¿Sabe en qué localidad se encuentra la iglesia más antigua de España?

Seguramente España es uno de todos los países del mundo con una riqueza patrimonial sin igual. Ningún pueblo que se precie en la península ibérica carece de su iglesia, algunas de ellas milenarias, y otras, lamentablemente, desaparecidas por el paso presuroso del tiempo. Aunque a día de hoy existe mucho debate sobre cuál es la iglesia más antigua de España, ya que son varios los municipios que reivindican este honor tanto en tierras gallegas como en León, concretamente en Marialba de la Ribera, donde se hallan los restos de una basílica paleocristiana del siglo IV, hay que desplazarse hasta la provincia de Palencia, donde se encuentra una pequeña joya visigoda.

Se trata de la Iglesia de San Juan de Baños en la localidad de Baños de Cerrato, a tan sólo siete kilómetros de la capital palentina y que goza de la distinción de Bien de Interés Cultural desde el año 1897. Una iglesia que se encuentra prácticamente intacta y que fue manda construir por el rey Recesvinto allá por el año 661, fechando los historiadores como fecha de consagración el 3 de enero de ese mismo año.

Un templo que fue erigido como fundación real bajo la sede episcopal de Palencia y según los entendidos nos encontramos ante la iglesia española más original de todo el arte visigodo. De planta basilical con tres naves y tres ábsides, como no podía ser de otra forma, a lo largo de su historia ha ido sufriendo algunas reconstrucciones parciales. En su puerta exterior destaca un arco de herradura y en la clave se encuentra tallada la cruz patada de Malta.

Ya en su interior de todos los capiteles existentes, sólo uno es auténtico corintio romano, mientras que el resto se hicieron en época visigoda. Y los alrededores de la zona contienen en sí el típico paisaje de El Cerrato palentino, ideal para visitar en estos días y dejarse caer por Palencia.

Más iglesias antiguas

Pero no son las únicas iglesias más antiguas que existen en Castilla y León, ya que hay que destacar otras dos. Una de ellas es la ermita de Santa María, en la localidad burgalesa de Quintanilla de las Viñas, otro claro ejemplo de la arquitectura visigoda. Se supone que su construcción se inició a finales del siglo VII o como muy tarde a principios del VIII. Hoy queda un templo primitivo integrado por la capilla mayor.

Por la traza original, se adivina una nave central y otras dos naves laterales. La ermita fue declarada Monumento Nacional en noviembre de 1929, y como tantas otras joyas del patrimonio castellano y leonés ha estado expuesta a expolios. Uno de ellos en el año 2004 cuando se extrajeron dos sillares con relieves que fueron recuperados en 2019 en Londres.

Y de Burgos saltamos a Zamora, concretamente a El Campillo, donde se yergue la iglesia visigoda de San Pedro de la Nave, también con el marchamo de Monumento Nacional logrado en el año 1912. Se cree que su construcción data entre los años 680 a 711, previos a la conquista musulmana.

Su emplazamiento original se encontraba en las orillas del Esla, pero tras construirse un embalse se trasladó entre los años 1930 a 1932 a su actual ubicación. Su primer traza respondió a una planta de cruz griega, aunque posteriormente se trazaron dos naves laterales. Una de las joyas que cuenta esta iglesia en un horologio en forma tabular que se puede descubrir en la piedra de los sillares.

Y cambiando de autonomía nos damos un salto hasta Orense, donde se halla, por fechas la que podría ser la segunda iglesia más antigua de España, la de Santa Comba, en Bande, otro templo visigodo de la segunda mitad del siglo VII. Consta de una planta de cruz griega, una capilla mayor y el pórtico.

Tomado de www.larazon.es

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: