¿Cómo acomodar el dormitorio para rendir mejor académicamente?

Con el comienzo del año universitario y escolar, los estudiantes pasan horas encerrados en sus dormitorios realizando deberes, proyectos o estudiando. Con toda la tecnología que nos rodea, es muy importante que permanezcan centrados y sin distracciones para aprovechar el tiempo de estudio al máximo. No es tan importante el número de horas que pasen estudiando, sino la eficacia y el aprovechamiento que den a esas horas. Es por ello, que el entorno en el que estudian se convierte en uno de los factores más importantes a la hora de concentrarse.

Según la comunidad de Student.com, la mayor plataforma de alojamiento para estudiantes a nivel mundial, los estudiantes universitarios dedican una media de entre 10 a 12 horas a la semana, normalmente en sus habitaciones, estudiando. Entonces, ¿cómo podemos crear un entorno apacible y propicio para lograr la máxima concentración?

Es muy importante saber diferenciar los espacios. Normalmente se estudia en los dormitorios, por lo que, sería bueno crear diferentes ambientes dentro de la misma habitación. El escritorio o espacio de estudio, siempre tiene que tener muy buena organización, y es conveniente que lo asociemos a un rincón más serio y que sólo utilicemos para realización de trabajos o cosas relacionadas con los estudios. De esta manera, nuestra mente asociará el lugar, al ámbito de trabajo y será más fácil concentrarse.

Aunque parezca increíble, la colocación de los muebles también es importante para una buena concentración. Siempre será mejor colocar el escritorio en frente de una ventana porque así podemos recibir luz natural pero no nos distraeremos con lo que está pasando fuera. Aprovechar las horas de luz para estudiar, podría evitar dolores de cabeza, pero si no tenemos más remedio que utilizar una lámpara, apuesta por luces nítidas que favorecen la concentración frente a luces anaranjadas que incrementan la fatiga. En este sentido, para las paredes del dormitorio, los colores azules y verdes facilitarán la sensación de relajación y propiciarán la concentración.

La tecnología se ha vuelto uno de los mejores aliados para nuestra vida diaria, pero nuestro mayor enemigo a la hora de estudiar. Hay que limitar el uso de la tecnología durante las horas de estudio y de cualquier cosa que pueda suponer distracción. El espacio de estudio debe mantenerse limpio y ordenado y sin ninguna cosa más de lo estrictamente necesario para estudiar.

Tomado de www.larazon.es

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: