DEBATE 140: Educación: hace falta competitividad (IV de la 2ª Evaluación)

Cada año los informes internacionales sacan los colores al sistema educativo español por sus problemas casi crónicos, como el hecho de que el dinero invertido no rinda. Y, sin embargo, últimamente se está imponiendo un modelo pedagógico que aboga por eliminar la competitividad, con medidas como la de dejar de premiar las buenas notas o incluso eliminar los marcadores en disciplinas deportivas, en un exceso de protección a los niños para no frustrarles. Como hoy publicamos, muchos expertos alertan de que se está afectando así muy perjudicialmente a la motivación y, por lo tanto, a la excelencia. Si no se vuelve a la cultura del esfuerzo y el estudio no está ligado a la consecución de metas, acabaremos creando una burbuja social de mediocridad.

Tomado de www.elmundo.es

 

También te podría gustar...

23 Respuestas

  1. ALVARO ARANDA dice:

    Es cierto que en la actualidad la falta de motivación es un gran problema. Y esto está causado por la falta de influencia de nuestros principales ideales. Además si los resultados son negativos nos frustramos más, desde mi punto de vista hay que saber motivar ya que una persona, si tiene motivación es capaz de hacer cualquier cosa que se le ponga por delante.

  2. Ainhoa Boado dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con el fragmento extraído del periódico. Aunque es verdad que la competitividad extrema, ya sea llevada al deporte o en los estudios no es bueno y menos si se implanta desde edades muy tempranas, la total ausencia de ella también es perjudicial. Como se dice en el texto, esto provoca una falta de motivación que después lleva a una atmósfera de mediocridad. Creo que aunque la competitividad no tiene que ser hacia los otros y relacionarse con ganar a los demás o ser el mejor; sino que debería relacionarse con intentar superarse a uno mismo y dar cada vez más, con el esfuerzo extra que eso requiere. Al final si no se busca esta intención de automejorao motivación, lo que ocurrirá será un estancamiento que no permitirá conseguir tus objetivos.

  3. Unai Famoso (2.BACH A) dice:

    El exceso de competitividad en el proceso de aprendizaje no me parece muy adecuado, ya que no es una buena manera de educar a los niños induciéndoles a ser más que los demás fomentando la falta de solidaridad y el individualismo.
    La competitividad en un deporte es necesaria porque siempre hay un perdedor y un ganador, es decir se tiene que competir, en cambio en el colegio, todos estamos en el mismo barco, no tenemos que competir. El que un compañero tenga mejores notas que nosotros no nos perjudica, sino todo lo contrario ya que sube el nivel de la clase y nos anima a esforzarnos más.

  4. Adrián Martínez (2° B) dice:

    Desde mi punto de vista claro que no cunde el dinero en educación… si lo que pretenden es crear máquinas de memorización las cuales repitan un temario como un periquito el sistema no funciona, ya que las cosas a aprender tienen que ser entendidas, luego el temario tiene que ser entretenido e interesanteos, a parte pienso que es necesario que se motiven a las mentes creativas, y no creo que deban de dejar de premiar las buenas notas, porque yo creo que que se recompense o se premien unas buenas notas es lo justo después de un gran esfuerzo por obtenerlas.

    No obstante pienso que una simple nota tampoco es que nos defina y que al fin y al cabo también debe premiar se el simplemente hecho esfuerzo, es decir, si se ve que la persona se ha esforzado mucho aunque no llegue al 5 yo creo que eso también debería ser digno de premiar para que esté motivada y no llegar al fracaso escolar que es algo muy típico en el sistema educativo actual de España.

  5. Erika Ruiz (2º Bach. A) dice:

    En mi opinión, una escasa competitividad proporcionaría una gran comodidad a los alumnos, que se conformarían con aprobar con el mínimo esfuerzo, sin ninguna motivación para aprender. En cambio, si se crea un ambiente exageradamente competitivo, tan solo se conseguiría que viviesen bajo presión, además de la posibilidad de disputas entre ellos. Por lo tanto, se debe encontrar un término medio entre el fomento de la competitividad y la protección a los estudiantes, ya que los extremos no son buenos.

  6. irati bartolome (1bachB) dice:

    En mi opinión hoy en día los niños que van al colegio la mayoría tiene falta de motivación por estudiar, pero no creo que esto venga dado por la competitividad notable entre los niños en el colegio. Yo creo que la competitividad entre los niños se ve siempre están pendientes de la nota o los resultados de los demás para presumir o avergonzarse, cada uno es como es y tiene limitaciones diferentes y no se debería enseñar esa competitividad que en un futuro no les servirá para nada. Si hablamos desde el ámbito del deporte siempre esperamos ganar y quedar lo mas alto posible, si es verdad que la competitividad puede ayudarte a esforzarte mas pero en gran cantidad nunca es buena.

  7. Raúl Alonso dice:

    En mi opinión, eliminar cualquier tipo de recompensa para aquellas personas que consigan logros con esfuerzo, es un error. Con la intención de no frustrar a los niños lo único que se consigue la falta de esfuerzo. Si aquellos que no se esfuerzan consiguen lo mismo que aquellos que si lo hacen no habría motivación alguna para seguir trabajando. Con este tipo de medidas lo único que se consigue es crear una sociedad en la que todo moleste a todo el mundo y enseguida se ofendan por cualquier cosa.

  8. Unai Abadía dice:

    Hoy en día hay gente que en lugar de solucionar sus problemas, prefiere eliminar lo que los provoca; en este caso los resultados. Así es más sencillo, ya que se impone la ley del mínimo esfuerzo. En la mayoría de ocasiones la culpa de los malos resultados la tiene la falta de esfuerzo, no la falta de capacidades. Es cierto que pueda haber gente con limitaciones, pero el problema viene de la necesidad de compararse con los demás y pensar que tengas que ser igual al resto.
    En un mundo ideal, cada uno se preocuparía por lo suyo y trataría de vencerse a sí mismo, pero para eso hay que tener ganas, una motivación, que yo no veo por ningún lado, por lo que las «recompensas» al buen rendimiento me parecen necesarias como aliciente para esforzarse.

  9. Edurne Adrián dice:

    Desde mi punto de vista, la competitividad es necesaria, pero nunca en exceso. Si no hubiese competitividad no tendríamos la motivación ni mostraríamos el mínimo esfuerzo para cumplir nuestras metas. Debería estar relacionada con intentar superarse a uno mismo y dar nuestra mejor versión, pero nunca con perjudicar a los demás.

  10. Naiara Romo (2º Bachiller- A) dice:

    La competitividad en los estudios no creo que sea tan mala (siempre y cuando no sea en exceso, es decir sabiendo llegar a un límite), ya que nos hace intentar esforzarnos más para lograr los beneficios o premios. Yo creo que esto también es un método de enseñanza, porque así, desde que somos pequeños nos enseñan que todo esfuerzo tiene una buena recompensa. De manera, que si prohíben eso, lo único que hacen es que los estudiantes no lleguen a dar nunca lo mejor de ellos mismos, porque al fin y al cabo pensaran que lo que hacen es en vano.
    Ademas, también he de añadir, que me parece muy injusto que priven a la gente que se mata estudiando de una recompensa.

  11. Sandra Antunez dice:

    Hoy en día la falta de motivación es muy grande en los jóvenes. Es perjudicial para el Estado, ya que cada vez aumenta más la tasa de ninis. La competitividad a mi no me gusta, sólo hace que los alumnos se sientan frustados. Creo que lo mejor es trabajar en construir tu propio camino sin fijarte en el de al lado. Compararse sólo hace que suframos por vernos inferiores a los demás.

  12. María Bernárdez García (2.BACH A) dice:

    Como ya había mencionado en otro debate, el sistema educativo es nefasto. El problema no es eliminar la competitividad porque los niños de hoy en día están siendo criados en un entorno sobreprotegido, el problema es que una de las basees del propio sistema es la competitividad. Estamos encaminandonos a una sociedad deshumanizada que deja atrás a los que no pueden llegar a las metas desorbitadas que se plantean, un sistema donde los «débiles» son tachados de incapaces y elimandos de la ecuación porque molestan. No se trata de eliminar la competitividad, se trata de adecuar el sistema a una era moderna, a las necesidades de cada generación porque este río por el que navegamos fue impuesto en la era industrial cuando se necesitaba saber lo justo para trabajar en fabricas y sólo unos pocos privilegiados podían acceder a una educación superior, es una vergüenza que desde entonces no se haya enfocado este sistema a lo que es la realidad hoy en día. Nos preocupa que los niños estén sobreprotegidos y ponemos el grito en el cielo porque ¿qué será del mañana con estás generaciones que vienen cada vez peor? Pero es que no nos preocupamos por educar personas en valores, en pensamiento crítico en prespectivas mejores. Anulamos la creatividad y enseñamos a no cuestionar. George Orwell describió en la obra 1984 una distopía exenta de cualquier rastro de oposición al sistema, donde la manipulación en futro de la falta de pensamiento propio ¿es ahí hacia donde queremos ir?

  13. Jone Romero 2. Bach-A dice:

    La competitividad, en mi opinión, es necesaria, pero nunca como forma de poner a unos alumnos contra otros, sino como forma de explicar que cada esfuerzo tiene su recompensa. Sin embargo, actualmente los alunos actuamos básicamente siguiendo la ley del mínimo esfuerzo, y la mayoría de ocasiones esto causa que nuestros resultados sean malos por falta de esfuerzo, no de capacidad, y esto aun sabiendo que las personas con mejores resultados tendrán su recompensa. Por lo tanto, diría que eliminar la competitividad no es la solución, sino saber adaptarla y concienciar a los alumnos de la necesidad de esforzarse.

  14. Paula Fernández dice:

    Creo que la competitividad bien regulada puede ser positiva, porque nos incita a mejorar y a superarnos, pero a veces tanto profesores como entrenadores no son conscientes del daño que hacen si siempre nos comparan con los demás. Si utilizan las notas o los resultados deportivos como una forma de humillación, o sin nos incitan a lograr las metas a cualquier precio sin importarnos que o a quien dejamos por el camino.
    Me parece necesario que las personas encargadas de nuestra educación sean conscientes de ello y que nos transmitan esa competitividad como un valor positivo para que intentemos ser los mejores pero sólo si eso hace que estemos bien con nosotros mismos.

  15. MIKEL GETINO (2BACH A) dice:

    Queda claro que hay un problema con el sistema educativo actual. Se invierte mucho dinero pero para nada, ya que un año mas seguimos en la lista de peores educaciones a nivel mundial. Se deberían mirar nuevos métodos y formas de mejorar esta situación para que en un futuro nuestra sociedad no note las consecuencias de esta mala organización.

  16. NEREA FREIRE RAMIRO dice:

    Desde mi punto de vista, la competitividad (siempre y cuando no sea desmesurada) es una de las actitudes más importantes en la mayoría de espacios sociales, tanto en el ámbito laboral como en el educativo, ect. La vida en comunidad nos hace ser personas competitivas necesariamente, porque, en muchos casos, nos vemos obligados a preocuparnos por uno mismo antes que por los demás. Vivimos en una sociedad en la que cada vez hay más reglas que cumplir para ser exitoso y que las posibilidades de serlo no son demasiadas, de modo que la competitividad se vuelve un elemento esencial. En el ámbito laboral, y más aún viviendo en la época de crisis en la que vivimos, esto se ve claramente ya que lograr lo que se desea depende en gran parte de cómo sabemos comportarnos para destacar y sobresalir sobre los demás. En el mundo de los estudiantes ocurre lo mismo y es por eso que siempre se ha favorecido más los valores luchadores.

  17. Naiara Albarrán dice:

    En primer lugar, estoy de acuerdo que el nivel educativo de nuestro país con respecto a otros países es inferior, pero también pienso que no es solamente una cuestión de dinero sino de sistema educativo. No creo que sea la solución imponer un modelo pedagógico en el que se quite la competitividad, no se valore el sacrificio y el esfuerzo y que se valore a todos por igual.
    Pienso que como dice el texto caeríamos en una gran falta de motivación pues todos estaríamos en el mismo nivel y tampoco estoy de acuerdo con que no se valore el esfuerzo y el sacrificio del buen estudiante.
    Como conclusión, creo que se debería de valorar el esfuerzo y que los alumn@s tengan unas metas determinadas pues de lo contrario tod@s caerían en una mediocridad y lo único que conseguiríamos sería estar mas alejados académicamente que el resto de los países más preparados.

  18. Ander Gutiérrez dice:

    En mi opinión los humanos siempre buscamos la superación, de normal hacia otros pero ¿realmente es buena tanta competitividad?
    Pues si pero no compitiendo con otros, sino compitiendo con nosotros mismos para poder realmente mejorar. Esto es algo que los sabios de la historia han dicho, pero a pesar de ello hoy en día no se lleva a cabo en lo que mas se tendría que aplicar que es la educación.
    Hoy en día desde niños nos imponen que hay que intentar ser el que mejor notas tiene, y estas se usan para seleccionar nos haciendo que compitamos entre nosotros para superar a los demás y no a nosotros mismos. Con esta técnica solo se tienen en cuenta una serie de factores personales y no otros tan importantes como la creatividad la cual prácticamente no se fomenta hoy en día; pretendemos medirnos a todos con un método que busca la igualdad, pero no la justicia, puesto que de la misma forma que poner a hacer un examen teórico a una persona creativa y distraída es igual que poner a un cojo superdotado a correr una maratón.

  19. Xiomara Nieva dice:

    Trabajar la parte de motivación es un aspecto muy importante que debería mejorar el sistema educativo. La competitividad solo crea alumnos que desean ser mejores que el resto de cualquier manera. Estudian sin entender si quiera lo que pone, y todo por sacar mejores notas. Muchos de los alumnos que sacan notas inferiores al resto de sus compañeros se desmotivan. Saben que deben superarse sea como sea y este hecho hace que en caso de no conseguir el objetivo, se frustren y que cada vez sea mucho menor la posibilidad de conseguirlo.
    Hay que saber motivar al alumnado e impartir clases llamativas y entretenidas para que estos no pierdan la motivación y el interés por ella. Por otra parte, también hay que tener en cuenta que no todos disponen de las mismas capacidades para aprender el temario de una manera sencilla y que habrá que proporcionar algún tipo de facilidad, para que estos no se vean incapaces de poder aprobar la asignatura.

  20. Maider Fernandez dice:

    Estoy de acuerdo con el tramo sacado del periodico.Es cierto que tener un poco de conpetividad es bueno pero tampoco hay que llevarlo al limite ya que puede ser malo.Tener una motivacion es la clave para poder conseguir lo que nosotros nos propongamos, ya que aveces si nos sale mal las cosas nos desmotivamos y eso no puede ser.Como por ejemplo cuando nos sale mal un examen,suspendemos.Este es un error de muchas personas ya que no siempre las cosas te van a salir bien a la primera o incluso puede deberse a que no tienes buen dia.

  21. Markel Amo Sanchez dice:

    Sin recompensa no hay esfuerzo y sin esfuerzo no hay resultados. Este es el mantra que, si saberlo, los alumnos nos repetimos día a día. ¿Para qué esforzarnos si no cuenta para nota?¿Por qué he de informarme más si eso no va a repercutir en mis calificaciones?
    Es evidente que el sistema educativo vigente nos ha creado una total dependencia de las calificaciones. Tenemos la imperiosa necesidad de sacar la mejor nota posible, pues este es el merecido premio que consideramos digno de un esfuerzo mayúsculo. Por tanto, eliminar las recompensas y los castigos a aquellos que no dedican nada de tiempo a estudiar, a trabajar o a tratar de mejorar es el mayor error que cualquier institución en cualquier parte del mundo podría cometer.
    Ligado a esto está la alusión que repetidos grupos hacen a la falta de capacidades. En la mayoría de los casos no existe tal falta y se trata, tan solo, de una mala manera de aprovecharlas. Las habilidades o capacidades deben ser entrenadas y ningún alumno estará dispuesto, jamás, a hacerlo sin obtener nada a cambio.

  22. Leire Hueso (2º Bach A) dice:

    En mi opinión, en prácticamente todos los ámbitos de la vida nos vamos a encontrar competición (deporte, estudios, trabajo, en el grupo de amigos….). La competitividad siempre es sana, cuando sabes regularla, cuando también es importante no pisarnos y ayudar al otro en que también consiga un buen rendimiento, en los estudios, en el deporte…… Competitividad, si; pero también compañerismo y trabajo en grupo para lograr metas comunes.

  23. Lorea Ruiz dice:

    Personalmente, yo veo la competitividad como algo sano siempre y cuando sea contigo mismo. Es decir, que compitas por superarte a ti mismo y así te motives a mejorar. Sin embargo, cuando la competitividad es con los demás no lo veo para nada sano. El sistema educativo actual se basa en la competitividad, ya que te obliga a intentar superar a los demás, a sacar mejores notas para poder hacer la carrera que quieras, porque, si te quedas por debajo, no entras. Y sinceramente, no veo nada positivo en esto ya que el alumnado de hoy en día no disfruta de aprender si no que se vive estresado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: