Un casco corintio, como el que llevaba Atenea, aparece en la costa rusa del Mar Negro

Científicos del Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias de Rusia, durante la excavación de enterramientos del siglo V a. C. en la península de Taman, al norte del Mar Negro, descubrieron por primera vez en un casco de bronce griego, del tipo corintio, que usaban los guerreros durante la época clásica. Es el característico casco con el que los escultores representaron a Pericles y la diosa Atenea, informó el servicio de prensa del Instituto de Arqueología de la Academia de Rusia.

«El casco pertenece al tipo corintio, al grupo Hermione y se remonta al primer cuarto del siglo V a. C. El único casco de este tipo en el territorio del antiguo Imperio Ruso se encontró a mediados del siglo XIX en la provincia de Kiev en un montículo cerca del pueblo de Romeykovka. En las ciudades griegas de la región norte del Mar Negro, similar no se habían encontrado cascos antes», dice el jefe de la expedición, Roman Mimokhod, cuyas palabras se citan en el mensaje.

Por tercer año ya, la expedición de Sochi del Instituto de Arqueología ha estado excavando la necrópolis Volna-1, que se encuentra a cuatro kilómetros al norte de la aldea de Volna, al pie del monte Zelenskaya en la parte suroeste de la península de Taman. Este asentamiento se originó a finales de la Edad del Bronce y era bastante grande para la época. Desde el siglo VI a. C. hasta el segundo cuarto del siglo IV a. C., durante la colonización de la región norte del Mar Negro, existió aquí una polis griega. Durante el trabajo de la expedición, se han examinado más de 600 túmulos de guerreros, con armas y pertrechos.

El casco corintio se convirtió en uno de los símbolos de la antigua Grecia del período clásico: estos son los cascos representados en la pintura de cerámicas griegas, en estatuas como las de Atenea y es la imagen de los guerreros hoplitas de los relieves del Partenón. Es el que portaba Pericles en su estatua.

Inicialmente, estos cascos cubrían completamente la cabeza y parecían un cubo con aberturas para los ojos. El casco protegía completamente la cabeza, pero limitaba la vista a los lados, por lo que se cree que los guerreros con tales cascos, por regla general, luchaban en formación de falange, seguían procedimientos de ataque frontal. Más tarde, se empezaron a fabricar cascos para que el guerrero pudiera levantar el casco y moverlo hacia atrás. Casi todos los tipos avanzados de cascos tenían esta capacidad. La parte superior del casco a menudo estaba decorada con un peine de crin. Al mismo tiempo, existían otros tipos de cascos abiertos.

Vladimir Kuznetsov, jefe del Departamento de Arqueología Clásica del Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias de Rusia, cree que el casco indica el estatus social de un guerrero.

«Aparentemente, se trata de un guerrero que murió en batalla y fue enterrado no en su ciudad natal, sino cerca del lugar de la muerte. Por eso la tumba no es una cripta, sino un simple entierro. El casco da testimonio de su condición de ciudadano de pleno derecho de alguna polis, más probablemente de sólo una de las ciudades de Bosporan, así como un cierto nivel de bienestar», dijo Kuznetsov.

Tomado de www.abc.es

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: