DEBATE 109: Esclavos 2.0 (III)

asdCuando automatizamos una acción, como usar Whatsapp indiscriminadamente, debemos preguntarnos siempre qué nos aporta y qué nos resta. Desconectar de todo un buen rato es algo muy bueno: por lo menos, nos permitirá hacernos esta pregunta y tratar de contestarla honestamente. No hay nada malo en usar Whatsapp, pero sí­ en ser esclavo de él. Hay momentos en los que, simplemente, no deberí­amos querer que se nos interrumpa; hay momentos que deberí­amos querer solo para nosotros mismos“, responde Enric a estos jóvenes (y no tan jóvenes) dependientes de la conexión Wi-fi o 4G.

Es cuestión de tiempo que se hable médicamente de la dependencia creada entre los usuarios y los dispositivos inteligentes: “Nuestras sociedades están llenas de adicciones. Que se diagnostiquen o no depende de muchí­simos factores sociales, polí­ticos y económicos. Pero, esté o no diagnosticada, hay una realidad que está a la vista de todos: en España consultamos nuestros smartphones una media de 150 veces al dí­a, y nos entra ansiedad cuando nos quedamos sin Red. Nos aleja del espacio público y del contacto fí­sico con las personas, nos resta concentración, afecta negativamente a nuestra capacidad de aprendizaje y nos provoca incluso dolencias corporales“. La era de digital ha traí­do consigo una nueva forma de esclavitud y esta se está cobrando ya sus primeras ví­ctimas.

Tomado de www.elmundo.es

También te podría gustar...

9 Respuestas

  1. Ana Garizurieta dice:

    Estoy de acuerdo con este texto ya que no hay nada más importante que dedicarnos tiempo a nosotros mismos, cosa que es imposible de hacer si estamos pendientes al WhatsApp, twitter, etc.El estar horas y horas conectado a una red y tener ansiedad cuando no la hay ocurre cuando nos creemos que nuestro mundo gira a través de internet, cosa que es absurda. Tenemos que darnos cuenta de que ese mundo virtual no es el nuestro para nada y comenzar a vivir. Tenemos que entender que un perfil de Facebook no representa ni la mitad de la personalidad del individuo que lo utiliza, que un perfil no nos define, que en realidad, no es real.

  2. Janire Tudanca dice:

    La adicción que hoy en dí­a tiene esta sociedad hacia las redes sociales es tan grande que en muchos momentos no somos capaces ni de verla. Cuando dice en el texto que debemos dedicarnos tiempo a nosotros mismos es porque en muchas ocasiones solo se lo dedicamos al móvil y estar conectados con todo el mundo sin estarlo con nosotros mismos. Es un tema que todos deberí­amos de pensar y en el que cada vez mas gente se preocupa.

  3. Aida Lera dice:

    La tecnologí­a hoy en dí­a cada vez tiene más importancia tanto en los adultos como en los jóvenes, ya que cuando hablamos de la adicción a los móviles lo vemos solo como un problema de los jóvenes. Pero en realidad es una adicción que la puede tener todo el mundo. En mi opinión tanto el WhatsApp como otras aplicaciones si las utilizamos con prudencia y sin excedernos, son un buen sistema por el que comunicarse gratuitamente. Pero mucha gente no se puede controlar y como se dice en el texto aunque los médicos no hayan hecho ningún diagnostico mucha gente tiene un problema muy grave con su Smartphone. Lo deberí­amos hacer es dejar a un lado el móvil y dedicarnos más tiempo a nosotros mismo.

  4. ¿De verdad creemos estar viviendo la vida estando conectados a nuestros dispositivos móviles las 24 horas los 7 dí­as de la semana? Creo que estamos cada vez más ciegos y apartados de la realidad. Me da rabia que consciente o inconscientemente perdamos tanta cantidad de nuestro tiempo en abrir y cerrar ventanas dentro de nuestros móviles, ordenadores o tablets como si nos fuese la vida en ello, sin darnos cuenta de que el tiempo que se nos va al utilizarlas no volverá. Envidio a nuestros abuelos y abuelas en el sentido de que ellos sabí­an apreciar más las cosas que les rodean de lo que nosotros somos capaces de hacer, porque sinceramente, nuestros smartphones más que una ventana por la que poder comunicarnos con todos es una venda que no nos permite disfrutar de la belleza del mundo que nos rodea, de los momentos de tranquilidad con uno mismo o de las relaciones cara a cara con una persona, que al fin y al cabo es la mejor manera de poder compartir experiencias con alguien. Dicho esto, animo a todo el mundo a tratar de dejar de lado poco a poco esta dependencia que tenemos hacia los dispositivos móviles para tal y como ha dicho Ana, empezar a vivir.

  5. Nerea Alvear dice:

    Estoy de acuerdo con el texto. Cada vez vemos a más personas conectadas a sus teléfonos móviles en lo ratos libres queriendo aprovechar su tiempo, chateando, metiéndose en redes sociales o leyendo un libro a través de Internet. Esto puede tener muchas ventajas como la descrita arriba de aprovechar el tiempo leyendo un libro y no tener que cogerlo en papel. Pero al mismo tiempo puede crear problemas fí­sicos y psí­quicos cuando se abusa de ese tiempo o cuando vivimos por y para contestar a lo que nos pregunta en WhatsApp. Pienso que serí­a mejor preocuparnos por el presente y por las personas que tenemos en nuestro alrededor en cada momento y utilizar el móvil como una herramienta.

  6. Diego González García dice:

    Vivimos pegados al móvil, eso es indudable. Hemos creado una relación simbiótica, casi parasitaria con el, y nos resulta difí­cil concebir nuestra existencia sin su compañí­a. Casi sin darnos cuenta, ha causado una verdadera revolución en la forma de comunicarnos y relacionarnos con el mundo.

    Sin embargo, creo que hay una tendencia a dar mayor importancia a la situación de la que en realidad pueda tener. Echando la vista hacia atrás, siempre que ha habido una revolución tecnológica, parte de la sociedad se ha alarmado ante los supuestos peligros que esta pueda traer, ignorando sus ventajas. ¿Que el Whatsapp puede crear cierto grado de dependencia? Cierto. Pero no hay que olvidar que, usado correctamente, es una herramienta extremadamente útil para comunicarse a distancia.

    Además, no estoy de acuerdo en que las redes sociales priven a la gente de relaciones cara a cara, sino que actúan como complemento a estas. No creo, sinceramente, que sean muchos los que dejen de salir a la calle con sus amigos para estar con el móvil, sino que es una forma de planear y extender estas relaciones.
    Por todo esto, pienso que usados con moderación, los smartphones son un útiles para multitud de propósitos, sin ser por ello sustitutos del contacto humano y las relaciones cara a cara.

  7. Miriam Burgos dice:

    Internet, las redes sociales, y los dispositivos móviles durante estos últimos años han hecho que vivamos cada vez más conectados, Facebook, Twitter, WhatsApp, Snatchap o Skype, son cada vez más habituales en nuestras vidas y esto para bien o para mal tiene consecuencias positivas y negativas.

    Entre las positivas destacarí­a que estamos en mundo cada vez más globalizado, en donde disponer de información en tiempo real, es un claro avance para la sociedad, tanto en el mundo de la educación, como en el laboral. Además, posibilitan un contacto próximo entre familiares y amigos, haciéndonos sentir como si estuviéramos frente a frente con la otra persona, cuando en realidad podemos estar a miles de kilómetros.

    Entre las negativas, está el peligro de que el uso de esas redes sociales, se convierta en una adicción, para ello es imprescindible saber administrar el tiempo que pasamos en ellas, porque las horas que se pasan ante una pantalla, suelen parecer más cortas de lo que en la realidad son. También está la posibilidad de perder la privacidad, lo cual nos puede traer graves consecuencias.

    En conclusión, hagamos un buen uso de las herramientas informáticas, pero huyamos de una dependencia de las mismas, porque esa dependencia nos afectara en nuestras relaciones humanas.

  8. Silvia Núñez dice:

    Este es un tema donde siempre pensado que la sociedad está bastante equivocada, aunque es cierto de que estoy totalmente de acuerdo con lo de que la tecnologí­a puede crear adicción como por ejemplo los teléfonos móviles donde ya se han detectado adictos los cuales se tienen que someter a desintoxicación.
    La sociedad hoy en dí­a ha visto los móviles o como una amenaza o como una virtud. Desde mi punto de vista yo creo que siempre ha sido en cambio donde anteriormente podrí­an estar viendo la televisión cosiendo o los hombres preparados para ir a la batalla ahora no podemos negar que la gente posee muchí­simo tiempo libre y que han cambiado todo el tipo de ocio respecto el siglo pasado. No creo que sea un tipo nuevo de esclavitud, sino una nueva forma de vida que algunas personas no asimilan todaví­a.
    Sin embargo no puedo negar a lo dicho anteriormente, la existencia a adictos de la tecnologí­a. Aunque existan y sea una situación peligrosa, creo que los vicios pueden provenir de las cualquier cosa y en este caso los móviles han desarrollado una, pero no toda la población la tiene ni mucho menos.
    En conclusión, me dejo guiar por lo que depare el futuro, si la sociedad termina de asimilar los Smartphones como parte de nuestra vida o si al final resulta ser un aparato vil que nos distrae y esclaviza.

  9. ZURIÑE DIAZ dice:

    Estoy completamente de acuerdo con este texto ya que cada vez tenemos más ansiedad en las redes sociales tanto jóvenes como adultos y nos podemos pasar horas conectados ya que lo hacemos inconscientemente. Muchas veces nos sirven para desconectar pero yo creo que cada vez estamos más apartados de la realidad ya que dedicamos una gran parte de nuestro tiempo que jamás recuperaremos a cosas que realmente no tienen mayor importancia. Demasiada gente empieza a tener problemas psí­quicos debido al exceso del uso de las redes ya que estas crean adicción aunque no nos demos cuenta. En mi opinión deberí­amos de desengancharnos del móvil ya que al final nos preocupamos más de contestar a un Whatsapp que de lo que pasa realmente en la realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: