Las recetas de los pensadores para 10 debates de hoy (III)

Quizá piense que la filosofía es cosa del pasado o de eruditos, pero no es así. Y cada vez son más quienes la descubren de forma casual o llevados por el currículo escolar y quedan hechizados por ella, sobre todo muchos jóvenes y adolescentes. Porque, como explica Joan Méndez, profesor de Filosofía del colegio San Juan Bosco de Barcelona y miembro de la Asociación de Filosofía Práctica de Catalunya, la lectura atenta de las aportaciones de los grandes pensadores, tanto clásicos como contemporáneos, ayuda a vivir mejor “porque mejora nuestra comprensión sobre el mundo que nos envuelve, sobre los problemas que se nos plantean y sobre nosotros mismos”.

Su colega del instituto Carles Rahola de Girona, Xavier Serra, asegura que “la filosofía es esencial para entender el mundo en que se vive sin caer en los fanatismos, en ser víctimas de la manipulación o en perder el contacto con el mundo real”, y eso la convierte “en una de las mejores terapias para superar las angustias contemporáneas”.

Y para que cada cual constate por sí mismo sus efectos, Méndez, Serra e Ignasi Llobera (profesor de Filosofía de la escuela SEK Catalunya) apuntan en este reportaje lecturas y pensadores “de utilidad” para algunos de los problemas que más preocupan en la actualidad.

La inmigración

Son diversos los pensadores que a lo largo de la historia han analizado la relación con “el diferente”. Y más recientemente muchos han evaluado la ética de la política frente a los refugiados. En Extraños llamando a la puerta, Zygmunt Bauman denuncia la instrumentalización política del tema de los refugiados y la construcción de muros para separarnos de los otros, de los diferentes. Y Marina Garcés, en Un mundo en común, propugna un compromiso cívico y transformador que permita aflorar la riqueza del mundo que todos los seres humanos comparten.

La preocupación por el planeta y los animales

Arne Naess, el filósofo noruego más conocido del siglo XX, creó el concepto “ecología profunda”, que sitúa al ser humano como parte de su entorno, defiende que todos los seres vivos tienen el mismo valor y concede máxima prioridad a la protección del planeta, el medio ambiente y las especies en peligro de extinción. Y Peter Singer –considerado el tercer pensador más influyente según el ranking Global Thought Leader del Gottlieb Duttweiler Institute del 2013– defiende la necesidad moral de tener en cuenta los intereses de los animales no humanos porque ellos también sufren y plantea como solución práctica ser vegetariano. Su libro Liberación animal es pionero en la defensa de la causa animalista.

En El triunfo de la compasión, Jesús Mosterín –cuyas reflexiones se sitúan a caballo de la filosofía y la ciencia– ofrece un estudio ecológico-racional de la relación de las personas con los otros animales. El alemán Hans Jonas, por su parte, argumenta que la naturaleza no sólo tiene valor intrínseco, sino que constituye un bien en sí misma, y que el ser humano es fruto de esa naturaleza y le debe “fidelidad”, teniendo sobre ella una responsabilidad como la que se tiene con los hijos y con las generaciones futuras.

Tomado de www.lavanguardia.es

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. June Robles Martinez dice:

    Respecto a la inmigración, hay veces que nos referimos “al otro”, “al diferente”, al inmigrante, como alguien al que toleramos, respetamos e incluso soportamos, pero a la vez le exigimos que se adapte a nosotros, a nuestras normas, a nuestro país e incluso a nuestra casa. Esto está pasando cada vez más con los refugiados. La presencia de ellos parece que se convierte, a veces, en una molestia o amenaza. Lo que es increíble es que, hoy en día, haya políticos que se planteen crear muros. Deberíamos preguntarnos ¿dónde está la hospitalidad?
    Respecto al planeta y los animales, el hombre cada vez produce más alteraciones en la naturaleza lo que conlleva a su destrucción. El trato moral o ético hacía los animales se está convirtiendo en una moda social, como puede ser hacernos vegetarianos o animalistas. Lo que sí está claro, es que cada vez el hombre se está dando cuenta de que le preocupa la conservación de la naturaleza y de los animales, algunos de ellos en peligro de extinción. Hay que cuidar el planeta porque los hombres formamos parte de él.

  2. Sandra Antunez dice:

    En mi opinión la filosofía puede ayudarnos a comprender temas tan de actualidad como los que se presentan en el texto de arriba. La inmigración es un tema bastante delicado, respecto a las típicas muletillas de «al de fuera», «al diferente» tengo que decir que me parece vergonzoso que la gente se dirija así a los extranjeros. Ante todo somos personas, da igual nuestra nacionalidad… En estos temas la filosofía no tiene nada que ver, creo que es un tema de respeto.

  3. Ekaitz Varona dice:

    La inmigración ilegal es un problema que a todo el que lo apoya esta apoyando a todo lo que viene detrás (mafias de droga, esclavitud y trata de personas, prostitución de menores, robos…).
    Por si fuera poco al ser masiva se crea pobreza y guetos, algunos ilegales no aceptan ni respetan nuestra cultura y leyes, eso es un problema se mire por donde se mire. Desde una posición privilegiada es muy fácil decir «ala que venga to’ quisqui», pero los ciudadanos de a pie, los de clase baja tenemos que soportar el miedo de tener en nuestros barrios a gente que no habla nuestro idioma, roba y pega palizas a ancianas para comer y miran con deseo a nuestras hermanas. En cuanto llegan inmigrantes ilegales a la península habría que darles dos opciones, o se comen un bocata y se van por las buenas, o se comen el bocata y se van por las malas, España no es un pais para delinquir, es un pais para respetar. Y como siempre digo, primero me ayudo a mi, luego al de al lado y luego al vecino, y cuando todos a mi alrededor estén bien, ya me preocupare del de otro pais. que parece que no veis la tele, estamos en una crisis de mucho cuidado, lo políticos son todos una caca (por no decir lo que debería decir), lo ultimo que necesitamos es traer problemas de fuera.
    Si los inmigrantes latinoamericanos y los hijos de inmigrantes africanos lo entienden, ¿por que los progres no quieren ver y lo que lo vemos somos fascistas a sus ojos?, y los de derechas lo mimo, los inmigrantes no son seres del infierno, son personas que van a delinquir porque no tienen nada, al igual que delinquiríamos nosotros si nos enviaran a vivir a Alemania.

    En cuanto al medio ambiente, soy animalista y creo que el calentamiento global a día de hoy solo se puede parar con centrales nucleares ya que es la energía mas limpia y eficaz, pero mientras la gente siga creyendo que tiran CO2 en ved de H2O, no conseguiremos nada. Esta mas que demostrado con la capa de ozono que cuando interesa se consigue.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *