LECTURA: Olimpiadas (antiguas y modernas)

Se tiene conocimiento que hace aproximadamente tres mil años, hacia el 776 antes de Cristo en la ciudad de Olimpia, antigua Grecia, se reuní­an atletas de diferentes regiones para competir en las diversas modalidades deportivas de la época.

De los atletas se esperaba el mejor desempeño para orgullo de su ciudad natal. A cambio se les proclamaba como héroes, colocándoles una corona hecha de ramas de olivo, cortadas con un cuchillo especial por un joven de 12 años, que como condición deberí­a tener sus padres vivos.
Los vencedores al llegar, atravesaban un hueco hecho en la muralla de su ciudad, con el fin de ser cerrado después de su paso para evitar que el triunfo escapara de la ciudad, los campeones ofrendaban su trofeo al dios Zeus.

A partir de ese momento la manutención del atleta corrí­a a cargo del municipio por el resto de sus dí­as. La práctica deportiva era realizada sin ropa y con los pies descalzos. Se excluí­an las mujeres y les era vedada su participación como espectadoras. Cualquier violación a la norma se pagaba con la muerte. Sin embargo, una madre orgullosa de la participación de su hijo y disfrazada con una túnica, entró en forma clandestina para observar su participación. Al ser descubierta se le llevó a la corte donde fue perdonada por ser la madre de un campeón olí­mpico.
En la temporada de los juegos se mantení­a una tregua sagrada en todo el paí­s llamada EKECHEIRI dándosele al evento una connotación de paz y armoní­a que no podí­a ser violada bajo ninguna circunstancia. Como evidencias gráficas sobre los juegos de la antigí¼edad se encuentran algunas artesaní­as etruscas donde se plasmó al atleta compitiendo en diferentes disciplinas deportivas.

Casi 20 siglos después el barón de Coubertin, proveniente de una familia de la aristocracia francesa, en un viaje realizado al estadio Olí­mpico de Grecia, tuvo la brillante idea de reiniciar los juegos que se realizaban en la antigua ciudad de Olimpia.

El Barón, hombre que a pesar de la presión de su familia cambió la carrera militar por la docencia, con estudios de derecho y su ideologí­a siempre enmarcada dentro de la igualdad social, entendió que la actividad deportiva de aquel entonces era solo privilegio de las clases adineradas de la Gran Bretaña. Consideró entonces la necesidad de masificarla dentro de toda la población, reconociendo sus beneficios en el desarrollo de madurez, nobleza, capacidad trabajo y bienestar fí­sico que generaba el esfuerzo y la sana competencia.
Aliados a esa idea estaban los avances tecnológicos de la segunda mitad del siglo XIX, con el invento de los buques a vapor y el telégrafo, situación afortunada que acortaba las distancias entre los diferentes continentes.

Hacia el año 1894, el Barón de Coubertin dio origen al movimiento olí­mpico mundial, al convocar a 14 paí­ses creándose el primer Comité Olí­mpico Internacional (COI), con sede en la prestigiosa universidad parisina de la Sorbona. Dentro de ese contexto académico se adjudicaron los primeros juegos olí­mpicos de la era moderna a la ciudad de Atenas en reconocimiento histórico a los juegos de la antigí¼edad.

En el mismo congreso fue elegido el primer presidente del COI, cargo asumido por el griego Demetrios Bikelas, mientras que el Barón del deporte como se le llamó a Coubertin, ocupó el cargo de secretario general.

A pesar de las dificultades polí­ticas y financieras que afrontó la organización y gracias a diferentes aportes económicos, especialmente el de un acaudalado comerciante griego llamado George Averof, residente en Alejandrí­a, el quien aportó un millón de dracmas para la construcción del estadio olí­mpico, se logró la inauguración de los juegos por e rey Jorge l en el año 1896 en el monumental estadio olí­mpico de Grecia y ante 70.000 espectadores.
En ellos participaron 311 atletas de 11 paí­ses y a pesar de los reveses de la mayorí­a de los atletas griegos, el humilde panadero Spiridon Louis consiguió el triunfo en la Maratón de 42 kilómetros. La prueba, una de las más prestigiosas de la competencia olí­mpica, fue diseñada recordando la gesta heroica del soldado ateniense que en la antigí¼edad y después de la batalla, recorrió la misma distancia entre el valle de Maratón y Atenas para anunciar la gran noticia del triunfo de los atenienses sobre los persas. Al terminar su recorrido, cayó muerto por la fatiga y el cansancio.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. alvaro dice:

    Se tiene conocimiento que hace aproximadamente tres mil años, hacia el 776 antes de Cristo en la ciudad de Olimpia, antigua Grecia, se reuní­an atletas de diferentes regiones para competir en las diversas modalidades deportivas de la época.

    De los atletas se esperaba el mejor desempeño para orgullo de su ciudad natal. A cambio se les proclamaba como héroes, colocándoles una corona hecha de ramas de olivo, cortadas con un cuchillo especial por un joven de 12 años, que como condición deberí­a tener sus padres vivos.
    Los vencedores al llegar, atravesaban un hueco hecho en la muralla de su ciudad, con el fin de ser cerrado después de su paso para evitar que el triunfo escapara de la ciudad, los campeones ofrendaban su trofeo al dios Zeus.

    A partir de ese momento la manutención del atleta corrí­a a cargo del municipio por el resto de sus dí­as. La práctica deportiva era realizada sin ropa y con los pies descalzos. Se excluí­an las mujeres y les era vedada su participación como espectadoras. Cualquier violación a la norma se pagaba con la muerte. Sin embargo, una madre orgullosa de la participación de su hijo y disfrazada con una túnica, entró en forma clandestina para observar su participación. Al ser descubierta se le llevó a la corte donde fue perdonada por ser la madre de un campeón olí­mpico.
    En la temporada de los juegos se mantení­a una tregua sagrada en todo el paí­s llamada EKECHEIRI dándosele al evento una connotación de paz y armoní­a que no podí­a ser violada bajo ninguna circunstancia. Como evidencias gráficas sobre los juegos de la antigüedad se encuentran algunas artesaní­as etruscas donde se plasmó al atleta compitiendo en diferentes disciplinas deportivas.

    Casi 20 siglos después el barón de Coubertin, proveniente de una familia de la aristocracia francesa, en un viaje realizado al estadio Olí­mpico de Grecia, tuvo la brillante idea de reiniciar los juegos que se realizaban en la antigua ciudad de Olimpia.

    El Barón, hombre que a pesar de la presión de su familia cambió la carrera militar por la docencia, con estudios de derecho y su ideologí­a siempre enmarcada dentro de la igualdad social, entendió que la actividad deportiva de aquel entonces era solo privilegio de las clases adineradas de la Gran Bretaña. Consideró entonces la necesidad de masificarla dentro de toda la población, reconociendo sus beneficios en el desarrollo de madurez, nobleza, capacidad trabajo y bienestar fí­sico que generaba el esfuerzo y la sana competencia.
    Aliados a esa idea estaban los avances tecnológicos de la segunda mitad del siglo XIX, con el invento de los buques a vapor y el telégrafo, situación afortunada que acortaba las distancias entre los diferentes continentes.

    Hacia el año 1894, el Barón de Coubertin dio origen al movimiento olí­mpico mundial, al convocar a 14 paí­ses creándose el primer Comité Olí­mpico Internacional (COI), con sede en la prestigiosa universidad parisina de la Sorbona. Dentro de ese contexto académico se adjudicaron los primeros juegos olí­mpicos de la era moderna a la ciudad de Atenas en reconocimiento histórico a los juegos de la antigüedad.

    En el mismo congreso fue elegido el primer presidente del COI, cargo asumido por el griego Demetrios Bikelas, mientras que el Barón del deporte como se le llamó a Coubertin, ocupó el cargo de secretario general.

    A pesar de las dificultades polí­ticas y financieras que afrontó la organización y gracias a diferentes aportes económicos, especialmente el de un acaudalado comerciante griego llamado George Averof, residente en Alejandrí­a, el quien aportó un millón de dracmas para la construcción del estadio olí­mpico, se logró la inauguración de los juegos por e rey Jorge l en el año 1896 en el monumental estadio olí­mpico de Grecia y ante 70.000 espectadores.
    En ellos participaron 311 atletas de 11 paí­ses y a pesar de los reveses de la mayorí­a de los atletas griegos, el humilde panadero Spiridon Louis consiguió el triunfo en la Maratón de 42 kilómetros. La prueba, una de las más prestigiosas de la competencia olí­mpica, fue diseñada recordando la gesta heroica del soldado ateniense que en la antigüedad y después de la batalla, recorrió la misma distancia entre el valle de Maratón y Atenas para anunciar la gran noticia del triunfo de los atenienses sobre los persas. Al terminar su recorrido, cayó muerto por la fatiga y el cansancio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: