La Ruta de las Ferrerías del Barbadun invita a ver su legado

El domingo 30 de octubre se reeditará la Ruta de ferrerías, molinos y torres de la cuenca del río Barbadun en su XIV edición. Organizado por el Museo de Las Encartaciones y las Juntas Generales de Bizkaia, este itinerario de senderismo cultural de 22 kilómetros recupera su formato habitual anterior a la pandemia.

Ya se ha abierto el plazo de inscripción de forma totalmente gratuita hasta las 13.00 horas del 28 de octubre. Las 300 plazas disponibles suelen llenarse en tiempo récord, prueba del interés por conocer “un patrimonio un tanto desconocido en la comarca de Enkarterri, el de las ferrerías que se edificaron a partir del siglo XV en las orillas del Barbadun y sus afluentes, que impulsaron el desarrollo industrial de Bizkaia”, explican desde las Juntas Generales. En la página web www.enkarterrimuseoa.eus se puede descargar un formulario para apuntarse.

El recorrido se pondrá en marcha desde Muskiz en dos grupos: el primero, a las 9.00 horas y el segundo, a las 9.30. El personal del museo “se repartirá por diversos puntos de la ruta para explicar, de manera didáctica, los principales datos” sobre algunos de estos monumentos. La parada más relevante se efectuará en El Pobal, donde “quienes participen podrán disfrutar de la ferrería mejor conservada de Bizkaia”, aunque el trazado “contará con otros puntos de interés en restos de ferrerías y molinos de la cuenca del Barbadun no tan conocidos, como es el caso de Bado Ondero y Billotxi, en Muskiz, o La Olla y Valdivián/Ballibián, en Galdames”.

Entre los atractivos destacan también “la vía verde de los montes de Hierro, la ermita de Santiago de Loizaga próxima a la torre que custodia la colección de Rolls Royce y coches clásicos de Galdames, y el propio conjunto monumental que conforman el Museo de Las Encartaciones y la Casa de Juntas de Abellaneda, a donde se llegará por las laderas del Artegi”. Desde Abellaneda, un autobús transportará a los senderistas de regreso a Muskiz.

Sin envases de plástico

Además, se han dispuesto dos avituallamientos: en la ermita de Santiago de Galdames a la altura del kilómetro 16 y en el museo al final del trayecto. Con el objetivo de disminuir la cantidad de residuos generados, la organización pide a los asistentes que acudan con envases apropiados para abastecerse de agua en las fuentes que se les irán indicando.

Una vez en el Museo de las Encartaciones, los participantes podrán aprovechar para admirar la exposición temporal sobre las trabajadoras de once fábricas en la cuenca del río Kadagua.

Tomado de www.deia.eus

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: