ES DOMINGO: 24 DE OCTUBRE: DOMUND

En aquel tiempo, al salir Jesús de Jericó con sus discípulos y bastante gente, el ciego Bartimeo, el hijo de Timeo, estaba sentado al borde del camino, pidiendo limosna. Al oír que era Jesús Nazareno, empezó a gritar: «Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí.»

Muchos lo regañaban para que se callara. Pero él gritaba más: «Hijo de David, ten compasión de mí.»
Jesús se detuvo y dijo: «Llamadlo.»

Llamaron al ciego, diciéndole: «Ánimo, levántate, que te llama.» Soltó el manto, dio un salto y se acercó a Jesús.

Jesús le dijo: «¿Qué quieres que haga por ti?»

El ciego le contestó: «Maestro, que pueda ver.»
Jesús le dijo: «Anda, tu fe te ha curado.» Y al momento recobró la vista y lo seguía por el camino.

 

NOTAS de MITXEL

1.- Un texto tan corto como los que comentamos en clase. ¡Hasta más sencillo si nos ponemos a ello!

2.- La escena se enmarca en «el borde de un camino» que salía de Jericó, una de las grandes ciudades de Palestina. ¿Por qué en el borde del camino? Por la costumbre inveterada de estar allí cuantos enfermos no tenían cura «por ver si pasando alguno les curare».

3. Pues, en este lugar se encuentran dos personas con nombres y apellidos: «el hijo de Timeo» (ciego) y «Jesús de Nazaret» (sanador).

4.- El primero, según la costumbre, en cuanto oye «follón» se apresura a gritar para llamar la atención; quienes «acompañan a Jesús» le apartan y riñen para que deje de «dar la vara»… ¿Qué hacen hoy día los guardias de seguridad?…

5.- Todo podía haber quedado aquí… Pero, no. Jesús muestra un talente diferente: «Llamadlo» y, no dice nada más. Y le pregunta: ¿qué «quieres que haga por ti»?… Y Bartimeo le responde de forma clara y sencilla: «Que pueda ver»…. «Anda, tu fe te ha curado»…

6.- Muchos de mis lectores están bautizados, incluso ha hecho la primera comunión; algunos siguen siendo creyentes, a su modo… Otros muchos han ido cegando su corazón hacia Dios y la Iglesia… Los motivos están en cada uno… Quizá convendrós sentirse un poco «Bartimeos» y salir de «nuestras cómodas casas» para encontrarnos con quien puede devolvernos la vista. Este Domingo del Domund puede ser un primer paso. ¿Alguien se anima a san Ignacio, 12:30?

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: