LECTURA: La Colonización Fenicia

El papel histórico de los fenicios fue de extender los lí­mites de las civilizaciones antiguas hacia la parte del mundo occidental.

Como exploradores los fenicios fueron los mejores, su audacia y valor los lanzó al mundo desconocido. Como colonizadores también fueron los mejores pudiendo quizá compararlos con los griegos, llevaron consigo sus conocimientos y técnica que transmitieron muy rápidamente a todas sus colonias. Su facilidad para realizar grandes viajes y desenvolverse por todos los mares, incluso los desconocidos, los convirtió en los grandes navegantes de la antigí¼edad, verdaderos “señores del mar”.

Como comerciantes y mercaderes surcaron el mediterráneo y aún se adentraron en el Atlántico por la costa europea hasta Tartesos, Bretaña y las islas Británicas y bordearon las costas del ífrica hacia el sur, hasta el Senegal, fundando colonias, factorí­as e industrias. Intercambiaron mercancí­as con los egipcios, los griegos, los asirios, los babilonios, africanos, tribus españolas y muchos otros más. Inventaron los sistemas reguladores de intercambio de mercancí­a con grandes beneficios económicos. Los fenicios fueron el “sí­mbolo del espí­ritu comercial”. Aseguraron así­ el dominio de las rutas comerciales marí­timas de un extremo al otro del mediterráneo y más allá.

Por la costa oriental colonizaron Chipre, fundaron a Kitión. Los contactos fenicio-chipriotas fueron fuertes, quedando muchos yacimientos arqueológicos.

En la cercaní­a del Mar Egeo, se encuentra Rodas Micénica, con una influencia griega predominante. Allí­ cualquier esfuerzo fenicio por colonizar esta región cesó totalmente por la indiscutible dominación griega. Sin embargo los mercaderes fenicios frecuentaban la zona. Por Homero se tiene referencia de la admiración que la metalurgia fenicia tení­a, convirtiéndose en objeto de lujo y motivo de bienvenida.

En el centro del Mediterráneo, fundaron colonias en las islas: en Córcega, Alalia, en Cerdeña, Sursis, Cagliari, Nora y Tharros. En Malta, Valleta, en las islas Baleares, Ibiza y Menorca. En Sicilia, en la parte oriental Fenicia fundo Motia, Palermo y Marsala, la parte occidental era griega.

Se cree que aproximadamente que antes del año 1.000 antes de nuestra era, llegaron los fenicios a la costa sur de la Pení­nsula Ibérica. Más tarde gente de Tiro, fundó una serie de colonias. La más importante fue Gadez (Cádiz), la ciudad más antigua de Europa. La luminosa Cádiz se hace próspera con los fenicios, se convierte en el gran emporio mercantil de todo occidente, así­ como fue Cartago para el oriente. Entre el año 1000 y el 500 a. C. Fueron muchas las colonias y factorí­as que los fenicios fundaron en el sur de España, algunas crecieron hasta convertirse en ciudades, otras más modestas fueron pequeños poblados situados en la costa o junto a un rí­o. De ellas muchas han sido descubiertas por los arqueólogos, pero es seguro que existí­an más. Entre las colonias que se conocen están Malaka (Málaga), Sexi, Abdera (Abra), Aljaraque, Toscano, Morro de las mesquitillas, Guadalhorce, Almuñecar y muchas más. Por el Atlántico, se encontraba Tartesos (Tarsis) también de gran riqueza metalúrgica.

De ellas enviaban el comercio de los metales: estaño, cobre, oro y principalmente plata que abundaba en el sur de España, la cual explotaron durante mucho tiempo y fue fuente de riquezas para el pueblo fenicio. Por el Atlántico, en Tartesos (Tarsis).

En la costa occidental del Mediterráneo, o sea, la costa norte de ífrica, partiendo de Egipto siempre hacia el occidente, los fenicios fundaron otra serie colonias, algunas de las cuales son ciudades actuales y otras se perdieron. En el delta del Nilo se encontraba la ciudad de Menfis, Herodoto menciona que en Menfis existí­a un área de la ciudad llamada “EL campamento Tirio” y junto a ella un templo fenicio dedicado a la diosa Astarte “La Afrodita extranjera”, como la llamaban en Egipto. La ciudad de Biblos y el Egipto de los faraones mantuvieron unas estrechas relaciones. Se sabe que en Biblos, establecieron una factorí­a o casa de comercio los egipcios donde negociaban las maderas del Lí­bano para el Egipto faraónico, siempre necesitado de materiales de construcción.

Al ser rescatadas en esta época por los arqueólogos se ha llegado a conclusiones muy interesantes. Entre cada una la distancia es muy similar. Haciendo el cálculo de la distancia que podrí­a recorrer un buque mercante en un dí­a, los cientí­ficos han concluido que la pernoctada debí­a corresponder a la colonia siguiente de partida y así­ sucesivamente.

La fenicia occidental se componí­a de colonias cuyos nombres se desvanecen en el tiempo, como Leptis Magna. Oea, Sabrata, Hippo, Tipaza, Utica, Rusaddir, Tanger, Tamauda Lixus y Mogador. La colonia más famosa de todas las colonias fenicia en el ífrica fue Cartago, la historia le ha dado más renombre que a su madre Tiro.

http://reocities.com/Athens/column/5150/colonizacion_fenicia.htm

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: