«Whatsappitis», «vamping» o selfifobia»: las patologías 2.0 ocultas que afectan a tus hijos

‘Nomofobia’, miedo irracional a no tener móvil; ‘whatsappitis’, patología que se caracteriza por presentar lesiones en el pulgar debido al uso excesivo del whatsapp; ‘selfitis’, deseo obsesivo de hacerse fotos y subirlas a la Red, o ‘vamping’, fenómeno por el cual los adolescentes utilizan aparatos electrónicos durante toda la noche, son las nuevas enfermedades del siglo XXI que ya empiezan a formar parte del vocabulario médico.

Las tecnopatologías o enfermedades tecnológicas, también conocidas como dolencias 2.0, que señalan los efectos nocivos generados en niños y adolescentes por el uso abusivo de Internet, los ordenadores, las tabletas y los teléfonos móviles, están cada vez más presentes en las consultas de Atención Primaria y, según advierten los especialistas, «irán a más».

«Las bautizamos con nombres coloquiales para que los adolescentes las identifiquen bien y pueda llegarles mejor el mensaje de concienciación por parte de los padres o tutores, educadores, y facultativos», señala en declaraciones a ABC el doctor Francesc Xavier Díaz, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y coordinador del Grupo de Trabajo Niño y Adolescente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen). Él y la enfermera María Dolores Soriano, experta en Tecnologías de la Información (TIC), y coordinadora asistencial del Hospital de Día del Hospital Moises Broggi de Sant Joan Despí (Barcelona), han elaborado un listado de estas enfermedades emergentes en un capítulo de un libro impulsado desde Semergen, en el que se abordan, entre otras cuestiones, las competencias digitales que deben tener los tutores y residentes de la especialidad de Medicina de Familia para enfrentarse a estas dolencias.

En el manual, consultado por ABC, los expertos distinguen entre las tecnopatologías físicas y psicológicas, y las describen para que puedan ser detectadas en los centros de salud. «Nuestra intención es mejorar el conocimiento que tienen los médicos de familia sobre estas dolencias y darles instrumentos para abordarlas», dice Díaz y advierte de los riesgos que hay tras estos cuadros patológicos.

«Los cuadros que estamos viendo en niños y adolescentes enganchados a las pantallas son muy diversos; desde algunos problemas físicos como la obesidad, la hipertensión, problemas de visión derivados del sedentarismo y la exposición excesiva a la luz de los dispositivos, hasta problemas más psicológicos o neurológicos como el déficit de atención, el bajo rendimiento escolar o los problemas conductuales o de relación con los demás», señala el facultativo. La solución para evitar estas enfermedades no es única. «Trabajar el conocimiento digital, explicar bien a los adolescentes cuáles son los riesgos de la exposición excesiva a las nuevas tecnologías, darles unas pautas para superar esta dependencia, y reforzar los vínculos con las familias par ir todos a una», señala el especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Entre las enfermedades tecnológicas más frecuentes destacan las siguientes:

‘Whatsappitis’

Patología emergente que se caracteriza por la aparición de dolor, hinchazón y entumecimiento, sobretodo en los pulgares por el hecho de sujetar y teclear el móvil durante mucho tiempo. También pueden aparecer molestias en otros dedos y en las muñecas por el hecho de sujetar el móvil durante mucho tiempo, esta postura prolongada de flexión provoca tensión en los músculos, con aumento del tono e incluso contractura que se transmite desde la región del cuello a la zona dorsal.

‘Selfitis’

Un estudio publicado en 2017 en la revista ‘International Journal of Mental Health and Addiction’, define este trastorno como el deseo obsesivo compulsivo de tomarse fotos y publicarlas en las redes sociales. La Asociación Americana de Psiquiatría (APA) describe tres fases de la ‘selfitis’. La primera, la ‘selfitis’ borderline, es cuando la persona solo se hace tres ‘selfies’ al día sin compartirlos en las redes; la segunda, la ‘selfitis’ aguda, se produce cuando el sujeto se toma autorretratos por lo menos tres veces al día y los sube a las redes, y, por último, la ‘selfitis’ crónica, la persona siente un impulso incontrolable de hacerse ‘selfies’ todo el día.

‘Selfifobia’

Miedo a hacerse un ‘selfie’. Por un lado, temen no salir bien en la foto, al compararse con las ‘celebrities’. Y otros ven los ‘selfies’, como una pérdida de su intimidad y experimentan ansiedad, sudoración e incluso taquicardias.

‘Phubbing’

Combinación de las palabras phone (teléfono) y ‘snubbing’ (hacer un desprecio), en español lo podrí mos denominar como ‘ningufoneo’. Consiste en prestar más atención al móvil o la tableta que a la gente que nos rodea.

‘Nomofobia’

Miedo irracional a no tener el móvil o estar incomunicado a internet. El término es un acrónimo de la palabra inglesa ‘no-mobile-phone phobia’, que apareció en un estudio realizado por el departamento de correos británico y el instituto demoscópico ‘YouGov’con el objetivo de estimar la ansiedad que sufren los usuarios de móviles. El estudio realizadoen 2011 señaló que el 53 por ciento de los usuarios de ‘smartphones’ sienten nsiedad cuando pierden su móvil o se les agota la batería.

‘Editiovultafobia’

Es el trastorno que sufren ciertos usuarios de redes sociales (Facebook), por la cual, al contrario que el resto, sufren en cada conexión, ya sea porque no quieren enfrentarse de nuevo a amigos y compañeros de colegio de hace demasiados años, o bien porque comparar su mediocre vida con la de los demás les produce depresión.

‘Vibranxiety’

El término ‘vibranxiety’ (vibrate + anxiety o vibración + ansiedad) o el síndrome de la vibración fantasma, es una de las pruebas fehacientes de como la tecnología ha invadido la psique humana. Es la sensación táctil de que el teléfono está vibrando, sin que realmente esto ocurra. El 80 por ciento de la población ha experimentado el síndrome de la vibración fantasma.

‘Cibercondría’

La ‘cibercondría’ o ‘compucondría’ es hacer un uso excesivo de la tecnología para buscar información sobre enfermedades que creen padecer por la sintomatología común de las mismas, de manera constante y en algunos casos de forma obsesiva.

‘Vamping’

Es el fenómeno por el cual los adolescentes, utilizan aparatos electrónicos durante la noche, reduciendo las horas necesarias de sueño para lograr un buen descanso. Los motivos que llevan a los adolescentes a practicar el ‘vamping’ son la falta de tiempo libre durante el día y la necesidad de pertenencia a un grupo.

Síndrome de FOMO (Fear Of Missing Out)

Es el trastorno psicológico que se produce por el miedo a quedarse fuera del mundo tecnológico o a no desarrollarse al mismo ritmo que la tecnología.

Síndrome de FOJI (Fear Of Joining IN)

Es la reticencia para sumarnos a una red social o grupo por el miedo a no saber que postear o no obtener la validación buscada y no estar a la altura.

Apnea del whatsapp

Es un trastorno que consiste en chequear el whatsapp u otro proveedor de mensajería de manera compulsiva en busca de mensajes nuevos.

‘Retterofobia’

Miedo a mandar un mensaje de texto por WhatsApp, Telegram cuyo contenido tenga una o varias faltas de ortografía.

Síndrome de Hikikomori

Es típico de Japón, se trata de jóvenes encerrados permanentemente en su habitación, aislados en el mundo virtual, olvidándose de la vida social.

Tomado de www.abc.es

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: