¡Como la vida misma! (A propósito de los últimos resultados PISA)

Una de las “noticias de portada” de estos últimos días ha sido el “desastre” de los resultados en Lengua, Matemáticas y Ciencias del alumnado español (Informe PISA). Todos los “digitales” (al menos los que yo leo) se han hecho eco del asunto y, de una u otra forma, han extraído sus conclusiones. Especialmente dolorosos son los correspondientes a Cataluña, Baleares y País Vasco. Digo que “todos” los digitales han escrito pero no es así. El silencio cuasi absoluto ha primado en el DEIA (órgano oficioso del PNV y, por tanto, del Gobierno Vasco).

Evidentemente, los políticos han salido de inmediato a la “palestra” para apropiarse de los “buenos” resultados (Castilla y León) o para justificar los “peores”. Significativas han sido las palabras del Consejero catalán adjudicando al volumen de inmigrantes dichos resultados. Tal ha sido el escándalo que no ha tardado mucho en “rectificar” la melonada (de dimisión nada de nada). Si no con tal grosería xenófoba, por ahí ha pululado la Consejera de Educación del Gobierno Vasco indicando que el volumen de “desfavorecidos” está en el fondo del problema aunque, ¡sólo faltaba!, ya el Gobierno Vasco ha tomado las debidas medidas. De todas formas hoy, jueves, ya nadie se acuerda del tema.

Y no es todo. En lo que concierne al País Vasco la medida estrella para paliar esta situación (que no es sino proyección de años anteriores) será la nueva Ley de Educación. Los adelantos de la misma, que ya padecemos, nos indican que no irá mucho más lejos que las anteriores por cuanto el objetivo final de la misma no es otro que crear ovejas competentes en sabinianismo euskaldún e independentista. Es decir, hacer patria, al menos, para los aspirantes a la primera división del utópico y trasnochado paraíso.

Porque, desde el mismo título, encontramos, desde mi perspectiva, errores básicos. A estas alturas no es de recibo identificar Enseñanza con Educación. A las Escuelas y Colegios les corresponde un 100% de Enseñanza y un 33,33% de Educación. Por tanto, si es Ley de Educación, tendrá que hacer referencia al resto del porcentaje, es decir, al ámbito familiar (33,33%) y al social (33,33%). Desgraciadamente, nuestros políticos (son quienes hacen las leyes) únicamente legislan (en esta área) para las Escuelas y Colegios haciéndoles responsables de la Educación. Pues, es que no. La Familia es, a tercias partes, tan responsable de la Educación de sus hij@s como las Escuelas y Colegios; el Ayuntamiento es, a tercias partes, tan responsable de la Educación de los menores como las Escuelas y Colegios… ¿Dice algo la Ley de ello?…

El “nivelazo” en las Matemáticas se nos quedará en un Proyecto Multidisciplinar en Inglés; el asunto de las Ciencias en un Proyecto Multidisciplinar en Euskera y el asunto de la Lengua en un Proyecto Multidisciplinar en Inteligencias Múltiples… Eso sí, no se toque la posibilidad de “repetir curso”; no se toque la “inclusividad”; no se toque la posibilidad de “sancionar” un mal comportamiento; no se le ocurra a un profesor/a valorar en “rojo” un ejercicio, ni “suspender” a un alumn@ con un cuatro y medio ni “llamar la atención” por llegar tarde sistemáticamente ni tan siquiera sugerirle privadamente que venga “despierto” los lunes, ni “requisarle” su móvil con el que está copiando en un examen, ni poner “tarea” alguna para un fin de semana… ¡Ovejas merinas en estado puro! Luego me quejo de que una alumna (hoy mismo) ha confundido un cerdo ibérico con una vaca sin cuernos! … ¡Como la vida misma!

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: