TEMA 7: LOS ESPACIOS AGRÍCOLA-GANADEROS y FORESTALES de la ESPAÑA INTERIOR

mapaclimas1Los factores que condicionan los paisajes agrarios son: el re­lieve, el clima, los suelos, la propiedad y las decisiones políti­cas y económicas. De todos ellos, el clima es el factor más im­portante a la hora de definir un espacio agrario, ganadero o forestal. El balance de humedad, el régimen térmico y el vo­lumen de calor acumulado permiten diferenciar en España tres grandes ambientes agroecológicos de carácter bioclimático:

El ámbito de los paisajes agrarios atlántico-húmedos, con balance de humedad positivo.

El ámbito mediterráneo seco con habitual déficit de hume­dad anual con una marcada y larga sequía estival

El ámbito semiárido de degradación mediterránea en la Pe­nínsula y de carácter subtropical en Canarias con serias li­mitaciones para la agricultura de secano que es el objeto de nuestro trabajo ciñéndonos al primer apartado.

 Los espacios agrícola-ganaderos y forestales de la España Interior

1.- Localización. Ocupa el 50% del territorio peninsular y com­prende el área de la Meseta y la depresión del Ebro.

2.- Factores naturales. Este territorio tiene una elevada altitud. Se corresponde con el área de dominio del clima mediterrá­neo continentalizado, con un fuerte contraste estacional y un destacado periodo de heladas que influye en la reducción del ciclo vegetativo de las plantas y el desarrollo de los cultivos.

3.- Estructura agraria. Tiene los siguientes rasgos:

  1. La propiedad. Los latifundios suponen el 35% de la SAU en Castilla-La Mancha, Aragón y Extremadura. En el valle del Duero hay un predominio del minifundio y en el del Ebro de los regadíos. En Castilla-León la propiedad es mediana y pe­queña, excepto en Salamanca que es grande. En Navarra la propiedad es mediana y pequeña. Los arrendamientos son escasos pero importantes en los lugares donde la población agraria ha emigrado. Esto ha favorecido el aumento del ta­maño de las explotaciones. Las grandes propiedades están en los secanos castellanos, aragoneses y extremeños.
  2. El poblamiento. La población agraria es escasa y enveje­cida debido al éxodo rural. El poblamiento está concen­trado en pueblos pequeños y próximos en los valles del Duero y Ebro, y grandes y distanciados entre sí en la mitad sur peninsular.

4.- Usos del suelo y productos agrarios.

  1. La agricultura de secano se produce en los páramos y las campiñas, destaca la trilogía mediterránea (cereal, olivo y vid), excepto el olivo que no se desarrolla en Castilla-León por la rigurosidad de los inviernos. Los cereales son los pro­ductos que más espacio ocupan. La cebada y el maíz sus­tituyen al trigo debido a los cupos de producción que impone la PAC. Además, se reciben ayudas para la producción de gi­rasol. Asimismo los agricultores han recibido ayudas de la UE por no explotar las tierras cerealísticas. El cultivo de le­guminosas ha disminuido por las dificultades de mecaniza­ción y escasa rentabilidad y, en cambio, ha aumentado la ex­tensión del olivo. En Castilla-La Mancha el cultivo de la vid y el olivo tienen más importancia que el del cereal, es la pri­mera productora peninsular de uva. La elaboración de vino está sometida a cuotas de producción en La Rioja, Ribera del Duero, Somontano de Aragón, El Bierzo de León y Toro de Za­mora. La PAC controla la producción de uva y en las co­marcas donde se han arrancado las viñas se han vendido los derechos de producción. Los espacios de regadío permiten practicar una agricultura más intensiva. La extensión de la superficie regada ha per­mitido diversificar la producción: plantas industriales como la remolacha azucarera, el lúpulo y el tabaco; forrajes para el ganado como la alfalfa; el maíz, frutas y hortalizas que son la base de una destacada industria conservera en las tierras riojanas, navarras y aragonesas del valle del Ebro.
  2. La ganadería tiene importancia en los secanos y en las de­hesas. En los secanos de la meseta y de la depresión del Ebro se cría una importante ganadería ovina, que pasta en los rastrojos. Se elaboran quesos de calidad como el man­chego. En Castilla y León se cría ganado bovino de leche y ganado porcino. Las dehesas occidentales de Extrema­dura, Salamanca, Zamora y Andalucía son explotaciones agroganaderas, donde se cría el cerdo ibérico (Denomina­ción de Origen de Jabugo) en Huelva, y en las zonas de sie­rra aprovechan también la madera de encina y alcornoque. Se han ido introduciendo cambios hacia una mayor cría de ganado vacuno, la dedicación a la agricultura de algunas dehesas con mejores suelos y la reconversión en otros usos como la caza. La explotación forestal en algunas zonas, es el elemento principal del paisaje en Soria (la Tierra Pinariega), Valladolid, Segovia, Cordillera Central y Sistema Ibérico. De los bosques se obtiene madera para fabricar muebles, ex­traer resina o recolectar piñones. El alcornoque crece en las dehesas de Sierra Morena y Extremadura, sobre suelos si-líceos, de él se extrae el corcho y está muy unido a la ga­nadería extensiva y a la caza.

5.- Caracteres específicos de este paisaje agrario:

  1. Las campiñas y páramos de secano del Duero. Este sector se localiza en el centro-este de la cuenca del Duero en la Comunidad de Castilla-León. Tiene un predomino de la explotación cerealística de trigo, cebada y girasol con ex­plotaciones entre 50 y 100 ha. Además, se produce una ex­plotación cerealista de secano muy mecanizada y cultivos de regadío como la remolacha, el maíz y la alfalfa. La ex­plotación ganadera es extensiva e incrementa sus rendi­mientos con una mejora de las instalaciones, con piensos y cruces de ovejas churra y castellana con razas extranje­ras. Las explotaciones ganaderas de vacuno y porcino son de carácter intensivo estabuladas o semiestabuladas. Co­existen las pequeñas explotaciones ganaderas en las áreas de piedemonte con explotaciones medias en el espacio central y meridional de la cuenca.
  2. Las llanuras de Castilla-La Mancha. Se localizan en la Submeseta sur en la Comunidad de Castilla-La Mancha. Hay un predomino de explotaciones de secano de tamaño me­dio, un poco superiores a las de la cuenca del Duero y un predomino del viñedo (31,4% del total español) a veces complementado con el olivar y cultivos de regadío (maíz, fo­rrajes, melones…). Hay abundantes explotaciones gana­deras de ovino y destaca la elaboración de quesos.
  3. El oeste peninsular. Se localiza en la Submeseta sur en las Comunidades de Castilla-La Mancha y Extremadura. El campo extremeño solo dedica al cultivo un tercio de su su­perficie debido a la pobreza de sus suelos. El principal apro­vechamiento es el ganadero, ganado vacuno de lidia o de carne extensivo dentro de las dehesas, en grandes unidades de explotación (500 ha) con orientación ganadera, agraria y forestal. Además, están los regadíos de la vega del Guadiana.
  4. La depresión del Ebro, localizada en las Comunidades Autónomas de La Rioja y Navarra. Aquí se produce una al­ternancia de los caracteres propios del paisaje atlántico (Na­varra húmeda) con otros propios del ámbito semiárido (las Bardenas). La agricultura se extiende por los valles y llanu­ras, y en las laderas dominan los pastos. En las áreas lla­nas, los regadíos presentan una estructura muy parcelada dedicada a cultivos industriales: remolacha azucarera, fo­rrajes y hortalizas destinadas a una importante industria conservera en Calahorra, Alfaro y Tudela. Hay un predomi­nio de espacios dedicados al secano con cereales, viñedo y olivar. Se elaboran vinos de calidad como el Rioja.
  5. En el curso medio del Ebro, entre la depresión y los so-montanos de la Comunidad Autónoma de Aragón, el sistema de cultivo está dominado por el secano extensivo, con pre­dominio de la cebada sobre el trigo, la vid y el olivo. Los ca­nales de Tauste e Imperial de Aragón abastecen de agua a importantes explotaciones de regadío de cereales, forrajes y frutales. En las zonas montañosas la población ha termi­nado abandonando el campo aragonés.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *