PRÁCTICA 20: Comentario del mapa de jerarquí­as urbanas del Paí­s Vasco

asd

Se nos presenta para comentar un mapa con el tí­tulo de “Jerarquí­as urbanas en el Paí­s vasco). En él,  a través de diferentes signos se nos muestra la importancia jerárquica (teniendo en cuenta el número de habitantes) de las diversas ciudades vascas en el año 2006. Realizaremos el comentario siguiendo tres pasos: análisis de los elementos formales, descripción del tema y conclusiones.

1.- ELEMENTOS FORMALES (ver mapa)

2.- DESCRIPCIÓN DEL TEMA

A la hora de explicar las razones de la organización actual del sistema urbano del Paí­s Vasco hay que hacer referencia a variables históricas y geográficas. Así­, tanto el clima como la topografí­a y la vegetación contribuyen en cierta medida a la diferenciación de un sector costero oceánico de uno interior, con un área de transición entre ambos. Los hechos históricos fundamentales son  la fundación de villas medievales (unida a razones de tipo defensivo, económico y comercial) y el proceso industrializador de la costa.

Ya en el siglo XIX se habí­a perfilado en el tramo costero una trama urbana estrechamente interrelacionada, con una considerable concentración de población e importantes funciones productivas. Eran núcleos muy numerosos y cercanos. Al mismo tiempo, las ciudades más importantes destacaban por sus concentraciones demográficas y el desarrollo de funciones de producción de bienes y de servicios. La diferencia norte-sur se agudizaba: Vizcaya y Guipúzcoa iniciaban un despegue económico mientras que ílava continuarí­a con los modos de vida tradicionales hasta mediados del siglo XX.

En cuanto a la población, Bilbao es la ciudad con más habitantes mientras que Vitoria-Gasteiz y Donostia-San Sebastián rondan los 200.000 habitantes. Hay que señalar también que una gran parte de los municipios que superan  los 20.000 habitantes forman parte de las aglomeraciones urbanas de Bilbao (cerca del millón de habitantes), de Donostia-San Sebastián (más de 300.000 habitantes)  y de Vitoria-Gasteiz (en torno a los 210.000 habitantes).

Otra caracterí­stica a destacar en el conjunto de asentamientos es la desigual distribución de los mismos en el espacio, ya sea por razone fí­sicas o históricas. La vertiente cantábrica reúne la mayorí­a de los asentamientos y de la población y mantiene una distribución regular, por el contrario la vertiente mediterránea está mucho menos poblada.

Respecto a la jerarquí­a urbana y las áreas de influencia hay que señalar que la mayorí­a de los núcleos urbanos quedan bajo la influencia de las capitales, salvo aquellos situados en los bordes de los territorios como la Rioja Alavesa (que para muchas funciones queda bajo la influencia de Logroño o Miranda de Ebro).

En el litoral se localizan  las mayores concentraciones urbanas (Bilbao y Donostia-San Sebastián), además de otros centros más pequeños pero muy numerosos, en los que se alternan funciones primarias, industriales, y de servicios, sobre todo turí­sticos en los últimos años.

3.- CONCLUSIONES

En Bizkaia, la distribución de la población presenta un fuerte desequilibrio espacial. El 85% de la población de Bizkaia se concentra en Bilbao  y el resto se distribuye entre los restantes núcleos urbanos que integran la red: Ondarroa y Bermeo (actividad pesquera), Gernika y Mungia (cabeceras comarcales), Durango y Amorebieta en el eje del Ibaizabal. Las comarcas del sur y occidente de Bizkaia conservan todaví­a muchos rasgos rurales y mantienen las densidades poblacionales más bajas.

 En el caso de Guipúzcoa, la densidad urbana es tan fuerte en la costa como en el interior y hay que destacar los valles del Oria (Lasarte, Andoain, Tolosa, Beasain), Urola (Azpeitia, Azkoitia, Zumarraga) y Deba (Oñate, Arrasate-Mondragon, Bergara, Elgoibar). La dispersión urbana guipuzcoana resulta de una amplia iniciativa empresarial de carácter individual.

El sistema urbano alavés se caracteriza por una clara macrocefalia. Vitoria-Gasteiz concentra el 76% de la población provincial quedando el resto del territorio sin núcleos urbanos de entidad (salvo Llodio y Amurrio, en los valles atlánticos).

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: