Las Matemáticas no son machistas ni feministas; la ciencia es ciencia»

Ricardo Moreno ha estado nada menos que 38 años entre la pizarra y los pupitres. La experiencia o, tal vez, su consternación le llevan a hablar sin ningún tipo de tapujo sobre los planes del Gobierno con la educación de nuestro país. Moreno tacha la perspectiva de género en las Matemáticas, incluidas en el borrador del currículo de Primaria, de «estupidez». «Las Matemáticas en sí mismas no son ni machistas ni feministas, la ciencia es la ciencia», zanja.

Este catedrático de instituto en el Gregorio Marañón y en el Beatriz Galindo de Madrid, además de profesor de Historia de la Matemática en la Complutense, advierte de que hay que tener cuidado con las estupideces.

«Se puede hacer daño porque la estupidez nunca es inocente, estas ideas se propagan más rápido que las inteligentes». En cualquier caso, Moreno recuerda que estas «tonterías» del Gobierno no son nuevas. «La gente piensa que sí pero son muy antiguas». «Cuando le preguntaban a Marie Curie por su papel como mujer científica decía que en la ciencia había que ocuparse de las cosas, no de las personas; la ciencia no tiene género».

Igualdad

El también licenciado en Matemáticas y doctor en Filosofía especializado en Historia de la Ciencia va más allá y considera una «insensatez» que la perspectiva de género esté presente en casi todas las asignaturas. «Las grandes mujeres siempre se estudiaron, nunca se han intentado esconder. A lo largo de la historia ha habido grandes reinas como Blanca de Castilla, María Teresa de Austria; en Literatura todos saben quién es Emilia Pardo Bazán o Virginia Wolf». «De hecho –prosigue– el personaje mitológico más longevo y en el cual siempre se ha pensado es Antígona…Las grandes mujeres y hombres nunca han sido olvidados». En cualquier caso, agrega que esto no tiene nada que ver con que «todos estamos de acuerdo en la igualdad ante la ley».

Este catedrático asegura que el sistema educativo español «es un desastre» y que lo peor es que se sabe, por lo que «se mantiene con mala fe y no se quiere rectificar». La educación «está absolutamente por los suelos porque se basa en el engaño de regalar aprobados y dar títulos que no se merecen para tapar el fracaso escolar. Ni siquiera existen garantías de que a los 16 años un titulado sepa leer y entender un texto», lamenta. Por eso, si fuera ministro, Moreno asegura que pondría un Bachillerato de 6 años, desde los 12 a los 18 y una enseñanza común desde los 6 a los 12, así como dos reválidas (una al final de los 12 y otra de los 18). «Si el niño a los 12 no quiere estudiar más es mejor una FP porque a partir de esa edad es ingobernable, y si no hace lo que le gusta es imposible que tenga disciplina».

Pese a la polémica que en este país suscitaron las reválidas del exministro Wert, para Moreno es «indispensable que el niño responda ante un tribunal y no ante docentes porque sabe que a estos, por picaresca, les puede ganar por cansancio para le aprueben, mientras que en un tribunal no existe esa prisa por perder de vista a determinado alumno, además de la madurez que les da responder ante este».

Tomado de www.abc.es

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: