UN PAÚL (San Juan Gabriel Perboyre), patrón contra el coronavirus

El primer santo canonizado de China fue martirizado por asfixia en una cruz en Wuhan, el epicentro de la pandemia de coronavirus de hoy.

San Juan Gabriel Perboyre, un SACERDOTE MISIONERO PAÚL de Francia, fue traicionado por uno de sus catecúmenos por dinero, atado con cadenas, torturado, atado a una cruz de madera y estrangulado hasta la muerte en Wuhan en 1840. Anthony Clark, profesor de historia china, pasó un tiempo en Wuhan investigando la vida de Perboyre y San Francisco Regis Clet, otro sacerdote PAÚL del siglo XIX martirizado en Wuhan. Clark le dijo a CNA que los santos mártires de Wuhan son intercesores particularmente adecuados para los que sufren coronavirus.

“Los santos Perboyre y Clet fueron asesinados por estrangulamiento; murieron porque no podían respirar”, dijo. “¿Cómo podrían no ser intercesores apropiados para esta enfermedad en particular?”

“Entre los tormentos contra Perboyre había golpes continuos en su espalda baja y se vio obligado a arrodillarse sobre cristales rotos. Ciertamente conocía las agonías del sufrimiento físico, y sería un buen consuelo para aquellos que ahora sufren de este virus“.

“Mientras estuve allí, visité el seminario donde las dos lápidas ahora se exhiben para veneración; los católicos de Wuhan tienen una gran devoción a la Eucaristía y a los PAÚLES, como Perboyre y Clet, que murieron por ellos, y derramaron su sangre en el suelo de esa ciudad “, agregó.

Muchos misioneros se fueron a China en el siglo XIX con el conocimiento de que nunca regresarían. “No sé qué me espera en el camino que se abre ante mí: sin duda la cruz, que es el pan de cada día del misionero. ¿Qué podemos esperar mejor, yendo a predicar un Dios crucificado?”, escribió Perboyre en una carta durante su viaje a China.

Los restos de Perboyre finalmente fueron trasladados a París a la casa madre vicentina. Hoy su tumba está ubicada en una capilla lateral en la misma iglesia donde se encuentra el cuerpo incorrupto de San Vicente de Paúl. Fue beatificado en 1889 por el papa León XIII.

“Santa Teresa de Lisieux tenía una devoción especial por Perboyre y mantuvo una estampa dedicada a él en su libro de oración personal”, señaló Clark.

En la canonización de Perboyre en 1996, San Juan Pablo II dijo: “A lo largo de las calles donde lo habían enviado, encontró la Cruz de Cristo. A través de la imitación diaria de su Señor, con humildad y gentileza, se identificó plenamente con él… Después de ser torturado y condenado, reproduciendo la Pasión de Jesús con extraordinaria similitud, fue como él a la muerte y a una muerte de cruz”.

San Juan Pablo II canonizó a San Francisco Regis Clet en octubre de 2000, junto con otros 33 misioneros y 87 católicos chinos martirizados bajo la dinastía Qing (1644-1911).

“Es raro encontrar una iglesia sin una estatua de San Francisco, y a veces una devoción a San Vicente de Paul. La fe allí es fuerte e incluso ha florecido especialmente durante los tiempos de persecución”, agregó Clark.

Tomado de www.infovaticana.com

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: