TEMA 5: Los espacios agrícola-ganaderos y forestales de la España húmeda

mapaclimas1Los factores que condicionan los paisajes agrarios son: el re­lieve, el clima, los suelos, la propiedad y las decisiones políti­cas y económicas. De todos ellos, el clima es el factor más im­portante a la hora de definir un espacio agrario, ganadero o forestal. El balance de humedad, el régimen térmico y el vo­lumen de calor acumulado permiten diferenciar en España tres grandes ambientes agroecológicos de carácter bioclimático:

El ámbito de los paisajes agrarios atlántico-húmedos, con balance de humedad positivo que es el objeto de nuestro trabajo.

El ámbito mediterráneo seco con habitual déficit de hume­dad anual con una marcada y larga sequía estival.

El ámbito semiárido de degradación mediterránea en la Pe­nínsula y de carácter subtropical en Canarias con serias li­mitaciones para la agricultura de secano.

 Los espacios agrícola-ganaderos y forestales de la España húmeda

1.- Localización. Comprende un 20% del territorio español. Su extensión abarca todo el norte peninsular, así como algunas montañas interiores húmedas: los sistemas montañosos Cen­tral e Ibérico.

2.- Factores naturales. El relieve es montañoso y el clima oceá­nico con abundantes precipitaciones y temperaturas suaves ofrece las condiciones idóneas para el crecimiento de bosques y prados principalmente (un 70% de la superficie).

3.- Estructura agraria. Tiene los siguientes rasgos:

  1. La propiedad es de tamaño pequeño, de tipo familiar y en las montañas hay tierras comunales dedicadas fundamen­talmente a pastos. En Galicia predominan los minifundios y en Asturias, Cantabria y País Vasco las explotaciones se han modernizado pero no han conseguido aún una gran renta­bilidad. Además es muy común la agricultura a tiempo par­cial. En el País Vasco, en Bizkaia y Gipuzkoa la SAU (Superficie Agraria Utilizada) es infe­rior a 5 ha y su uso es ganadero y forestal.
  2. La población agraria ha descendido en los últimos 50 años y se ha producido un gran envejecimiento. También ha des­cendido el número de explotaciones. Destaca el papel ejer­cido por la mujer que ha tomado el control de las explota­ciones agrarias mientras que sus maridos trabajaban en la mar o en la industria. El poblamiento es disperso en Bizkaia y Gipuzkoa mientras que en el resto de este amplio territo­rio la población se distribuye en pequeñas aldeas.

4.- Usos del suelo y productos agrarios. Los usos del suelo son fundamentalmente ganaderos:

  1. La agricultura es de secano debido a la regularidad de las precipitaciones y ocupa una escasa superficie. En la costa los campos se localizan en el fondo de los valles para aten­der a la demanda urbana, y en el interior el aprovechamiento agrícola es más escaso. Hay un policultivo a base de pro­ductos de huerta, verduras y legumbres; y forrajes, remola­cha y maíz para complementar la cría del ganado; manzana para elaborar sidra y uva para la elaboración de vinos con Denominación de Origen como el Albariño, Ribeiro y Txakoli.
  2. La ganadería es la actividad agraria más importante y se ve favorecida por la abundancia de prados, y la demanda ur­bana de leche y carne. Aquí se concentra 1/3 de la produc­ción estatal de leche. Actualmente, su producción ha dis­minuido por la normativa europea y el Estado ha de importada de los países europeos excedentarios (Francia). Predomina el ganado bovino para la producción de carne o de leche. Se cría en régimen extensivo o semiextensivo y se orienta a la producción de terneros. El ganado se cría en ré­gimen intensivo para la producción de leche y derivados.
  3. La propiedad. En Galicia predomina la pequeña y mediana explotación familiar y en el resto de la fachada atlántica las explotaciones se han modernizado en tamaño y equipa­miento. También está extendida la ganadería a tiempo par­cial. Para superar las dificultades del sector se han formado cooperativas para tratar la leche y comercializarla: Agro-cantabria, Cooperativa de Agricultores de Gijón, Kaiku y cooperativas para elaborar piensos. El ganado ovino se cría de forma extensiva y es tradicional hacer una trashumancia corta, en invierno en los valles y en verano en los montes (del Gorbea a Larrabetzu o desde Urbia al Goierri).
  4. El sector forestal. Es otra actividad importante. En el País Vasco abunda la repoblación de pino insignis que se da en las propiedades privadas. En Galicia y Asturias la repoblación de eucalipto, que se utiliza fundamentalmente para obtener papel. Además, quedan algunos bosques de frondosas de propiedad comunal.

5.- Caracteres específicos de este paisaje agrario:

  1. Galicia tiene una elevada proporción de población ac­tiva dedicada al sector agrario, en torno al 30%. Es una agri­cultura de baja productividad, con predomino de la pe­queña explotación. Se puede subdividir en dos grandes áreas:
  • El litoral, donde se ha producido un incremento del ren­dimiento agrario por la introducción de avances técnicos agrícolas y ganaderos, asociados al retroceso del viñedo, al empleo de abonos químicos y a la mejora de las razas ganaderas vacuna y porcina.
  • El interior. Aquí se emplean técnicas tradicionales que complementan el aprovechamiento agrario del monte. Es característico un policultivo orientado hacia el autoconsumo de productos como maíz, judías y frutales, en las áreas bajas, y de centeno y patata en las altas. La gana­dería es autóctona, la raza rubia gallega (en el vacuno) y la carballina (en el porcino).
  1. El paisaje astur-cántabro. Se localiza en las Comunidades Autónomas de Asturias y Cantabria y es una agricultura fun­damentalmente a tiempo parcial donde hay una gran com­petencia por el uso del suelo entre los espacios industria­les y residenciales frente a la actividad agrícola y ganadera. El suelo está dedicado en su mayor parte a la actividad ga­nadera frente a la agrícola. La ganadería vacuna está orien­tada a la producción lechera con una importante cabaña ga­nadera de razas de origen foráneo, como la raza parda alpina y la La introducción de avances técnicos ha ido en detrimento de la trashumancia tradicional. La crisis ganadera como consecuencia de los cupos lecheros, tras la entrada en la UE (Unión Europea), ha favorecido la creación de cooperativas ganaderas.
  2. El País Vasco. Tiene una escasa población activa agraria, en torno al 1,9 %, con un predominio de la actividad ganadera, excepto en Álava. La vivienda tradicional es el case­río, que articula la explotación ganadera de vacuno y se complementa con cultivos orientados a la producción de fo­rrajes, prados y explotación de los montes.

El presente Tema está tomado de “Geografía” (EREIN). Marga Garizurieta, Carmen Sola y Mª Dolores Barinagarrementería

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *