Investigadores censurados por no seguir el discurso transactivista

«La Junta Electoral podría sancionar a TV3 si aparecíamos en el programa 30 Minuts, emitido el Día del Orgullo». La explicación que dio el director del espacio, Carles Solà, a José Errasti, es del todo «inverosímil», en opinión del profesor de Oviedo, por cuanto la Junta es un organismo que no se pronuncia (en un tiempo entre comicios) sobre el contenido de un programa en el canal público catalán. Solà telefoneó a Errasti, después de haber desplazado a un equipo a Asturias en abril. Esgrimió ese motivo: «Que la cercanía electoral desaconsejaba que el discurso antitransgenerista tuviera cabida en el programa». A Silvia Carrasco, que hizo lo propio en Barcelona, le dejó un mensaje de móvil. Ambos han denunciado este episodio «de censura» sufrido a cuenta del erario de Cataluña.

Los profesores que disienten de la libre autodeterminación de género empiezan a estar acostumbrados a los boicots, incluso a las «amenazas de muerte veladas o en redes», afirman. Son coautores de libros –’La coeducación secuestrada’, de Carrasco (Editorial Octaedro) y ‘Nadie nace en un cuerpo equivocado’ y ‘Mamá soy trans’, de Errasti con el profesor también de Oviedo Marino Pérez (Editorial Deusto)– que contradicen el relato transactivista que, aseguran, ha calado por obra y gracia de «una poderosa industria farmacéutica y un lobby» que le hace los coros. Se están sirviendo ahora de dos instrumentos, explican: la industria del entretenimiento y la educación.

Se sirven de dos instrumentos: la industria del entretenimiento y la educación para impulsar la ideología transgenerista

«En los últimos tres años ha cambiado radicalmente la historia. Se ha impuesto una ideología transgenerista contra la que no puedes decir nada sin riesgo de represalias», lamenta Carrasco. En los programas ’30 Minutos’ y ‘Sin ficción’ de TV3 «apareció política de principio a fin», porque no se dio voz a otras posturas, añade la antropóloga, como «la de personas destransicionadoras que no siguieron adelante con el proceso».

Cancelaciones

La crítica al transgenerismo es objeto de cancelación. En la Universidad de las Islas Baleares, Errasti y Pérez salieron escoltados por personal de seguridad. Jaume Carot, rector de la institución, no autorizó la charla por una concentración en las puertas. También se abortó la participación de estos expertos en la tramitación de la ley Trans.

«Mossos y policía nos protegieron en actos en Badalona, Sabadell, Sant Cugat y Valencia», dice la docente. El culmen fue la amenaza de un incendio en la Casa del Libro de Barcelona (mayo de 2022), con cien personas en el acto. «Nuestro discurso ya no es el habitual –asevera el catedrático de Oviedo–; el otro aparenta ser transgresor en defensa de los derechos humanos, cuando está usando a una minoría como excusa para sus intereses creados. Nadie está contra las personas transexuales, pero no no nos creemos la explicación de Hollywood y las series de Netflix. Queremos entender este fenómeno realmente».

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: