DEBATE 121: ¿Hay que extender la enseñanza obligatoria en España desde los 16 hasta los 18 años? (V de la 1ª Evaluación)

Uno de cada cinco alumnos españoles no sigue estudiando más allá de los 16 años. España tiene la segunda tasa de abandono escolar temprano más alta de la UE, sólo superada por Malta. Éste es el principal problema educativo de nuestro país, pero nadie ha encontrado todavía la fórmula mágica para retener a los adolescentes durante más tiempo y de forma más productiva en la escuela.

¿Serviría de algo extender la educación obligatoria hasta que los chicos alcancen la mayoría de edad como fórmula para reducir el abandono temprano y mejorar la cualificación de los jóvenes? Así lo cree el Parlamento Europeo, que ha recomendado alargar los tiempos de escolarización un par de años más. Y así lo defienden también algunos países, como Alemania, Holanda, Bélgica y Portugal, que ya han llevado a la práctica esta propuesta.

En España, la educación básica es obligatoria y gratuita desde los seis hasta los 16 años. A partir de esta edad, no se fuerza a los jóvenes a ir al instituto. Ni tampoco se obliga a las autonomías a habilitar plazas públicas para todos los que lo necesitan. En la práctica, no hay problemas de espacio en el Bachillerato, pero en la FP hay muchos alumnos que quieren entrar y se quedan fuera.

La propuesta de extender la educación obligatoria para los alumnos desde los 16 hasta los 18 años aparece de forma recurrente en el debate educativo. El año pasado la planteó la Generalitat de Cataluña, aunque el referéndum ilegal la ha dejado en segundo plano. Ha sobrevolado durante los últimos meses las comparecencias de expertos en la Subcomisión de Educación del Congreso y también salió hace unos días, en un mesa redonda con partidos políticos organizada por los editores de libros de texto. Es uno de los puntos básicos del pacto de Estado.

Tomado de www.elmundo.es

 

También te podría gustar...

30 Respuestas

  1. Naiara Becares Garcia dice:

    Cierto es que algunos jóvenes de hoy en día dejan los estudios al finalizar la enseñanza obligatoria. Los hay quienes optan por no trabajar ni estudiar (los llamados “ninis”) y disfrutar la vida dependiendo económicamente de sus padres, y por otro lado, los que acceden al mercado laboral con tan solo 16 años, edad que considero insuficiente para poder realizar un trabajo de manera adecuada. Por tanto, si se ampliara dos años la educación, estas personas ampliarán tantos sus conocimientos como su madurez, y por ello, saldrían más preparados para la búsqueda de un empleo.

  2. Andrea Díaz dice:

    En mi opinión, puede que, vistos los resultados, tomen como medida exigir la educación hasta la mayoría de edad. No obstante, creo que esta forma podría resultar útil para que los adolescentes vayan al instituto,pero desde luego, no una forma de que el sistema educativo les resulte más llamativo y le saquen más provecho. Por otra parte, el hecho de que sólo se pueda optar por una enseñanza pública hasta terminar Secundaria, en mi opinión resulta injusto, ya que no todas las familias, ni alumnos que quieren seguir sus estudios, pueden permitirse pagar las tasas de una enseñanza privada o concertada.

  3. MAITE JUSTA dice:

    Considero que la manera de conseguir que los adolescentes sean mejor formados no es ampliar el tiempo de educación, sino mejorar la calidad de esta. Conseguir mostrar suficientemente apasionante el aprendizaje y la formación como para que todos y cada uno de los jóvenes quieran aprender. Si todos valorasen el estudio como la mejor opción para esa edad, seguirían. Pero el problema es que consideran prioritario ponerse a trabajar infravaloradamente para ganar “4 perras”, en vez de luchar por formarse o incluso por descubrir lo que realmente les gustaría ser. Ampliar el periodo educativo solo conseguiría agrandar la cifra de las estadísticas, pero no resultaría un verdadero cambio. No habría cambiado de que esos jóvenes quisieran estudiar, simplemente se les está obligando a ello.

  4. Kepa Llanos dice:

    En mi opinión, se debe fomentar más el estudio obligatorio ya que, de esta manera, los adolescentes acabarían con más títulos y más aprendizaje. No obstante, no se les debe obligar de manera directa porque sino se acabarían negando. Una buena forma de motivarles en los estudios es enseñarles los beneficios que obtendrían a largo plazo si siguieran con la educación como por ejemplo el bachiller. Para que los conocimientos de nuestro país crezca, tiene que haber mayor competitividad. En conclusión, no se les debe obligar a los adolescentes estudiar sino motivarles para que lo hagan por sí mismos.

  5. Jorge Pereira dice:

    Creo que alargar la educación obligatoria podría ser interesante ya que hay muchos jóvenes que tras finalizar esta etapa, no siguen ni con los estudios ni se esfuerzan por buscan un trabajo, por lo que se convierten en lo que popularmente se conoce como “ninis”. Además, de esa manera, la formación es mas amplia y continuarían adquiriendo más conocimientos fundamentales para el futuro. Pienso que con 16 años aun quedan muchas cosas por aprender. Sin embargo, hay otros muchos jóvenes que a los que les interesaría incorporarse cuanto antes al mundo laboral y esta medida sería prejudicial para ellos.

  6. LORENA GIL dice:

    En mi opinión, el hecho de tener que alargar la educación obligatoria dos años más es triste. Que en los cursos de Bachillere no haya problemas de plazas, y en la FP si, es triste. Sin embargo, creo que es un aspecto muy interesante, que si es necesario creo que sería de mucha ayuda para que muchos adolescentes salieran con una mayor preparación al mundo laboral. A parte, a mi parecer, los 16 es una edad demasiado temprana para decidir si seguir estudiando o no, por lo que por otro lado si que me parece buena idea. Aun así, creo que también es importante potenciar el interés de los alumnos en los estudios.

  7. YAIZA VEGA GUTIERREZ dice:

    Creo que extender el estudio obligatorio dos años más puede parecer a primera vista “forzar” a aquellos alumnos que no quieran seguir cursando sus estudios. Sin embargo, a la larga puede resultarles beneficioso ya que acabarían teniendo más oportunidades laborales y estarían mucho más formados. Además, mucha gente que decide empezar a trabajar a una edad tan temprana se acaba arrepintiendo de no haber cursado bachiller u otros estudios. Es una decisión que, en mi opinión, mira por el futuro de los estudiantes.

  8. Jokine Laforga dice:

    Es cierto, que la mayoría de los adolescentes a los 16 años dejan de estudiar y se convierten en personas”ninis” es decir, personas que ni estudian, ni trabajan solo pretender depender de sus padres, y eso no es así. Pero por otro lado, están las personas que no quieren hacer bachiller porque no se ven o porque no quieren, pero que a esa edad que se pongan a trabajar no lo veo muy correcto. Me parece muy buena opción ampliar la edad de estudio para poder tener una mejor manera de pensar en el futuro y para poder ampliar su nivel educativo ya que el saber no ocupa el lugar.

  9. ITSASO KUMI dice:

    En mi opinión, creo que alargar la educación obligatoria hasta los 18 años no es mala idea. Es cierto que muchos chavales deciden abandonar el colegio al acabar la ESO para irse a un ciclo formativo o para dejar los estudios definitivamente y ponerse a trabajar. Creo que los 16 años no es la edad adecuada para decidir algo tan importante como nuestro futuro y que deberíamos dejarlo en manos de nuestros padres, que saben lo que nos conviene. Es decir, no estaría mal obligar a los alumnos a estudiar hasta los 18, ya que saldrían con una mejor formación.

  10. Zuriñe Díaz dice:

    Entiendo que halla a gente que no le guste estudiar, o simplemente no se le dé bien pero abandonar los estudios a edades tan tempranas y depender económicamente de sus padres es la peor de las opciones. Con 16 años creo que es una edad demasiado temprana para decidir sobre tu futuro porque lo ves muy lejano, y con estas edades no se está apenas formado para entrar en el mundo laboral. No sé si alargar la educación obligatoria sería una buena opción, porque quien no quiere estudiar no lo va a hacer le obliguen o no. Lo que deberían de hacer sería motivar a los alumnos para que vean los beneficios que van a tener en un futuro, ya que estarán más formados y tendrán más posibilidades.

  11. Claudia Sueiro dice:

    En mi opinión el problema no está en establecer una edad hasta la que sea gratuita y obligatoria la enseñanza, sino la falta de motivación de alguno adolescentes, en mi opinión incluso diría que demasiados. Cierto es que me parece mucho más justo que haya una enseñanza gratuita hasta por lo menos la mayotía de edad ya que muchas familias no pueden permitirse la educación y eso obliga a los hijos estudiantes a tener que abandonar los estudios, y en este caso no sería por falta de motivación. Por lo tanto, ¿el gobierno debería hacer que la educación sea obligatoria más tiempo? En mi opinión no. Hace falta que se establezca una motivación además de continuar con las ayudas.

  12. Laura Ruiz dice:

    Estoy de acuerdo con la extensión de la enseñanza obligatoria desde los 16 hasta los 18 años, ya que lo considero un beneficio para el estudiante ya que cada día nos exigen estar más preparados para conseguir un puesto de trabajo. Aunque en principio no parezca justo para aquellos estudiantes que no quieren seguir estudiando, creo que con 16 años no tienes la suficiente madurez como para elegir tu futuro y con esto no llegaría a arrepentirse los que han dejado sus estudios a esta edad.

  13. Raquel Carrasco dice:

    La educación conforma un proceso muy importante en el desarrollo de un niño. Si un niño no recibe una educación adecuada puede que no se desarrolle plenamente y tenga problemas en el futuro. Por eso, es muy importante que la duración de la educación obligatoria del estudiante sea la adecuada. Alargarla dos años más puede que no parezca muy relevante a primera vista, pero sí lo es. En dos años un niño puede adquirir muchas aptitudes que le serán útiles en el futuro. De todas formas, cada estudiante es diferente y cada uno tiene unas cualidades. No podemos forzar a alguien a hacer algo que no quiere. Creo que la mejor opción sería motivar a los estudiantes y enseñarles que cuanto más aprendan más puertas se les abrirá en el futuro.

  14. Yo creo que alargar dos años el tiempo de estudio no beneficia a los estudiantes en general. Aquellos que no quieren estudiar y se les obliga, ya sea si se alarga hasta los 18 años, o como ahora, hasta los 16, al final lo que hacen es entorpecer las clases, si es que van y crean problemas en las aulas. Lo que habría que hacer es ayudarles con orientaciones académicas, mejorar la calidad de la enseñanza para que les motivase más estudiar, ya sea bachillerato, grados o idiomas. Con 16 años la mayoría de los chavales no saben que estudiar, pero también muchos con 18, depende de la madurez de cada uno. Lo que no se puede permitir es que se queden en casa sin hacer nada y vivan de sus padres. Aumentar la edad de estudio bajaría las tasas de desempleo, pero igual aumentaba más tasas de abandono escolar.

  15. Aida Lera dice:

    Ampliar dos años más la enseñanza obligatoria no creo que sea la mejor idea, ya que aquellos adolescentes que han dejado sus estudias a los 16, lo han hecho por falta de interés. Por lo que en vez de ampliar dos años más la enseñanza obligatoria, lo que deberían plantarse hacer es mejorar la educación.
    Pero también hay adolescentes que dejan los estudios a los 16 porque no tienen recursos suficientes como para poder permitirse pagar dos cursos más. Por lo que optan ir por un camino por el que igual no tendrán las mismas opciones en el mundo laboral pero por lo menos siguen con sus estudios.

  16. Iker Cedrún dice:

    En mi opinión, la solución del abandono escolar no es el alargamiento de la edad obligatoria escolar ya que es respetable que haya personas que no quieran estudiar. Por tanto, creo que a los 16 el individuo ya ha alcanzado una suficiente madurez para decidir si quiere seguir estudiando o comenzar a ganarse la vida. Eso sí, trataría de impulsar mucho más el estudio mediante métodos de motivación o charlas que den a conocer la importancia del mismo, ya que nuestro futuro depende del desarrollo que los jóvenes.

  17. Carlos Oyanguren Romero dice:

    Yo creo que esta propuesta es muy interesante, todos pueden elegir hasta que edad estudiar, si quieren hacerlo hasta los 16 lo hacen y punto, el problema es de ellos, si les obligas el resultado va a ser el mismo, sea obligatoria o no harán el mismo esfuerzo así que es interesante, no me importaría ver que pasaba si se llega a llevar sobre la practica.

  18. Ainhoa Caldera dice:

    En mi opinión dejar los estudios a los 16 años y simplemente tener el título de secundaria equivale a no tener los conocimientos necesarios para afrontar ciertos trabajos en la sociedad. Yo estoy a favor de alargar la educación obligatoria 2 años más.Para que los adolescentes no sientan esa falta de interés o de motivación, aparte de tener las asignaturas que nos enseñan conocimientos y cultura general añadiría una que pueda fomentar la motivación y el enlace de la educación con el mundo profesional desde la educación secundaria que es fundamental para combatir el fracaso escolar. Además sería conveniente tener unas materias que les ayuden a afrontar situaciones de su día a día como pueden ser, por ejemplo: gestionar el dinero, como realizar un contrato…

  19. Naiara Villarías dice:

    En mi opinión sí es recomendable alargar hasta los 18 la enseñanza obligatoria, pero quizás no de la misma manera que hasta los 16. La mayoría de las personas que dejan los estudios es porque no tienen la capacidad para seguir estudiando al mismo ritmo que el resto de la clase, y tras repetir un par de veces se rinden y deciden dejarlos. Si les dan una alternativa, aunque estudiar siga siendo obligatorio, podrían continuar los estudios sin sentirse mal con ellos mismos por no alcanzar al resto. Todos no tenemos las mismas capacidades ni aprendemos al mismo ritmo, pero todos debemos tener la oportunidad de estudiar lo necesario para el futuro.

  20. Veo una buena opción para que acabemos más preparados para lo que queramos en nuestro futuro, pero también creo que se debe motivar más a los adolescentes para que pongan empeño en ello y no lo vean como una obligación y acaben abandonándolo. Ayudas económicas también ayudarían a muchos jóvenes seguir estudiando.

  21. iker gómez dice:

    Desde mi punto de vista, alargar la enseñanza otros dos años no es más que una excusa del gobierno para entretener a los jóvenes en el colegio dos años más, pues les sale más barato pagarles cuatro profesores que el paro. Respecto a los alumnos, no creo que suponga ninguna ventaja. Los que tras la ESO deciden seguir estudiando (bachillerato, grados medios o fps, en función de sus capacidades) seguirán haciéndolo. Por otro lado, los que deciden abandonar los estudios definitivamente se dividen en dos grupos:
    – Los que lo hacen para trabajar, que simplemente comenzarán a trabajar más tarde
    – Los que lo hacen para vivir de sus padres y del estado, que se verán obligados a pasar el rato en el colegio durante dos años más

  22. Oihane López dice:

    Creo que aumentar los estudios dos años no ayudaría a los estudiantes que quieren abandonar los estudios, porque si se les obliga a estar más tiempo yo creo que ocurriría lo contrario ,es decir, más abandonos. En mi opinión sería bueno que les motivasen sin obligarles y hacer algunos cursos prácticos que les ayude a formarse y prepararse para su futuro.

  23. JON ANDER SERRANO NUÑO dice:

    Creo que la idea de ampiar la enseñanza dos años más podria ser una buena opción sobre todo, para muchos jovenes que despues de terminar los estudios obligatorios deciden quedarse en casa sin hacer nada.
    Yo creo que con 16 años, no tenemos la cabeza amueblada para decidir que hacer con nuestro futuro, y en mucha ocasiones, por falta de madured, decidimos dejar de estudiar, decision de la cual seguramente nos arrepintamos con el paso de los años.

  24. Raúl Alonso dice:

    En mi opinión extender los estudios obligatorios dos años más tiene ventajas e inconvenientes. Por un lado, el obligar a los alumnos que no querían seguir hará que no se sientan motivados para seguir estudiando en un futuro. Para solucionar esto, habría que mejorar el sistema educativo de forma que motive a estudiar. De esta manera, se conseguiría reducir el abandono escolar.
    Por otro lado, si el bachiller fuese obligatorio habría ayudas para pagar el curso y no habría abandono escolar por falta de recursos.

  25. Markel Amo Sanchez dice:

    En mi opinión, aumentar la edad obligatoria para seguir estudiando puede ser una muy buena medida. Para argumentar esto podríamos partir de la base de que en otros países funciona y, por tanto, tiene muchas probabilidades de funcionar aquí, lo cual es una afirmación bastante veraz.

    Hace varios años la enseñanza obligatoria en España llegaba hasta los 14 y se reestructuro el sistema educativo para aumentarla hasta los 16. Esta medida resulto ser fructífera y es, precisamente, por este motivo por lo que aumentarla hasta los 18 también podría serlo. Por supuesto esto requeriría una nueva reestructuración del sistema educativo y una nueva partida de ayudas para aquellos jóvenes que carecen de los recursos necesarios para continuar estudiando y abandonan los estudios con la intención de encontrar un trabajo que les ayude a sustentar tanto su economía personal como familiar.

    En conclusión, un pequeño aumento de dos años para la enseñanza obligatoria no supondría ningún tipo de problema, es más, ayudaría a que los estudiantes maduraran y sentaran la cabeza; proporcionaría, con el tiempo, trabajadores mas cualificados al mercado laboral y serviría, como se propone, para reducir el abandono escolar. Sin embargo, esto no podría realizarse de manera efectiva a menos que el estado contribuyera enormemente los primero años tras su aplicación.

  26. Idoia Izquierdo García dice:

    Desde mi punto de vista, aumentar dos años la educación obligatoria es innecesario e imprescindible e incluso en algunos aspectos hasta dañino. Como hemos podido observar en nuestros cursos anteriores, toda persona que no quiera estudiar no lo hará por mucho que tenga que estar matriculado en un centro por orden del Estado o de sus propios padres. Da igual la edad necesaria para dejar de asistir a un centro, en el momento en el que una persona decide no implicarse en sus estudios únicamente va a clase para hacer acto de presencia. Esto último es algo que no favorece para nada a la educación en general, ya que lo que verdaderamente se necesita en bachillerato es motivación y la actitud de estas personas no favorece en absoluto el desarrollo de la clase.
    Por otro lado es mejor que no se aumenten esos dos años teniendo en cuenta esos adolescentes que quieren dar de lado a sus estudios, cuanto antes se incorporen al mundo laboral más experiencia podrán obtener a lo largo de sus vidas y así no tendrán que ser esa clase de personas a las que actualmente llamamos “ninis” (que ni estudian ni trabajan).

  27. Aritz Erkiaga Fernández dice:

    Si bien es cierto que prolongar el período de enseñanza obligatoria asegurará la buena preparación de todos los jóvenes, no creo que mejore su prospecto de encontrar empleo. La escasez de puestos de trabajo especializados, y en especial para los jóvenes, provoca que quienes acaban estudios superiores apenas tengan mayor probabilidad de encontrar trabajo que quienes no los tienen, e incluso entonces suelen ser puestos para los cuales su historial académico no resulta relevante en absoluto. Por esto creo que la mejor manera de preparar a la juventud es consiguiendo que quienes no se encuentran en activo ni cursando estudios inicien programas de formación que los hagan más aptos para el mercado laboral. Hacer la enseñanza obligatoria hasta los 18 no supondría una gran diferencia, ya que, o al menos eso opino yo, aquellas personas que finalizan los estudios tempranamente tienen siempre algún motivo para ello, y este no siempre es la pereza y el buen vivir.

  28. Héctor del Corral dice:

    Prolongar en dos el total de años de enseñanza obligatoria aumentaría indudablemente la cualificación media de los jóvenes y serviría también como método para que alumnos con escasos recursos económicos puedan prolongar sus estudios de manera gratuita.
    Desde mi punto de vista la cifra de años de enseñanza obligatoria solo debería usarse de manera orientativa, en lugar de hacer esa cifra más grande, deberíamos idear alguna manera de hacer que los jóvenes experimenten motivación por el estudio y no abandonen la escuela a una temprana edad como puede ser a los 16 años.

  29. Iñaki Ruiz dice:

    A los 16 años un joven puede que no tenga del todo claro la carrera que cursará pero estoy seguro de que sí sabrá si está preparado para seguir estudiando dos años más. Es un error prolongar la enseñanza obligatoria hasta los 18 años porque sólo puede provocar frustración y de una manera u otra afectarle negativamente a nivel individual o incluso familiar. Considero que no se puede forzar a una persona (que ya no es un niño y que dispone de cierto criterio para decidir) a seguir estudiando si carece de la motivación necesaria.

  30. Andrea Pérez Pérez dice:

    Agregar a la educación el término “obligatoria” puede crear rechazo por parte de los jóvenes hacia la educación. Además, si por no tener las notas más altas se les considera vagos o tontos, esto hace que vean el colegio como algo negativo. Se esta dejando de lado el concepto de ir a la escuela a aprender y lo único que importa ahora es un número, lo cual puede desmotivar incluso a los alumnos más aplicados. Más que el término “obligatoria”, yo utilizaría el término “necesaria”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *