DEBATE 143: El censo de perros en Asturias se dispara (2º de la 3ª Evaluación)

En la peluquería Mi Guau Beatriz García les da un baño de ozono, burbujas e hidromasaje; si el can anda estresado le aplica aromaterapia, reiki y flores de Bach. «Ahora ya hay camareros que lo mismo que te ponen un pincho a ti le dan una galleta al perro», agradece Agustín Ronda, de Fauna Urbana. Tras las habituales chaquetas y gorros, el último grito son los collares con luces que transforman al animal en una suerte de discoteca andante para que el dueño no lo pierda de vista en la noche. La revolución de las mascotas tardó, pero su fuerza en Asturias admite pocas comparaciones. Durante la última década el censo de perros viene incrementándose a un ritmo sostenido de 10.000 al año. En 2017 ese ritmo provocó un ‘sorpasso’ histórico: hay ya más canes en la región que bebés, niños y adolescentes. Y la diferencia sigue creciendo.

En el Registro de Identificación de Animales del Principado (Riapa) hay constancia de 163.627 perros, aunque «la realidad es mayor», matiza Armando Solís, decano del Colegio de Veterinarios, el organismo que vela por ese censo. «Existe la obligación de registrar al perro, pero sabemos que hay muchos sin dar de alta. Ciertos estudios apuntan a que en las ciudades se cumple más la norma, pero no estamos seguros», comenta.

En lo tocante a personas, el último recuento del Instituto Nacional de Estadística (INE) cifra en 150.674 los asturianos que aún no han cumplido los 20 años. Los perros ‘ganan’ con más de 13.000 efectivos y no por casualidad. Dueños, veterinarios y sociólogos coinciden en que uno de los factores que alimentan este ‘boom’ es, precisamente, la sangría demográfica. Tanto en la vertiente de una menor natalidad como en el incremento de los hogares con adultos y mayores viviendo solos. «Es una tendencia que observas en toda la Europa desarrollada, las sociedades con pocos hijos sustituyen esa figura por los animales», expone Solís. «A la gente que vive sola el animal le acompaña, le comprende, le hace hablar, le obliga a salir de casa y relacionarse con otros dueños; sus efectos terapéuticos están bien definidos. No conozco a nadie que pruebe y lo deje», abunda.

Tomado de www.abc.es

También te podría gustar...

13 Respuestas

  1. June Robles Martínez dice:

    Hoy en día cada vez es más frecuente encontrarse con personas cuyas vidas giran en torno al cuidado de mascotas. Los animales de compañía ya no son mascotas, sino que son un miembro más de la familia. En algunos casos son los sustitutos perfectos de los hijos, pero deberían de ser “amores” diferentes. Si se tiene una mascota es con todas las consecuencias y por supuesto se les educa con responsabilidad. Hay que preocuparse por ellos pero no humanizarles. Se gastan muchísimo dinero en ropa, en su salud, en llevarles a hoteles en vacaciones… Para mí una mascota es un animal de compañía al que se le tiene en las mejores condiciones y por supuesto se le quiere, pero de ahí a darle cualidades como a un ser humano… hay diferencia. Todo esto le está viniendo bien a la industria veterinaria y a las empresas de alimentación de animales de compañía.

  2. En nuestra sociedad cada vez sentimos más la necesidad de soledad. A veces el cariño y la compañía que nos deben dar las personas como familiares, amigos, vecinos la suplimos con el cariño y compañía que nos da un perro.
    A mi parecer el auge de mascotas que vivimos en nuestro entorno es beneficioso, pero con un límite. Los perros son animales y no se puede comparar su compañía con la que puede y debe dar una persona a sus familiares. Por otra parte, me parece exagerado que a un perro no solo se le tenga que alimentar y llevar al veterinario, lo cual es obligatorio, sino que se le tenga que comprar juguetes, dar aromaterapia, peluquería y centros de estética para perros. Es algo exagerado y fuera de lugar que lujos a los que no pueden llegar algunas personas que a veces tienen carencias hasta alimenticios, puedan llegar perros que son animales.
    Las personas están por encima de los animales. Tenemos que cuidar y procurar un buen trato para los animales, pero primero tenemos que tener en cuenta a las personas. El cariño que damos a un perro igual suple al cariño que merece otra persona de nuestro entorno.

  3. ALVARO ARANDA dice:

    No es de extrañar que en la sociedad actual se tengan más animales de compañía, muchos de nuestros mayores están solos o simplemente se quiere tener una mascota de este tipo. A la hora de echar cuentas, un perro puede ser más económico que un hijo y mirando la parte más cruel, sino gusta su compañía se puede regalar o como hacen algunos desalmados, abandonarlos. Los animales no son como los humanos que expresan sus sentimientos, por lo tanto se tiende a su compañía. Asturias no es más que un reflejo de la sociedad actual.

  4. Edurne Adrián dice:

    Los animales, y en concreto los perros, hoy en día están muy presentes en nuestras vidas. Por ello, entiendo que al convivir con la familia, tengan atenciones y cuidados que antes no, pero como todo en la vida, ha de tener unos límites.
    En cuanto al aumento en el censo de perros, habría que adoptar y no comprar a demanda, pues son muchos los que están abandonados en las perreras. Sí que estoy de acuerdo en que hay que querer a los animales, pero no hasta el punto de humanizarlos.

  5. Paula Fernández dice:

    Pienso que el hecho de tener un perro si se es consciente de las responsabilidades que esto conlleva es algo positivo, ya que son muchos los estudios que demuestran que las mascotas influyen de manera positiva en la salud y en el bienestar humano y esta puede ser una de las razones por la cual cada vez más personas tienen perros y cada vez son más los que consideran a los perros como miembros de la familia e incluso como hijos, esto genera nuevas necesidades de consumo de productos y servicios lo que supone un negocio para perros en expansión que genera grandes beneficios.
    Por otra parte esta tendencia a humanizar a los perros considero que no es positiva porque los dueños tratan de cambiar en sus perros conductas caninas por conductas humanas y esto hace que los perros no solo no sean felices sino que tengan hasta problemas de conducta.
    Por último, no creo que la última frase del texto sea adecuada, hay muchos casos en los que se abandonan perros u otros animales, ya sea por problemas económicos, por mero aburrimiento, o porque la mascota no a cumplido las expectativas.

  6. Ander Garcia Garcia (2ªBACH B) dice:

    Es cierto que hoy en dia se ven mas perros por la calle que niños pequeños, y esto creo que podria ser por como esta la sociedad actualmente construida. La tecnologia ha estado avanzando a pasos gigantados, haciendo que llegemos a pasar mas tiempo pegados a una pantalla que encargarnos de plantarle cara a cara a la vida real, y como las futuras generaciones cada vez son mas perezosos y quieren que les den todo hecho (yo entre ellos), les resulta mas facil llenar el vacio de la soledad o maternidad y paternidad con unas mascotas que con los hijos, ya que resultan mas economicos y no hay que estar tanto tiempo atentos .

  7. Sandra Antunez dice:

    Los animales y sobre todo las mascotas a día de hoy son muy especiales para gran parte de los seres humanos. Hacen compañía y dan mucho cariño y por eso quizá tantas familias españolas tengan mascotas. Lo que no me gusta es que a los animales se les trate como si fueran personas, no tienen porque pasar por ciertas cosas. Hay personas que llevan a sus perros a competiciones… a ver quien tiene el mejor pelo, el mejor estilismo… Me parece un locura. Los animales no son objetos que nosotros podamos utilizar a nuestro antojo, ¡son seres vivos!

  8. irati bartolome (1bachB) dice:

    Hoy en día los animales de compañía que las familias en el pasado solían tener para pasar un buen rato hoy han pasado a ser una parte fundamental de la familia llegando en muchos casos a ser un miembro mas de la familia. Esto viene dado ya que los animales dan bastante cariño y amor a sus propietarios, pero muchas veces los propietarios llegan a situaciones limites con las mascotas pensando que son un humano mas y les hacen pasar por situaciones que a mi parecer no son nada normales, como las competiciones para saber que perro es el que mejor camina o el que mejor peinado tiene…. Aunque existan personas que utilizan a los animales domésticos para ganar dinero la mayoría busca tener una mascota para tapar o camuflar aspectos de su vida que no pueden conseguir como la maternidad/paternidad, la muerte de un ser querido… buscando en ellos el afecto que necesitan.

  9. Unai Abadía dice:

    Parece que hoy en día la gente no se ve en la necesidad de tener hijos para sentirse plenamente realizados en la vida, y es por eso que recurren a las mascotas. No me parece mal en absoluto siempre y cuando se cuiden con responsabilidad y se tenga la capacidad económica de mantenerlos.
    Sin embargo, me resulta alarmante que la cantidad de perros en Asturias haya superado a la de jóvenes, ya que estos deberían ser la base social y económica del futuro, y debido a la crisis y las nuevas formas de vida se piensa dos veces antes de decidir dar el paso y tener un hijo.
    No digo que nadie tenga la culpa, pero es probable que en el futuro (si no ya) tengamos problemas debido al desequilibrio demográfico. El envejecimiento de la población es un problema real y el sistema de pensiones corre peligro, por lo que hay que buscar alguna solución.

  10. Ainhoa boado dice:

    Esta noticia me sorprende bastante, ya que no tenía ni idea de que hubiera tantos perros hasta superar el número de niños. Aunque yo no sea muy amante de los animales, puedo entender que a muchas personas les haga compañía y les cojan mucho cariño. Lo que no entiendo es que se gasten tanto dinero en cuidados especiales como masajes anti estrés para perros, ya que ¿un perro por qué se puede estresar? Ni idea, pero bueno al final el dinero de cada uno se lo puede gastar en lo que prefiera y si dandole tratos especiales al perro, van a ser más felices que lo hagan.

  11. Jone Romero 2.Bach-A dice:

    Me ha sorprendido bastante que el número de perros supere al de menores de 20 años, la verdad. Sí que es cierto que las mascotas están cada día más presentes en nuestra sociedad y podríamos decir que tienen un mercado específicamente para ellas, entre los veterinarios, peluqueros caninos, masajistas y otras tantas cosas más. En mi opinión cada uno es totalmente libre de gastarse su dinero en lo que quiera, y hasta donde yo he visto hay muchas personas para las que sus mascotas suponen algo indispensable de su vida, por lo que quieren que estas tengan la mejor vida posible. Respecto a la humanización de las mascotas, me parece un problema serio. Podemos tener a la mascota como uno más de la familia, pero obligarle a adoptar hábitos contrarios a los suyos para que sea más “nosotros” me parece inhumano, valga la redundancia.

  12. Erika Ruiz (2º Bach. A) dice:

    Me ha sorprendido un poco que en Asturias el número de perros sea mayor que el de personas menores de 20 años. Aunque pensándolo más a fondo, teniendo en cuenta la situación económica y social del país, es totalmente comprensible que cada vez menos gente quiera tener hijos y que más se inclinen hacia una mascota. Para mucha gente un animal es como un miembro más de la familia y la atención y el cariño que se le da es como al que se le daría a un hijo. Esta postura me parece totalmente respetable. No obstante, no me parece bien que algunos dueños que se excedan y pretendan que el animal tenga conductas más humanas. Por mucho que quieran lo mejor para sus mascotas y que sea un igual en la familia, no tienen derecho a arrebatarlos de su naturaleza animal.

  13. María Prado (2° BACH-A) dice:

    La tenencia de perros como animales de compañía ha aumentado mucho en los últimos años. Es innegable que tener un perro es mucho más barato que tener un hijo, y yo creo que ese es el factor principal que ha llevado a que en Asturias la cantidad de canes supere la de jóvenes. Un perro aporta cariño y compañía, así que entiendo perfectamente que se quiera tener uno o varios en casa.
    Por otro lado, el texto indica que también ha aumentado el cuidado excesivo de los animales de compañía. Ofrecer cuidados típicos de los humanos adaptados a animales es, en mi opinión, una irresponsabilidad tremenda tanto por parte de los que los ofrecen, como por la de los que los compran. No se puede tener un perro si vamos a intentar cambiar su naturaleza para que a nosotros nos haga gracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: