DEBATE 100: ¿Es positivo dar una paga semanal a nuestros hijos? (IV)

asd¿Es positivo dar una paga semanal a nuestros hijos?
Muchos padres se encuentran en el dilema de decidir cuándo empezar a dar la paga a sus hijos y cuánta cantidad asignarles. Por ello, la psicóloga infantil Silvia ílava nos da algunos consejos para establecer correctamente una paga a los hijos en su libro «Queremos que crezcan felices. De la infancia a la adolescencia (de 6 a 12 años)».
¿Debemos premiarles con dinero?
Algunos padres se preguntan si es bueno dar dinero a los niños por haber hecho ciertas tareas de la casa o haber realizado los deberes, pero Silvia ílava apunta que no debemos pagarles por cada acción, ya que los niños tienen que aprender a que son cosas que se encuentran dentro de su obligación. Deben asumir que por dichas tareas lo que recibirán es nuestra aprobación y atención.
La autora nos da algunas claves sobre las tareas diarias:
–Es importante conocer que el refuerzo social es más efectivo que el económico.
–Debemos transmitir a nuestros hijos que la casa es de toda la familia y, por ello, debemos colaborar en todas las tareas como un buen equipo. Por esa razón no tenemos que pagar a los niños.
–La clave es inculcar el espí­ritu de equipo entre los miembros de la familia por el cuidado del hogar.
¿Cuál es la mejor recompensa?
A pesar de que el dinero les pueda motivar para realizar las tareas, es algo pasajero, y, además, es inútil con aquellos niños rebeldes, pues ellos no realizarán las tareas domésticas por dinero.
Existen refuerzos más positivos, duraderos e influyentes como la alabanza ante el esfuerzo, hacer actividades con ellos, jugar, ir al cine, hacer deportes, etc.
¿Y qué pasa con la paga?
Ante los esfuerzos extras no debemos darles más dinero. Hay que fijarse en las necesidades del niño según la edad que tenga e intentar otorgarle la cantidad en función de ello, dando siempre lo justo para el plan que quiera realizar. Un niño con demasiado dinero es más propenso a meterse en problemas.
Silvia ílava nos aconseja que debemos establecer una cuantí­a fija cuando ya son algo mayores, para salir con los amigos o comprar chuches, de esta manera les enseñaremos a administrar el dinero. Esta paga semanal se dará siempre y cuando el niño haya cumplido sus obligaciones diarias.
Si les damos la paga según el dinero que demanden, no aprenderán a distribuir los gastos, y este aprendizaje es fundamental para su dí­a a dí­a, no es positivo enseñarles a vivir por encima de sus posibilidades.
Tomado de www.abc.es

También te podría gustar...

17 Respuestas

  1. Alazne Verdeal dice:

    Una vez leí­do el texto y hablando desde mi propia experiencia, no creo que los padres deberí­a dar una paga semanal a los hijos como recompensa, sino como una responsabilidad más. Es decir, semanalmente mis padres me daban 10 euros, con los cuales yo tení­a que organizarme para pagar mis viajes en bus, la cena (si es que cenaba fuera), el cine y cualquier otro capricho que tení­a (golosinas).
    Muchas veces no gastaba apenas dinero y lo ahorraba para la semana siguiente. De esta forma, poco a poco, comencé a valorar más el dinero y ser más responsable con él. Ya no estaba detrás de mis padres suplicando por más dinero, por un par de euros.
    Por otro lado, las responsabilidades que yo tení­a no me daban un extra de dinero. Los deberes o alguna tarea de la casa como quitar la mesa, hacer la cama, tirar la basura… no vení­an condicionados por una recompensa. Es verdad que las tareas las comparto con mi hermano, pero estas no dejan de ser algo obligatorio.
    Paga sí­, pero para nuestras necesidades, no como recompensa.

  2. Mayra dice:

    Yo también comparto la idea que tiene Alazne de no proporcionar una paga semanal a los hijos. En mi caso hasta que no llegué a una edad en la que aprendí­as a valorar el precio de las cosas no me daban la paga. Eso si de vez en cuando después de haber realizado todos los deberes y tareas me dejaban elegir que planes querí­a realizar los fines de semana: ir al cine, al monte… Somos los jóvenes quienes debemos aprender que no se nos va a premiar cada cosa que hacemos con unos cuantos euros, sino que tenemos que aprender unos valores, que para mi son fundamentales para la vida.
    Como se dice en el texxto, compensar con dinero hacer tareas de casa es incorrecto porque fomenta que con el paso del tiempo solo se realicen a cambio de algo. Esas tareas no son obligaciones sino deberes que debemos realizar para una mejor convivencia con los padres. Lo cierto es que nuestros padres nos proporcionen algo de dinero para poder hacer planes (siempre y cuando respetemos un lí­mite y no lo malgastemos), aunque casi siempre esas compensaciones quienes nos las dan los abuelos.

  3. Sara Martín Cajide dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con la psicóloga en cuanto a que no hay que premiarles con dinero después de haber hecho las tareas de la casa, aprobar un examen o cosas por el estilo, puesto que ellos deben entender que es su obligación, y por tanto no debe ser premiadas.
    También estoy de acuerdo en concienciar a los niños de que el dinero no es lo mas importante, si empezamos desde pequeños evitaremos males mayores.
    Una vez que estos niños crezcan, como bien dice el texto, es correcto proporcionarles el dinero para los gastos tí­picos de la edad, y que ellos sepan distribuí­rselo, eso si, si se lo merecen.

  4. Alexander Moreno Lobato dice:

    Yo estoy totalmente de acuerdo con el texto, pienso que a algunos hijos no se les educa correctamente en este ámbito, ya sea porque se les da mucho de dinero o se les da el dinero que piden (que no suele ser poco). Estoy a favor de que se les de una cantidad de dinero por si quieren salir con los amigos, comprar algo que necesiten… pero siempre teniendo en cuenta la edad que tengan, según vayan creciendo se les puede ir subiendo poco a poco la paga hasta llegar a una cantidad fija (a partir de cierta edad). Así­ irán a aprendiendo poco a poco como tratar con dinero y como administrarlo.

    Cuando son mas pequeños y hacen algo bien, esta genial que se les recompense pero no con una paga, yo creo que serí­a más efectivo decirles que lo han hecho bien y demostrarles que esta bien hecho para que se les quede en la cabeza y lo vuelvan a hacer bien. En mi caso cuando hago algo bien y me dicen algo como: “Muy bien”, “Bien hecho” o al ayudar a alguien simplemente un “Gracias”, me da una sensación mejor el hacer algo por ayudar a la otra persona, que hacer algo solo por la recompensa.

  5. Sandra Doctor dice:

    No entiendo porqué tiene que ser semanal ni porqué tiene que ser siempre una cantidad fija. La forma más apropiada es que cuando haga falta comprar algo o disponer de dinero por un imprevisto es tener una cantidad o pedirla cuando nos haga falta. Las pagas semanales hacen que te encaminar a gastar una cantidad de dinero fija por sistema. Cuando realmente hay semanas que gastas más y otras menos.

    Entonces si me tengo que organizar con lo que me dan semanalmente, serí­a más lógico que supiese valorar el gasto de lo que quiero cuando me hace falta. Esto no quiere decir que todo lo que pidamos se nos de, pero tampoco negarnos el dinero justificándonos que somos caprichosos. Tal vez lo seamos, pero si se puede mejor disfrutarlo ahora por si el dí­a de mañana podemos menos. Ahora bien, una paga fija semanal es compatible con los extras que nos vayan saliendo. Más vale que sobre que no que falte.

  6. Eduardo Del Corral dice:

    Estoy de acuerdo con Silvia ílava al decir que no debemos premiar a nuestros hijos con dinero al realizar correctamente sus obligaciones (tareas de la casa, deberes del colegio, estudiar…) . Puesto que, es su deber realizaras y si les premiamos por haber realizado su deber, nunca llegarán a valorar lo que cuesta conseguir las cosas.

    Por otro lado, también creo que debemos darles una pequeña cantidad de dinero (ya sea semanalmente o mensualmente) para que sean ellos mismos quienes aprendan a distribuir su propio dinero. Por ello, no es correcto dar una cantidad demasiado elevada ya que, como dice la autora, un niño con demasiado dinero suele meterse en problemas y porque si les damos demasiado dinero no valoraran el precio de las cosas.

    En conclusión, pienso que no debemos premiar a nuestros hijos con dinero por realizar sus tareas y que debemos proporcionarles una paga justa para que sean ellos quienes aprendan a distribuir su dinero.

  7. Janire Martínez dice:

    Hablando desde mi propia experiencia, creo que la paga semanal es lo que más ayuda a un niño a entender el valor del dinero y a hacerse responsable de sus propios gastos. En mi caso, la paga no ha sido siempre la misma, ha ido aumentando a medida que yo crecí­a y que mis actividades de ocio cambiaban.

    En relación al hecho de premiar al niño con dinero por realizar sus tares estoy totalmente en desacuerdo, pues de hacerlo así­ el niño lo verí­a como un trabajo remunerado y no como una obligación que hay que realizar con recompensa o sin ella.

    En conclusión, creo que ni debemos premiar a los niños por cumplir sus obligaciones, ni tampoco darles todo el dinero que pidan en el momento en que lo pidan, en mi opinión lo ideal es darles un paga semanal con la que ellos aprendan a hacer frente a sus gastos.

  8. Lydia Setien dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con mis compañeros, la paga semanal o mensual o cuando quiera que nos den esa paga no debe ser una recompensa por ayudar en casa o por los estudios, ya que estas son tareas que se supone que debemos hacer. Si que opino que tener “una paga” puede ayudarnos a volvernos más responsables y a valorar más el dinero. Es decir, nos dan ,por ejemplo, unos 20 euros de paga a la semana y con ese dinero nos planificamos la semana. Aprendemos así­ a realizar algunos sacrificios, por ejemplo, quiero salir el sábado pero quiero ir al cine el viernes, debemos elegir una de las dos opciones ya que no podemos vivir por encima de nuestras posibilidades y con 20 euros no podemos hacer las dos actividades.
    Si creo que sea buena la paga para darnos así­ ciertas responsabilidades, pero no pienso que deba ser un premio por las tareas que debemos hacer.

  9. Claudia Sueiro dice:

    Los padres no deberian darles a sus hijos ese dinero como una recompensa por haber realiza tareas, ya que esas tareas son de caracter obligatorio, y ellos no tienen que dar por hechoque se les dará el diero siempre y cuando lo hagan.
    La paga se les deberia dar como una responsabilidad, para que poco se vayan haciendo más responsables, en este caso en cuanto a la distribucion de dinero.

    Pero no debemos olvidar que tienen que saber que eldinero no es lo más importante, si opinan así­ podrán surgir males mayores, y hay que prevenir esos casos.
    Los padres deben dar una paga semanal a sus hijos que no sea excesiva para que ellos distribuyan su dinero en cuanto a sus necesidades o caprichos, y no deberian pedir en exceso. A mi por ejemplo, me dan la paga mis tí­os y con ese dinero me compro lo que se me antoje, lo que me apetezca, ya sea para salir un sabado, para ir al cine… pero eso sí­, el dinero que me sobra lo ahorro, y si otro dí­a necesito más recurro a ese dinero, no pido más (a demás en estos casos los í dres tampoco deberian acepar darles más porque si no seguiran pidiendo).

    No debemos premiar a los niños con dinero, no debe ser una recompensa, deberí­a ser una ayuda para ellos, para apreder a distribuirse el dinero.

  10. Maite Justa dice:

    Considero que este tema es muy relativo. Principalmente depende de las condiciones en las que se encuentre cada familia. Y también tiene que tener en cuenta el comportamiento del menor.

    En mi opinión la paga debe ser una cantidad fija, que en todo caso vaya creciendo a la vez que las necesidades del hijo sean mayores. Si el hijo/a no se merece dicha paga, no deberí­a darse. Por otro lado, puede que el menor, normalmente se la merezca, pero por algo en alguna ocasión no, y se use como castigo el hecho de quitarla por una semana. Aunque no estoy de todo en contra al hecho de utilizar la paga como recompensa por los actos. Es decir, los adultos cobran por su trabajo. Puede ser una manera de imponer responsabilidad a cambio de un “sueldo”. Si funciona bien, les podrí­a servir de ayuda y preparación a los jóvenes. Creo que este es un tema que depende de cada familia y que debe considerarse en cada núcleo familiar. Y si un sistema no funciona, tantear hasta encontrar el correcto.

  11. Andrea Fernández dice:

    Yo tengo que decir que nunca he tenido paga como quien dice. Si es cierto que quizá cuando visito a algún familiar me puedan dar algo de dinero y lo guardo y lo uso cuando lo veo necesario. También hay que decir que si en algún momento he necesitado dinero simplemente lo he pedido y me lo han dado. Poco a poco y si se administra bien, con cumpleaños, navidades… se puede tener una cantidad decente para las necesidades de cada uno. Eso si y como bien han comentado compañeros mí­os, hace mucho la situación que se tenga en casa. Es decir, si ambos padres trabajan y tienen un buen sueldo, es más probable que sus hijos reciban algo más de dinero que los hijos que únicamente viven con una persona o que viven con las dos pero que no están en un buen momento económico. Creo que en la edad en la que estamos muchos de nosotros ese es un aspecto que deberí­amos valorar, puesto que la paga no debe ser algo obligatorio sino una ayuda que se da siempre que se pueda, algo muy importante que estoy segura de que muchas personas no entienden o les cuesta hacerlo.

  12. Andrea Sánchez dice:

    En mi opinión no hay que dar dinero por las acciones que los niños hacen , al fin y al cabo hay que hacerles entender que ciertas cosas son su obligación. Particularmente , debo decir que yo he recibido paga por primera vez a los 16 años, y no por hacer algo concreto, sino simplemente para poder gastarme en cenas con mis amigas o en alguna capricho que me apetezca comprarme.

    Creo que dar dinero a los niños desde una pequeña edad es mal acostumbrarles . Tienen que entender que las cosas se tienen que hacer porque es su deber y no por conseguir algo.

  13. Alain Miranda dice:

    No niego que sea buena idea el premiar con algo de dinero el realizar algunas labores de casa, ni mucho menos, pero no es algo para un niño de 6 a 12 años, como marca el texto la edad a la que dar la paga.
    Los niños tienen que disfrutar de su infancia y salir a la calle, y hacer sus correspondientes deberes, claro está. No podemos empezar a machacarles también poniéndoles la ”obligación” de labores de casa, sin embargo, en la adolescencia creo que es algo imprescindible para que vayan logrando esa madurez.

  14. Ainhoa Pesado dice:

    De acuerdo con mis compañeros en que las tareas diarias tanto como responsabilidad en los estudios, son de algún modo obligaciones y no se deberí­a crear un chantaje, es decir, dinero a cambio de realizar estas acciones correctamente, para conseguir el fin. Ya que los niños pueden exigir cada vez más a medida que son más mayores. Y si en cambio, les educan sabiendo que la unica responsabilidad de ellos son tanto los estudios como las tareas diarias, no hará falta premiarles a base de dinero. Sino que el dinero o esa ”paga” deberí­a ser fija, semanal, a todas las edades, que esa cantidad fuese incrementando con el paso de los años, ya que las necesidades de un preadolescente no son las mismas que un jóven o ya mayor de edad.

  15. Andrea Díez dice:

    Estoy de acuerdo con la autora del texto en que no se deben premiar las tareas domésticas y obligaciones que tiene cada uno, porque eso es demasiado materialista y puede convertir a los niños en personas que hacen algo, que en realidad deberí­an hacer por sí­ mismos, por interés. El dinero es necesario, de ahí­ que crea que se les deba dar una paga semanal negociada y dependiendo de su colaboración en las tareas de la familia. Me parece muy importante que a los niños se les motive cuando realizan las tareas, felicitándoles o mostrándoles cariño, ya que de esa manera se van a sentir útiles, más queridos y van a ver las tareas como algo natural y necesario para colaborar entre todos y no como algo impuesto u obligatorio.

  16. Ainhoa Ozamiz dice:

    La verdad es que mis padres nunca me dieron una “paga semanal” como tal, de pequeña, cuando necesitaba dinero se lo pedí­a a mis padres, pero esto no quiere decir que me diesen el dinero que a mí­ me viniese en gana, porque en primer lugar, tampoco gastaba mucho, y en segundo lugar, si alguna vez pedí­a demasiado simplemente no me lo daban. Claro que este sistema es muy similar a la paga semanal, ya que normalmente cuando pedí­a dinero era los fines de semana o en alguna ocasión especial.

    Aunque hablo en pasado, esto sigue siendo así­ más o menos a dí­a de hoy: aunque no recibo una paga exacta, cuando estoy “sin blanca” mis padres me dan dinero, y como tampoco suelo gastar mucho voy tirando con ello durante un tiempo. Coincido con Sandra en que no tiene porqué ser semanal o una cantidad fija: hay semanas en las que apenas gastamos nada y otras en las que necesitamos más dinero. La verdad, no creo que una paga semanal sea algo fundamental, pero sí­ que creo que puede ser beneficioso para que los hijos aprendan a organizarse y a valorar el dinero, y coincido con mis compañeros en que no debe ser un premio por realizar tareas, sino algo totalmente aparte.

  17. JANIRE dice:

    En mi opinión, desde jóvenes nos tienen que inculcar en casa lo importante que es el trabajo y el esfuerzo y que si trabajamos obtendremos las recompensas justas. Si a un niño desde pequeño se le da la paga sin colaborar en casa o hacer cualquier tipo de trabajo; a la hora de crecer va a exigir la paga sin ningún tipo de esfuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: