Un fósil ubica al primer europeo moderno en Cataluña

La controvertida mandíbula de Banyoles (Girona), descubierta en una cantera en 1887, perteneció probablemente a un humano anatómicamente moderno, a alguien como cualquiera de nosotros o, al menos, muy parecido. Por su antigüedad, de entre 45.000 y 65.000 años, el fósil había sido considerado neandertal hasta ahora, aunque su morfología no coincidiera del todo con esa especie arcaica. Un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores españoles y estadounidenses puede haber puesto fin a la polémica. Según sus conclusiones, se trataba de un sapiens, el más antiguo de Europa conocido hasta ahora. El estudio adelanta en miles de años la llegada de nuestra especie a la Península Ibérica y al continente.

La mandíbula de Banyoles perteneció a un individuo adulto de entre 40 y 50 años con un acentuado desgaste dental, quizás por el tipo de alimentación que llevaba. Desde su descubrimiento, ha sido analizada por numerosos equipos científicos. A pesar de eso, su situación dentro de la evolución humana ha sido muy debatida, sin que se haya podido resolver definitivamente.

«La mandíbula de Banyoles siempre ha sido muy enigmática. Por su cronología debería corresponder a un neandertal, ya que entonces no había sapiens en Europa, pero sorprendentemente su anatomía no coincide con la de los neandertales, que tienen rasgos muy característicos y reconocibles. Para explicarlo se ha propuesto incluso que era un neandertal patológico», explica a este periódico Ignacio Martínez, investigador HM Hospitales – Universidad de Alcalá y coautor del estudio que publica este jueves la revista ‘Journal of Human Evolution’.

La huellas humanas dadas a conocer hace un año pueden ser más antiguas de lo que se creía, por lo que sus autores pudieron ser otros

En el nuevo estudio, que utiliza imágenes obtenidas por medio del TAC, los investigadores han reconstruido en el ordenador las partes que le faltan al fósil. De este modo se ha podido obtener un modelo virtual tridimensional que se ha comparado con otros fósiles utilizando una técnica conocida como Morfometría Geométrica.

«No es un neandertal. Es en casi toda su morfología un humano moderno. Sin embargo, no se aprecia la existencia de un mentón (barbilla) por lo que no puede descartarse que tenga algún antepasado neandertal«, afirma categórico Juan Luis Arsuaga, director científico del Museo de la Evolución Humana y también coautor del artículo.

En la misma línea, Martínez apunta que la ausencia de mentón «puede explicarse por dos posibilidades: porque sea una variante primitiva de sapiens sin mentón o porque, y esto es más razonable, sea un híbrido, un descendiente de sapiens y neandertal», apunta Martínez.

El fósil de Homo sapiens considerado hasta hoy el más antiguo de Europa era Pestera cu Oase 1 en Rumanía, de entre 34.000 y 36.000 años de antigüedad, «pero nosotros afirmamos que el de Banyoles es más antiguo», continúa Arsuaga. El estudio sugiere que los sapiens llegaron a la península y a Europa mucho antes de lo que se pensaba.

Los investigadores añaden que sus conclusiones podrían comprobarse por medio de análisis de ADN antiguo o de proteómica. Planean poner el TAC y el modelo 3D de Banyoles a disposición de otros investigadores para que puedan incluirlos en futuros estudios comparativos.

Tomado de www.abc.es

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: