ORIENTACIí“N: Los secretos para conseguir el éxito escolar

consejos-para-obtener-buenas-calificacionesSeptiembre concede a los más pequeños lo que enero a los adultos: nuevas oportunidades, buenos propósitos y un año por delante cargado de aciertos y errores. Técnicas de estudio y estrategias de aprendizaje son de gran importancia para tener un buen rendimiento escolar pero no sólo eso garantiza el éxito. La adquisición de hábitos saludables, como una adecuada alimentación, hidratación e higiene del sueño, es fundamental para el buen funcionamiento académico.
Una alimentación equilibrada es clave para el rendimiento pero, sin duda, la glucosa constituye el principal elemento energético para las neuronas. Diferentes estudios han demostrado que aquellos niños que van al colegio sin probar bocado o toman un desayuno escaso ven reducida su capacidad de aprendizaje, de atención y de memoria y obtienen un peor rendimiento académico. Es recomendable que por la mañana se tome fruta o zumo, leche y tostada o cereales.
Otro de los aspectos fundamentales para los más pequeños que cada vez va tomando más importancia en la salud es la hidratación. Beber frecuentemente durante el tiempo de clase o aprendizaje mantiene el cerebro alerta. Según el doctor José Maldonado Lozano, pediatra del Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada y profesor de esta disciplina en la Universidad de Granada, es fundamental que los niños tengan el hábito de beber agua regularmente, incluso antes de tener sed. La ingesta debe ser proporcional al aporte calórico (1 ml/1 kcal), por tanto, a más energí­a más agua. De este modo, lo ideal es hacerlo regularmente, entre ocho y 10 veces al dí­a, ya que lo recomendable es beber dos litros de agua diarios.
Por otra parte, si el niño hace ejercicio o alguna actividad fí­sica, es importante que beba antes, durante y después de practicar el deporte. Las bebidas deportivas no son necesariamente aconsejables ni las energizantes.
El sueño también es esencial para el rendimiento académico. Los problemas al dormir se han relacionado directamente con las alteraciones de conducta, de rendimiento escolar y una pobre regulación emocional. De este modo, el niño debe acostumbrase a tener una rutina de sueño, es decir, acostarse y levantarse todos los dí­as a la misma hora y dormir entre ocho y nueve horas.
La práctica de ejercicio fí­sico también se relaciona de forma muy positiva con un buen rendimiento escolar, evitando además, problemas como el sedentarismo y la obesidad. Los datos en España son preocupantes: el 26% de los niños y el 24% de las niñas tienen sobrepeso. Desde la Asociación Española de Pediatrí­a, recomiendan al menos una hora diaria de actividad fí­sica de moderada a intensa. “Las actividades extraescolares deportivas, los paseos en familia, las actividades al aire libre y reducir las horas de consumo de televisión son formas de aumentar la actividad fí­sica de manera divertida y amena”.
La educación no recae únicamente en las escuelas sino que los padres son los máximos responsables. La actitud que ellos tomen es clave en el éxito de sus hijos. Marí­a Bustamante, directora de la Unidad de Psicologí­a infantil del Instituto Centta de Madrid, mantiene que es fundamental que eduquen para la responsabilidad, el hábito del esfuerzo y la constancia y, después, que motiven y estimulen para el aprendizaje.
Una de las mayores rutinas que existen actualmente donde los padres son principales protagonistas son las actividades extraescolares. Muchos progenitores someten a sus hijos a un maratón que a veces puede ser contraproducente. “Lo ideal serí­a realizar un par de ellas, una de carácter más deportivo y otra más intelectual, como por ejemplo estudiar un idioma, y que se realicen en dí­as alternos”, asegura el psicólogo educativo Jesús Ramí­rez Cabañas. Pero siempre, hay que tener en cuenta las preferencias y gustos del niño.
Si el niño “es agresivo y le apuntamos a fútbol, vamos mal encaminados. Serí­a mejor que canalizara su agresividad hacia un deporte más adecuado como el judo o el kárate, que le enseñarán a dosificar esa agresividad. Si es tí­mido y tiene dificultades en la socialización, entonces sí­ le irí­a mejor un deporte de equipo”, indica este experto.
En la misma lí­nea se expresa Bustamante quien asegura que las clases extraescolares son un recurso acertado siempre que no supongan una sobrecarga para el niño y dejen tiempo para jugar. “El principal error es hacer la elección en función de las necesidades horarias de los padres o por la mera pretensión de que los hijos sepan de todo. Es indispensable que estas actividades se adapten a su condición fí­sica y a su edad”.
En resumen:
 Un buen desayuno se asocia a un mejor rendimiento académico
 Tener una rutina de sueño y dormir entre ocho y nueve horas
 La actitud de los padres es clave en el desarrollo escolar de los hijos

BEATRIZ G. PORTALATíN Madrid
Tomado de ELMUNDO.COM

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: