El Estado Islámico se ensaña con los cristianos que asesina y muestra sus cadáveres tiroteados

El Estado Islámico se ensaña con los cristianos a los que asesina. A los yihadistas, que dicen actuar en nombre de Alá, no les basta con quitar la vida a los que profesan otra religión sino que, dentro de la campaña de extender el miedo y el terror entre los demás fieles, publica las fotografías de los cadáveres tiroteados.

Esta vez ha sido en el Congo, pero puede ocurrir en cualquier parte del mundo, en Francia, en Sri Lanka, Filipinas, Nigeria, Níger, Burkina Faso…Les da igual con tal de llevar adelante el lema que les marcó su primer “califa”, Abu Bark Baghdadi, de “derribar la Cruz” de Cristo,

Esta mañana, como se reproduce en esta noticia, han insertado en sus redes sociales la fotografía de dos cristianos asesinados tras una emboscada de los que pomposamente llaman “soldados del Califato” en la zona de Beny, en la que existe una universidad cristiana bilingüe. El 3 de junio de 2019, un ataque contra la ciudad mató o hirió a 25 personas. El Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad del atentado.

Lamentablemente, estos hechos, que se producen a unas pocas horas de avión de Europa, no tienen el eco mediático que merecería lo que constituye una campaña sistemática de aniquilamiento de los cristianos y que tiene especial incidencia en Nigeria.

En diciembre pasado, varios individuos a bordo de motocicletas entraron en un poblado cercano a Maidiguri, en el estado de Borno,y comenzaron un “ataque brutal contra hombres y mujeres” que trabajaban en campos de arroz, según informó la agencia ACI prensa. El número de víctimas sobrepasó elcentenar.

Nigeria y, en general, los países del Sahel, llevan años sufriendo un goteo de masacres por parte de grupos islamistas que tratan de desplazar a los cristianos de esos países y constituir estados puramente musulmanes, ante la indiferencia de la comunidad internacional.

En el ataque, muchos murieron acribillados a balazos, pero testigos presenciales señalan que algunos fueron degollados o decapitados.

El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari manifestó su condena a los ataques y aseguró que “toda la nación ha sido herida por estos asesinatos sin sentido”. Pero la oposición insinúa que Buhari, musulmán de la tribu de los fulani, no ve con malos ojos la ampliación de la zona musulmana de Nigeria y se muestra sospechosamente negligente en el tratamiento de esta terrible lacra, según ACI prensa.

Otro caso terrible fue el del seminarista nigeriano Michael Nnadi, que fue asesinado por sus captores yihadistas mientras permanecía secuestrado. La razón, que seguía predicando el Evangelio durante su cautiverio.

Nnadi fue secuestrado por hombres armados en el Seminario Good Shepherd (Buen Pastor) junto a otros tres seminaristas, que lograron salvar la vida, aunque uno sufrió graves heridas.

Tomado de www.larazon.es

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: