TEXTO 9: Librecambismo y Proteccionismo (9-12-1893)

proteccionismo“No, aquí­ no ocurre otra cosa sino que por medio de tratados tan funestos como el hispano-alemán el proyecto se va a echar abajo y deshacer toda una gran labor del régimen arancelario vigente; y semejante proceder causará una gran desventura al paí­s, a no dudarlo; no sólo porque quedarí­a sentado un precedente fatal que acabarí­a con toda iniciativa industrial en lo futuro, sino también porque recibirí­an herida de muerte tanto las fábricas implantadas en su mayorí­a, casi en su totalidad, al amparo actual del régimen arancelario, como las grandes reformas y ampliaciones hechas en las anteriormente instaladas. Y la muerte de esa actividad industrial, entendedlo bien, alcanzarí­a a Altos Hornos en sus nuevas instalaciones de caldererí­a y fabricación de maquinaria; a la producción de acero; a Talleres de Deusto en sus aceros moldeados y construcción de máquinas y material de tracción; a Aurrerá en sus importantí­simas fundiciones de tubos, sus manufacturas de acero; a Talleres de Zorroza y a los de Miravalles en sus construcciones de puentes, vagones, edificios y caldererí­a (…) y a otras muchas, en fin, que serí­a prolijo enumerar en este momento. Y no os hablo, señores, de fábricas de proyecto de importancia extraordinaria que no me es lí­cito especificar ahora y cuya instalación depende de la continuación del arancel de 1892.

Para evitar tan desastrosos efectos, tan tremenda ruina que alcanzarí­a en iguales proporciones que a Vizcaya a otras importantí­simas regiones de España, dejándose sentir su influencia en la nación toda, hemos de pedir enérgicamente al Gobierno que no se salga de lo prescrito, que no derrumbe tan atropellada y despiadadamente el actual régimen protector, y que deseche, por lo tanto, ese absurdo tratado hispano-alemán”.

Fuente: Federico Echevarria, Meeting protesta contra los Tratados de Comercio celebrado en Bilbao el dí­a 9 de Diciembre de 1893.

COMENTARIO

El Documento propuesto para comentar, titulado “Librecambismo y proteccionismo”, recoge los argumentos expuestos por Federico Echevarria (empresario vasco adscrito al Partido Liberal) en defensa del proteccionismo en un “meeting” celebrado en Bilbao en diciembre de 1893).

Para realizar el comentario seguiré el siguiente procedimiento: localización del texto, análisis del mismo y contextualización. Finalizaremos con unas breves conclusiones, señalando la importancia que tuvo el texto

1.- LOCALIZACIí“N

Tipo de texto: según la fuente es un texto histórico primario; según la forma es un artí­culo literario y según el tema es un texto polí­tico.

Autor: individual (Federico Echevarria empresario vasco que presidió la Liga de Productores Vascos a comienzos del siglo XX).

Destino: está dirigido a un colectivo y su finalidad es pública.

í‰poca: Bilbao, 9 del 12 de 1893.

2.- ANíLISIS

Antes de iniciar el análisis aclararemos algunos términos que nos ayuden a comprender mejor el texto: librecambismo (…), proteccionismo (…), funesto (…), régimen arancelario (…), material de tracción (…), prolijo (…) y manufacturas (…).

El tema central del texto es la defensa del proteccionismo en beneficio de la industria vasca y las principales ideas hacen referencia a las consecuencias económicas de la supresión del régimen arancelario, a las repercusiones del tratado de comercio hispano-alemán en la industria vasca y la petición que se hace al gobierno para que mantenga el régimen proteccionista. Ampliamos brevemente cada una de estas ideas.

El texto sobre “librecambismo y proteccionismo” propuesto para comentar, recoge la defensa del principio económico proteccionista por parte de Federico Echevarria en un mitin dado en Bilbao en diciembre de 1893. No es sino el constante debate con el librecambismo que se da cuando el Estado opta por no intervenir en la polí­tica comercial. Ambas posiciones tienen ventajas e inconvenientes.

El motivo de esta defensa es la firma de los Tratados de Comercio, entre ellos el hispano-alemán, cuyo objetivo era favorecer las relaciones comerciales con el extranjero. Para ello era necesario deshacer la labor de la ley arancelaria de 1891, tan beneficiosa para la industria bizkaina. Echevarria defendí­a que la supresión del proteccionismo serí­a nefasta para la economí­a del Paí­s. Según él, esta medida acabarí­a con las iniciativas y los proyectos industriales del futuro y asestarí­a un duro golpe a la gran cantidad de fábricas bizkainas, implantadas en su mayorí­a bajo la protección de la Ley Arancelaria y reformadas y ampliadas gracias a ella.

Bizkaia, sobre todo, acusarí­a notoriamente la eliminación del proteccionismo en todos sus sectores industriales. Se verí­an afectadas las nuevas instalaciones de fabricación de máquinas y de caldererí­a de Altos Hornos de Bilbao, uno de los pilares sobre los que se asentarí­a (1902) AHV. Otro sector afectado serí­a el de la producción de acero. Saldrí­an, así­, perjudicados los talleres de Deusto y sus aceros moldeados o su construcción de máquinas y material de tracción, Aurrerá y sus fundiciones de tubos y manufacturas de acero. Igualmente perjudicados saldrí­an los talleres de Zorrroza y Miravalles (orillas del Nervión) con sus construcciones de puentes, vagones, edificios y caldererí­a; y otras muchas fábricas de la zona industrial bizkaina. Además, se suspenderí­an los proyectos de nuevas fábricas e instalaciones que dependí­an casi en su totalidad de la continuidad de la Ley Arancelaria.

Por todo ello y afirmando que las desastrosas consecuencias de los Tratados de Comercio no sólo afectarí­an a Bizkaia sino que se extenderí­an a toda la nación, atacando otros núcleos industriales importantes como podí­an ser Barcelona o Madrid, Echeverrí­a defiende (final del texto) la necesidad de exigir con fuerza al gobierno que respete la Ley Arancelaria y que renuncie al tratado hispano-alemán que califica de absurdo.

3.- CONTEXTUALIZACIí“N

La industrialización, proceso de tecnificación y mecanización por el cual una sociedad agraria pasa a estar sustentada por la industria, surgió en Inglaterra a finales del siglo XVIII. A comienzos del s. XIX se extendió por Centroeuropa pero no fue hasta la segunda mitad del mismo siglo cuando se instauró en España.

La industria española se basó en dos sectores: el textil catalana y el siderúrgico bizkaino. La siderurgia, tras un primer intento en Marbella (donde fracasó) y un segundo en Asturias (donde no tuvo gran éxito por falta de financiación) se asentó finalmente en Bizkaia, donde habí­a abundante mineral de hierro, de gran calidad, de fácil extracción y próximo al mar. Este hecho, basado inicialmente en los Altos Hornos (1902) y, posteriormente, en la instalación del “Convertidor Bessemer”, supuso, además, el tendido de todo un complejo de medios de transporte: ferrocarriles, cadenas de baldes, tranví­as aéreos, planos inclinados, cargaderos, etc…. junto con el primer tendido eléctrico de Bizkaia en la zona de los embarcaderos de Lutxana.

Pero la enorme competencia de la industria europea, que ya llevaba más de medio siglo funcionando, hací­a que el desarrollo de la siderurgia en Bizkaia y el del resto de los sectores industriales en España fuera muy dificultoso. Además de luchar por el asentamiento y el desarrollo de la industria, la siderurgia bizkaina tení­a que enfrentarse a la llegada de productos más baratos que los nacionales del exterior.

Por esta razón, el proteccionismo fue muy demandado por burgueses y oligarcas, dueños de fábricas, durante toda la Restauración (1874-1923). El sistema canovista, a pesar de la prohibición de los aranceles de la ley de libertad económica del Bienio  Progresista (1855), impuso un régimen arancelario a los productos extranjeros (1891) con el fin de favorecer la producción nacional. La siderurgia bizkaina se vio muy beneficiada por este principio económico gracias al cual pudo hacer frente a la competencia extranjera, convirtiéndose  en la principal zona productora de hierro de paí­s, lo que derivó en el desarrollo de otros sectores industriales como el naval, quí­mico y metalúrgico.

A pesar de los proyectos de tratados de comercio con el extranjero (como el citado en el texto) la ley arancelaria de 1891 se mantuvo y se aseguró en 1896 con nuevas medidas proteccionistas.

4.- CONCLUSIONES

Tras haber analizado el texto, ubicándolo en su contexto, se puede llegar a una serie de conclusiones indicando la importancia del texto:

– A pesar del fuerte desarrollo industrial de finales del siglo XIX, la industria española y vasca aun no estaba capacitada para hacer frente a la competencia de productos extranjeros más baratos.

– Las fábricas bizkainas dependí­an exclusivamente de la Ley Arancelaria y del proteccionismo para poder prosperar. Si los aranceles desapareciesen todo progreso logrado hasta la fecha y los proyectos de futuro (siempre desde la perspectiva empresarial del momento) desaparecerí­an.

– Por último, debido a la vital importancia del proteccionismo, los burgueses y oligarcas, dueños de la siderurgia vasca y de la industria textil catalana lo demandarí­an constantemente durante la Restauración oponiéndose por completo a su supresión como fue el caso de Federico Echevarria en el meeting de 1893 contra los Tratados de Comercio. De hecho, el tratado no se firmó y la industria siguió disfrutando de la polí­tica proteccionista.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Tenemos una fotografia de todo el plantel de las fabricas Aurrerá, en el paí­s Vasco.
    Es una foto muy curiosa, quisiera poder saber mejor de quienes se trata y porque se tomo esa fotografia en mayo de 1891. sta en muy buen estado. Casi dirí­a como nueva.
    Puedo enviarles una copia para que me den datos
    Muchas gracias.

    Ernesto Medialdea
    Argentina
    005492994769172
    Caballonocturno@hotmail.com

  2. Aritz dice:

    ¿Razón por la que el texto es considerado secundario? ¡Gracias!

  3. Mitxel dice:

    No lo habí­a revisado. LO he corregido porque siendo un texto original y coetáneo a los hechos tiene razón que lo consideermos una fuente histórica primaria. Gracias.
    Mitxel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: