TÉCNICAS de ESTUDIO: El método

El MÉTODO “es una especie de brújula en la que no se produce automáticamente el saber, pero que evita perdernos en el caos aparente de los fenómenos, aunque solo sea porque nos indica como no plantear los problemas y como no sucumbir en el embrujo de nuestros prejuicios predilectos.”

El método de estudio que utilicemos a la hora de estudiar tiene una importancia decisiva ya que los contenidos o materias que vayamos a estudiar por sí­ solos no provocan un estudio eficaz. Es el método quien puede ayudarnos a solucionar problemas; quien puede facilitarnos su comprensión, asimilación y puesta en práctica.

Para ello es fundamental el Orden. Es vital adquirir unos conocimientos, de manera firme, sistemática y lógica, ya que la desorganización de los contenidos impide su fácil asimilación y se olvidan con facilidad.

1.- Recomendaciones para diseñar un buen método de estudio

a)      Organización del material de trabajo. “Cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa”. Eliminar todo lo que distraiga: móvil, tele, ….

b)      Distribuir el tiempo de forma flexible, adaptada a cambios y a circunstancias. Una sesión de estudio no puede pasar de una hora.

c)      Tener en cuenta las dificultades concretas de cada materia.

d)       Averiguar el ritmo personal de trabajo, especialmente la mejor hora para el estudio. Hay personas que lo hacen mejor por la anoche y otras por la mañana.

e)      Ser realista y valorar la capacidad de comprensión, memorización, …

f)       Comenzar por los trabajos más difí­ciles y dejar los más fáciles para el final.

g)      Memorizar datos, entenderlos y fijarlos.

h)      No estudiar materias que puedan interferirse: Ej, vocabulario de ingles con el              de euskera.

2.- El método que aquí­ os propongo consta de ocho fases

a)      La prelectura: es ese primer vistazo que se le da a un tema para saber de qué va y sacar así­ una idea general del mismo. Idea que frecuentemente viene expresada en el tí­tulo. Conviene hacerla el dí­a anterior a la explicación del profesor pues así­ nos servirá para comprenderlo mejor y aumentará nuestra atención e interés en clase.

b)      Lectura comprensiva: consiste en leer detenidamente el tema entero. Las palabras o conceptos que se desconozcan se buscarán en el diccionario o en la enciclopedia.

c)      Las notas al margen: son las palabras que escribimos al lado izquierdo del texto y que expresan las ideas principales del mismo. A veces vienen en el propio texto, otras tendremos que inventarlas.

d)      El subrayado: consiste en poner una o dos rayas debajo de las palabras que consideramos más importantes de un tema. Dependerá de la importancia del subrayado. No es conveniente hacerlo con “subrayadores de color”, sino con un lapicero.

e)      El esquema: trata de expresar gráficamente y debidamente jerarquizadas las diferentes ideas de un tema. Es la estructura del mismo. Existen diferentes tipos de esquemas. Para iniciarse es bueno comenzar con el numérico.

f)       Resumen: consiste en extraer de un texto todo aquello que nos interesa saber y queremos aprender. Se escribe en un papel lo que hemos subrayado y se añaden las palabras que falten para que el texto escrito tenga sentido.

g)      Memorizar: es grabar en la memoria los conocimientos que queremos poseer para después poder recordarlos.

h)      Repetir: es tratar de reflejar lo memorizado para comprobar que se ha asimilado. Puede hacerse por escrito o verbalmente.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. June Sanz dice:

    Está claro que el orden y la organización para un buen plan de estudio es esencial. Para mí, lo más importante es la distribución del tiempo, ya que tengo que combinar las horas de estudio con otras actividades. Por otro lado, es muy importante también la constancia, aunque no la has citado, porque no sirve de nada estudiar ordenadamente y siguiendo todos los pasos previamente dichos si después no se es constante… Estudiar requiere un gran esfuerzo, y muchas veces puede parecer pesado seguir y cumplir todas las fases del método propuesto. En mi opinión, si disponemos del tiempo suficiente sería recomendable seguirlas, pero si no fuera así, algunas fases se podrían saltar, como por ejemplo la de hacer un esquema y resumen y hacer sólo una de estas. Por otra parte, este método no sirve para todas las asignaturas claramente, y yo sólo lo usaría para las asignaturas de teoría como Historia, pero para otras como Matemáticas, creo que es más conveniente la práctica, o en Biología más la comprensión que la memorización. Dicho esto, debemos saber qué estamos estudiando y elegir el mejor método a seguir para conseguir el mejor rendimiento posible.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: