Prohibido botar el balón: miles de niños se quedan sin deporte en Málaga

Dos colegios malagueños han recibido sendas multas de 12.001 euros por el ruido de sus equipos deportivos, lo que ha levantado la polémica

La situación escapa a toda lógica en esta época de preocupante sedentarismo. No hay que ir demasiado lejos: esta misma semana la Asociación Española de Pediatría (AEP) alertaba de que los niños en España pasan una media de 20 horas diarias en espacios cerrados. Un poco más allá, en enero un informe ponía otra alarma: el 85% de los niños españoles no realiza la hora diaria mínima de ejercicio físico recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y, sin embargo, en Málaga casi 3.000 niños se han quedado sin poder practicar deporte fuera de sus horarios lectivos. La razón: el ruido de los botes de balón.

O más bien ese sería el origen del problema, porque todo se ha enmarañado después por la falta de acuerdos entre las instituciones, concretamente entre el Ayuntamiento y la Delegación de Educación. El mundo del baloncesto ha alzado la voz estos días en que dos colegios malagueños han recibido sendas multas de 12.001 euros por exceso de ruido.

Para explicar la esperpéntica situación hay que acudir al desencadenante. Una denuncia de un vecino por el ruido de la pelota botando en el patio del colegio Puerta Oscura, que después fueron más, a otros centros escolares, por la misma razón. En mayo de 2015 el Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Málaga abrió un expediente sancionador.

El 18 de julio de 2017 pareció que se llegaba a una solución, gracias al acuerdo entre el Ayuntamiento y la Delegación. El alcalde, Francisco de la Torre, se comprometía a afrontar los costes de las obras de acondicionamiento acústico de los colegios y la Junta permitía la actividad deportiva hasta las 22.00 horas.

La Policía vigila

Pero la realidad ha sido más veloz que la burocracia. La semana pasada los colegios Félix Revello de Toro y el Lex Flavia Malacitana recibieron las sanciones económicas y la prohibición de cualquier actividad extraescolar que supere los decibelios. Incluso la Policía Local recibió orden de vigilar que no se realicen actividades deportivas fuera del horario permitido. El concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, fue tajante: “Las multas hay que pagarlas. No vamos a quitar una sanción a nadie pues sería un delito. Se ha cometido una falta grave y eso no puede quedar impune”.

El baloncesto ha reaccionado. La Delegación Malagueña se ha solidarizado con los siete clubes que utilizan las instalaciones escolares afectadas y ha convocado una huelga para el fin de semana del 16 y 17 de diciembre. Se suspenderán 300 partidos y habrá una manifiestación por la calles de la ciudad. También entrenadores y jugadores (Sergio Scariolo, Javier Imbroda, Mario Pesquera, Moncho Fernández, Rudy Fernández…) han puesto el grito en el cielo en las redes sociales bajo el hashtag #Sinbotesnohayparaiso.

Según informa hoy la Opinión de Málaga, el alcalde convocó ayer a varios ediles y a la Federación de Baloncesto para intentar solucionar de forma urgente lo que han calificado como la “Crisis del Ruido”.

Tomado de www.elmundo.es

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *