¿Quién fue Aquiles, héroe de la antigüedad?

La época antigua, tanto griega como romana, tuvo la capacidad de dejarnos a un casi ilimitado número de héroes, de mitos y leyendas, que servían para explicar el mundo antiguo. Uno de estos héroes más famoso fue Aquiles, mitad mortal, mitad dios.

Aquiles era fruto del enlace entre Peleo y Tetis, una de las cincuenta nereidas hijas de Nereo. Para hacerlo inmortal, su madre lo bañó en la laguna Estigia, cogiéndolo de los talones y sumergiéndolo casi por completo, salvo el talón.

Al cabo de los años, Aquiles se convirtió en un magnífico tocador de lira y un gran guerrero, ya que fue entrenado en el monte Pelión por el centauro Quirón.

Cuando comenzó la guerra de Troya, su padre, mayor y cansado, decidió mandar a la guerra contra los troyanos a Aquiles, que fue reclutado para participar junto a su milicia, los famosos mirmidones.

Guerra de Troya

Aquiles es uno de los héroes antiguos más famosos. ‘La Ilíada’ de Homero ya lo convierte en protagonista del relato, sobre todo por su participación en la Guerra de Troya.

Cuenta la mitología antigua que Aquiles estaba destinado a participar en la Guerra de Troya, que la ganaría para Grecia, pero que moriría en la batalla. Su madre decidió entonces retenerlo oculto para que no tuviese que acudir y que se cumplieran los presagios del oráculo.

Pero el héroe fue reclutado por los griegos y tuvo que participar contra Troya. Aquiles, a las órdenes de Agamenón, protagonizó grandes saqueos de ciudades. En uno de ellos se hizo con la esclava Briseida.

Pero Agamenón la quiso como trofeo para que Aquiles respondiera en el campo de batalla, y el héroe rechazó luchar contra Troya hasta que su honor no fuera repuesto.

Derrota griega

Las tropas troyanas, con Héctor al mando, destrozaron en varias ocasiones al ejército griego que era incapaz de traspasar las férreas murallas de la ciudad.

Agamenón devolvió a Briseida a Aquiles, que siguió sin querer ayudar a los griegos. Pero un desafortunado accidente hizo que Aquiles entrara en batalla: la muerte de su fiel amigo y escudero Patroclo.

Con Aquiles las murallas de Troya fueron profanadas por los griegos, aunque no sin esfuerzo.

En la última batalla cuando Troya ardía, Paris, hermano de Héctor, y bajo la tutela de la diosa Afrodita, disparó una flecha directa al talón del héroe que le hizo morir al instante en su único punto débil.

Tomado de www.okdiario.com

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: