DEBATE 156: adolescentes y sueño (1º de la 3ª)

Un adolescente necesita dormir entre ocho y 10 horas cada noche para su bienestar. Sin embargo, el 93,5% de los jóvenes no llega ni siquiera las siete horas. El horario interno (cronotipo), coordinado por un reloj central ubicado en el cerebro, se vuelve cada vez más nocturno durante la adolescencia y llega a su pico más alto al final de ese periodo. Empezar el colegio a las ocho de la mañana no les viene del todo bien. Esta carencia de sueño está estrechamente vinculada con una disminución del rendimiento cognitivo, riesgos de obesidad y depresión. Un estudio publicado este lunes en Nature Human Behaviour sobre los hábitos de sueño y el rendimiento de 753 alumnos demuestra que los que tienen que ir a clase a las 07.45 de la mañana sufren un desfase horario entre los días libres y los días hábiles de hasta cuatro horas (lo que se denomina jetlag social).

Tomado de www.el país.com

También te podría gustar...

22 Respuestas

  1. NAIA MAQUEDA dice:

    Es cierto que los adolescentes tenemos cada vez un horario más irregular. Debemos tener en cuenta de además de madrugar y pasar unas cuantas horas en el colegio, cuando salimos de ahí casi todo el tiempo restante lo dedicamos a academias, entrenamientos, hacer los deberes, estudiar o todas ellas. De esa manera se nos reduce el tiempo de descanso día a día y por tanto, aprovechamos las altas horas de la noche para el ocio, pero en vez de descansar como es debido nos ponemos a revisar las redes sociales o a ver vídeos en Internet. Y acostumbrados a ese horario, en los fines de semana nos ocurre algo parecido.

  2. Mitxel dice:

    Los fines de semana, amiga Naia, son ¡otra cosa!… al menos el ultimo…

  3. ANDONI GÁLVEZ MONTERO dice:

    Como bien dice el texto, los adolescentes no dormimos la cantidad de horas necesarias para nuestro bienestar. Yo creo que esto se debe principalmente a la falta de aprovechamiento del tiempo durante el día o la falta de tiempo para hacer los deberes o para estudiar y por lo tanto retrasamos nuestras horas de descanso y cuando llega la noche queremos entretenernos y ponernos al día en las redes sociales. Además el horario lectivo es extremadamente largo y esto hace que estemos más limitados por el tiempo para organizarnos.

  4. Xabier Fernández Sánchez dice:

    El texto tiene mucha razón, ya que la gran mayoría de estudiantes no dormimos lo suficiente. Esto se debe, en gran parte, a la falta de organización y, en ciertos casos, a la falta de hábitos a la hora de preparar tareas y exámenes. Esto, combinado con días o semanas especialmente cargados de exámenes o trabajos, empeora aún más las cosas. Esta falta de sueño provoca que el rendimiento baje en el horario lectivo, haciendo que apenas aprovechemos la jornada, y como, por la noche, recortamos tiempo de sueño para compensar la falta de tiempo libre diaria, la cosa empeora día tras día.
    Bien es cierto que la carga de tareas puede ser excesiva en muchos casos, pero evitar procrastinar o dejar trabajos y tareas pendientes constantemente para después, por ejemplo, organizando nuestro tiempo con un horario (y respetándolo), puede ser la clave para romper este creciente ciclo de falta sueño.

  5. Rubén Moreno García dice:

    Tal y como dice el texto, la gran mayoría de los adolescentes no dormimos la cantidad de horas recomendadas. En mi opinión, esto se debe debido a la hora en la que comienzan las clases y a la hora en la que acaban, ya que comienzan a una hora bastante pronta, y cuando acaban, la gran mayoría de los jóvenes tienen que ir o a academias, entrenamientos…Y por tanto debido a que tienen que atender a otro tipo de extra-escolares no tienen mucho tiempo para dedicárselo a el sueño, ya que en sus horas libres o bien se dedican al ocio (mirar la redes sociales, jugar, ver una serie…) o bien se dedican a realizar sus tareas de clase en vez de al descanso.

  6. Nerea Orobio dice:

    Como mencionan tanto mis compañeros como el texto, cada vez es más habitual que los jóvenes duerman pocas horas y luego no sean capaces de rendir durante el día. Considero que este hecho es debido tanto a la falta de tiempo para nosotros como a los aparatos tecnológicos. Por un lado, estamos tan ocupados durante el día con diferentes tareas que sólo tenemos las horas de la noche para nosotros. Por otro, utilizar los aparatos tecnológicos antes de dormir impiden que nuestra mente pueda desconectar y nos dificulta el sueño. Es algo que, sin duda, debemos intentar mejorar.

  7. Ander Arias dice:

    Lo mencionado en el texto es totalmente cierto ya que la mayoría de los estudiantes no dormimos lo necesario y eso influye tanto en nuestro rendimiento académico como en nuestra saud. Gran parte de la culpa puede que la tengamos los propios adolescentes por preferir estar con el móvil antes que irse a dormir. No obstante, el tener que madrugar todos los días y pasar la mayor parte del día en el colegio o haciendo actividades relacionadas con ello también afecta a nuestras horas de sueño.

  8. Andrea Villanueva Santibáñez dice:

    Como mis compañeros apuntan nuestro horario en época escolar no es nada bueno para nuestro rendimiento en clase, pero no podemos evitar que sea así debido al horario lectivo y la carga de deberes y actividades extraescolares que tenemos. Después de las siete horas de clase, comemos y nos ponemos a hacer deberes nada más terminar de comer para poder dormir algo antes. Además, si tenemos extraescolares que suelen durar entre una hora y media y dos horas ese tiempo se alarga más y terminamos de hacer los deberes a las diez de la noche más o menos. Eso si al día siguiente no tenemos examen porque damos el último repaso que en ocasiones se alarga algo más de la cuenta por ciertas dudas de último momento, y en casa de ser el examen difícil nos ponemos la alarma más pronto de lo común debido a nuestras inseguridades.
    Por eso, cuando llega el fin de semana intentamos dormir lo máximo posible para «recuperar» sueño y el domingo a la noche se nos hace imposible dormir por habernos despertado tarde ese mismo día. Entramos en un círculo de sueño del cual es difícil salir.

  9. Mitxel dice:

    Cuestión de «planificación semanal»… ¿Lo habéis intentado?

  10. Nora Marina Fernández dice:

    Al igual que mis compañeros opino que las horas de sueño hacen que nuestro rendimiento escolar sea de una manera u otra. Somos muchos los adolescentes que llegamos al colegio y sobre todo durante las primeras horas no logramos concentrarnos todo lo que podríamos debido a que nos encontramos cansados, consecuencia de no dormir las horas necesarias para poder ir al día siguiente descansados y con energía al colegio. Sin embargo creo que varios factores influyen en esto, una de las causas son las actividades fuera del entorno educativo además del tiempo que invertimos en realizar tareas del colegio en casa, esto crea que el único tiempo que tengamos de descanso sea por la noche y lo queramos aprovechar, y no irnos directamente a la cama. También creo que si pudiésemos planificarnos mejor las cosas cambiarían.

  11. Iker Domínguez Hernández dice:

    Estoy de acuerdo con el texto en todos los sentidos. Los adolescentes no dormimos lo suficiente y además estamos lejos de descansar las horas necesarias que se mencionan (8-10 horas). Como bien ha dicho alguno de mis compañeros no dormir lo suficiente no es del todo culpa nuestra porque según volvemos de clase estamos ocupados con extraescolares y cuando las acabamos nos tenemos que poner con los deberes y estudio del día. Así que una vez hemos terminado todo dedicamos un rato de la noche para jugar, ver vídeos o utilizar las redes sociales.
    Deberíamos cambiar estos hábitos, pero como los horarios son a veces tan ajustados se nos hace imposible cambiarlos.

  12. Ane Sanz dice:

    Durante la adolescencia pasamos por cambios físicos, psicológicos, emocionales y sociales los cuales podríamos relacionarlos con la falta de sueño. Tener falta de sueño, afecta a los sistemas de aprendizaje, al autoncontrol y a las emociones, es decir, la falta de sueño tiende a que el joven tenga un peor humor o una peor actitud. Uno de los mayores problemas con los que nos encontramos hoy en día respecto al dormirse tarde, creo que es el uso en exceso de las nuevas tecnologías y además otro de los factores que afectan son la falta de tiempo debido al exceso de trabajo fuera del colegio y al día siguiente tener que madrugar. Las soluciones serían una mejor planificación semanal y un control del uso de los aparatos electrónicos en los que creo que los padres no deberían intervenir ( ya que tenemos ya una edad para controlarnos y saber lo que debemos hacer) al menos que su uso sea abusivo y el por si mismo no sepa controlarlo.

  13. Sofia Mena dice:

    Aunque sabemos que dormir una cantidad de horas mas extensa nos dará un mayor rendimineto durante el día, hay que tener en cuenta que a veces se nos hace imposible alcanzar el cupo de horas que se considera adecuado.  La gran mayoria de estudiantes aparte hacer de los deberes y estudiar acudimos a entrenamientos y academias. Si le sumamos a esto una pesima organización es entendible que nos acuestemos más tarde de lo recomendado.
    Entrar en el colegio más tarde no arreglaría este problema, pero si reduciría ese jetlag social del que habla el texto.

  14. Claudia Carreira Seijas 2B dice:

    De acuerdo con el texto, a medida que vamos creciendo nuestro tiempo de descanso tiende a ir disminuyendo. Esto se debe a que tenemos que dedicar más horas tanto a los estudios como a actividades extraescolares y, en muchos casos, somos incapaces de organizarnos, ya que esto supondría disminuir nuestro tan preciado tiempo de ocio. Así, tendemos a priorizar las actividades de ocio y, cuando nos encontramos a última hora con una gran cantidad de trabajo y poco tiempo, decidimos utilizar para ello el tiempo de descanso.
    Sin embargo, los adolescentes debemos de concienciarnos de que cada vez se nos va a exigir más y que solo con una buena planificación, y dejando a un lado tanto la pereza como aquellas distracciones de las que podamos prescindir, lograremos tener un buen rendimiento y salud. También es importante no obsesionarse y respetar el tiempo de ocio.

  15. Sheila Gonzalez dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con el texto y con la opinión dada por mis compañeros. En que hoy en día los adolescentes cada vez dormimos menos horas y esto con lleva a un bajo rendimiento académico. La causas por las que dormimos menos están muy relacionadas con el poco tiempo libre que tenemos durante la semana, ocupado por actividades, deberes, exámenes… Aunque para tener mas tiempo libre, debemos tener en cuenta que debemos planificarnos mejor.

  16. Iker García García dice:

    Las pocas horas que duermen los jóvenes es debido a la adicción a las nuevas tecnología y al poco aprovechamiento de las horas de la tarde.
    La mayoría de los adolescentes se pasan las tardes con el móvil y sin darse cuenta se hace de noche y tienen una gran carga de ejercicios para hacer y temas para estudiar.
    También existe el caso de los que estudian por la tarde pero están hasta altas horas de la madrugada en las redes sociales.
    En mi opinión habría que dejar un poco de lado las nuevas tecnologías y centrarse en lo que realmente es importante.

  17. Adrián Gordo Martínez dice:

    Es cierto, como dice el texto, los adolescentes no cumplimos con nuestras horas de sueño, eso trae con el tiempo consecuencias, bajo rendimiento en clase y en casa a la hora de cumplir con nuestas tareas, deberes y estudiar, algunos con las extraescolares le tienen que sumar más horas de rendimiento, por lo que el cansancio pasa factura al final del día, y necesitas más tiempo para conseguir acabar los trabajos, para desconectar buscamos algo que nos sea gratificamente y les dedicamos unas horas de sueño para chatear con nuestros amigos.
    Todos reconocemos que deberíamos dormir más para descansar, está claro que deberíamos ponerlo en práctica.

  18. Adrián Gordo Martínez dice:

    Es cierto, como dice el texto, los adolescentes no cumplimos con nuestras horas de sueño, eso trae con el tiempo consecuencias, bajo rendimiento en clase y en casa a la hora de cumplir con nuestas tareas, deberes y estudiar, algunos con las extraescolares le tienen que sumar más horas de rendimiento, por lo que el cansancio pasa factura al final del día, y necesitas más tiempo para conseguir acabar los trabajos, para desconectar buscamos algo que nos sea gratificamente y les dedicamos unas horas de sueño para chatear con nuestros amigos.
    Todos reconocemos que deberíamos dormir más para descansar, está claro que deberíamos ponerlo en práctica.

  19. irati bartolome (2Bach) dice:

    Es cierto que los jóvenes tenemos unos horarios muy irregulares, nos levantamos muy pronto y nos pasamos 7 horas al día en clase esperando que llegue la hora de irse a casa, pero luego llegan los deberes, academias, entrenamientos… por tanto los jóvenes pasamos la mayoría de nuestro tiempo haciendo cosas y no dedicamos el tiempo suficiente a descansar. Por tanto, acabamos incumpliendo las horas de sueño que son necesarias para poder rendir durante el día. Lo ideal seria poner en practica y llevar a cabo un descanso real, es decir, cuando sea necesario ponerse hacer algo se hace pero luego los momentos de descanso deben de ser adecuados ( ni cortos ni largos) lo necesario para poder afrontar el día a día con energía.

  20. Jorge Alonso Ortuzar dice:

    Si seguimos estrictamente el artículo y es cierto que los adolescentes debemos dormir entre 8 y 10 horas, nuestro horario escolar es incompatible con este planteamiento. La mayoría nos levantamos a las siete y si debemos dormir 9 horas (media entre 8 y 10) tendríamos que irnos a la cama a las 10 de la noche, suponiendo que nos dormimos al instante. Ademas todo esto sumado a las altas cargas de deberes que se nos imponen y las extraescolares (algunas con su propia carga de trabajo para casa)el horario se vuelve obsoleto. Lo que habría que hacer sería tanto reducir las horas lectivas semanales como reducir la carga de trabajo. Muchos adoloescentes no tenemos apenas tiempo de ocio, que es importante para poder descargar el estrés acumulado durante el día. Hay que disminuir la presión que sufrimos los adolescentes hoy en día, o tendrá consecuencias graves en la salud de cara a futuro.

  21. IGOR FERNÁNDEZ DÍEZ dice:

    Es cierto que los adolescentes tenemos cada vez un horario más irregular. Debemos tener en cuenta de además de madrugar y pasar unas cuantas horas en el colegio, cuando salimos de ahí casi todo el tiempo restante lo dedicamos a academias, entrenamientos, hacer los deberes, estudiar o todas ellas. De esa manera se nos reduce el tiempo de descanso día a día y por tanto, aprovechamos las altas horas de la noche para el ocio, pero en vez de descansar como es debido nos ponemos a revisar las redes sociales o a ver vídeos en Internet. Y acostumbrados a ese horario, en los fines de semana nos ocurre algo parecido.

  22. ANDONI CALVO ACEBEDO (2B) dice:

    A pesar de estar de acuerdo con lo que dice el texto, si considero oportuno comentar una serie de ideas. Primeramente, la falta de horas de sueño es algo evidente en la vida de un estudiante ya que somos los que más debemos o deberíamos dedicar tiempo extra a nuestro trabajo ( estudio ) fuera del mismo, ya sea bien en las academias o en nuestra casa nosotros solos. Sin embargo, a pesar de que todos dispongamos de las mismas 24 horas si que hay a algunos a los que parece que el día les cunde mucho y a otros, la gran mayoría, a los que el día no le da para cumplir todos sus propósitos, pero esta situación ya se adentra más en el ámbito de la planificación diaria de cada uno así como las horas perdidas que se emplean en el teléfono, videojuegos… es decir, todo aquello que nos desvía de nuestros objetivos principales. El otro punto que quiero tratar concierne más a lo mencionado en el texto. La realidad es que cuando nos vemos superados por la carga de trabajo, tomamos siempre la decisión más fácil que es «Bueno me quito un par de horas de sueño que no pasará nada» y el problema reside en que esas horas que perdemos de sueño se van acumulando a lo largo de la semana haciendo que para cuando llegue el Jueves o el Viernes ya estemos tan cansados que no rindamos adecuadamente ni en las horas de clase ni en el tiempo dedicado en casa y eso obviando que tengamos exámenes en esos días, sino la situación se agravará aún más. Por eso, y ya para finalizar, considero que le deberíamos de dar TODOS, tantos estudiantes como no estudiantes, más importancia al descanso, ya que una buena planificación de este decidirá la productividad y el buen aprovechamiento de las horas del día que aún está por llegar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: