LECTURA: Sectores Económicos

Los sectores económicos son la división de la actividad económica de un Estado o territorio, atendiendo al tipo de proceso productivo que tenga lugar. Desde la publicación de las obras del australiano Colin Clark en 1940, las actividades económicas se dividen entres grandes sectores denominados primario, secundario y terciario.

La hipótesis de los tres sectores

Es una teorí­a económica que divide las economí­as en tres sectores de actividad: la extracción de materias primas (primario), la manufactura (secundario), y los servicios (terciario). Fue desarrollada por Colin Clark y Jean Fourastié. De acuerdo con esta teorí­a el principal objeto de la actividad de una economí­a varí­a desde el primario, a través del secundario hasta llegar al sector terciario. Fourastié vio el concepto como esencialmente positivo, y en la  La Gran Esperanza del Siglo XX.

Sector Primario

El sector primario agrupa las actividades que implican la extracción y obtención de materias primas procedentes del medio natural (agricultura, ganaderí­a, minerí­a, silvicultura y pesca). Es propio de las zonas rurales. Los procesos industriales que se limitan a empacan, preparar o purificar los recursos naturales suelen ser considerados parte del sector primario también, especialmente si dicho producto es difí­cil de ser transportado en condiciones normales a grandes distancias.

Sector Secundario

El sector secundario incluye las actividades que suponen la transformación de las materias primas en productos elaborados, es decir, la industria y la construcción (por ejemplo, siderurgia, sector agroalimentario, etc.; la producción de bienes de consumo en general). Se localiza principalmente en zonas urbanas.

Sector Terciario

El sector terciario, finalmente, es un conjunto mal definido que incluye todas las actividades y prestación de servicios que no pertenecen a los otros dos sectores y que podrí­an considerarse como actividades de suministro de bienes inmateriales a las personas, a las colectividades o a las empresas. Este sector agrupa los servicios mercantiles y no mercantiles, especialmente el comercio (al por mayor y al por menor), el negocio de automóviles y las reparaciones, el alquiler de viviendas, el correo y las telecomunicaciones, los seguros y finanzas, el turismo y el ocio, la sanidad, la educación, la asesorí­a, la cultura y los servicios ofrecidos por las administraciones públicas. Normalmente, en los paí­ses desarrollados más del 60% de la población activa trabaja en este sector productivo y en esos casos se habla de la terciarización de la economí­a. La división de la economí­a en distintos sectores permite estudiar su evolución a lo largo del tiempo, pero sigue siendo bastante convencional. Las fronteras entre sectores suelen ser imprecisas. Por ejemplo, es muy difí­cil determinar si las actividades de servicios presentesen el seno de las organizaciones industriales (servicios informáticos o de gestión) pertenecen realmente al sector terciario o, a la inversa, si la utilización de productos industriales en los servicios (transportes, telecomunicaciones) no modifica la definición del sector secundario. Así­, a estos tres sectores tradicionales de la economí­a (primario o agrario, secundario o industrial y terciario o de servicios) se les empieza a añadir un nuevo sector, el cuaternario.

Sector Cuaternario

Aglutina actividades empresariales y polí­ticas con un alto grado de especialización y relacionadas con la gestión y distribución (compra, venta y alquiler) de la información, el bien económico fundamental. La sociedad se centraba antes en actividades materiales de tipo industrial y ahora se aglutina en torno a tareas que tienen que ver con el valor intangible de la información, tales como la dirección, la alta investigación, las nuevas tecnologí­as y la toma de decisiones. Se dice que ha surgido una nueva sociedad en el nuevo milenio, la sociedad de la información (cuyos antecedentes se encuentran en el concepto de Daniel Bell sobre la sociedad postindustrial) o la sociedad del conocimiento, que plasma la revolución de la información y tecnológica que se vive en el sistema actual, tal vez de similares proporciones a la industrial de finales del siglo XVIII.

Se consideran dentro del sector cuaternario las empresas que tradicionalmente se integran en el sector industrial, pero que están ligadas con las tecnologí­as de la información, como los fabricantes de ordenadores, programas de ordenador y nuevas tecnologí­as (como los CAD/CAM, SIG, GPS, los portales de Internet, etc.); las actividades relacionadas con las finanzas (cuestiones bancarias y bursátiles, seguros, grandes negocios mercantiles, etc.); algunos consideran también dentro del cuaternario ciertos trabajos ligados a la información, como el realizado en las editoriales, los medios de comunicación, las bibliotecas, consultorí­as y hasta las empresas telefónicas y el teletrabajo.

Sector Quinario

Algunos autores ya hablan de un sector quinario, relativo a las actividades relacionadas con la cultura, la educación, el arte y el entretenimiento. Sin embargo, las actividades incluidas en este sector varí­an de unos autores a otros, incluyendo en ocasiones actividades relacionadas con la sanidad.

 

COMENTARIO

Los únicos sectores productivos de la economí­a son el agropecuario y el industrial que producen bienes tangibles, el sector servicio no es productivo, aunque si necesario; no produce bienes tangibles, proporcionan servicios que les reportan ingresos a los prestadores de servicios y que, por lo tanto, contribuyen a la formación del ingreso nacional y del producto nacional. Hay relaciones entre los tres sectores de la economí­a llamadas relaciones intersectoriales que pueden ser expresadas en forma esquemática como se muestra a continuación. Ejemplos de estas relaciones intersectoriales son: el sector agropecuario le venden máquinas primas agrí­colas al sector industrial y le compra fertilizantes, abonos y maquinaria agrí­cola. El sector servicios le compra alimentos al sector agropecuario, este solicita servicios financieros, comerciales y de transporte al sector servicios, el sector industrial le vende, al sector servicios, muebles, equipos de oficina, camiones, el sector servicios le proporciona a la industria servicios profesionales, médicos, financieros. Es necesario señalar también que la industria produce tres tipos de bienes: bienes de consumo duradero, bienes intermedios bienes de consumo no duradero y de capital. Bienes de consumo no duradero. Son aquellos que produce la industria y se consume rápidamente de forma inmediata. Algunas ramas productores de bienes de consumo no duradero son: envasado de frutas y legumbres, procesamiento de café, bebidas alcohólicas, cuero y sus productos, imprenta y editoriales. Bienes intermedios. Son las materias primas y los insumos que ya han sufrido una transformación pero que no satisfacen necesidades finales y que requieren ser transformados para convertirse en bienes de consumo o de capital. Algunas ramas productoras de bienes intermedios son: petroquí­mica básica, abonos y fertilizantes, quí­mica básica, productos de hule. Bienes de consumo duradero y de capital. Los bienes de consumo duradero son los que nos e consumen inmediatamente, duran mucho y se ven consumiendo poco a poco. Los bienes de capital o bienes de inversión son los que ayudan a producir otros bienes.

Universidad de Costa Rica Notas de Clase, Setiembre del 2008.Escuela de Geografí­a Elaboró. Melvin Lizano ArayaGF-0206- Geografí­a Económica

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: