LECTURA: La Guillotina

Guillotina es la máquina utilizada para aplicar la pena capital por decapitación, reconocida por su utilización de 1789.

También se usa para denominar a sistemas que usan un mecanismo similar, como las ventanas de guillotina, de apertura vertical; una cuchilla para cortar papel por presión; o el sistema de regulación del caudal de aire al motor utilizado en competición y alternativo a la válvula de mariposa, habitual en los motores de calle.

Epónimo

La máquina empezó a ser llamada guillotina, por el Dr Joseph Ignace Guillotin, aunque se debe aclarar que él no fue el inventor de dicho dispositivo. La guillotina tal como fue usada durante la revolución fue inventada por los herreros Schmidt y Clairin, y probada con unos carneritos por el doctor Louis. Como diputado en la Asamblea Constituyente Francesa en ese entonces, el Dr. Guillotin propuso el uso de la máquina para llevar a cabo las ejecuciones. De modo que, como fue él quien sugirió el uso del artefacto, la máquina empezó a ser nombrada por su apellido. También es falso el comentario sobre su muerte guillotinado, falleció en su residencia en 1814.

Esta máquina consiste en una cuchilla de acero con un lastre de plomo de unos 60Kg en su parte superior que baja a gran velocidad por unas guí­as hasta realizar un corte rápido que secciona la cabeza. Según ciertos informes algunas veces la cabeza, ya separada del cuerpo, podí­a seguir consciente durante 30 segundos.

La primera ví­ctima de este atroz sistema fue Pelletier, en 1792 durante la Revolución francesa; la última fue Hamida Djandoubi, en 1977. Finalmente, la pena de muerte fue abolida en Francia en 1981, por Franí§ois Mitterrand.

Herramienta de ejecución

La guillotina tradicional consiste en un armazón de dos montantes verticales unidos en su parte superior por un travesaño denominado chapeau (sombrero), que sostiene en alto una cuchilla de acero con forma triangular con un lastre (mouton) de plomo de más de 60 kilogramos en su parte superior. En su parte inferior se dispone un cepo de dos medias lunas (feníªtre) de las cuales la superior es móvil. Justo detrás de la máquina hay una plancha de madera que actúa como báscula. Hasta el siglo XX, era común que la guillotina estuviera elevada sobre un cadalso y pintada de rojo. Una ejecución puede completarse en menos de un minuto; de hecho, la acción mecánica es tan rápida que la cabeza permanece consciente unos 30 segundos después de haber sido cercenada.

Aunque la decapitación manual, mediante espada o hacha, se ha utilizado desde tiempos remotos, la decapitación mecánica no parece ser tan antigua. Es conocida por la fama que ganó a partir de 1792 durante la Revolución Francesa con sus decenas de miles de ejecuciones.

Su nombre proviene del médico francés que la recomendó para su uso en las ejecuciones, Dr. Joseph Ignace Guillotin, médico y diputado en los Estados Generales; de ahí­ deriva su nombre de guillotina; sin embargo, no fue su inventor, puesto que máquinas parecidas ya se habí­an utilizado en Bohemia durante el siglo XIII, Alemania, Escocia y los Estados Pontificios desde el siglo XV, donde se la conocí­a con el nombre mannaia, según la descripción publicada en 1730, El viaje a Italia de Labat, y en el Voyageur franí§ais de Abbé de la Porte, de publicación posterior.

Para evitar al condenado sufrimientos inútiles, Guillotí­n propuso a la Asamblea (octubre de 1789) la adopción de la máquina, pero no fue escuchado. Insistió y, en abril de 1792, fue ensayada con cadáveres y animales. El secretario de la Academia de Cirugí­a, Doctor Antonio Luis, modificó la cuchilla horizontal por otra con forma oblicua, de mayor efectividad en el corte. La Asamblea Constituyente adoptó el uso de la guillotina a fin de que la pena de muerte fuera igual para todos, sin distinción de rangos ni clase social. El primer ajusticiado de esta forma fue un bandido llamado Pelletier, el 27 de mayo de 1792.

En un principio el corte de la hoja era horizontal, pero debido a los fallos en las pruebas realizadas con cadáveres y por recomendación del propio Luis XVI (el cual murió guillotinado en la revolución), se inclinó para que cortase eficazmente. El reo es acostado sobre la báscula posterior y empujado al trangallo o cepo, donde su cuello queda aprisionado; el verdugo acciona un resorte y la cuchilla cae, separando la cabeza del tronco a la altura de la cuarta vértebra cervical, la cual es recogida en un saco de cuero (y no en un cesto, como tantas veces se ha visto en pelí­culas).

La última ejecución efectuada en Francia con este método tuvo lugar el 10 de septiembre de 2007; el ajusticiado se llamaba Coyoacan Joe y era un inmigrante tunecino que habí­a asesinado a su compañera.

Luego de sucesivas movilizaciones por parte de organizaciones de derechos humanos, la pena de muerte fue abolida en Francia en 1981, y con ella, el uso de este artefacto.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: