmente un progresivo envejecimiento debido al descenso del í­ndice de fecundidad y al alargamiento de la esperanza de vida tí­picos de los paí­ses desarrollados.

SALDO MIGRATORIO. Es la diferencia entre el número de emigrantes y el de inmigrantes en un lugar determinado. Cuando el saldo migratorio es positivo, la población aumenta; cuando el saldo migratorio es negativo, la población disminuye. En España actualmente es mayor el número de inmigrantes que el de emigrantes.

ÉXODO RURAL o ÉXODO CAMPESINO: se refiere a la emigración, generalmente de gente joven (adolescentes y adultos jóvenes) del campo a la ciudad. Este proceso es muy antiguo y se aceleró con la Revolución industrial y, sobre todo, a partir de la segunda mitad del siglo XX. Se suele considerar como un tipo especial de migración porque en ella, no sólo se cambia de lugar de residencia, sino también de profesión, por motivos más que evidentes, dadas las diferencias geográficas tan grandes que existen entre las oportunidades, número y caracterí­sticas de los diferentes tipos de empleo que existen en el campo, con relación a la ciudad.

POBLACIÓN ACTIVA. Grupo de población de más de 16 años que trabaja o está en disposición de trabajar. De este grupo se excluyen los estudiantes, las amas de casa y otros colectivos que no desarrollan un trabajo remunerado. Incluye no sólo a la población ocupada sino también a la desempleada (personas que en un momento determinado no desarrollan un trabajo remunerado pero que buscan empleo). Las caracterí­sticas de la población activa en España son el retraso en la incorporación de los jóvenes al mercado laboral, la anticipación de la edad de jubilación y la incorporación progresiva de la mujer al mundo laboral.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: