PRÁCTICA 17: Comentario de la pirámide de población de España (2010)

asd

Se nos presenta para comentar un gráfico que por su forma recibe el nombre de Pirámide de Población. En él, a través de diferentes elementos, se refleja la situación de la población española en el año 2010 tanto del contingente de hombres como de mujeres.

Realizaremos el Comentario siguiendo el siguiente procedimiento: presentación de los elementos formales y análisis de los datos insistiendo en las causas y consecuencias de la situación que refleja el gráfico. Finalizaremos con unas breves conclusiones.

1.- Elementos formales

La Pirámide de Población recoge, en realidad, dos gráficos de barras horizontales. En cada uno de ellos, divididos de cinco en cinco años se reflejan los porcentajes de hombres y mujeres existentes en España en 2010. En color azul se indican los Hombres y en color rosa las Mujeres.

Indicaremos, antes de proseguir, que la pirámide poblacional española presenta una forma de “bulbo” aun cuando en los dos últimos cortes se observa una ligera recuperación (forma de “copa”). Este hecho refleja una fuerte descenso en la base y tendente a engordar en sus espacios medios.

2.- Análisis de la Pirámide (Sexo y Edad)

a) Analizamos, en primer lugar, la base de la pirámide. Es evidente que esta es estrecha, por lo que no estamos ante una población joven, sino ante una envejecida. La natalidad es baja: observamos que, desde el tramo 25 a 29 años, desciende el número de personas. Esto nos lleva a comienzos de los años 80, año en que comenzó a descender la natalidad. La natalidad no se recupera hasta los últimos años, apreciándose un aumento en el grupo de edad 0-4 en ambos sexos (En el año 2008, la tasa de natalidad fue del 11,37%, el porcentaje más alto desde 1986). Se confirma el dato en 2010.

b) Analizamos, en segundo lugar, la cúspide de la pirámide. Hay que tener en cuenta que agrupar a todas las personas a partir de una determinada edad (80 años) puede distorsionar ésta. La cúspide de la pirámide española es ancha, por lo que podemos determinar que:

  • Nos encontramos ante una población envejecida.
  • La esperanza de vida de la población es, por tanto, alta.
  • La causa que explica la baja mortalidad es el alto nivel de desarrollo del paí­s que se cristaliza en una potente infraestructura sanitaria, el acceso universal de la población a la misma, la inexistencia de problemas de desnutrición, etc.

c) Localizamos y explicamos los perfiles que puedan existir en la pirámide:

  • Entrantes que indican una pérdida de población: Cohorte 10-14, consecuencia de la caí­da de la natalidad a fines de los años 90 del pasado siglo.
  • Salientes que significan una recuperación o crecimiento de la población: Cohorte 0-4 años producido por el repunte de la natalidad; cohortes 35-39, 40-44 y, sobre todo, 30-34, localización de las cifras más altas de población, fruto del “baby boom” de los años 70.

d) En la relación Hombres-Mujeres concluimos que:

  • Nacen más varones que mujeres, fenómeno natural.
  • Que las mujeres tienen la esperanza de vida más larga, fenómeno también natural.
  • Las cifras de hombres y mujeres se igualan a partir de los 40 años, siendo mayor el número de mujeres, a partir de los 50 años, lo que puede indicar sobremortalidad de los hombres.
  •  El grado de fecundidad es bastante bajo si tenemos en cuenta el número de mujeres en edad de procrear. El número de hijos por mujer fue en el 2008 de 1,4.

e) La proporción de jóvenes, adultos y ancianos indica:

  • Estamos ante una población envejecida con un porcentaje de personas mayores de 65 años superior al 12%.
  • El pronóstico sobre el crecimiento de la población es bastante claro: la población española presenta signos de envejecimiento, a medio plazo, y de descenso, a largo plazo, de no variar las tendencias actuales de la dinámica natural de la población.
  • La población activa se mantiene gracias a la incorporación de la mujer a la vida laboral y, a partir de los años 90, de la inmigración.

3.- Conclusiones

La pirámide de población que se nos presenta para comentar nos muestra la distribución de la población española en el año 2010.

La forma que se intuye de su trazo es de bulbo, es decir, se trata de una pirámide regresiva, que en demografí­a se traduce por una sociedad que tiende al progresivo envejecimiento, propia de un paí­s desarrollado, con una natalidad muy reducida y una mortalidad también baja.

El bajo número de niños y niñas no asegura un relevo generacional natural, aunque la población pudiera sustituirse por inmigrantes.

Parece necesario desarrollar una polí­tica natalista que corrija el grave problema que se avecina en unos pocos años.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. john dice:

    me en canta geografia

  2. natalia dice:

    deberias explicar los hechos historicos que acontecieron para que esto fuese asi

  3. lol dice:

    faltan los accidentes demograficos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: