Los profesores alemanes no tienen derecho a huelga

Los profesores alemanes carecen del derecho a hacer huelga, según ha determinado este martes una sentencia del Tribunal Constitucional con sede en la ciudad de Karlsruhe, que desestima con su decisión el recurso presentado por cuatro profesores de primaria que participaron en protestas y paros laborales durante su horario de trabajo y que posteriormente recibieron por ello una sanción disciplinaria.

Los cuatro maestros, en las regiones de Renania del Norte- Westfalia, Schleswig-Holstein y Baja Sajonia, gozan de la condición de funcionarios públicos, a diferencia que otros compañeros contratados y que acudieron legítimamente a la llamada de su sindicato, la Unión de Educación y Ciencia (GEW). En el caso de los funcionarios, establece el Tribunal Constitucional alemán, su función pública está por encima de esta derivada del derecho de asociación y del derecho de la defensa de los propios intereses económicos.

El Tribunal constitucional alemán deja zanjado, según el texto de la sentencia, que el derecho fundamental a la libertad de asociación está limitado para profesionales como profesores, policías, bomberos o equipos de rescate, dado que éste entraría en colisión con los principios fundamentales de la función pública. Uno de estos principios es la imposibilidad de hacer huelga, señaló el presidente de la Corte Constitucional, Andreas Vosskuhle.

«La prohibición de huelga a los funcionarios públicos en servicios clave procede de la legislación de la República de Weimar», ha aclarado Vosskuhle, «y está estrechamente ligada a los fundamentos constitucionales del servicio civil en Alemania, que requiere un grado de lealtad a su función». «El derecho a la huelga de los funcionarios públicos desató una reacción en cadena con respecto a la estructura de la relación de los trabajadores con el servicio civil y afectó a los principios de este servicio», añadía, deteniéndose en las consecuencias para la población en el caso de que este tipo de trabajadores del sector público abandone su función.

«Eso no quiere decir», ha continuado el presidente de la sala, «que los profesores o cualquier funcionario público alemán no pueda luchar por la mejora de sus condiciones laborales, pero deben ajustarse a otro tipo de reivindicaciones que no incluyan la huelga o el abandono de su puesto de trabajo».

El máximo tribunal alemán señala que los funcionarios públicos tienen derecho a asociarse para reclamar y promover mejoras de sus condiciones laborales y económicas, pero limita las formas de protesta a los que han adquirido la condición de funcionarios públicos. En Alemania, se estima que hay cerca de 800.000 profesores, según datos del Tribunal Constitucional, de los que tres cuartas partes son funcionarios.

Tomado de www.abc.es

 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Mitxel dice:

    Si reactivo esta noticia no es sino para dejar, una vez más, clara mi postura. Comparto bastantes de los elementos por los que el profesorado de la red concertada de Euskadi declara unos días de huelga. Mi desacuerdo es total cuando, entre quienes se ven perjudicados directamente por su ausencia del trabajo, hay menores de edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: