TÉCNICA: ¿Sabes cuánto tiempo recomiendan cada dí­a para hacer deberes?

asdUna hora al dí­a de deberes (o 70 minutos como mucho) es suficiente para que los alumnos refuercen los conocimientos adquiridos en clase y puedan obtener mejores notas. Ni más ni menos. Esta es una de las principales conclusiones a las que ha llegado un equipo de investigadores de la Universidad de Oviedo tras analizar 7.725 cuestionarios realizados a todos los estudiantes de 13 y 14 años del Principado de Asturias, que se encontraban en 2º de ESO durante el curso 2010-2011. El trabajo, que ha sido publicado en la revista cientí­fica «Journal of Educational Psychology», es una de las mayores investigaciones que se han llevado a cabo en España sobre los efectos que produce hacer las tareas escolares en casa y está teniendo una gran repercusión en Estados Unidos.

En el estudio los investigadores pretendí­an analizar la relación que existe entre realizar deberes y el rendimiento académico. Comprobaron que «no es una relación lineal sino una curva en “u” invertida. De tal manera que a partir de un determinado tiempo invertido en hacer deberes el rendimiento empieza a decaer. Es a los 90 y 100 minutos de realizar las tareas escolares cuando el rendimiento comienza a bajar», explica uno de los coautores de este estudio Javier Suárez-ílvarez, junto con Rubén Fernández-Alonso y el profesor de Psicometrí­a de la Universidad de Oviedo José Muñiz.

Lo más eficiente

Pero emplear todo ese tiempo no es lo más eficiente para alcanzar mejores notas. «El punto más eficiente es entre 60 y 70 minutos. Por trabajar media hora más se obtiene un rendimiento académico mí­nimo y, sin embargo, esos 30 minutos más exigen un gran esfuerzo. La ganancia por trabajar más son pocos puntos en la nota académica», indica Suárez-ílvarez.

Según este trabajo, el 47,9% de los estudiantes emplean entre 60 y 120 minutos al dí­a en hacer sus deberes; el 26,1% entre 30 y 60; el 20,7% más de dos horas y el 5,3%menos de media hora. «Los alumnos que dedican muy poco y mucho tiempo a los deberes son los que puntuaron más bajo en las pruebas de Matemáticas y Ciencias que realizó la Consejerí­a de Educación del Principado de Asturias», dice Suárez-ílvarez.

Los alumnos españoles hacen seis horas de deberes a la semana

Un reciente estudio («Los deberes perpetúan las desigualdades en la educación»), basado en la última Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA 2012), situaba a los alumnos españoles entre los que más tiempo dedicaban a hacer deberes en toda la OCDE: más de seis horas a la semana. Mientras los estudiantes de Finlandia y Corea, con mejores resultados en las pruebas de PISA, gastan menos de tres horas en las tareas del cole, es decir, la mitad que los españoles.

Mayor autonomí­a

Si bien el tiempo invertido en deberes es un asunto que preocupa a padres, alumnos y profesores, el equipo de investigación de Oviedo ha llegado a dos conclusiones que considera de mayor trascendencia. Los autores del trabajo han comprobado que «no es tan importante la cantidad de deberes sino la frecuencia con la que se hacen», dice Javier Suárez. «El maestro debe asignar los deberes de forma regular y frecuente», afirma.

«Hay que rebajar los tiempos en Primaria»

Incluso los investigadores sugieren que los deberes tengan una periodicidad diaria. Sin embargo, «hay que rebajar estos tiempos en Primaria», sostiene el profesor José Muñiz. «Los niños están desde las 8-9 de la mañana en el cole y salen a las 4 y 5 tarde. Pueden hacer algún tipo de tarea para comenzar a coger hábito, como complemento», dice el profesor.

Además, existe otra clave para que los deberes resulten efectivos. Los estudiantes que realizan estas tareas sin ayuda, o casi sin ella o sólo con un apoyo puntual de los padres, «es decir, que trabajan de forma autónoma logran mejores resultados académicos. Los deberes deben fomentar que el alumno pueda desarrollar el aprendizaje de forma autónoma y gestionar su propio trabajo», sostiene Javier Suárez.

Forjar el carácter

Para los investigadores no cabe duda de que los deberes «son una herramienta muy positiva para la enseñanza», defiende Muñiz. No sólo porque contribuyen a asentar conocimientos sino porque ayudan a forjar el carácter. «Generan hábitos de trabajo en el alumno, que aprende a autorregularse. Le enseñan autocontrol, autonomí­a, a retrasar la recompensa…», explica Muñiz.

La clave está en que los profesores asignen deberes individualmente. «Deberes no repetitivos –según Muñiz–, que hagan pensar al alumno, que supongan un pequeño reto, que sean estimulantes… No se trata de que los profesores agobien con deberes sino que los individualicen ya que unos alumnos están avanzados que otros. Además, los deberes son efectivos si se corrigen».

  1. j. pérez. Tomado de www.abc.es

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: